Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 11 de noviembre de 2020

NOVENA EN HONOR A SAN FÉLIX DE VALOIS

Novena compuesta por el Doctor don Antonio Albarracín, cura párroco de Santa Eulalia de Murcia, y publicada en dicha ciudad por Felipe Teruel en 1766, con las debidas licencias.
    
ADVERTENCIA PARA HACER ESTA NOVENA
Ten presente, Alma mía, no oye Dios, para despachar piadoso, las súplicas de los que piden contra su Divina Voluntad (I Reyes 8, 18), de los que se desentienden a su voz (Proverbios 1, 28) cuando misericordioso les avisa, de los que adoran y adulan sus pasiones (Deuteronomio 31, 18), de los que no se compadecen de los Pobres (Proverbios 21, 13), ni de los que sordos a los consejos (Jeremías 7, 16) de sus Ministros no limpian, para rogar, el Alma del pecado (Proverbios 15, 19); y así disponiéndote con tan sana Doctrina, para alcanzar lo que deseas por la confesión y ejercicio de Virtudes, darás principio a esta Novena, de modo que la concluyas bien antes del día 20 ó 28 de Noviembre, sino es que en otro tiempo te urgiere alguna necesidad. Te emplearás cada día en el Ejercicio que se elogia de nuestro Santo, para lo que te se dará previo aviso, observando en todos recogimiento y devoción
  
NOVENA AL GLORIOSO PATRIARCA SAN FÉLIX DE VALOIS, FUNDADOR DEL CELESTIAL ORDEN DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, REDENCIÓN DE CAUTIVOS
  
  
Puesto delante de alguna Imagen del Señor San Félix de Valois, y hecha la señal de la Cruz, se dirá el Acto de Contrición siguiente:
 
Por la señal ✠ de la santa Cruz; de nuestros ✠ enemigos líbranos, Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
ACTO DE CONTRICIÓN
Amorosísimo Jesús, Redentor Sagrado de las Almas, a Vos tiernísimo consuelo de afligidos; a Vos firme esperanza de desconsolados; a Vos seguro asilo de desvalidos, se acoge la mía, afligida porque llena de culpas, desconsolada porque os ha sido ingrata, desvalida, porque sin Vos es nada; que ya reconocida de sus yerros, ansiosa de vuestra Gracia, amante del verdadero Bien, y postrada a vuestros Pies, solicita humilde el perdón de tanta ofensa, como ha cometido, de que le pesa por el amor a Vos, que sois su Amparo, su Padre y su Dios, a quien solo ha de agradar y servir en adelante, auxiliada de vuestra Gracia. Amén.
  
DÍA PRIMERO – 11 DE NOVIEMBRE
RENUNCIA DEL SIGLO
ORACIÓN PARA EL DÍA PRIMERO

¡Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas! Si para elevar a la mayor grandeza a vuestro Siervo San Félix de Valois, cuando aún estaba en el Materno Claustro, le admitisteis en una Corona de flores la renuncia de su voluntad y estados; dándole Vos en recompensa la pesada Cruz, que aceptó con singular placer: haced, Señor, por vuestra benignidad, y méritos de éste, a quien hizo tan feliz aquella elección manifestada en el aspecto misterioso de su Madre, que renunciando yo las flores con que el Mundo ha entretenido mi embeleso con bienes perecederos, valimientos inconstantes y comodidades transitorias, sepa hallar gloria en las tribulaciones, de tal modo que habitando en mí la virtud de Jesús mi Redentor, abrazado con su Cruz, saque ambrosía Celestial de la Mirra que destila, la que me ofrece su Amor para labrarme la Corona, y viviendo en mí siempre Vos, no deshaga este vínculo amoroso el hambre, tribulación, desnudez, ni otra pena del siglo; sí bien, despreciando las vanidades de éste, diga mi corazón fervoroso: «Jesús todo para mí: Yo todo para Jesús». Amén.
   
Ahora se dirá tres veces la oración del Padre nuestro, Ave María y Gloria, a la Santísima Trinidad.
   
