Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 25 de octubre de 2018

LOS CINCO PRIMEROS SÁBADOS DE MES

Aparición de Nuestra Señora y el Niño Jesús a Sor Lucía de Fátima (Capilla de las apariciones. Tuy-Pontevedra)
  
Lucía de Fátima entra en religión muy joven. El 25 de Octubre de 1925 llega al convento de las hermanas Doroteas en Pontevedra, donde nuevamente será testigo de las apariciones de la Santísima Virgen.
 
En la tarde del 10 de Diciembre de 1925, la joven postulante está retirada en su celda, y recibe la visita de la Virgen y a su lado, rodeado por una nube luminosa, el Niño Jesús. La Santísima Virgen le muestra un Corazón rodeado de espinas que Ella tiene en su mano. El Niño Jesús dice:
«Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie que haga un acto de reparación para sacárselas».
Luego, nuestra Madre del Cielo le dice:
«Mira, hija Mía, Mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer Sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante quince minutos, meditando en los Misterios del Rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación».
Lucía consultó a Nuestro Señor acerca de la confesión para los Primeros Sábados y preguntó si valía hacerla en los ocho días. Jesús contestó: «Sí; todavía con más tiempo, con tal que Me reciban en estado de gracia y tengan intención de desagraviar al Inmaculado Corazón de María».
 
Resaltemos aquí que esta demanda de la Comunión en los primeros sábados es paralela a la del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María para los primeros viernes. También, es conveniente comprender que la intención primera de la devoción reparadora de los cinco primeros sábados no es la de obtener la gracia de la perseverancia final, esto es, ser asistido en la hora de la muerte para llegar al Cielo (como es la de los nueve primeros viernes); sino la de consolar el Corazón de Nuestra Madre del Cielo retirándole las espinas que nosotros mismos le hemos puesto por nuestra tibieza, como también las que los herejes, impíos y apóstatas traspasan en Su Corazón; mediano que, la Santísima Virgen promete asistencia en el momento donde nuestra alma comparecerá ante Dios.
  
Una carta del padre José Aparício da Silva SJ, fechada a 10 de Enero de 1938 y dirigida a Mons. José Alves Correia da Silva, nos muestra que la joven religiosa le participó en 1927 de la devoción de los cinco primeros sábados. El sacerdote le preguntó si ella le había comentado a otro sobre la revelación. Ella le respondió que sí, que lo puso todo por escrito por órdenes de su confesor de entonces, el padre Lino García; pero también le había hablado a la Madre María de los Dolores Magalhães, Superiora del convento de Nuestra Señora de los Dolores, y, sin precisar qué contenía el escrito, le pidió el permiso de quemarlo, permiso que le fue concedido y que ella ejecutó inmediatamente (en 1927).
 
Entonces el padre Aparício le ordena escribirlo nuevamente y entregárselo. Por humildad, ella le manifiesta su repugnancia a rescribirlo en primera persona, porque entonces no había sido liberada todavía del voto de silencio sobre su identidad, que le había impuesto Mons. da Silva, hacía 14 años, antes de abandonar su país natal. El padre Aparício le dice que puede redactarlo en tercera persona, y así lo hizo. Por esta razón, el documento está escrito en tercera persona.
  
LA DEVOCIÓN DE LOS CINCO PRIMEROS SÁBADOS
En el curso de la aparición del 13 de Julio de 1917, la Santísima Virgen dijo:
«Para impedir la guerra vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los Primeros Sábados».
Esta última devoción vino a pedirla, apareciéndose a la Hermana Lucía el 10 de Diciembre de 1925, en Pontevedra, España. Dijo entonces:
«Mira, hija Mía, Mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer Sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante quince minutos, meditando en los Misterios del Rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación».
 
La presencia de Nuestro Señor al lado de su santísima Madre significa que Jacinta tenía razón en lo que dijo, siete años antes, a Lucía: «Tú dirás que Jesús quiere que el Corazon de su Madre sea honrado al mismo tiempo que el Suyo» y nos recuerda, por otra parte, la enseñanza del Ángel de la Paz, que nos dice que el Corazón de María conduce infaliblemente al Corazón de Jesús.
 
