Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 27 de marzo de 2019

BERGOGLIO RECHAZA EL BESAMANOS DE SUS SÚBDITOS

El pasado 25 de Marzo, en la visita de Francisco Bergoglio a la Basílica de la Santa Casa de Nuestra Señora en Loreto, sucedió un hecho que se hizo viral en redes sociales: Cuando sus feligreses querían besarle la mano, “hacía la cobra” y cambiaba la mano.
 
 
En el vídeo (tomado de CATÓLICOS ALERTA) se puede observar cómo Bergoglio retira violentamente su mano derecha para evitar que le besen el anillo. Recordemos que Bergoglio no tiene el anillo del Pescador, que sigue teniendo Ratzinger. Bergoglio decidió seguir utilizando el anillo que usaba en la Argentina. También le fabricaron una imitación en plata del anillo de Montini, que Bergoglio tampoco utiliza. Vemos entonces claramente que Bergoglio actúa como una concubina que aparenta estar casada con un hombre casado cuando en realidad vive en adulterio.
      
   
A continuación, una explicación del besamano y su significado (fuente: COSTUMBRARIO CATÓLICO TRADICIONAL):
 
  
«Al tratar sobre el saludo cristiano, nos referimos a la laudable costumbre –desgraciadamente en vías de caer en desuso– de besar las manos consagradas de los sacerdotes. Hoy queremos abundar en este tema y referirnos a los ósculos como signos de reverencia y respeto.
  
El beso u ósculo es el acto de rozar algo con los labios. La palabra latina “osculum” significa “boquita” (de “os”: “boca” y “culum”: sufijo diminutivo) y alude a que para besar se hace la boca pequeña contrayendo los labios. De la misma raíz proviene la palabra “adorar”, es decir llevar “ad os”, a la boca algo para besar. Éste es el sentido de la “adoración” del Papa que hacían los cardenales después de su elección. Cada purpurado se acercaba al nuevo pontífice sentado sobre su trono en la Capilla Sixtina y “lo adoraba”, es decir le besaba sucesivamente la mula, la rodilla y el anillo, lo que no significaba en modo alguno un acto de culto de latría.
  
El beso ha sido siempre y en todas partes un signo de afecto y respeto. Por afecto, se besa filialmente a los padres, paternalmente a los hijos, cariñosamente a familiares y amigos, tierna o pasionalmente a la persona amada, benévolamente a los animales domésticos… También se besa sus retratos u objetos que los representan o les pertenecen. Por respeto, se besa la mano de las señoras (antiguamente también la orla de sus vestidos) y, en los pueblos de cultura patriarcal, la mano del paterfamilias.
   
Una hermosa costumbre se refería al pan que se desechaba por haber caído en lugar sucio o por haberse endurecido. Antes de arrojarlo a la basura se lo besaba y la persona se persignaba como pidiendo perdón por tirar “el pan de Dios”, el que Él nos da respondiendo a nuestra petición del Padrenuestro. En tiempos hodiernos las madres ya no enseñan a sus hijos esta señal de delicadeza, que encerraba un hondo significado de solidaridad para con los hambrientos.
  
En la Iglesia Católica existen dos clases de besos u ósculos: los litúrgicos y los reverenciales. Los besos litúrgicos se dan a las personas y objetos sagrados durante los actos del culto: la Santa Misa, la celebración de los sacramentos, bendiciones, procesiones, etc. Normalmente, se besa la mano del celebrante cuando se le entrega o se recibe algo de él y el objeto entregado y recibido. También se besan las cosas bendecidas (palmas, candelas, pan bendito, etc.).
  
Los ósculos reverenciales se dan a las sagradas imágenes y a las estampas de Dios, la Virgen, los ángeles y los bienaventurados y a las reliquias de estos últimos; a los objetos piadosos y de devoción (cruces, rosarios, escapularios, agnusdei, etc.). También a las personas sagradas, empezando por el Papa, objeto de la adoratio (según se ha explicado antes) y cuyo annulum piscatoris (el anillo del Pescador) se ha de besar en audiencia. Los prelados consagrados con el orden episcopal –ya sean cardenales, patriarcas, arzobispos y obispos– son acreedores del ósculo a su anillo pastoral, acto que en el pasado se hallaba indulgenciado [Antes del Enchiridion Indulgentiarum de Montini, por besar el anillo pastoral se ganaban 50 días de Indulgencia, N. del E.]. El beso tanto al anillo papal como al episcopal debe hacerse haciendo genuflexión.
  
