Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 2 de mayo de 2019

PASIÓN DEL HOMBRE: VIACRUCIS BERGOGLIANO

Traducción del artículo publicado originalmente en NOVUS ORDO WATCH. Vía CATÓLICOS ALERTA
  
Un Viernes Santo Bergogliano...
LA PASIÓN DEL HOMBRE: LAS ESTACIONES ANTROPOCÉNTRICAS DE LA CRUZ DE FRANCISCO
  
  
El Viernes Santo, los católicos conmemoran la Pasión y la Muerte de Jesucristo, el único camino por el cual se puede obtener la salvación (ver Jn 3: 16-18; Jn 14: 6; Hechos 4:12).
  
Uno de los actos de devoción más hermosos, además enriquecido con indulgencias, en los que participar el Viernes Santo son las Estaciones de la Cruz (también llamadas Vía Crucis, o Vía Dolorosa), que consiste en oraciones y meditaciones sobre cada una de las catorce estaciones de la santa Pasión de Cristo, comenzando con la injusta sentencia de muerte dictada por Poncio Pilato y concluyendo con la colocación del Cuerpo de Jesús en el sepulcro.
   
A diferencia del Santo Rosario, por ejemplo, no hay oraciones particulares que deban rezarse cuando uno medita en cada estación (ya sea en una iglesia o en casa); sin embargo, el método de San Francisco de Asís y el método de San Alfonso Mª de Ligorio se encuentran entre las formas más populares de rezar las estaciones. El siguiente video es una presentación completa del método de San Francisco:
   
  
En la secta del Vaticano II, la práctica del Viernes Santo ha sido desde hace mucho tiempo que el "Papa" haga las Estaciones de la Cruz en el Coliseo de Roma. Así se hizo también este año. Los portadores de cruces y antorchas condujeron a una procesión dentro y fuera del antiguo anfiteatro mientras el presidente Francisco se acomodaba en un trono colocado en una plataforma elevada con dosel, mostrando una cara sombría de profunda meditación. 
  
El corazón del Vía Crucis son las meditaciones, y como no sería lo suficientemente "genial" usar los métodos tradicionales y probados de santos canonizados, en la Iglesia del Vaticano II la costumbre ha sido tener nuevas Meditaciones elaboradas cada año por alguien elegido por el "Papa".
  
Este año, para escribir las oraciones por el Vía Crucis en el Coliseo, Jorge Bergoglio eligió a la hermana Eugenia Bonetti, una misionera italiana de 80 años que trabaja para combatir la prostitución y la trata de personas. El resultado se puede encontrar aquí:
Eugenia Bonetti IMC
    
El párrafo introductorio de su contribución deja claro en qué dirección se dirigen sus meditaciones:
Queremos caminar a través de la Via dolorosa en unión con los pobres, los marginados de nuestras sociedades y todos aquellos que incluso ahora están sufriendo crucifixión como víctimas de nuestra estrechez mental. "Nuestras instituciones y nuestras leyes, nuestra ceguera y egoísmo, pero especialmente nuestra indiferencia y dureza de corazón".
  
En otras palabras, vamos a utilizar los sufrimientos de Cristo como una excusa para enfocarnos en los sufrimientos de nuestros semejantes. Pero esto es lo habitual de la secta bergogliana. Y es sólo el principio.
  
Repasemos brevemente las “Estaciones” de Sr. Bonetti, cada una de las cuales consiste en una meditación y luego una oración.
    
Primera Estación: Jesús es condenado a muerte.
Después de una breve meditación sobre cómo la Santísima Madre acompañó a Cristo a lo largo de su vida, la Hermana aprovecha la oportunidad para concentrarse en todas las demás madres que "lloran por el destino de sus hijas e hijos" que "mueren por enfermedad, desnutrición y falta de agua, cuidados médicos y esperanza para el futuro". "El grito de los pobres" también hace su aparición, al igual que "la indiferencia nacida de políticas egoístas y discriminatorias". También se incluye una petición de 0% de desempleo.
  
