Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 7 de noviembre de 2017

LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN DE EISENHOWER

Traducción del artículo publicado en SCRAPBOOKSPAGES BLOG
  
El 10 de Marzo de 1945, cuando la II Guerra Mundial estaba comenzando a terminar, el general Dwight D. Eisenhower firmó una orden creando el estatus de “Fuerzas Enemigas Desarmadas” para los prisioneros de guerra alemanes que estarían rindiéndose a los estadounidenses. Esta orden era una violación de la Convención de Ginebra porque le permitía a Eisenhower ignorar las normas para el tratamiento de los prisioneros de guerra. Esta orden le permitía dejar al hambre a los prisioneros de guerra alemanes, negarles el derecho a enviar y recibir cartas, y de recibir paquetes de la Cruz Roja y de los civiles alemanes. Todos esos derechos los disfrutaron los prisioneros en los campos para pricsioneros de guerra nazis e incluso en los famosos campos de concentración. Eisenhower firmó esta orden antes de haber visto siquiera los horrores de los campos de concentración que tanto le afectaron.
 
En su libro titulado “Other Losses” (Otras pérdidas), James Bacque escribe lo siguiente:
No había tiendas en el campo de FED de Gotha, sólo las usuales cercas con alambre de púas rodeaban un campo pronto convertido en barro. En el primer día, ellos recibieron una pequeña ración de comida, que entonces fue reducida a la mitad. Con el fin de conseguirlas, sufrian la pena de baquetas. Agachados, corrían entre líneas de guardias que los golpeaban mientras corrían hacia su comida. El 27 de Abril, fueron transferidos al campo estadounidense en Heidesheim, más al oeste, donde no había comida durante días, y cuando la había, era muy poca.
 
La ciudad alemana de Gotha es conocida por la mayoría, si no todos los estadounidenses, como el primer cuartel general del ejército estadounidense en Alemania, instalado por el general Dwight D. Eisenhower en Abril de 1945, y como el sitio de uno de los campos de prisioneros de guerra donde los soldados alemanes capturados fueron tratados en una forma barbárica, con total desprecio de las reglas de la guerra civilizada, según un guarda estadounidense en el campo.
 
El general Eisenhower mencionó a Gotha en su libro “Crusade in Europe” (Cruzada en Europa) como la ciudad más cercana al “campo de horror” en Ohrdruf-Nord, el primer campo de concentración descubierto en Alemania por los soldados estadounidenses el 4 de Abril de 1945, pero no hizo mención de SU propio campo de prisioneros de guerra localizado cerca de Gotha.
  
Hacía pocos años, me encontré con un ex-soldado alemán que había sido prisionero en el campo de prisioneros de guerra estadounidense cerca de Gotha en Alemania. Algunos de los soldados estadounidenses, que custodiaban el campo, le ayudaron a escapar. Él me contó los horribles detalles sobre el trato de los estadounidenses a los prisioneros de guerra alemanes.
  
El 7 de Mayo de 1945, el ejército alemán se rindió al general Eisenhower, quien se negó a estrechar su mano con el general alemán, como era la costumbre. El país neutral de Suiza fue eliminado como Potencia protectora para los prisioneros alemanes, lo que constituía otra violación de la Convención de Ginebra. El general George S. Patton rápidamente liberó los prisioneros que se rindieron a su III Ejército, pero el general Eisenhower mantuvo sus prisioneros de guerra hasta finales de 1946, forzándolos a vivir con raciones de hambre. Los paquetes de la Cruz Roja enviados a los campos de prisioneros de guerra alemanes eran devueltos. Los campos de prisioneros de guerra no tenían barracas o tiendas.
  
Los prisioneros alemanes fueron forzados a cavar agujeros en el suelo para refugio, como lo muestra la imagen siguiente. Incluso, aunque el ejército estadounidense tenía muchas tiendas, los prisioneros vivieron durante meses en sus agujeros. Cuando llovía, los agujeros colapsaban y los prisioneros morían.
 
Soldados alemanes cavando trincheras como refugio en un campo de exterminio aliado
  
Después de 1947, la mayoría de archivos sobre los campos de prisioneros fueron destruidos por el gobierno estadounidense, según James Bacque. Bacque escribió que los alemanes afirmaron que 1’700.000 soldados, que estaban vivos al finalizar la guerra y se rindieron a los aliados, nunca regresaron a casa. Todos los países aliados negaron cualquier responsabilidad, y las familias nunca supieron qué sucedió con sus seres queridos.
 
La siguiente cita del teniente Ernest Fisher, de la 101ª División Aerotransportada y ex historiador del ejército estadounidense, es tomada del libro “Other Losses”:
A comienzos de Abril de 1945, el ejército de Estados Unidos y el ejército francés aniquilaron sin más a casi un millón de hombres, la mayoría en campos estadounidenses.
 
El odio de Eisenhower, proyectado a través de los lentes de una burocracia militar complaciente, produjo el horror de los campos de la muerte imparangonables en la historia militar estadounidense…
  
Stephen Ambrose, un conocido historiador de la IIGM, rechaza las afirmaciones hechas por James Bacque. Su reseña sobre el libro de Bacque puede leerse en este sitio web: http://www.nizkor.org/hweb/people/b/bacque-james/ambrose-001.html
 
Para otra opinión, id a este sitio web: http://www.rense.com/general46/germ.htm
 
Irónicamente, Gotha también tiene un lugar en la historia como la cuna del Partido Socialista Obrero de Alemania (Sozialistische Arbeiterpartei Deutschlands) en 1875. La misma casa, llamada Haus am Tivoli, donde August Bebel y otros formaron este nuevo partido político de izquierda, está en la intersección de Cosmartstrasse, pero está cerrada a los turistas. Una placa fue ubicada fuera de la casa por el gobierno comunista de Alemania Oriental, conmemorándola como el lugar donde “un momento glorioso en la historia de la clase obrera alemán” tuvo lugar.
  
Karl Marx escribió un libro mordaz llamado “Crítica del Programa de Gotha”, en el cual criticó al nuevo partido como una traición al proletariado y al Partido Comunista, que él había popularizado en 1848 con su “Manifiesto Comunista”. En 1890, el partido cambió su nombre a Partido Socialdemócrata (Sozialdemokratische Partei Deutschlands); que es aún uno de los partidos políticos más grandes en la Alemania de hoy.
  
Fue el SPD quien declaró la República en Alemania el 9 de Noviembre de 1918, forzando la abdicación del Káiser, y entonces firmó el armisticio que acabó la I Guerra Mundial dos días después. Los nazis se referían a los socialdemócratas como los “Criminales de Noviembre” (Novemberverbrecher) y calificaron sus acciones como “der Dolchstoß” (la puñalada por la espalda). La afirmación de que Alemania había perdido la IGM en el campo de batalla fue llamada “la Gran Mentira” (der Großen Lüge) por Hitler en su libro “Mein Kampf”. El duro Tratado de Versalles, firmado por los socialdemócratas en Junio de 1919, aseguró que otra guerra comenzaría pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)