Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 25 de febrero de 2021

EL PASADO NAZI DEL FUNDADOR DEL “FORO ECONÓMICO MUNDIAL”.

Traducción del artículo publicado en CORONA-TRANSITION.
  
LOS NAZIS, LA BOMBA ATÓMICA Y EL GRAN RESETEO
Un capítulo oscuro para la familia Schwab: Eugen Schwab, el padre del fundador de la ONG “Foro Económico Mundial” (FEM), Klaus Schwab, estuvo indirectamente implicado en el programa nazi de la bomba atómica.
   
Henry/Heinz Kissinger y su antiguo pupilo, Klaus Martin Schwab, reciben al ex-primer ministro británico Ted Heath en el encuentro anual del Foro Económico Mundial de 1980. Fuente: Foro Económico Mundial
   
Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial (FEM), ha sido objeto de numerosas críticas por la Coronapolitik en los últimos meses. En la reunión anual del FEM, celebrada en enero de 2021, Schwab subrayó que la creación de confianza era una parte esencial del éxito del Great Reset, una reestructuración del sistema económico mundial.

Pero los planes al gusto de la ONG FEM, el moderno “Politburó del Capitalismo” (Paul Schreyer), preocupan a mucha gente. Además, la confianza en los autoproclamados líderes del mundo está actualmente en declive. La confianza se fomenta normalmente con la transparencia. Pero en el caso del propio fundador del FEM, se busca en vano precisamente esta transparencia. Aún se desconoce mucho sobre él y su pasado.

Quizá por eso muchos se han negado a confiar en el Sr. Schwab y en sus motivos, ya que se sabe muy poco sobre la historia y los antecedentes de este hombre antes de fundar el Foro Económico Mundial a principios de la década de 1970”, escribe el periodista Johnny Vedmore en el periódico online Unlimited Hangout

Vedmore aprovechó esta falta de transparencia para examinar de cerca a Klaus Schwab y su familia.
   
Eugen Schwab hizo negocios lucrativos con los nazis
Pero una cosa tras otra: la historia del padre de Klaus Schwab, Eugen Schwab, es reveladora. Nacido cerca de Berna en 1899, más tarde creció en Karlsruhe. Profesionalmente, siguió los pasos de su padre Gottfried (abuelo de Klaus Schwab) y también se convirtió en ingeniero mecánico. Más tarde aconsejaría a su hijo Klaus que hiciera lo mismo. Eugen Schwab hizo su carrera en la década de 1930 en la sucursal alemana de la empresa de ingeniería mecánica Escher-Wyss en Ravensburg, donde Schwab empleó a trabajadores forzados durante la Segunda Guerra Mundial.
   
Schwab dirigió la sucursal alemana de la empresa suiza de ingeniería mecánica durante la Segunda Guerra Mundial. La compañía estaba estrechamente vinculada a la Alemania de Hitler y, como contratista militar, hacía negocios lucrativos con los nacionalsocialistas. El periodista Johnny Vedmore escribe:
Esta empresa, Escher-Wyss, utilizó mano de obra esclava para producir máquinas que eran esenciales para el esfuerzo de guerra de los nazis, así como para los esfuerzos de los nazis por producir agua pesada para su programa nuclear”.
En los años anteriores a la guerra hasta la anexión alemana de Polonia, la planta de Escher-Wyss en Ravensburg era el empleador más grande de Ravensburg. Bajo el liderazgo de Schwab, el NSDAP otorgó a la rama el título de “Empresa modelo nacionalsocialista”. Escher-Wyss ayudó a la Wehrmacht nazi con la producción de importantes armas y armamentos de guerra. La empresa era líder en tecnología de turbinas para presas y centrales eléctricas, pero también fabricaba piezas para aviones de combate alemanes. También casi ayudó a los nacionalsocialistas a fabricar bombas atómicas.
    
Oficiales nazis frente al ayuntamiento de Ravensburg en 1938. Fuente: Haus der Stadtgeschichte Ravensburg
 
En Vemork, Noruega, Escher-Wyss construyó la central hidroeléctrica de importancia estratégica para el grupo industrial Norsk Hydro. La central eléctrica, que también era operada por Escher Wyss, era la única instalación industrial bajo el control de los nazis que podía producir agua pesada. El agua pesada era esencial para la producción de plutonio para el programa de bombas atómicas de los nazis. Sin embargo, los planes de los nacionalsocialistas fueron frustrados por los aliados.
     
Durante los años de guerra, arrojaron más de 400 bombas sobre la planta de energía, lo que inicialmente apenas afectó el funcionamiento de la extensa instalación. Pero cuando los barcos alemanes intentaron transportar agua pesada de regreso a Alemania en 1944, los combatientes de la resistencia noruega lograron hundir el barco con la carga. Johnny Vedmore escribe:
“Con la ayuda de Escher-Wyss, los nazis casi lograron cambiar el rumbo y lograr una victoria para las potencias del Eje”.
Schwab sigue los pasos de su padre
En ese momento, Klaus Schwab no se dio cuenta mucho de los asuntos de su padre. Pero más tarde, él también emprendería un camino profesional con ciertos paralelismos con el de su padre. Nacido el 30 de marzo de 1938 en Ravensburg, Klaus Schwab era todavía un niño pequeño durante la Segunda Guerra Mundial. De 1949 a 1957 asistió al Humanist Gymnasium en Ravensburg y se graduó de la escuela secundaria.
      