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Glorioso Patriarca San Félix de Valois, gloría, alegría y honra de la Religión Trinitaria, que como a Padre te obsequia: Universal amparo de cuantos imploran tu Patrocinio; por aquella compasión amorosa con que triunfaste del tedio que causaban las hediondas llagas del Leproso, que cuando niño abrazabas, asistías y limpiabas, te ruego, Protector mío, mires propicio a quien desfigurado con la lepra de la culpa, felicita tu mediación para con el Señor, que te dotó, entre otras gracias, con la de sujetar al Demonio en las cadenas con que quiso amedrentarte: Para que en estos días de tu Santa Novena , asistido de mi Dios, arranque de mi Alma las raíces de los vicios, y la matice de virtudes, que cultivadas a esmeros de la devoción más diligente, recreen a aquel Señor con los frutos dulces a fu divino paladar. A este fin te consagro en estas alabanzas mi respeto, como también para alcanzar, por tu intercesión, de la Santísima Trinidad, el consuelo en la aflicción, y necesidad, que voy a manifestar. Amén.
  
Aquí se hace la particular súplica a Dios nuestro Señor, por intercesión del Santo con viva fe, segura confianza y generosa conformidad.
   
Después se manifestará, para el empleo del Alma, la Virtud en que ha de imitar en cuanto pueda al Santo Intercesor en el siguiente día, diciendo: Será el Ejercicio en el día de mañana del amor a Dios nuestro Señor. Hagamos repetidos Actos para avivarle en nuestras Almas.
   
ORACIÓN A MARÍA SANTÍSIMA, REINA DE LOS ÁNGELES, PARA TODOS LOS DÍAS
¡Oh Reina de los Ángeles, María Santísima, Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo, y Esposa de Dios Espíritu Santo! Si como Madre de hermosa dilección amáis a los que os aman, cuál feria el amor de mi Glorioso San Félix para Vos, cuando en correspondencia, si bien que con los excesos que sabéis, le concedisteis prodigiosos favores: ya quitando las lágrimas de sus ojos con la mano de vuestro Hijo Santísimo; ya vistiendo Vos el Habito Trinitario con otras inteligencias soberanas para presidir Maitines, dando la segunda Silla a vuestro amado, y la mayor seguridad de vuestra perpetua protección; y finalmente llenándolo de felicidades en la hora de su muerte, en la que le acompañasteis para su mayor consuelo. Por estos beneficios, y otros muchos, que mereció a vuestro agrado este mi Protector, os doy infinitas gracias, y consagro este día de mi devoción, que espero presentéis a la Trinidad Santísima, de cuya bondad deseo conseguir el aumento y perseverancia en la Virtud, con el favor particular que he pedido, si este fuere de su voluntad soberana, y si no, resignación conforme y una dichosa muerte, para que os alabe eternamente en la Gloria. Amén.
  
GOZOS
   
Pues que la felicidad,
Félix, se cifra en tu nombre,
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
Tan feliz, desde tu infancia,
Fue la Estrella que tuviste,
Que aunque de los Pares fuiste,
No tuviste par en Francia;
Con admirable ganancia
Te aventajaste a la edad:
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
Aun en el vientre materno,
Dado ya, sin darte a luz,
Diste Corona por Cruz,
Poniendo en Cruz al Infierno;
Cruz, dada por tal Gobierno,
Es Cruz de la Trinidad:
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
Niño en el regazo estabas,
Cuando subiendo a mayores,
Sobre un pan, como unas flores
Ya la bendición echabas;
Tan buena mano le dabas,
Que vino a ser caridad:
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
Diste a un pobre tu venido,
Y que a él le vino, he notado,
Siendo tú tan ajustado,
Muy ancho; mas muy medido;
Este imposible vencido
Se le dio tu gran piedad:
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
Por ver tu esperanza muerta
De un Reino, que todo es nada,
Por la Corona cerrada
Quisiste Corona abierta;
Con esto encontraste cierta
Tu amada seguridad:
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
Fuiste al Yermo, y se desata
Juan a ampliarte intereses;
Porque luego no dijeses,
No encontraste ni una Mata.
Contigo está afable, y trata,
Con grande serenidad:
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
Ya Redentor, extrajiste
Del cautiverio más fiero
Al Noble Conde Gualtero
Sin ir ni venir (¡buen chiste!)
A grillos, Padre, anduviste
Aquel día, en tu heredad:
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
De Prelado fue tu celo
Tan atroz (perdón imploro)
Que sé, hiciste ir al Coro
Aun a la mitad del Cielo.
A María este desvelo
Dio muy buena Navidad:
Para hacer feliz al hombre,
Interpón tu autoridad.
   