A los prelados no constituidos en el orden episcopal y los sacerdotes, tanto seculares como regulares, se les besa la mano por razón de las unciones con que ésta ha sido consagrada para tocar el Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo. Y se hace en la mano derecha porque ella es el vehículo de las bendiciones del buen Dios. El gesto se ha de acompañar con una inclinación. ¿Por qué al Papa y a los obispos se les besa el anillo y no la mano como a los demás sacerdotes? Porque el anillo es el signo externo de su autoridad apostólica y de su unión con la iglesia que presiden.
   
En el protocolo epistolar eran sólitas las siguientes fórmula de despedida del remitente de la carta: “que besa la sagrada púrpura de Vuestra Eminencia” (en el caso de dirigirse a un cardenal) y “que besa el pastoral anillo de Vuestra Excelencia” (tratándose de un arzobispo u obispo). El ósculo a la púrpura de un Príncipe de la Iglesia es hoy meramente retórico, pero debió practicarse en el pasado besando la orla de la cauda cardenalicia, como se besaban las de las vestiduras de ciertos potentados y dignatarios civiles y religiosos y de las señoras.
   
El ósculo depositado en una mano consagrada es un acto a la vez de humildad, de piedad y de religión. Es un acto de humildad porque indica el reconocimiento de una subordinación, aunque no a la persona sino a la dignidad (de ahí que nunca hay que substraerse a besar la mano de algún sacerdote aunque se lo considere indigno); es la subordinación del laico al clérigo, que está constituido en un orden superior. Es un acto de piedad porque el hijo rinde homenaje a su padre espiritual y también porque se reconoce y se muestra visiblemente respeto a lo sagrado. Es, en fin, un acto de religión, porque se honra a Dios honrando a sus ministros. En estos tiempos de descreimiento y de galopante apostasía también es de modo especial un elocuente acto de fe, por el cual se reverencia la mano que ha sido consagrada para ofrecer el santo sacrificio de la Misa.
  
Es una pena que se vaya perdiendo la costumbre del besamano a los sacerdotes, pero da aún más pena el que ellos mismos en muchos casos la retiren, rehusando esta muestra de respeto de parte de los fieles. A veces se debe a una actitud de humildad mal entendida porque no se comprende lo que se ha dicho antes: que el homenaje no es a la persona sino a la dignidad que ésta ostenta y representa. Escamotear el honor debido a su dignidad no hace más humilde a la persona del sacerdote ciertamente, pero sí puede llegar a humillar al fiel que se ve retirar la mano que quiere besar, lo cual puede ser tomado como un rechazo. Otras veces esta actitud puede deberse –y esto sí es grave– a una concepción errónea sobre la identidad sacerdotal y sobre la naturaleza de lo sagrado.
  
Pensemos en un san Pío X o en un beato Juan XXIII: han sido reconocidos como modelos de modestia y humildad y, sin embargo, mantuvieron íntegra la etiqueta de la antigua corte pontificia, que hacía de la persona del Papa un objeto de constante pleitesía. ¿Puede dudarse de la sinceridad o la virtud de estos papas? Lo que pasa es que eran perfectamente conscientes de su altísima dignidad y estaban convencidos de que su honra redundaba en el esplendor de la fe católica y en la gloria de Dios.
  
¡Besemos las manos consagradas!».
 
Claro, Bergoglio rechaza el besamanos de sus alegados súbditos y fieles (y tal vez de Angélica Rivera, ex-primera dama de México). Pero... ÉL SÍ SE DEJA BESAR LA MANO DE LA ADÚLTERA ESPOSA DE UN USURPADOR, como lo es Letizia Ortiz Rocasolano, en arte “reina consorte de España”, el 30 de Junio de 2014:
  
 
de un artista circense semidesnudo luego de una función en el Aula Pablo VI el 7 de Febrero de 2018:
  
  
y de don Mario Pezzi, uno de la tríada fundadora del neocatecumenalismo (secta judaizante a cuál más):
 
  
Y lo peor, LE BESA LA MANO a los judíos, como hizo el 26 de Mayo de 2014 en Yad Vashem, el gran monumento al Holocuento en la Entidad Nazionista (NO, no eran John Rothschild, Henry Kissinger y John Rockefeller. Tampoco es, como dijo un bloguero mexicano, una costumbre polaca -sólo hacia las mujeres, vale aclarar-):
  
 
 
  
y a activistas homosexualistas y heréticos con gabán de curas, como a Don Michele De Paolis SDB el 6 de Mayo de 2014 (fallecido de una isquemia cerebral a los 93 años de edad el 29 de octubre de ese mismo año en la ciudad de Foggia, QUE SU ALMA ARDA EN EL INFIERNO POR TODA LA ETERNIDAD) tras concelebrar el servicio novusordiano en la Casa Santa Marta, quien afirmaba que Dios permite la homosexualidad y que la Biblia no es Su Palabra:
  
