Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 10 de febrero de 2021

NOVENA EN HONOR A SAN ÁLVARO DE CÓRDOBA

Tomada del Compendio de la vida y milagros del glorioso San Álvaro de Córdoba, publicado en Córdoba por la imprenta de don Rafael Arroyo en 1849.
  
NOVENA AL GLORIOSO SAN ÁLVARO DE CÓRDOBA
      
 
Postradas ante una imagen del Santo las personas que hubiesen de hacer su novena, principiarán persignándose, diciendo el acto de contrición devotamente, y luego proseguirán:
   
Por la señal ✠ de la santa Cruz; de nuestros ✠ enemigos líbranos, Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa en el alma de haberos ofendido, y propongo firmemente la enmienda, ofreciendo confesarme y apartarme de las ocasiones de ofenderos, y espero me perdonareis por los infinitos méritos de vuestra preciosa Sangre, dándome auxilios para perseverar en gracia hasta la muerte. Amén.
   
ACTO DE FE, ESPERANZA Y CARIDAD
Creo en Dios, espero en Dios, amo a Dios sobre todas las cosas, pésame de haberle ofendido por ser quien es; propongo nunca ofenderle. María, madre admirable, abogada de pecadores, por Jesucristo crucificado que nos alcances perdón y gracia eficaz para no caer en pecado.
  
DÍA PRIMERO – 10 DE FEBRERO
CONSIDERACIÓN: Representémonos a San Álvaro en este día como ejemplar de despego del mundo. 
Considera que el despego de las cosas del mundo es la próxima disposición para la pureza del alma; porque así como los vapores de la tierra son los que quitan su pureza y diafanidad al aire, el cual es tanto mas puro cuanto mas se acerca al cielo, así las aficiones a las cosas del mundo y el apego a ellas son los que ofuscan la pureza del entendimiento, y empañan el candor del alma, la cual será tanto mas hermosa cuanto mas se alejare del siglo, y se uniere a Dios. Reflexiona pues cuanto se alejó nuestro San Álvaro del mundo; pues no contento con haber renunciado cuanto este tiene de sensible y transitorio, profesando el instituto dominicano, quiso abstraerse aun mas de él, retirándose a su desierto de Scala-Cœli. Si tú por el contrario, te dejas llevar por el deseo de la vanidad, y te tiran las cosas del mundo; es porque tienes tu corazón muy pegado á las cosas de la tierra, y por eso tan pesado e inclinado a ellas. Pregúntate a ti mismo con el Profeta: ¿Hasta cuando ha de durar la pesadez de mi corazón? ¿Por ventura hasta la muerte? ¿Qué acaso merecen estos caducos bienes, que solo son vanidad y mentira, mi amor? Vanidad, porque nada son en si mismos; y mentira, porque siendo en sí tales, hacen creer que son una gran cosa. Míralo bien, y resuélvete abrazar la realidad desasiéndote de vanas y mentirosas ilusiones.
  
ORACIÓN
Amabilísimo abogado mío San Álvaro, si os dignáis poner los ojos en vuestro siervo, os admirareis, y doleréis de verme tan desemejante a vos. Vos tan desasido del mundo, y yo tan metido en él: vos tan dado a Dios, y mi corazón tan lejos de su infinita amabilidad. ¡Ah!, y cuánto esto me confunde, y me avergüenza en vuestra presencia. Veo que todo mi mal proviene de no acordarme de Dios: y por eso os suplico, me alcancéis una estrecha unión con Él, que es el sumo bien, y con quien vos la tuvisteis tan familiar. Haced, Santo mío, que yo fije mis pensamientos todos solo en las cosas eternas; de manera, que logre no ser uno de aquellos que se dejan llevar ciegamente de las cosas del siglo, sino que siga la luz de la verdad. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
  
