Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 31 de octubre de 2017

MISA VOTIVA POR EL FIN DEL CISMA

La siguiente Misa, que como indica su nombre, es para pedir por el fin del Cisma, fue instituida por el Papa Clemente VII de Aviñón mediante la Bula Pia Mater Ecclésia el 29 de Octubre de 1392, y otorgó indulgencia plenaria mientras dure el cisma a cuantos devotamente la celebren, escuchen o manden decir. Conviene ahora más que nunca que se haga decir esta Misa, no sólo por causa de la situación de Apostasía presente, sino también para que los Tradicionalistas depongamos todo disenso (que a la final no ayuda sino a la causa enemiga).
 
MISSA AD TOLLENDUM SCHISMA
    
Introitus. Ps. 105, 47. Salvos nos fac, Dómine, Deus noster, et cóngrega nos de natiónibus: ut confiteámur nómini sancto tuo, et gloriémur in laude tua. Ps. Ibid., 1. Confitémini Dómino, quóniam bonus: quóniam in sǽculum misericórdia ejus. ℣. Glória Patri.
 
Non dicitur Glória in excélsis.
 
ORATIO
Deus, qui errata córrigis, et dispérsa cóngregas, et congregáta consérvas: quǽsumus, super pópulum christiánum tuæ uniónis grátiam cleménter infúnde; ut, divisióne rejécta, vero pastóri Ecclésiæ tuæ se úniens, tibi digne váleat famulári. Per Dóminum.
 
Léctio Epístolæ beáti Pauli Apóstoli ad Ephésios.
Ephes. 4, 1-7 et 13-21.
 
Fratres: Obsécro vos, ut digne ambulétis vocatióne, qua vocáti estis, cum omni humilitáte, et mansuetúdine, cum patiéntia, supportántes ínvicem in caritáte, sollíciti serváre unitátem spíritus in vínculo pacis. Unum corpus, et unus spíritus, sicut vocáti estis in una spe vocatiónis vestræ. Unus Dóminus, una fides, unum baptísma. Unus Deus et Pater ómnium, qui est super omnes, et per ómnia, et in ómnibus nobis. Unicuíque autem nostrum data est grátia secúndum mensúram donatiónis Christi: donec occurrámus omnes in unitátem fídei, et agnitiónis Fílii Dei, in virum perféctum, in mensúram ætátis plenitúdinis Christi: ut jam non simus párvuli fluctuántes, et circumferámur omni vento doctrínæ in nequítia hóminum, in astútia ad circumventiónem erróris. Veritátem autem faciéntes in caritáte, crescámus in illo per ómnia, qui est caput Christus: ex quo totum corpus compáctum et conéxum per omnem junctúram subministratiónis, secúndum operatiónem in mensúram uniuscujúsque membri, augméntum córporis facit in ædificatiónem sui in caritáte. Hoc ígitur dico, et testíficor in Dómino, ut jam non ambulétis, sicut et gentes ámbulant in vanitáte sensus sui, ténebris obscurátum habéntes intelléctum, alienáti a vita Dei per ignorántiam quæ est in illis, propter cæcitátem cordis ipsórum, qui desperántes, semetípsos tradidérunt impudicítia?, in operatiónem immundítiæ omnis, in avarítiam. Vos autem non ita didicístis Christum: si tamen illum audístis, et in ipso edócti estis, sicut est véritas in Christo Jesu, Dómino nostro.
  
Graduale. Ps. 121, 6-7. Rogáte quæ ad pacem sunt Jerúsalem: et abundántia diligéntibus te.
℣. Fiat pax in virtúte tua: et abundántia in túrribus tuis.
 
Allelúja, allelúja. ℣. Ps. 147, 12. Lauda, Jerúsalem, Dóminum: lauda Deum tuum, Sion. Allelúja.
  