15 misterios = 15 minutos; son 1 minuto solamente para cada misterio.
  
Nuestra Señora mostró su Corazón rodeado de espinas, que signifi can nuestros pecados. Para sacar estas espinas, Ella pidió que hiciésemos actos de desagravio, con la devoción reparadora de los cinco Primeros Sábados. Como recompensa Ella nos promete «todas las gracias necesarias para nuestra salvación».
  
Jesús, en los dos años siguientes (15 de Febrero de 1926 y 17 de Diciembre de 1927) insiste para que se propague esta devoción. Lucía escribió el 19 de Marzo de 1939:
«De la práctica de la devoción de los Primeros Sábados, unida a la consagración al Inmaculado Corazón de María, depende la guerra o la paz del mundo. Es por eso que deseo tanto su difusión, y sobre todo porque es la voluntad del Buen Dios y de nuestra Madre del Cielo».
  
CINCO: ¿POR QUÉ?
Esto se realiza en Cinco Sábados porque, según le revelara Jesús el 29 de Mayo de 1930 en Tuy, hay cinco especies de ofensas y blasfemias contra ei Inmaculado Corazón de María:
  1. las blasfemias contra la Inmaculada Concepción;
  2. las blasfemias contra la Virginidad de María;
  3. las blasfemias contra su Maternidad divina, y el rechazo de reconocerla igualmente como Madre de los hombres;
  4. los que procuran meter en el corazón de los niños la indiferencia, el desprecio, e incluso el odio, contra esta Madre inmaculada;
  5. los que la ultrajan directamente en sus santas imágenes.
 
CONDICIONES
Hay cuatro condiciones para ganar el privilegio de los Cinco Primeros Sábados de mes.
  1. La Confesión:
    • Para cada Primer Sábado es necesaria una confesión con intención reparadora. Se puede hacer cualquier día, antes o después del Primer Sábado, siempre y cuando se reciba la Comunión en estado de gracia.
    • La vidente le preguntó a Nuestro Señor: «Mi Jesús, ¿y las (personas) que se olviden de formular esta intención (reparadora)», a lo que Jesús respondió: «Pueden formularla en la confesión siguiente, aprovechando la primera ocasión que tengan para confesarse».
    Las otras tres condiciones deben cumplirse en el propio Primer Sábado, a no ser que algún sacerdote, por motivos justos, conceda que se pueda hacer en el domingo siguiente.
  2. La Comunión Reparadora.
  3. El Rosario.
    Este fue el mensaje frecuentemente reiterado de la Madre de Dios a los pastorcitos. Además del rezo del Rosario los cinco primeros sábados, rezadlo cada día de vuestra vida. Ítem, imitad el ejemplo de la pequeña Jacinta Marto y esforzaros en hacerlo rezar cada tarde en familia. Nuestra Señora tenía siempre un rosario en sus manos durante las apariciones.
    Ella pidió también a los tres niños rezar una oración especial luego de cada decena: «Después de cada Gloria Patri de cada decena, diréis la oración siguiente:
    Oh mi Jesús perdónanos, líbranos del fuego del Infierno, alivia a las almas del Purgatorio, principalmente a las mas abandonadas» (1).
    Después de cada decena de nuestro rosario, recitemos esta bella oración, la cual está en perfecta armonía con el espíritu de las apariciones de Fátima. Es de la mayor importancia que la meditación sobre los Misterios al recitar las oraciones del rosario es una condición esencial para rezarlo bien; de otra manera, se convertirá fácilmente en una simple repetición mecánica de palabras.
  4. La meditación, durante 15 minutos, de un solo misterio, de varios o de todos. También vale una meditación o explicación de tres minutos antes de cada uno de los 5 misterios del Rosario que se está rezando.
En todas estas cuatro prácticas se debe tener la intención de desagraviar al Inmaculado Corazón de María.
  
ESTA DEVOCIÓN FUE APROBADA POR EL OBISPO DE LEIRÍA-FÁTIMA EL 13 DE SEPTIEMBRE DE 1939.
  