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Amable protector mío, y poderosísimo abogado San Álvaro, yo indigno siervo y devoto vuestro, reconociendo la mucha privanza en que estáis delante de Dios, postrado humildemente ante el trono de vuestra gloria, os adoro con la mas profunda veneración, y me gozo de que hayáis sido colocado en el sublime grado, que corresponde a vuestros grandes merecimientos; y también de que vuestro nombre se haga cada día mas glorioso en la tierra con tantos y tan estupendos milagros como obráis. Ruégoos rendidamente por tantos dones sobrenaturales, con que os enriqueció el sumo Bien; por aquella caridad y penitencia, que en vos fueron tan admirables, por aquel amor intensísimo que tuvisteis a Dios, me concedáis una verdadera contrición de mis pecados, con que quede mi corazón limpio, y para siempre unido con mi Dios. Suplícoos seáis mi protector en todas las acciones de mi vida, y que no me desamparéis en la hora de mi muerte. Finalmente, os pido la gracia particular que por vuestra mediación espero me impetréis de la misericordia divina en esta novena, y es.... (aquí pida cada uno la gracia que desee alcanzar del Señor). Y vos Reina del cielo, María, a quien tanto amó mi protector San Álvaro, interponed por mí el gran poder que para con Dios tenéis, para que sean eficaces estas mis suplicas. Oídlas vos Señora, amorosísima Madre mía, no por mis méritos, sino por los de vuestro Hijo divino, y por los de vuestro afectuoso siervo San Álvaro. Conozcan todos que le amáis glorificado, y que amparáis a los que recurren a él para que crezca el número de vuestros devotos y suyos, a Él y a Vos os alaben ahora en la tierra, y por toda una eternidad en la gloria. Amén.
   
DÉCIMAS EN HONOR DE SAN ÁLVARO DE CÓRDOBA
  
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
En Córdoba noble emporio
Nació San Álvaro ilustre,
De los Córdobas el lustre
Heredó: estirpe notorio!
Sacramental lavatorio
Que eleva a un ser celestial
Recibió en la parroquial
De Nicolás de la Villa,
Y conservó sin mancilla
Esta gracia bautismal.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Adulto ya con prudencia
Huyó del mundo al convento
De San Pablo el Real,
Atento que abunda
En virtud y ciencia.
Viste allí con complacencia
El hábito, de que infiero:
Que buscarle con esmero
En casa de los Guzmanes
Fue para heroicos afanes
Armarse de caballero.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Celoso predicador
Vuela Álvaro por el mundo,
Y el Rey Don Juan el segundo
Le busca su confesor.
Renunciando el regio honor,
Del palacio se retira,
Y mejor paloma aspira
A las piedras del desierto,
Donde Jacob más despierto
La Escala del Cielo mira.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Aquí la fábrica erige
De este santo monasterio,
Y Ángeles al ministerio
La Providencia dirige.
Viendo que al Santo le aflige
La falta de materiales,
Manda el Cielo obreros tales
Esta Escala a levantar;
Con que puedan escalar
Hasta el Cielo los mortales.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
En Águila convertido
Su espíritu penitente,
En la arduidad eminente
De ese Monte pone el nido.
Del registro allí escondido
En lo interior de una Cueva,
Con el azote renueva
Memorias de la Pasión:
Vierte sangre en compasión,
Que es de llorar moda nueva.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Los Ángeles el camino
Limpian; porque no le ofenda
La piedra, que está en la senda,
Como David lo previno.
Del angélico destino
Custodiar las almas fue:
Pero a un hombre de tal fe,
Que encaminó tantas almas,
Le deben llevar en palmas
Porque no se ofenda el pie.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Cedrón, arroyo vecino,
Niega el paso en su creciente,
A que el Varón penitente
Prosiguiese su camino.
Su confianza previno
Hacer de la capa vela:
Y si como nave vuela,
Siendo piloto; la fe
Claro como el agua fue,
Que pasmada se congela.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Advirtiendo su Prelado
Lleva el pan al pobre oculto,
Pregunta: ¿Cuál es el bulto
Que lleva disimulado ?
Responde el Santo turbado:
Que son flores olorosas,
¡Providencias prodigiosas!
Concurre el Cielo al portento:
Y hace, que aquel alimento,
Siendo pan, se vuelva rosas.
    