In Missis votivis post Septuagesimam, omissis Allelúja et Versu sequenti, dicitur:
Tractus. Ps. 75, 2-4. Notus in Judǽa Deus, in Israël magnum nomen ejus.
℣. Et factus est in pace locus ejus, et habitátio ejus in Sion
℣. Ibi confrégit poténtias árcuum, scutum, gládium, et bellum.
 
Tempore autem Paschali omittitur Graduale, et ejus loco dicitur:
Allelúja, allelúja.
℣. Ps. 147, 12. Lauda, Jerúsalem, Dóminum: lauda Deum tuum, Sion. Allelúja.
℣. Ibid., 14. Quid pósuit fines tuos pacem, et ádipe fruménti sátiat te. Allelúja.
 
✠ Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.
Joann. 17, 1 et 11-23.
 
In illo témpore: Sublevátis Jesus oculis in cœlum, dixit: Pater sancte, serva eos in nómine tuo, quos dedísti mihi: ut sint unum, sicut et nos. Cum essem cum eis, ego servábam eos in nómine tuo. Quos dedísti mihi, custodívi: et nemo ex eis périit, nisi fílius perditiónis, ut Scriptúra impleátur. Nunc autem ad te vénio: et hæc loquor in mundo, ut hábeant gáudium meum implétum in semetípsis. Ego dedi eis sermónem tuum, et mundus eos ódio hábuit, quia non sunt de mundo, sicut et ego non sum de mundo. Non rogo, ut tollas eos de mundo, sed ut serves eos a malo. De mundo non sunt, sicut et ego non sum de mundo. Sanctífica eos in veritáte. Sermo tuus véritas est. Sicut tu me misísti in mundum, et ego misi eos in mundum. Et pro eis ego sanctífico meípsum, ut sint et ipsi sanctificáti in veritáte. Non pro eis autem rogo tantum, sed et pro eis, qui creditóri sunt per verbum eórum in me: ut omnes unum sint, sicut tu, Pater, in me, et ego in te, ut et ipsi in nobis unum sint: ut credat mundus, quia tu me misísti. Et ego claritátem, quam dedísti mihi, dedi eis, ut sint unum, sicut et nos unum sumus. Ego in eis, et tu in me, ut sint consummáti in unum.
     
Offertorium. Rom. 15, 5-6. Det vobis Deus idípsum sápere in altérutrum: ut unánimes uno ore honorificétis Deum nostrum. (T. P. Allelúja.)
 
SECRETA
Múnera hæc pro unióne pópuli christiáni tibi, Dómine, obláta sanctífica: per quæ unitátis et pacis in Ecclésia tua nobis dona concédas. Per Dóminum.
 
Communio. 1. Cor. 10, 17. Unus panis, et unum corpus multi sumus, omnes, qui de uno pane et de uno cálice participámus. (T. P. Allelúja.)
 
POSTCOMMUNIO
Hæc tua, Dómine, sumpta sacra commúnio: sicut fidélium in te uniónem præsígnat; sic in tua Ecclésia unitátis, quǽsumus, operétur efféctum. Per Dóminum.

4 comentarios:

  1. Querido hermano:
    Concuerdo plenamente contigo sobre la necesidad de poner fin al presente cisma que existe en la Iglesia de Cristo (la verdadera). No obstante, como señalé en más de una oportunidad en mi viejo Blog, Sursum Corda, la crisis que actualmente vive la Iglesia Romana no puede compararse con el Cisma de Occidente. Sí así fuera, bastaría con cerrar los ojos, aguantar las nauseas y sumarse a la convocatoria del Concilio Imperfecto ("cónclave") convocado por el (¿pseudo?)obispo Juan José Squetino y que fue contestado en tres artículos:
    Para sintetizar, me parece que es importante señalar algunas diferencias fundamentales entre aquel cisma y el presente.