He aquí las condiciones de la devoción de los primeros Sábados, como lo explica la Gran Promesa. Esto es lo que se puede llamar la mínima exigencia. Por tanto, el espíritu de la devoción al Inmaculado Corazón de María implica otra cosa. Sus exigencias van más allá. Encontrarás reiteradas veces la expresión en el curso de las conversaciones entre la Santísima Virgen y los niños de Fátima.
  
Para las almas generosas (y sabemos que existen muchas) que deseen llegar “hasta el fondo” de esta sublime devoción, creemos útil agregar estas:
  1. La Consagración al Inmaculado Corazón de María: Cualquier fórmula conocida de consagración es suficiente. Debes, por tanto, confiar sin reservas en Santa María. Si deseas una fórmula más solemne, puedes emplear esta:
    «Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, yo me consagro a vuestro Inmaculado Corazón para ser plenamente ofrecido y consagrado al Señor.
    Dignaos tomarme bajo vuestra protección maternal; defendedme contra los peligros, ayudadme a vencer las tentaciones, a huir del pecados, y quisiera pediros sobre la pureza de mi cuerpo y de mi alma. Que vuestro Corazón Inmaculado sea mi refugio y el camino que me conduzca hacia Dios.
    Dadme la gracia de orar y sacrificarme por amor a Jesús, por la conversión de los pecadores y en reparación de los pecados cometidos contra vuestro Inmaculado Corazón.
    Confiándome a Vos y en unión con el Corazón de vuestro divino Hijo, yo quiero vivir para la Santísima Trinidad en la cual creo, adoro, espero y amo. Amén».
     
  2. Sacrificaros por los pecadores: El sacrificio y la reparación requeridos por la Santísima Virgen fue definido muy especialmente por la misma Lucía. Nuestra Santísima Madre demanda que sus hijos estén dispuestos a hacer el sacrificio requerido por la práctica de sus devociones cristianas. La Santísima Virgen le dijo en una revelación privada que «El buen Señor permitirá ser aplacado, pero Él se queja amarga y tristemente por el muy limitado número de almas en estado de gracia, dispuestas a negarse a sí mismas, de acuerdo a lo que la observancia de Su Ley requiere de ellas» Mucha gente, explica Lucía, piensa que la palabra ‘penitencia’ se refiere a grandes austeridades, y como no sienten ni la fortaleza ni la generosidad para aquella, se desalientan y se dejan caer en una vida de tibieza y pecado. Ella informa que Nuestro Señor le dijo: «La penitencia que Yo quiero y exijo ahora es el sacrificio reclamado a todos para el cumplimiento de su propio deber y la observancia de Mi Ley» (Carta de Sor Lucía a los obispos de España y Portugal, 28 de Febrero de 1943).
    La penitencia es, en efecto, el retorno del alma a Dios, una suerte de marcha atrás para recuperar la inocencia bautismal. Se vincula a la virtud y al deber de la penitencia todo lo que contribuya a purificarnos del pecado, a liberarnos de los obstáculos que retarden nuestro ascenso hacia Dios. Ella pertenece pues, a la vía purgativa, y pasa lógicamente antes de la oración, que es el acto principal de la vía unitiva. ¿Cómo podría ser aceptada por Dios nuestra oración si vivimos en el pecado que Le ofende? ¿Cómo osar dirigirse a Él si uno no está en amistad con Él, a menos que sea para implorar su perdón? Dios nos demanda igualmente de nosotros satisfacer nuestros deberes de estado, es decir, cumplir los deberes generales que incumben al hombre y al cristiano en cuanto tales, y los deberes particulares que son propios a ciertas categorías.
    El sacrificio que Dios demanda no se opone en manera alguna a la práctica loable y piadosa de la mortificación voluntaria para los que quieran hacer más que el mínimo requerido. Pero, de nuestros días, Dios demanda al menos este mínimo de cada persona y, en este siglo paganizado, el hacer una virtud prácticamente heroica para ser fiel a los deberes de cristiano (por ejemplo, los deberes de esposo).
  