   
Conciliares, os preguntamos: ¿SEGUÍS, ANTE LA CADA VEZ MÁS APLASTANTE EVIDENCIA, INSISTIENDO EMPECINADAMENTE EN RECONOCER COMO “PAPA” A UNO QUE NO TIENE EL MÁS MÍNIMO RESPETO AL CATOLICISMO QUE DICE REPRESENTAR Y AL CARGO QUE USURPA, COMO LO ES JORGE MARIO BERGOGLIO SÍVORI? Verdaderamente, de ser así, nos causáis vergüenza ajena.
    
JORGE RONDÓN SANTOS
27 de Marzo de 2019 (Resurrección del Señor)
Miércoles de la tercera semana de Cuaresma, y fiesta de San Juan Damasceno, presbítero, confesor y doctor de la Iglesia.

2 comentarios:

  1. Terciario de deseo29 de marzo de 2019, 16:54

    El Anticristo en escena, ¿qué esperábamos?. Lo peor de todo son los pobres infelices engañados que acuden a rendir pleitesia a ese Pseudoprofeta. Y pensar que yo me bauticé ya de jóven en la Iglesia conciliar...Tentado estoy de pedirles el certificado de "apostasía" como hacen los ateazos, para salirme de ella y no figurar en sus listas como hacían algunos sedevacantistas hace años.

    MI COMENTARIO VA DIRIGIDO EN CAMBIO HACIA EL MODO DE REDACTAR HOY, LOS TRADICIONALISTAS AISLADOS Y SIN SACRAMENTOS MENSUALES, UN BUEN TESTAMENTO EN SU PARTE ESPIRITUAL Y EN LO QUE AL ALMA SE REFIERE.

    Verán, supungo que, como yo, habra muchos fieles católicos a dia de hoy en análoga situación. El problema se presenta en toda su magnitud. Jóvenes o ancianos, el Señor nos puede llamar en cualquier momento y viviendo en medio de sociedades apóstatas y anticristianas cómo podremos partir tranquilos en lo que refiere a los cuidados, sepelios y sugragios del cuerpo y del alma.

    Verán, imaginense que fallecemos, como mínimo nuestra familia nos hará un funeral en la iglesia conciliar modernista, luego está el riesgo de que nos incineren como a viles paganos descreidos, etc.

    Yo había pensado encabezar el mío con una buena profesión de Fe Trinitaria, acompañada de loas a la Virgen Santísima y terminando con una declaración de mi postura ante la Iglesia del CV2, la sedevacante y sus falsos sacramentos. Aunque nuestras familias estén enteradas de nuestra postura, conviene recalcarla por "si se les olvidara" una vez hemos fallecido. Por eso sería aconsejable decir el numero de Misas que quiere el difunto dar por la salvación de su alma, dónde se quiere enterrar, prohibición taxativa de que le quemen, a qué sacerdote sedevacantista sólido y no espúreo quiere encargar su funeral (indicándo quizas en el testamento su email, o tlf. mvl. o su nº de cuenta bancaria, no lo se), etc.

    Como ven no me meto en cuestiones patrimoniales, hace 20 años yo tendría claro donar una parte de mi escaso patrimonio a la FSSPX pero viendo la deriva acuerdista y claudicante imposible hoy. Al IMBC u otras congregaciones serias tampoco pues son localistas y están ciscunscritas a regiones concretas. Impensable donar esos bienes a Cáritas u otras orgs. de la Contraiglesia, que financian y amparan a los invasores mahometanos. Y mucho menos, claro está a las falsas ONGS paramasónicas. Quedan pocas opciones... Todo esto en el supuesto de el fiel muera sin ascendencia, ni descendencia (lo que no es tan dificil hoy por culpa de la ideología de género y el estado mental de la mujer moderna), entiéndame...y además debemos evitar que herede el Estado moderno totalitario liberal, con la "legítima" testamentaria.

    Y bueno ya se que, como a los mártires, el Señor sabra disponer igual de nuestros cuerpos aunque nos los despedacen, pero ahí está la problematica.

    Vid. Código de Derecho Canónico, Catecismo Romano de Trento y Teología de la Salvación de Royo Marín (Ed. pre 1958),entre otros.

    Por eso les pido, aquí y ahora, que si saben y puden aportar un buen modelo de testamento, lo hagan. Gracias.

    AMDG

    ResponderEliminar
  2. Yo tambíen tengo esa misma preocupación, ¿dónde podemos encontrar modelos tipo?

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)