Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 18 de diciembre de 2021

MEDITACIONES PARA EL ADVIENTO, NAVIDAD Y EPIFANÍA (DÍA VIGESIMOPRIMERO)

Meditaciones dispuestas por San Alfonso María de Ligorio, y traducidas al Español, publicadas en Barcelona por la imprenta de Pablo Riera en 1859. Imprimátur por D. Juan de Palau y Soler, Vicario General y Gobernador del Obispado de Barcelona, el 30 de Octubre de 1858.
     
MEDITACIÓN 21.ª (DÍA TERCERO DE LA NOVENA DE NAVIDAD): Párvulus natus est nobis, et Fílius datus est nobis. (Ha nacido un chiquito para nosotros, y un hijo se ha dado a nosotros. Isaías IX, 6).
Considera cómo después de tantos siglos, después de tantos ruegos y suspiros, aquel Mesías, que no fueron dignos de ver los santos Patriarcas y Profetas, el suspirado de las gentes, nuestro Salvador vino por fin, ha nacido ya y se ha dado todo a nosotros. El Hijo de Dios se ha hecho pequeñito, para hacernos grandes: se ha dado todo a nosotros, para que nosotros nos demos todos a Él; y ha venido a manifestarnos su amor, para que nosotros le correspondamos con el nuestro. Recibámoslo, pues, con afecto, amémosle, y recurramos al mismo en todas nuestras necesidades. Los niños, dice San Bernardo, son fáciles en dar aquello que se les pide. Jesús ha querido venir tal, por manifestarse propenso y fácil a darnos sus bienes, ya que todos los tesoros están en sus manos, y en ellas puso el Padre todas las cosas, nos dice San Juan (San Juan III, 35). Si queremos luz, Él por esto ha venido para iluminarnos. Si queremos fuerza para resistir a los enemigos, Jesús ha venido para confortarnos. Si queremos el perdón y la salvación, Él ha venido para perdonarnos y salvarnos. Si, finalmente, queremos el sumo don del amor divino, Él ha venido para inflamarnos; y por esto, sobre todo, se ha hecho niño, y ha querido presentarse a nosotros pobre y humilde, para apartar de nosotros todo temor y conquistarse nuestro amor, dice San Pedro Crisólogo: Táliter veníre débuit, qui vóluit timórem pellére, quærére charitátem. Por otra parte, Jesús ha querido venir de chiquito, para hacerse amar de nosotros, con amor no solo apreciativo, sí también tierno. Todos los niños saben ganarse un especial cariño de quien los guarda. ¿Quién, pues, no amará con toda la ternura a un Dios viéndole hecho niñito, menesteroso de leche, temblando de frío, pobre, envilecido y abandonado, que llora, que da vagidos en un pesebre sobre la paja? Esto hacía exclamar al enamorado San Francisco: Amemos al Niño de Belén, amemos al Niño de Belén. Almas, venid a amar a un Dios hecho pobre, pequeñito, que es tan amable, y que ha bajado del Cielo para darse todo a nosotros.
    
AFECTOS Y SÚPLICAS 
¡Oh amable Jesús, de mí tan despreciado! Vos habeis bajado del Cielo a rescatarnos del Infierno y daros todo a nosotros; ¿cómo, pues, hemos podido volveros tantas veces las espaldas, sin hacer caso de vuestros favores? ¡Oh Dios!, los hombres son tan agradecidos con las criaturas, que si cualquiera les hace un regalo, si les envía una visita de lejos, si les muestra una señal de afecto, no se olvidan de ella y se sienten obligados a corresponderles, ¡y al mismo tiempo son tan ingratos con Vos, que sois su Dios tan amable, y que por su amor no habeis rehusado dar la Sangre y la vida! Mas, ¡ay de mí!, que he sido para con Vos peor que los demás, porque he sido más amado y más ingrato que los otros. ¡Ah! Si las gracias que me habeis dispensado las hubiéseis hecho a un hereje o a un idólatra, aquellos se habrían vuelto santos, y yo os he ofendido. ¡Ah! No os acordeis, Señor, de las injurias que os he hecho. Vos, ya lo habeis dicho, que cuando el pecador se arrepiente os olvidais de todos los ultrajes recibidos: Ómnium iniquitátum ejus non recordábor. Si por lo pasado no os he amado, para lo sucesivo no quiero hacer otra cosa que amaros. Vos os habeis dado todo a mí, y yo os doy toda mi voluntad. Con esta yo os amo, yo os amo, yo os amo, y quiero repetirlo siempre. Así diciendo, quiero vivir y morir, expirando el último aliento con estas dulces palabras en mi boca: mi Dios, os amo, para comenzar desde el momento que entrare en la eternidad un amor continuo hacia Vos, que durará eternamente, sin cesar jamás de amaros. Entre tanto, Señor mío, mi único bien y amor, propongo anteponer vuestra voluntad a todo placer mío. Venga todo el mundo, yo lo rechazo, que no quiero, no, dejar más de amar quien tanto me ha amado; no quiero disgustar más a quien merece de mí un amor infinito. Ayudad Vos, Jesús mío, con vuestra gracia este mi deseo. Reina mía, María, reconozco deber a vuestra intercesión todas las gracias que he recibido de Dios; no dejeis de interceder por mí. Alcanzadme la perseverancia, Vos que sois la madre de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)