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Samaritano divino
Cristo en pobre se disfraza,
Y a Álvaro con esta traza
Se hace obvio en el camino.
En sus hombros le previno
Portátil silla al llagado,
Cierto de que retratado
Cristo en el pobre se encubre,
Llega al convento y descubre
Un Cristo crucificado.
    
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
De tomar el alimento
Siendo ya la hora precisa,
Que no hay qué, al Santo le avisa
El Vicario del convento.
Tocar manda: y Dios atento
A su fe, próvido anda;
Pues si en el desierto manda
A Elías y Pablo cuervos,
Ángeles aquí a sus siervos
Les ministran la vianda.
    
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Llegó el tránsito dichoso
De Álvaro, y voló su alma
Al cielo, a gozar la palma
De su mérito glorioso.
Aquel se muestra gozoso
De sus victorias ufanas:
Angélicas soberanas
Inteligencias su gloria
Hacen al mundo notoria
Con repique de campanas.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Desamparado el convento
Dejó la comunidad,
Sitio enfermo y soledad
Conspiraron al intento.
Ganadero desatento
Entró al templo su piara;
Mas ve al Santo entre luz clara
Seguir de Cristo el ejemplo;
Pues para echarle del templo,
Duro azote le prepara.
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Numerosa concurrencia viene
El cuerpo a trasladar,
Juzgando al Santo agradar
Con tan ilustre asistencia.
Mas como con permanencia
Quiso estar en su convento:
El Cielo impide el intento,
De repente hecha el capuz,
Cambia en tormenta su luz
Con lluvia, rayos, y viento.
    
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Repara el Cielo el desdoro;
Ángeles manda veloces,
Que con angélicas voces
Canten su gloria en el coro;
Se oye en acento sonoro
Darle allí a Dios alabanza;
¡Oh prodigiosa mudanza!
Los Ángeles obsequiosos
Cumplen por los religiosos
Las faltas de su inconstancia.
    
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Campanita que en su muerte
Ella se toca sin mano,
Quiso dejar a su hermano
Que le avise de su suerte.
Tocándose por si advierte,
Que morir uno es forzoso:
Pende en su sacelo hermoso,
Y asombra cuando se toca;
Pues sin saber a quien toca,
Muere luego un religioso.
    
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Con prodigios mostró el Cielo
No fue religiosa traza,
Desamparar una casa,
Que a Álvaro costó desvelo.
Prelado grande con celo manda:
Vuelva a ser poblada,
Con elección acertada
Místico doctor destina;
Pues reparó la ruina
Un Fray Luis de Granada.
    
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
El Venerable Posadas
Tomó en este real convento
El hábito, con intento
De seguirle las pisadas.
Ya en las eternas moradas
Sus virtudes Dios premió,
Si por sus grados subió
A la cumbre de la Escala,
El Señor la nupcial gala
De santidad le vistió. 
   
¡Oh San Álvaro dichoso,
Monástico fundador
De Scala Cœli glorioso!
Lo que pido fervoroso
Impétrame del Señor.
    
Antífona: Es semejante al varón sabio, que edificó su casa sobre roca.
. Ruega por nosotros, San Álvaro.
. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
    
ORACIÓN
Oh Dios, que distinguiste a tu confesor el bienaventurado San Álvaro con los dones insignes de la caridad y penitencias, concédenos por sus méritos e intercesión, que llevemos siempre en el cuerpo la mortificación de Cristo, y tu amor en el corazón. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
DÍA SEGUNDO – 11 DE FEBRERO
Por la señal...
Acto de contrición y Acto de Fe, Esperanza y Caridad.
      