Segunda Estación: Jesús toma su cruz.
Una referencia rápida al crucifijo cristiano es seguida inmediatamente por la mención de “el nuevo crucificado de hoy: las personas sin hogar; los jóvenes privados de esperanza, sin trabajo y sin perspectivas; los inmigrantes que fueron relegados a los barrios marginales apartados de nuestras sociedades después de haber soportado sufrimientos indecibles”. Los “marginados, explotados y olvidados" también reciben una mención y se denuncia la discriminación. Hasta aquí la meditación. La oración que sigue menciona a Cristo como nuestro modelo de vida y termina con la petición "para que podamos poner nuestras vidas siempre al servicio de los demás".
  
Tercera Estación: Jesús cae por primera vez.
La hermana no dice una sola palabra acerca de lo que esta Tercera Estación realmente conmemora: Cristo cayendo al suelo con la Cruz por primera vez. Nuestro sufriente Salvador recibe una sola mención en una breve oración que lo conecta inmediatamente con el hombre: "Señor Jesús, en el empinado camino que conduce al Calvario, elegiste experimentar nuestra fragilidad y debilidad humanas". Eso es todo. El resto se trata de "la presencia y generosidad de tantos voluntarios, los nuevos samaritanos del tercer milenio", un crimen terrible cometido contra tres mujeres africanas, "el terror de la oscuridad, la soledad y la indiferencia", el "último en la línea" , y el siempre presente tema del "encuentro con Jesús en el sufrimiento". Lo que esto tiene que ver con la caída de Cristo en su camino hacia el Calvario, es una suposición. 
  
Cuarta estación: Jesús se encuentra con su Madre Dolorosa
La Santísima Madre recibe al menos dos oraciones inobjetables en relación con su encuentro con su Hijo en Su Vía Dolorosa, pero esta rápida reflexión se utiliza para lanzar un apoyo para los migrantes, específicamente "madres que han permitido que sus hijos pequeños se vayan a Europa". con la esperanza de ayudar a sus familias afectadas por la pobreza, solo para encontrarse con la humillación, el desprecio y, a veces, incluso la muerte". Los europeos que han sido violados y asesinados en Europa como resultado del flujo descontrolado de la inmigración ilegal, no merecen mención alguna de la hermana Bonetti.
  
Quinta estación: Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar su cruz
Esta estación se describe con precisión al principio, pero una vez más, el pensamiento se dirige rápidamente hacia donde está realmente la atención de la hermana (cf. Lc 6,45): “¿Dónde están los nuevos cirineos del tercer milenio? ¿Dónde los encontramos hoy? Pienso en la experiencia de un grupo de mujeres religiosas de diferentes nacionalidades, lugares de origen y comunidades que, durante más de diecisiete años, visitamos todos los sábados, en un centro para mujeres inmigrantes indocumentadas ”. La oración subsiguiente regurgita el dogma fundamental en que se basa esta teología de la liberación: “Para todos los cirineos de nuestra historia, que nunca deban vacilar en su deseo de recibir al más mínimo de nuestros hermanos y hermanas, sabiendo que al dar la bienvenida a los miembros más pobres de nuestra sociedad, os damos la bienvenida”. Sí, es cierto que Cristo se presenta, como Él dijo, en “estos mis hermanos más pequeños” (Mt 25:40), pero la teología de la liberación del “Papa” Francisco y se distorsiona enormemente y se exagera el significado de este pasaje y poniendo énfasis en él, como se explica aquí.
  
Sexta Estación: Verónica limpia el Rostro de Jesús.
Para la Sexta Estación, Sor Eugenia ni siquiera finge. Ella no desperdicia una palabra en Veronica limpiando el Santo Rostro de nuestro Bendito Señor con su velo, y en lugar de eso comienza a meditar pensando en "todos esos niños en varias partes del mundo que no pueden ir a la escuela sino que son explotados en minas, campos, y pesquerías, comprados y vendidos por traficantes de personas para la extracción de órganos, usados y maltratados en nuestras calles por muchos, incluidos los cristianos, que han perdido el sentido de lo propio y de lo sagrado de los demás". Por supuesto, es correcto y necesario lamentar crímenes y trabajar para acabar con ellos, pero esto simplemente no tiene lugar en el Vía Crucis . ¿Qué obtendremos el año que viene? ¿usar la Sexta Estación para deplorar el uso de servilletas de papel? En la oración que sigue, la hermana finalmente menciona el santo rostro, pero solo, por supuesto, tal como se encuentra en el hombre : “Señor Jesús, limpia nuestros ojos para que podamos ver tu rostro en nuestros hermanos y hermanas, especialmente en todos aquellos niños que, en muchas partes del mundo, viven en la pobreza y la miseria”.
  
