Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 6 de agosto de 2010

LA MANTILLA

Desde Battle Serk

La Mantilla, y en mayúscula. Es una prenda que utilizan (o utilizaban mejor dicho) las mujeres cuando entran en una iglesia. Los hombres no podían llevar nada sobre la cabeza, y las mujeres ir con un ligera manta en la cabeza. Además de bonito, muestra respeto:

Mantilla (preciosa, la Mantilla y la Dama, por supuesto)

A continuación, una pequeña lista que muestran evidentes diferencias entre la Mantilla (cristiana) y cualquier trapo islámico. Después, una pequeña recomendación a la Santa Iglesia y a toda institución Católica.

¿Por qué no se debe comparar la Mantilla con cualquier prenda propia del Islam?
  • La Mantilla sólo se utilizaría en lugares religiosos, es decir, al entrar en una iglesia, mientras que las prendas propias del Islam (la más común y parecida a la Mantilla es el Niqab) las portan durante todo el día, de sol a sol, mientras se está fuera de casa.
  • La Mantilla es ligera y bonita, mientras que el Niqab islámico puede ser caluroso e incómodo, y muy poquitas veces es bonito.
  • Actualmente las mujeres no tienen la obligación de portar la Mantilla. No hace daño a nadie mostrar respeto un ratito.
  • Mientras las mujeres llevarían la Mantilla, los hombres, por igual, estarían obligados a no llevar nada.
  • El único fin de la Mantilla es mostrar respeto. Si es creyente fácilmente debería comprenderlo. Si no es creyente, son dos opciones: no entrar en la iglesia o tomarse la medida como respetar un bien cultural (las iglesias no sólo son ricas en Fe, sino en arquitectura -aunque haya excepciones-).
Finalizada la sencilla lista de motivos por los cuales no hay punto de comparación con las prendas islámicas, pasamos a una recomendación para todas las instituciones cristianas, al menos católicas:

No se debe utilizar la Religión para vender Fe ni hacer negocio, esa es la primera norma y regla básica en un Cristiano.
Así pues, las Mantillas no se deben vender, se deben regalar.
En caso de tener limitaciones económicas y no poder afrontar el gasto, sería aceptable venderlas a un precio bajo, un precio que compense los gastos pero que no tenga ánimo de lucro.
También hay otra opción, prestar las Mantillas gratuitamente en los rituales y así devolverlas en la salida, a la vez que cualquiera que quiera comprarla voluntariamente, lo pueda hacer.

Sin más, insto desde mi humilde espacio a colaborar en este detalle. La Mantilla me llamó la atención hace tiempo principalmente por lo bonita que es. Personalmente creo que no debería imponerse nada, y que el uso de la Mantilla podría debatirse, pero mi idea es que usarlo con más frecuencia, sumado a un hipotético empeño de la Santa Iglesia en esto, sería bonito y agradable a los ojos de Dios. No es machismo, ni discriminación a la Mujer, para nada, pues al que diga esto solo me queda invitarle a salir de aquí. En cuanto a los que estén dispuestos a debatir esto, les doy la bienvenida.

2 comentarios:

  1. Gracias por poner el artículo compañero :)

    La Paz con vos :)
    Cristo REY

    ResponderEliminar
  2. Y con tu espíritu.

    En María Arca de la Salvación.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)