Al igual que su padre, completó una licenciatura en ingeniería, que completó en 1962 en la ETH (Escuela Politécnica Federal) de Zúrich. Al año siguiente, también estudió economía en la Universidad de Friburgo en Suiza. De 1963 a 1966 trabajó como asistente del Director General de la Asociación Alemana de Ingeniería Mecánica y de Plantas (VDMA). En 1965, el posterior fundador del WEF recibió su doctorado en la ETH de Zúrich con una disertación sobre el tema: “El crédito a la exportación a largo plazo como problema empresarial en la ingeniería mecánica”. En 1967, Schwab comenzó a trabajar para Escher-Wyss. El joven académico comenzó como asistente del presidente del Consejo de Administración para ayudar a reorganizar las empresas Sulzer y Escher-Wyss, que pronto se fusionaron.
    
El periodista Johnny Vedmore informa: “En 1966, poco antes de la llegada de Klaus Schwab a Escher-Wyss, los fabricantes suizos de turbinas firmaron un acuerdo de cooperación con los hermanos Sulzer en Winterthur. La fusión de Sulzer y Escher-Wyss comenzó en 1966 cuando Sulzer adquirió el 53 por ciento de las acciones de la empresa. Escher-Wyss se convirtió oficialmente en Sulzer Escher-Wyss AG en 1969... Después de la fusión, comenzó la reestructuración de Escher-Wyss, y dos de los miembros anteriores del Consejo de Administración fueron los primeros en poner fin a sus actividades en Escher-Wyss. El Dr. H. Schindler y W. Stoffel dejaron la junta directiva, que ahora estaba dirigida por Georg Sulzer y Alfred Schaffner. El Dr. Schindler fue miembro de la junta directiva de Escher-Wyss durante 28 años y había trabajado con Eugen Schwab durante gran parte de su mandato.
   
En el curso de la reestructuración, se decidió que Escher-Wyss y Sulzer se concentrarían en áreas separadas de ingeniería mecánica en el futuro. Escher-Wyss debía estar activo principalmente en la construcción de plantas de energía hidráulica, incluidas turbinas, bombas de almacenamiento, máquinas de inversión, cierres y tuberías, así como turbinas de vapor, turbocompresores, sistemas de evaporación, centrifugadoras y máquinas para la industria del papel y la pulpa. Sulzer se centraría en la industria de la refrigeración, así como en la construcción de calderas de vapor y turbinas de gas.
     
El periodista Johnny Vedmore continúa: “El 1 de enero de 1968, se presentó al público la recién reorganizada Sulzer Escher-Wyss AG. La empresa se había modernizado, lo que se consideró necesario debido a varias adquisiciones importantes. Esto incluyó trabajar en estrecha colaboración con Brown, Boveri y Cie (BBC), un grupo de empresas suizas de ingeniería eléctrica que también habían trabajado para los nazis y suministraron a los alemanes parte de su tecnología submarina... La BBC también se convirtió en una ‘industria eléctrica relacionada con el armamento’”.

Schwab convierte a Sulzer en un grupo tecnológico
Y aquí Klaus Schwab entra en la escena empresarial suiza. Schwab desempeñó un papel de liderazgo en la fusión de Sulzer y Escher-Wyss y en la formación de alianzas rentables con la BBC (ahora ABB) y otras empresas. Klaus Schwab contribuyó al hecho de que Sulzer Escher-Wyss ya no era solo un gigante de la ingeniería mecánica, sino un grupo tecnológico que conducía a gran velocidad hacia un futuro de alta tecnología”, escribe Vedmore.
   
Y además:
“Cuando Klaus Schwab llegó a Sulzer Escher-Wyss en 1967 e inició la reestructuración de la empresa en un grupo tecnológico, la participación de Sulzer Escher-Wyss en el lado oscuro de la carrera armamentista nuclear mundial se hizo más clara de inmediato. Antes de que Klaus se involucrara, Escher-Wyss a menudo se había concentrado en participar en el diseño y la construcción de piezas para el uso civil de la tecnología nuclear, por ejemplo, para generar energía nuclear. Pero con la llegada del celoso Sr. Schwab vino la participación de la empresa en la proliferación ilegal de tecnología de armas nucleares. En 1969 se completó la incorporación de Escher-Wyss a Sulzer y la empresa pasó a llamarse Sulzer AG, por lo que el nombre histórico Escher-Wyss se eliminó del nombre de la empresa”.
Vedmore carece de pruebas claras que demuestren que Schwab fue pionera en alinear aún más los negocios de corporaciones como Sulzer y BBC con la carrera armamentista a raíz de la Guerra Fría. Sus observaciones siempre son interesantes. Esto fue especialmente en el contexto de que tanto Sulzer como la BBC más tarde suministraron al régimen de apartheid sancionado internacionalmente en Sudáfrica piezas importantes para su planta de enriquecimiento de uranio; hasta 1986, Sulzer produjo con éxito compresores especiales para el enriquecimiento de uranio del régimen.
  
Ojiva nuclear sudafricana en almacenamiento
     
El negocio de Sulzer y las demás empresas se conoce desde hace mucho tiempo. Pero el papel que jugó el fundador del WEF en esto es estimulante y debe examinarse más de cerca. Precisamente porque el Foro Económico Mundial se presenta como un destacado defensor de la no proliferación de las armas nucleares y la energía nuclear “limpia”. Todo esto, escribe Vedmore, convierte a Klaus Schwab en “un mal portavoz de su agenda declarada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)