Séptima estación: Jesús cae la segunda vez.
Una vez más, no se dice nada en absoluto acerca de la caída de Jesús al suelo, por segunda vez. En cambio, la Hermana se enfoca en el perdón como un remedio para la venganza y menciona que Cristo ofrece "perdón, amor y esperanza a aquellos que hoy, como [Él], caminan por el mismo camino de ridículo, desprecio, burla, abandono, traición y soledad." Una vez más, vemos al hombre como víctima , cuando en realidad el hombre es el autor de la pasión de Cristo.
  
Octava Estación: las mujeres de Jerusalén lloran sobre Jesús
La situación social, económica y política de los migrantes y las víctimas de la trata de personas nos desafía y nos molesta”, así comienza la Hermana su meditación y el resto continúa en el mismo tenor. En la oración, ella le pide a Dios que "nos enseñe a ver con [Sus] ojos" para que podamos "imitarlo a Él" en la forma en que consideramos ideas, comportamientos y puntos de vista diferentes". Y con eso quiere decir, por supuesto, no el amor a Dios y el rechazo de ideas y doctrinas falsas (ver Mc 7: 7; 1 Tim 4: 1; Heb 13: 9; 2 Jn 1: 9-11), sino más bien "aceptar la diversidad". Patético.
   
Novena estación: Jesús cae por tercera vez.
Finalmente, la Hermana se digna mencionar que nuestro Bendito Señor cayó al suelo cargando Su pesada Cruz. Pero agrega de inmediato: "Como todas esas chicas forzadas a salir a la calle por grupos de traficantes de la esclavitud humana. Al igual que vos, no pueden resistir el cansancio y la humillación de ver sus jóvenes cuerpos manipulados, maltratados y arruinados, junto con su esperanza y sus sueños ". No se presta atención a Cristo; simplemente, una vez más, dirige a El en la oración posterior, donde le pide que "nos ayude a compartir los sufrimientos de todos aquellos que son tratados como basura".
  
Décima Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras.
Para la Décima Estación, la Hermana comienza con la mención de tres nombres: “Dinero, comodidad, poder. Estos son los ídolos de todas las edades ”. Aquí, aparentemente, no se le ocurre que tal vez ella también deba “considerar ideas, comportamientos y puntos de vista diferentes ”, pero la lógica tiende a funcionar de manera bastante selectiva en el Novus Ordos. Al no dedicar absolutamente ningún pensamiento a Cristo y a su Sagrada Pasión en esta meditación, ella reflexiona: “Hemos olvidado la centralidad del ser humano, la dignidad, la belleza y la fuerza de cada hombre y mujer. Aun cuando el mundo está construyendo muros y barreras, queremos reconocer y agradecer a todos aquellos que de varias maneras durante los últimos meses han arriesgado sus propias vidas, especialmente en el Mediterráneo, para salvar las vidas de tantas familias en busca de seguridad y oportunidad. Los seres humanos que huyen de la pobreza, las dictaduras, la corrupción y la esclavitud”. La Hermana Eugenia sabe cómo hacer que el corazón de Bergoglio late más rápido. Para la oración que sigue, se invoca a Cristo solo como justificación para enfocarse en el hombre: "Señor, ayúdanos a redescubrir la belleza y la riqueza presentes en cada persona como tu regalo único, para ponerte al servicio de la sociedad en general, y no utilizarte para nuestro beneficio personal o ganancia".
   .
Undécima estación: Jesús es clavado en la cruz.
Sabemos que no debemos esperar de la Hermana ninguna reflexión sobre la Sagrada Pasión de Cristo, por lo que su redirección a otros temas no es una sorpresa: “Nuestra sociedad proclama la igualdad de derechos y dignidad para todos los seres humanos. Sin embargo, practica y tolera la desigualdad”, y luego habla de nuevo sobre la trata de personas. Más adelante, como si de repente hubiera recordado de qué trata la Undécima Estación, reza: "Señor, ¡cuántos hombres y mujeres aún hoy están clavados en una cruz, víctimas de una explotación brutal, despojados de su dignidad, libertad y esperanza para el ¡futuro!” Una vez más, el Cristo sufriente no es meditado por sí mismo, sino solo en la medida en que pueda ser usado como incentivo para hablar sobre el hombre.
   