CONSIDERACIÓN: Representémonos a San Álvaro en este día como ejemplar de compunción y humildad.
Considera que el principio de una vida cristiana y devota es un corazón compungido y humillado, así como un espíritu altivo y derramado suele serlo de una vida libre y disoluta. Esta compunción en San Álvaro fue admirable si se atiende a lo inocente de su vida; y a pesar de ella, llamábase el mayor pecador del mundo. Si sobrevenía algún castigo del cielo a los lugares de su residencia, se compungía y humillaba atribuyéndolo a sus culpas. ¡Que confusión es la para los que con tantos y tan graves pecados no sabemos compungirnos! Toda culpa nos parece pequeña y nos amarga poco, porque no ponderamos la dignidad de un Dios ofendido, ni lo apreciable de un paraíso que se pierde, ni lo terrible de un fuego que se merece por el pecado. Hacemos con nuestros pecados lo que solemos hacer con las cosas amargas, que dejan de mascarse para que no amarguen el paladar. Medita, pues, un poco con atenta consideración la gravedad de tus culpas, y así no te será difícil sacar de ellas la compunción que les corresponde.
   
ORACIÓN
¡Oh grande y amable abogado mío San Álvaro! Vos que teniendo tan poco que llorar con todo eso llorasteis tan continua y am⁷argamente; aquí tenéis a vuestros pies un alma, que, teniendo tanto que llorar, no sabe arrepentirse: dadle, os ruego, a este mi sensible corazón un poco de aquella vuestra contrición que lo hiera, y de una vez lo derribe a los pies de Jesucristo crucificado. Si no lo merezco yo, lo merece un Dios por mí ofendido, el cual pide la satisfacción por lo menos de mi llanto. Haced, Santo bendito, que yo tenga siempre delante de los ojos mis muchas culpas, y en mi corazón un vivo y verdadero dolor de haberlas cometido, de tal manera, que sea digno de vivir con la esperanza de haber sido enteramente perdonado, como se promete a un corazón penitente y compungido verdaderamente. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
   
La Oración y las Décimas se rezarán todos los días.
  
DÍA TERCERO – 12 DE FEBRERO
Por la señal...
Acto de contrición y Acto de Fe, Esperanza y Caridad.
      
CONSIDERACIÓN: Representémonos en este día a San Álvaro como ejemplar de penitencia. 
Considera que así como es propio de todo cristiano seguir las huellas de Cristo, así también lo es participar de la amargura de su cáliz y austeridad de su Cruz. San Álvaro se mostró abrazado a ella en la corte, en el claustro, y en el desierto. Por experimentar sus rigores le condujo el amor de padecer a disciplinaria hasta derramar sangre: a dormir sobre el frio pavimento del templo; a llevar siempre ceñido su cuerpo de cilicio; y a ejercer tan inauditas maceraciones, que llegó a ser un verdadero varón de dolores, y uno de los mas penitentes Santos; ¡Oh Santo mío! ¿Qué diré yo a eso? ¡Cómo no me confundo a la vista de tan rígido penitente! ¿ Me servirá de excusa la edad, la inocencia, la complexión, o la falta de tiempo? ¡Mas ay, que no! Pues no pocas veces, por cumplir un deseo, sufro incomodidades que me parecerían insufribles si las hubiese de padecer por Dios y por mi alma. Saber debo, pues, que el espíritu de santa austeridad es una de las mas ciertas señales de predestinación.
   
ORACIÓN
¡Oh penitentísimo abogado mío San Álvaro! ¡Cuán confuso quedo al contemplaros tan austero contra vos mismo, y a mí tan lejos de imitar vuestros ejemplos! ¡ Cuánta mas razón que yo hubiese usado en mi cuerpo esos rigores; pues han sido tanto mayor mis pecados! ¡Oh Santo mío vos lo entendisteis en macerar con tanto rigor vuestras inocentes carnes Y yo soy el necio, que no atendiendo á otro que á mi gusto, soy tan condescendiente con mis brutales apetitos Concededme, os ruego, ejemplar insigne de penitencia, un odio santo contra mí mismo, domando de continuo mis apetitos, y mortificando mis pasiones con vuestra ayuda y ejemplo, con que merezca caminar por la senda estrecha, que conduce al cielo. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
   
La Oración y las Décimas se rezarán todos los días.
    