Antífona: Bendigamos al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, que unió a Félix y a Juan, para que sean unánimes Redentores de los fieles cautivos.
℣. Ruega por nosotros, Santo Padre Félix.
℟. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
   
ORACIÓN
Oh Dios, que por celestial inspiración te dignaste llamar a tu Confesor el bienaventurado San Félix desde el yermo al cargo de redimir cautivos, concédenos te suplicamos que por su intercesión, y liberados por tu gracia de la cautividad de nuestros pecados, podamos llegar a la Patria celestial. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
    
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO – 12 DE NOVIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
  
AMOR A DIOS
ORACIÓN PARA EL DÍA SEGUNDO

¡Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas, a quien amo sobre todas las cosas! Confieso mi gran tibieza en los Actos de Virtud que hasta hoy he practicado; pero advirtiendo la ternura y devoción con que mi querido Protector San Félix de Valois, supo amar al Sumo Bien, que por Esencia sois Vos, aprovechando a este fin importantísimo el estudio, el trato, el recreo, la soledad y el Palacio; y que Vos pagabais con ventajas tanto amor en finas demostraciones de cariño, como por todas lo publica la de quietarle en cierta aflicción que padecía, uniéndolo con vuestra Divina Mano al Sagrado Pecho desde los Brazos de la Reina de los Ángeles, en los que os entronizabais: ¡Qué Alma, oh Dios mío! ¿Con este dechado no guardará los Mandamientos para acreditar que os ama? Rociad, Señor, la mía, como benigno cielo, con el Agua de vuestro Espíritu, por la intercesión de vuestro Siervo amado; fertilizarla como lucido Sol, con el abrigo de vuestro Divino Amor; recibidla, compadecido de sus miserias, con amorosos abrazos de caridad, para que, consumida su escoria en tanto fuego, os ame como gustáis en esta vida, y se recree en Vos con las delicias de la eterna. Amén.
  
Tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias a la Santísima Trinidad. Las Oraciones y Gozos se dirán todos los días.
   
Sera el Ejercicio del día de mañana de la Misericordia y compasión del pobre.
   
DÍA TERCERO – 13 DE NOVIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
    
MISERICORDIA DEL POBRE
ORACIÓN PARA EL DÍA TERCERO
¡Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas! Si enriquecisteis al Misericordiosísimo San Félix de Valois con la compasión de todos los afligidos, cuya necesidad se rendía a los esmeros de su singular Misericordia, como lo manifiesta el aumento que dio al pan, moviendo su mano el aya que lo llevaba para formar tres Cruces, y saciar gran multitud de hambrientos; extendiéndose su amor a vestir, aun con la ropa de su uso, a los desnudos, que frecuentemente para su remedio le buscaban; acreditando un Ángel en traje de mendigo, al que dio su camisa, esta fineza, y los Cautivos que redimió, con asombroso celo, la piedad de sus entrañas; Haced, Dios mío, que contemplando este bien, conozca yo que la mano del pobre es el tesoro verdadero, donde aceptáis Vos lo que aquel recibe, para que sepa dar la tierra por recibir el Cielo; pues así obrando con la misericordia que deseáis, esperaré con confianza la libertad de la pena, y engrandeceros con los Bienaventurados en la Gloria. Amén.
   
Tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias a la Santísima Trinidad. Las Oraciones y Gozos se dirán todos los días.
   
Sera el Ejercicio del día de mañana de la Virtud de la Humildad.
   
