Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 9 de octubre de 2018

EL HIMNO QUERÚBICO

  
Uno de los himnos más sublimes de la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo es el Himno de los Querubines (en griego Χερουβικόν).
  
Este himno, análogo a la antífona del Ofertorio en los Ritos Latinos, se suele cantar al comienzo de la Misa de los fieles, durante la Gran Entrada, momento en el cual se llevan el pan y el vino, desde el llamado “altar de Prótesis” (una especie de credencia ubicada en el lado norte del ábside central en las iglesias de rito oriental), a través de la nave principal del templo, hasta el altar mayor, separado de ésta por el iconostasio.
  
El himno canta la unión de la asamblea reunida en el templo con la Iglesia triunfante y los coros angélicos en el cielo, en preparación del misterio y milagro de la Transubstanciación de las especies consagradas.
  
Este himno, si bien se añadió a la liturgia durante el mandato del emperador Justino II a finales del siglo VI tras una reforma litúrgica en Constantinopla, es quizá de los más antiguos himnos litúrgicos de la tradición cristiana.
   
GRIEGO
Οἱ τὰ Χερουβεὶμ μυστικῶς εἰκονίζοντες,
καὶ τῇ ζωοποιῷ Τριάδι τὸν Τρισάγιον ὕμνον προσάδοντες,
πᾶσαν τὴν βιοτικὴν ἀποθώμεθα μέριμναν.
Ὡς τὸν Βασιλέα τῶν ὅλων ὑποδεξόμενοι,
ταῖς ἀγγελικαῖς ἀοράτως δορυφορούμενον τάξεσιν.
Ἀλληλούϊα, Ἀλληλούϊα, Ἀλληλούϊα.
 
LATÍN (tomado del Manuscrito Reginense 334 fol. 78v, Biblioteca Apostólica Vaticana)
Qui Chérubim mýsticæ imitámur,
et vivíficæ Trinitátis tersánctum hymnum decantámus,
omnes nunc sæculáre deponámus sollicitúdine.
Sicúti Regem ómnium suscipiéntes
cum invisibíliter Angelórum offício ministrátur.
Allelúja, allelúja, allelúja.
  
ESPAÑOL
Nosotros, que imitamos místicamente a los Querubines
y cantamos el himno Trisagio a la Trinidad vivificante,
despojámonos ahora de toda preocupación seglar,
para recibir al Rey de todo,
escoltado invisiblemente por miles de Ángeles.
Aleluya, aleluya, aleluya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)