DÍA CUARTO – 13 DE FEBRERO
Por la señal...
Acto de contrición y Acto de Fe, Esperanza y Caridad.
      
CONSIDERACIÓN: Representémonos a San Álvaro en este día como ejemplar de oración.
Considera que San Álvaro concibió una idea elevadísima de la divinidad por la oración: por ella conoció la hermosura de la gracia y fealdad del pecado ¿con qué otras armas peleó San Álvaro, y triunfó de sus espirituales enemigos sino con las armas de la oración? ¿De qué medio se valió para practicar tan heroicas virtudes, y obrar tan estupendas maravillas? De la oración. Medita el alto grado a que en esta llegó, que le proporcionó la unión íntima con Dios. Se derretía su alma con esta íntima unión como la cera se derrite con la proximidad del fuego. Con tan buen ejemplar aprende el aprecio que debes hacer de la meditación de las eternas verdades, cuyas máximas deben ser la regla de nuestra vida, sin olvidar lo que dice el Espíritu Santo: acuérdate de tus postrimerías y nunca pecarás. Aquellas se aprenden meditándolas diariamente.
    
ORACIÓN
¡Oh Álvaro bendito! Inclinad hacia el reino de los cielos todos mis pensamientos y afectos: despertad en mí la memoria de la eternidad; y haced que acabe de una vez de conocer la diferencia grande que hay entre un bien infinito y lo que solo tiene su apariencia, para que después llegue a poseer a Dios que solamente es el sumo bien, y a acompañaros a vos en la eterna bienaventuranza. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
   
La Oración y las Décimas se rezarán todos los días.
    
DÍA QUINTO – 14 DE FEBRERO
Por la señal...
Acto de contrición y Acto de Fe, Esperanza y Caridad.
      
CONSIDERACIÓN: Representémonos a San Álvaro en este día como ejemplar de castidad.
Considera cuanto el angélico San Álvaro amó la angelical virtud, cuando siendo aun tierno niño hizo voto de virginidad. Procuró conservarla macerando sus carnes, y mortificando sus sentidos. Toma tú para ello a María Santísima por protectora de tu pureza, y ruégala diariamente que te la conceda; pues esta Señora ama con especialidad a las almas castas. Concibe altamente de esta virtud, y ámala con ternura y afecto fervoroso. Es tan grande su aprecio, que no puede perfectamente conocerse en esta vida; pues acá en la tierra no se encuentra valor que le iguale. Es tan bella, que como dice San Jerónimo, nos hace semejantes, y casi nos iguala con los Ángeles. ¡Dichoso el que sabe guardarla; y miserable el que la pierda!
    
ORACIÓN
Purísimo abogado mío San Álvaro, ¡cuánto me confundo al verme delante de una azucena tan hermosa! ¡Y cuánto temo que por mis culpas pareceré abominable en vuestra presencia! Vos, Santo prodigioso, podéis alcanzarme gracia para curar de todas ellas; pues me arrepiento de haberlas cometido. Alcanzadme de Dios y de su purísima Madre, una perfecta pureza, así en el cuerpo como en el alma; y así en la voluntad como en el entendimiento. Haced que conciba yo un odio capital contra el vicio contrario, de modo que no solo lo abomine, sino que le tenga cerrados todos los caminos por donde pudiese tener entrada en mi alma; pues de mi parte estoy resuelto a practicarlo con la gracia de vuestra protección. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
   
La Oración y las Décimas se rezarán todos los días.
    
DÍA SEXTO – 15 DE FEBRERO
Por la señal...
Acto de contrición y Acto de Fe, Esperanza y Caridad.
      