DÍA CUARTO – 14 DE NOVIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
  
HUMILDAD
ORACIÓN PARA EL DÍA CUARTO

¡Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas! Yo la misma nada, conozco, cuando piso el lodo de mi miseria, es poner polvo ante el viento, congregar Virtudes sin la basa firme de la Humildad; y que Vos tenéis siempre presente en Cielo y Tierra a los Humildes. ¿Cómo pues, miraríais al humildísimo San Félix de Valois, cuando los obsequios de Palacio, donde le colocó el Rey su Primo, eran densos humos que sacaban copiosas lágrimas de sus ojos, contemplándose indigno del aplauso y acreedor al desprecio; por lo que se publicaba el Pecador mayor del Mundo en la ocasión que resucitando muertos, y obrando otras maravillas, le vociferaban Santo? Haced, Señor, emprenda yo esta senda segurísima de perfección, para que Vos, que tenéis determinando el humillar los montes y llenar los valles, atendáis benigno a mí pobrecillo, de corazón arrepentido, y temeroso a vuestras amenazas, así sea por la Divina Gracia. Amén.
  
Tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias a la Santísima Trinidad. Las Oraciones y Gozos se dirán todos los días.
   
Sera el Ejercicio del día de mañana sobre la importancia de la Mortificación.
  
DÍA QUINTO – 15 DE NOVIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
    
MORTIFICACIÓN
ORACIÓN PARA EL DÍA QUINTO
¡Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas! Si la mejor vida está vinculada en la mortificación de las pasiones, y el tiempo más oportuno para ella es cuando se descubren las flores de los buenos deseos en nuestra Alma; no me admira la prevención con que mi gloriosísimo San Félix de Valois se abrazó a la Cruz, dejando padres, reyes, comodidades y rentas, recibiendo el vestido de un pobre, a quien dio el suyo, en lo que excedió al amor de Jonatás, y retirándose a Brodelia, donde vestido de un saco áspero, y alimentado de yerbas, vivió en su soledad, domando sus carnes con cadenas, sangrientas disciplinas y cilicios; enterneciendo con las lágrimas las piedras, que, en continuas Vigilias, movía con sus suspiros: Lo que os suplico, Señor, avergonzado de la comodidad, que hasta hoy he apetecido, es, que me enseñéis a poner guerra al mis pasiones, despreciando la vanidad, superfluidades y pecados, simbolizados en el cabello, uñas y vestido que mandaba Dios arrojar a la cautiva, para el feliz desposorio, de modo que pueda con singular agilidad llegar a la mejor unión con Vos. Amén.
   
Tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias a la Santísima Trinidad. Las Oraciones y Gozos se dirán todos los días.
   
Sera el Ejercicio del día de mañana de la Virtud de la Pureza.
   
DÍA SEXTO – 16 DE NOVIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
   
PUREZA
ORACIÓN PARA EL DÍA SEXTO
Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas, cuyo candor no permite suba al Monte de la segura felicidad el que no sea purísimo en sus obras y de corazón limpio; y mi gloriosísimo San Félix de Valois fue de Alma tan pura, como publicaba el resplandor de su rostro, con el que moderaba las pasiones de cuantos le miraban; siendo su compostura agria reprensión al desorden más ligero; y triunfando, con admirable máxima, de las especies que, en ademanes cortesanos, le ofrecía la infernal astucia para apartarlo del retiro: Haced, Dios mío, que imitando a este vuestro Siervo, resista yo el torpe pensamiento, aborrezca aun la palabra equívoca, y evite toda satisfacción que pueda inducirme a ofensa, para que así huyendo de la Babilonia de este mundo, salve mi Alma, como confío lo otorgará vuestra benignidad soberana. Amén.
    
Tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias a la Santísima Trinidad. Las Oraciones y Gozos se dirán todos los días.
   
Sera el Ejercicio del día de mañana sobre la presencia de Dios.
   
