Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 4 de octubre de 2018

LETANÍA DE SAN FRANCISCO DE ASÍS


Tomada del libro Oráte, fratres: seu euchológium ad usum sacerdótum et clericórum, por fray Gaudencio Guggenbichler OFM, ed. Herder, Friburgo de Brisgovia 1901. Traducción nuestra.
 
LATÍN
Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýre, eléison.
 
Christe, áudi nos.
Christe, exáudi nos.
   
Pater de cœlis, Deus, miserére nobis.
Fili, Redémptor mundi, Deus, miserére nobis.
Spíritus Sancte, Deus, miserére nobis
Sancta Trínitas, unus Deus, miserére nobis.
  
Sancta María, immaculáte concépta, ora pro nobis.
Sancta María, Advocáta Seráphici Religiónis, ora pro nobis.
Sancte Francísce Seráphice, ora pro nobis.
Sancte Francísce, Pater prudentíssime, ora pro nobis.
Sancte Francísce, Patriárcha páuperum, ora pro nobis.
Sancte Francísce, despíciens mundum, ora pro nobis.
Sancte Francísce, exémplum pœniténtiæ, ora pro nobis.
Sancte Francísce, vincens mundi vítia, ora pro nobis.
Sancte Francísce, imitátor Salvatóris, ora pro nobis.
Sancte Francísce, ferens Christi stigmáta, ora pro nobis.
Sancte Francísce, Jesu charactéribus insígnite, ora pro nobis.
Sancte Francísce, norma castitátis, ora pro nobis.
Sancte Francísce, forma humilitátis, ora pro nobis.
Sancte Francísce, via errántium, ora pro nobis.
Sancte Francísce, médela infirmórum, ora pro nobis.
Sancte Francísce, colúmna Ecclésiæ, ora pro nobis.
Sancte Francísce, fídei defénsor, ora pro nobis.
Sancte Francísce, athléta Christi, ora pro nobis.
Sancte Francísce, propugnáculum militántium, ora pro nobis.
Sancte Francísce, scutum inexpugnábile, ora pro nobis.
Sancte Francísce, málleus hæreticórum, ora pro nobis.
Sancte Francísce, convérsio paganórum, ora pro nobis.
Sancte Francísce, erígens cláudos, ora pro nobis.
Sancte Francísce, suscítans mórtuos, ora pro nobis.
Sancte Francísce, mundans leprósos, ora pro nobis.
Sancte Francísce, exstírpator vitiórum, ora pro nobis.
Sancte Francísce, procurátor divínae grátiæ, ora pro nobis.
 
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. Parce nobis, Dómine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. Exáudi nos, Domine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. Miserére nobis.

Christe, áudi nos.
Christe, exáudi nos.

Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýre, eléison.
  
Pater noster, qui es in Cœlis, sanctificétur Nomen tuum. Advéniat Regnum tuum. Fiat Volúntas tua, sicut in Cœlo et in terra. Panem nostrum quotidiánum da nobis hódie, et dimítte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris. Et ne nos indúcas in tentatiónem, sed líbera nos a malo. Amen.

℣. Ora pro nobis, Beáte Patris Nostri Francísce.
℟. Ut digni efficiámur promissiónibus Christi.

℣. Dómine, exáudi oratiónem meam.
℟. Et clamor meus ad te véniat.

ORATIO
Extíngue in nobis desidérium mundanárum rerum, omnípotens Deus, et intercedénte beáto Francísco Patre páuperum concéde propítius, ut sorte nostra conténti in hoc sǽculo ætérna fórtius appetámus.

Omnípotens sempitérne Deus, infúnde córdibus nostris stúdium castæ humilitátis et húmilis castitátis, ut imitándo Beáto Patre Nostrum Francíscum tibi mundo corde et córpore serviámus.
 
Deus, cujus Ecclésia sánguine crevit fidélium, infúnde propítius sancti Patris Francísci spíritum supplícibus tuis: ut vel sánguinem pro tui Nóminis confessióne profúndere cupiámus, vel per obœdiéntiæ virtútem, gratam tibi de nobis víctimam offerámus.