CONSIDERACIÓN: Representémonos a San Álvaro en este día como ejemplar de una fe viva. 
Considera cuán viva fue la fe que comenzó á rayar desde la razón, y cuán fructuosa; que siendo aun niño era ya un varón perfecto. Álvaro vivía de la fe, y esta virtud conducía todos los pasos de Álvaro en presencia de su Dios y Señor. Medita en la intensión de ella, y hallarás que fue tan viva, tan vehemente y tan eficaz, que derretía su corazón y enardecía su entendimiento la presencia del Santísimo Sacramento, la vista de la Santa Cruz, o cualquiera criatura que le recordase su Criador. Ésta le obligaba a no poder apartar el pensamiento ni el afecto de un Ser supremo, en quien creía y a quien conocía por su viva fe. Detén tú un poco el pensamiento en contemplar tan grande fe, y resuélvete a excitarla por actos repetidos de ella, y la constante meditación de las verdades eternas; para que fijando esta virtud su morada en tu corazón, todas tus obras sean hijas de la fe.
   
ORACIÓN
¡Oh Santo mío! Animado de tan viva fe caminasteis siempre en la presencia de Dios. Imprimid en mi corazón altamente una profunda fe y un reverente y santo temor de Dios; para que no apartándome jamás de su presencia, camine por el camino de su mandamientos; y que penetrado por una meditación continua de las verdades divinas, y unido siempre con Dios por una no interrumpida oración merezca, siendo imitador de las obras de tu fe en esta vida, gozar de Dios en vuestra compañía en la gloria. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
   
La Oración y las Décimas se rezarán todos los días.
    
DÍA SÉPTIMO – 16 DE FEBRERO
Por la señal...
Acto de contrición y Acto de Fe, Esperanza y Caridad.
      
CONSIDERACIÓN: Representémonos en este día a San Álvaro como ejemplar de una esperanza admirable.
Considera cuantas colosales y arriesgadas empresas le impulsó a acometer su esperanza: estribado en ella únicamente, emprendió la fundación de su monasterio; puesta solo en Dios su confianza descansaba su alma de los medios de conservar su obra. ¡Cuán maravillosos efectos no causó esta virtud! Entregado en manos de la Providencia menospreció todo el apoyo y confianza que pudiera prestarle el mundo. Esta esperanza le hizo ejercer tan rígidas penitencias. ¡De cuánto consuelo le servirían estas en la hora de la muerte! En Dios esperó siempre, y por eso le recomendó su última voluntad; y Dios que siempre cuida a quien en Él confía, hace que esta se verifique.
   
ORACIÓN
¡Oh esperanza madre de las virtudes! Cuán dulces sois a la hora de la muerte. ¡De qué consuelo no se sentirá lleno el corazón del que supo practicarlas en la vida! ¡Qué seguridades no le prometerán de ver a Dios, y gozarle eternamente! Pasó el dolor, dirá el alma, y te queda, oh cuerpo, una recompensa eterna y un gozo interminable. Pues si esto es así, oh Santo mío bendito, impétrame del Señor una muy grande esperanza, que me haga que sujetando la carne a la razón y esta a Dios, desprecie las falaces máximas del mundo y de la carne, y violentándome por arrebatar el reino de los cielos, entone un cántico de gloria en tu compañía. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
   
La Oración y las Décimas se rezarán todos los días.
       
DÍA OCTAVO – 17 DE FEBRERO
Por la señal...
Acto de contrición y Acto de Fe, Esperanza y Caridad.
      