DÍA SÉPTIMO – 17 DE NOVIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
   
PRESENCIA DE DIOS
ORACIÓN PARA EL DÍA SÉPTIMO
Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas, que llenáis con soberana inmensidad el Cielo y Tierra: ¿Quién se ocultará donde Vos no le veáis? ¿Quién caminando en vuestra presencia no alcanzará la perfección? Bien entendió esta Doctrina mi Sapientísimo San Félix de Valois, que continuamente os adoraba, empleando sus Potencias en obsequio de Vos, cuya presencia le alentaba al puntual cumplimiento de la Divina Ley; le consolaba cautivo; le acompañaba retirado y le contenía perseguido. Pero yo, ¡oh Dios mío! he manchado mis pasos, como si no estuvierais en mi vista, obrando, o con olvido, o con desprecio de vuestra presencia: Haced, Señor, que dirigiendo ésta mis acciones, pensamientos y palabras, guarde vuestros Mandamientos, para que así, atraída mi Alma con el suave olor de vuestras inspiraciones, corra en seguimiento de Vos mismo, a cuya Imagen fue formada, agradeciendo esta dicha la memoria, que me asegura los aumentos de la Gracia. Amén.
   
Tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias a la Santísima Trinidad. Las Oraciones y Gozos se dirán todos los días.
    
Sera el Ejercicio del día de mañana sobre la importancia de la Meditación.
  
DÍA OCTAVO – 18 DE NOVIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
       
MEDITACIÓN
ORACIÓN PARA EL DÍA OCTAVO
¡Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas! Si de ningún modo os manifestáis a las Almas más propicio que cuando se convierten a Vos de todo corazón, moviendo en este la contemplación de vuestra bondad aquel Divino fuego que, con deliciosa agilidad, las recrea en el Desposorio más dichoso: ¡Qué afable regalarías a mi Glorioso San Félix de Valois, conducido por vuestra diestra a la Oficina del Amor, para darle a gustar en tan estrecho lazo los vinos de las mejores delicias! Cinco años tenía, y sus continuos raptos publicaban que era en los Cielos su comercio. Pintando al Señor Crucificado se enterneció contemplativo, y liquidando su llanto los colores, las lágrimas cebaron los pinceles. A este Señor adoraba, cuando pidiendo en Oración por la salud de su enferma madre, mereció estas palabras de consuelo: «Hijo, permite venga ya a descansar, que tú hallarás Padre y Madre en mí». Sepa yo, ¡oh mi gran Dios!, con tal ejemplo, que me es conveniente orar, que vela mi enemigo cuando duermo; y que en ocio tan nocivo puedo perder la Jerusalén del Alma; para que así dedicado con animosidad a este Ejercicio, nunca falte a los preceptos, por cuya observancia aseguráis la vida eterna Amén.
  
Tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias a la Santísima Trinidad. Las Oraciones y Gozos se dirán todos los días.
   
Sera el Ejercicio del día de mañana sobre la Perseverancia.
   
DÍA NOVENO – 19 DE NOVIEMBRE
Por la señal…
Acto de contrición.
  
PERSEVERANCIA
ORACIÓN PARA EL DÍA NOVENO
¡Omnipotente Dios, Uno en Esencia y Trino en Personas! Si mi Glorioso San Félix de Valois advirtió que la Corona es para el que corre, de modo que perseverando en Vos, pueda alcanzarla, y como Varón justo emprendió el camino que lo dirigió a Vos su amado Esposo, a quien no dejó jamás desde que os halló su Alma, del modo, que publican las amorosas disposiciones para su glorioso tránsito: ya exhortando a sus Hermanos a la Perseverancia, para que fuesen poseídos de la Paz de Jesucristo; ya edificándolos con el éxtasis Soberano en que quedó después de la Comunión; ya bendiciendo su Retiro, su Oración y Penitencia, abrazado a la Imagen del Señor Crucificado; y ya gustando sin tasa las suavidades de la Gloria, con la deliciosa presencia de la Reina de los Ángeles María, en cuya honrosa compañía fue su Espíritu presentado ante el Trono de la Trinidad Santísima. ¡Como yo, nada estable en la Virtud, me he movido a todo viento, como si no oyera: « Ay de aquellos que dejaron las sendas rectas, y se inclinaron a las nocivas»! Ea, no permitáis Señor, olvide vuestra Bondad para los que perseveran hasta el fin en la Virtud, y vuestra severidad para los transgresores de la Divina Ley; que así espero imitar en la Perseverancia a mi Abogado San Félix, y acompañarle en las Alabanzas que os tributa en el feliz Reino de la Gloria. Amén.
  
Tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias a la Santísima Trinidad. Las Oraciones y Gozos se dirán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)