Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 1 de enero de 2022

DE LAS DIFERENCIAS ENTRE LOS CREDOS

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
   

«Queridos Padres de TRADITIO: He notado que en el comienzo del Credo de los Apóstolea (Sýmbolum Apostolórum) en vuestro archivo de LATPRAY: Oraciones Latinas Útiles (Oratiónes Latínæ Útiles) en el departamento de Biblioteca de Archivos de TRADITIO Network (Preguntas Frecuentes y Apologética Tradicional), este Credo omite la palabra “unum” (Creo en “un” Dios). En la Santa Misa acostumbramos oír “Credo in unum Deum”. ¿Es un error, o existe esta diferencia entre los dos Credos?» (María).
   
RESPUESTA DE LOS PADRES DE TRADITIO.
No, no es un error. El Credo de los Apóstoles, el primer Credo de la Iglesia, que se remonta al tiempo de los Apóstoles, no incluye la palabra “unum”. Es el Credo más sencillo, más directo, y más corto de la Iglesia. Se recita junto con el Pater Noster y el Ave María antes de la hora de las Maitines. Tal vez lo hayas oído recitar cuando asististe a las Maitines de la Natividad antes de rezar o cantar la Misa de Medianoche.
    
El Credo usado en la Santa Misa los domingos y algunos otros días es diferente, el Credo Niceno-Constantinopolitano, el cual es más complejo, más teológico y más extenso. Fue compuesto muy particularmente contra la herejía arriana, que negaba la divinidad de Cristo, una herejía aún viva hoy en la Iglesia Conciliar, la cual, por implicación, rechaza la divinidad de Cristo, considerándolo nuestro “hermano”.
   
Hay también un tercer Credo mayor de la Iglesia, el Credo Atanasiano, de la época del gran Defensor de la Fe, San Atanasio, el cual se recita en la mayoría de los domingos a la hora de Prima. Porque el Credo Atanasiano enfatiza la necesidad de la membresía en la Iglesia Católica para la salvación, el herético Anticoncilio Vaticano II (1962-1965) lo suprimió con la hora de Prima. Sí, hubo mucha más herejía y corrupción introducida en 1962 que lo que los conciliares neoconservadores saben o admiten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)