CONSIDERACIÓN: Representémonos a San Álvaro en este día como ejemplar de una ardiente caridad para con los prójimos.
Considera que la caridad es industriosa en bien de su prójimo: así como el amor propio suele serlo para sí mismo. No dejó San Álvaro modo alguno de ayudar a sus prójimos en cuanto le fue posible, y tuvo entrañas muy tiernas para socorrer a los pobres, y ayudarlos. Su celo por el bien de las almas le condujo a pasar los mejores días de su vida dedicado a los trabajos de una tarea evangélica. Su caridad para con los necesitados basta ver como se la premió el Señor, convirtiendo en cierta ocasión el pan que llevaba para socorrerlos en rosas. Reflexiona tú ahora cuánto bien puedes hacer a tus prójimos según tu estado, por lo menos con el buen ejemplo y pías conversaciones. Puedes así enriquecerte con las riquezas de otros, por los cuales te premiará Dios, como benemérito de la sangre de Jesucristo: pues logras se aproveche en tantos como son los que por tu medio siguieron la virtud. ¿Qué cuenta no darás a Dios si por incuria o vanos respetos hubieres dejado tanto bien? 

ORACIÓN
¡Oh amantísimo Santo mío San Álvaro! Recurro a vos lleno de confianza, rogándoos me concedáis la verdadera caridad para con el prójimo; pues siendo como soy cristiano no sé amarlo como Dios quiere y únicamente por Dios; sino que mis pasiones son las que han reglado mis afectos. Enderezad, pues, en mí el amor, para que sea amor santo y conforme al que ardía en tu corazón. Y si por él alcanzasteis tanta gracia ante la divina aceptación; ordenad, os ruego, mis acciones de tal suerte, que sea para mí dichoso aquel trance último de donde empieza y depende la eternidad, para alabaros y daros las gracias en el cielo. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
   
La Oración y las Décimas se rezarán todos los días.
   
DÍA NOVENO – 18 DE FEBRERO
Por la señal...
Acto de contrición y Acto de Fe, Esperanza y Caridad.
      
CONSIDERACIÓN: Representémonos a San Álvaro en este día como ejemplar de una heroica caridad para con Dios.
Considera que si en las demás virtudes fue San Álvaro gran Santo, en su amor para con Dios fue serafín; tan abrasado estuvo en el fuego del Espíritu Santo, pue con solo pensar u oír hablar de la bondad Divina quedaba abstraído en extático rapto. Pero como en Jesús crucificado reluce mas que en otra cosa alguna la bondad divina; así en el crucifijo tenía San Álvaro el incentivo de sus amores. No sabía apartar de él su corazón: su meditación diaria eran los dolores, llagas, amarguras y afrentas que Cristo padeció en la Cruz, y de aquí sacaba tan vivos deseos de padecer con Cristo, que este amoroso anhelo le impulsaba a emprender atroces e inauditas penitencias. Bien le recompensó el Señor este amor a Cristo en la cruz transformando el pobre ulceroso que conducía en sus hombros en el devoto Crucifijo de San Álvaro, venerado en Scala Cœli. Resuélvete pues, a pensar a menudo en la cruz de Cristo, y en aquel amor que le obligó a padecer tanto por ti, y estos recuerdos te obligarán al agradecimiento, y a sufrir con paciencia los trabajos; viendo que Cristo va delante con tan pesada cruz: que es monstruosidad insufrible que quien piensa en Jesús crucificado no enderece hacia Él sus afectos a imitación de su fiel siervo San Álvaro.
    
ORACIÓN
¡Oh prodigio de amor, grande amigo de Dios San Álvaro! Veo cuan lejos estoy de la perfección, mas por eso mismo tengo por mas necesario poner delante de vos; que sois un serafín de caridad, este mi corazón frío hasta ahora y el que deseo encendáis en el fuego del divino amor. Téngole para criaturas vilísimas, y no le tengo para mi Criador, para mi Redentor, para mi Padre y para mi Dios. Lleno de confusión pues os ruego, Santo mío, por aquel amor que vos le tuvisteis y deseasteis en todo, que lo encendáis en mí, y me alcancéis gracia, para que todos mis alientos sean amor de Dios, y que yo viva, y muera amando al sumo Bien, que es el mayor don que puedo pedir, y alcanzar de vos. Amén. Padre nuestro, Ave María y Gloria Patri.
   
La Oración y las Décimas se rezarán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)