Finalmente, señalemos una coincidencia curiosa y afortunada: Ya desde antes, la Santa Sede había llamado la atención de las almas piadosas sobre este día al conceder una Indulgencia plenaria con las condiciones de rigor a los fieles que hayan cumplido, el primer sábado de mes, los ejercicios espirituales de devoción en honor a la Inmaculada Virgen Santa María (Raccolta de Oraciones y Prácticas pías, edición de 1957, nros. 365 y 367 A y B respectivamente):
  • «Se concede Indulgencia Plenaria a todos los que pasen algún tiempo en devotas oraciones o meditaciones en honor de la Inmaculada Virgen Santa María, el primer Sábado de cada mes con la intención de perseverar en la misma práctica por el espacio de doce meses, con la condición de Confesión, Santa Comunión y oraciones por el Papado». (San Pío X, Decreto del Santo Oficio, 1 de Julio de 1905. Indulgencia confirmada por el Papa Pío XI mediante Decreto de la Sagrada Penitenciaría Apostólica fechado a 15 de Noviembre de 1927).
  • «Los fieles que el primer Sábado de cada mes realicen algún ejercicio de devoción en honor a la Inmaculada Virgen Santa María, a fin de hacer reparación por las blasfemias con las que su Nombre y sus prerrogativas son envilecidas, pueden ganar Indulgencia Plenaria, con la condición de Confesión, Santa Comunión y oraciones por el Papado» (San Pío X, Decreto del Santo Oficio, 13 de Junio de 1912)
  • «Sin perjuicio de la Indulgencia anterior, aquellos que hayan realizado una vez en su vida este ejercicio devoto en los primeros Sábados durante ocho meses sucesivos, pueden ganar Indulgencia plenaria in artículo mortis, si después de la Confiesión y Comunión, o al menos estando debidamente contritos, invocan con sus labios si es posible, o en sus corazones, el Santísimo Nombre de Jesús, y aceptan de la mano de Dios la muerte con resignación como debido castigo por sus pecados» (Papa Benedicto XV, Rescripto del 9 de Noviembre de 1920).
La demanda de la Santísima Virgen María a Sor Lucía no hace sino aprobar y sancionar una devoción ya existente y alentada por la Iglesia (de hecho, la práctica de consagrar el Sábado a la Santísima Virgen, con formularios de misa específicos, se remonta al menos al Misal Leofric de la Inglaterra anglosajona). También los que observen las prácticas de los Primeros Sábados propuestos por Nuestra Señora de Fátima cumplen por el mismo hecho las condiciones requeidas para ganar la indulgencia plenaria promulgada en 1912.
  
Para merecer la gran promesa de las gracias necesarias para la salvación, la Virgen demanda incluso rezar al menos un tercio este día del Primer Sábado. A los fieles y religiosos que tienen la piadosa costumbre del Rosario cotidiano, tan recomendado por Nuestra Señora de Fátima, bastará con ofrecerlo ese día a las intenciones del Inmaculado Corazón de María.
 
NOTA
[1] Ha habido mucha confusión sobre la oración que se dice luego de las decenas del tercio, ya que en los medios conciliares han hecho circular una versión que dice: “¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del Infierno, lleva al Cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia”, basándose en la afirmación “muchas almas se van al Infierno porque no hay quien ore ni se sacrifique por ellas”, y valiéndose de las Memorias de la Hermana Lucía editadas por el conciliar Centro de Estudios del Santuario de Fátima. No quiere decir esto que no se ore por la conversión de los pecadores, pero lo que se ha de recordar es que la versión original, la que escucharon los pastorcitos y rezaban en Portugal es: “Oh mi Jesús, perdónanos, líbranos del fuego del Infierno y alivia a las almas del Purgatorio, especialmente a las mas abandonadas”, ya que las Benditas Ánimas del Purgatorio necesitan nuestras oraciones y sufragios para que puedan salir de allí y llegar a la Gloria celestial.

1 comentario:

  1. https://web.archive.org/web/20090311060342/http://iteadjmj.com/

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)