Dómine Jesu Christe, qui frigescénte mundo ad inflammándum corda nostra tui amóris igne, in carne beatíssimi Patris nostri Francísci Passiónis tuæ sacra Stigmáta renovásti: concéde propítius, ut ejus méritis et précibus crucem júgiter ferámus, et dignos fructus pœniténtiæ faciámus. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
  
TRADUCCIÓN
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
 
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
   
Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Trinidad Santa, que eres un solo Dios, ten piedad de nosotros.
  
Santa María, concebida sin mancha original, ruega por nosotros.
Santa María, Abogada de la Religión seráfica, ruega por nosotros.
San Francisco seráfico, ruega por nosotros.
San Francisco, Padre prudentísimo, ruega por nosotros
San Francisco, Patriarca de los pobres, ruega por nosotros.
San Francisco, despreciador del mundo, ruega por nosotros.
San Francisco, ejemplar de penitencia, ruega por nosotros.
San Francisco, vencedor de los vicios del mundo, ruega por nosotros.
San Francisco, imitador del Salvador, ruega por nosotros.
San Francisco, portador de los estigmas de Cristo, ruega por nosotros.
San Francisco, marcado con los caracteres de Jesús, ruega por nosotros.
San Francisco, norma de castidad, ruega por nosotros.
San Francisco, modelo de humildad, ruega por nosotros.
San Francisco, camino de los errantes, ruega por nosotros.
San Francisco, remedio de los enfermos, ruega por nosotros.
San Francisco, defensor de la fe, ruega por nosotros.
San Francisco, atleta de Cristo, ruega por nosotros.
San Francisco, baluarte de los soldados, ruega por nosotros.
San Francisco, escudo inexpugnable, ruega por nosotros.
San Francisco, martillo de los herejes, ruega por nosotros.
San Francisco, convertidor de los paganos, ruega por nosotros.
San Francisco, que levantas a los paralíticos, ruega por nosotros.
San Francisco, que resucitas a los muertos, ruega por nosotros.
San Francisco, que limpias a los leprosos, ruega por nosotros.
San Francisco, extirpador de los vicios, ruega por nosotros.
San Francisco, procurador de la divina gracia, ruega por nosotros.
 
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
 
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
  
Padre nuestro, que estás en los Cielos, santificado sea el tu Nombre. Venga a nos el tu Reino. Hágase tu Voluntad, así en la tierra como en el Cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy, y perdónanos nuestras deudas, así como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Amén.

℣. Ruega por nosotros, bienaventurado Padre nuestro San Francisco.
℟. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
 
℣. Señor, escucha mi oración.
℟. Y llegue a Ti mi clamor.

ORACIÓN
Extingue en nosotros, ¡oh Dios omnipotente!, el deseo de las cosas mundanas, y concédenos propicio, por la intercesión del bienaventurado San Francisco, padre de los pobres, que estando contentos con nuestra suerte en este mundo, podamos desear más fuertemente las cosas eternas.
 
Omnipotente y sempiterno Dios, infunde en nuestros corazones el celo por una casta humildad y una hunilde castidad, para que imitando a nuestro bienaventurado padre San Francisco, te sirvamos con corazón y cuerpo puros.
  
Oh Dios, cuya Iglesia florece con la sangre de los fieles, infunde benigno en nosotros suplicantes el espíritu de padre San Francisco para que, o deseando derramar nuestra sangre por la confesión de tu Nombre, o por la virtud de la obediencia, podamos ofrecer de nosotros mismos una víctima grata para ti.
 
Señor Jesucristo, que, para sacar al mundo de la tibieza en que había caído e inflamar nuestros corazones con el fuego de vuestro amor, hais impreso en el cuerpo del bienaventurado padre San  Francisco las Sagradas llagas de tu Pasión, dígnate, en vista de sus méritos y de su intercesión, concedernos la gracia de llevar constantemente la cruz y hacer dignos frutos de penitencia. Tú que vives y reinas en los siglos de los siglos. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)