    1.Durante el Gran Cisma de Occidente no existía una defección de la fe de parte de la jerarquía.
    2.La usurpación del oficio pontificio no había originado la aparición de una nueva Iglesia con una nueva doctrina anticristiana.
    3.Todos los obispos, religiosos y sacerdotes eran fieles, en líneas generales, a la Doctrina Católica.
    4.No había duda de la validez sacramental de los obispos y por lo tanto, los que se decían sacerdotes eran sacerdotes católicos, aún cuando fueran cismáticos.

    A esto, deberíamos sumar otro punto: en la situación actual, todos los "tradicionalistas" deberían ponerse de acuerdo y conseguir primero la unidad doctrinal y litúrgica, buscando la validez canónica y dejando fuera de duda cualesquier óbice para las acciones que habrían de realizarse, sólo después de conseguida esa unidad en la verdad, sería posible "restaurar" la Sede Apostólica. No obstante, en lo personal, considero que esta es una tarea humanamente imposible. Creer, como sostienen los conclavistas o los lefebvristas, que por vías humanas es posible que Roma recupere la Fe Ortodoxa implica desconocer que estamos en los últimos días y que vivimos en la Iglesia de Filadelfia.
    ¿Qué hacer entonces? Como seglares, predicar el Evangelio, siguiendo la gran comisión y rescatar almas de las manos del Enemigo de la Salvación de los Hombres, el mismo que es adorado y reverenciado en el Novus Ordo Missae y cuya obra se consolida en cada acto ecuménico.
    Te dejo mis saludos y te comento que abrí un nuevo blog: El Poder y la Gloria (https://elpoderylagloria.blogspot.com.ar/)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos, hermano Raúl, en que el Cisma de Occidente es diametralmente opuesto a la Apostasía deuterovaticana; y en que humanamente es imposible una Restauración (incluso, un “Concilio imperfecto” es anticanónico desde cierta perspectiva), por lo que únicamente debemos esperar la Parusía. Esperar en oración y, como bien apuntas, predicando el Evangelio.

      Por otra parte, agradecemos la deferencia que muestras hacia este blog y sus editores al comunicarnos la apertura de tu nuevo blog. En verdad nos causó cierta preocupación tu ausencia -y los comentarios que algunos hacían de cuando en cuando-. Ten buen ánimo, y persevera en Jesús y María.

      Eliminar
  2. Originalmente, hermano Jorge, el propio de esta misa incluía como segunda oración las de la Misa contra los enemigos de la Iglesia, y tenía el siguiente salmo gradual:
    «Ps. 132, 1: Ecce quam bonum, et quam jucúndum habitáre fratres in unum.
    ℣. Ps. Ibid., 3. Quóniam illic mandávit benedictiónem, et vitam usque in sǽculum».

    El verso aleluyático era del salmo 67, 5 y 7: «Dóminus nomen illi, qui habitáre facit unánimes in domo». El cual se sustituía desde septuagésima con el siguiente tracto:
    «Ezech. 37, 21-22. Congregábo eos úndique, dicit Dóminus, et fáciam eos in gentem unam.
    ℣. Ibid., 22. Non erunt ultra duæ gentes, nec dividéntur ámplius in duo regna.
    ℣. Ibidem, 25-26. Servus meus princeps eórum: percútiam illis fœdus pacis sempitérnum.»

    Y en la Pascua, se remplazaba el gradual así:
    «Allelúja, allelúja.
    ℣. Ps. 67, 5 y 7: Dóminus nomen illi, qui habitáre facit unánimes in domo. Allelúja.
    ℣. Ps. 146, 2. Ædíficans Jerúsalem Deus: dispersiónem Israëlis congregábit. Allelúja.»

    Todo esto fue cambiado en tiempos de San Pío V. Las segundas oraciones fueron retiradas del Propio de esta misa y se sustituyeron los salmos. Lo demás siguió igual.

    La bula Pia Mater Ecclésia puedes encontrarla en http://www.persee.fr/doc/rscir_0035-2217_1954_num_28_1_2030

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)