Duodécima Estación: Jesús muere en la Cruz
Incluso para la estación que conmemora las últimas tres horas de agonía de Cristo, que culminan en Su muerte redentora, la Hermana no cambiará su patrón. Sí, ella reconoce que Cristo “cargó con el peso de la burla, la burla, los insultos, la violencia, el abandono y la indiferencia”, pero no dice por qué lo hizo, y ella señala que Cristo lo hizo también, como si fuera. simplemente uno de los muchos que sufren, uno que simplemente compartió nuestro sufrimiento. Por lo tanto, ella habla blasfemamente de "todos los que mueren hoy en los Calvarios de todo el mundo: en los campamentos de tránsito, en los barcos a los que se les niega la entrada a puertos seguros, en refugios, lugares importantes y campamentos para trabajadores de temporada". ¡Qué increíble blasfemia! ¡Qué insulto a la cruz de Cristo, que ha redimido a la humanidad (ver Rom 3:24; Ef 1: 7; 1 Tim 2: 6; Heb 9:12)! ¿Qué más se necesita para demostrar que estas personas creen que el hombre es Dios? ¡Los migrantes ahora son considerados mártires cuasi divinos que "mueren ... en los Calvarios de todo el mundo"! ¡Las palabras fallan ante una blasfemia tan despreciable!
   
Decimotercera estación: Jesús es bajado de la cruz
La hermana Eugenia continúa en el mismo sentido. Para la Decimotercera estación, habla de "veintiséis jóvenes nigerianas que se ahogaron", cuyo "Calvario fue largo y difícil". Pero, nos asegura que "su muerte, como la de Jesús bajado de la Cruz, no fue en vano”. Y ahí lo tenemos: ¡ la muerte de cualquiera, al menos si es causada injustamente, es otro ejemplo de la muerte de Cristo! El hombre es Cristo, y su lecho de muerte, también, es el Calvario. ¡Es una blasfemia demasiado espantosa para contemplarla! En la oración que sigue, la hermana pregunta: “¿Alguien ha llorado?” Ella llora ante los migrantes que han muerto, mientras se olvida de llorar por la muerte de Jesús, que en esta estación fue sacado de la Cruz para que ella pudiera vivir.
   
Decimocuarta Estación: Jesús es puesto en el Sepulcro.
La estación final es, naturalmente, más de lo mismo. En lugar de meditar sobre la ubicación de Cristo en el sepulcro, del cual Él resucitará gloriosamente el domingo de Pascua, la hermana solo está interesada en una cosa: el hombre. "El desierto y los mares se han convertido en los nuevos cementerios de nuestro mundo", abre su meditación. De manera similar, la oración que sigue a continuación considera a nuestro Bendito Señor solo en la medida en que la estación pueda usarse para promover la agenda naturalista y humanista: “Señor, haznos comprender que todos somos hijos de un solo Padre. Que la muerte de tu Hijo Jesús conceda a los líderes de las naciones y los legisladores la conciencia del papel que deben desempeñar en la defensa de cada persona creada a tu imagen y semejanza".
  
La oración final de Francisco
Después de una oración final de Sor Bonetti, Francisco también contribuye con una oración final propia, completamente en línea con las reflexiones y oraciones anteriores.
  
Comienza así: “Señor Jesús, ayúdanos a ver en tu Cruz todas las cruces del mundo”. ¡No! Debemos ver en la Cruz de Cristo el gran amor que Dios tiene por los pecadores, incluso hasta agotarse a sí mismo para ofrecer una prueba de su Amor infinito y obtener nuestro amor a cambio, porque ¡sólo amándolo por Él mismo alcanzaremos la felicidad eterna! Pero esta verdad, este año estuvo totalmente ausente en las estaciones papales del "Viernes Santo" de este año. Lo que luego se siguió como parte de la oración de Francisco fue lo que Vatican News llama "una letanía de cruces actuales, que representan diversas formas de sufrimiento en el mundo de hoy". Les ahorraremos los detalles.
  
Pensamientos finales
Hasta ahora, el Camino de la Cruz, muy papal y político, del Viernes Santo de 2019. Es difícil ver a qué se oponen, en esencia, el Dalai Lama, el Gran Maestro masónico o el Secretario de las Naciones Unidas. En el mejor de los casos, el tema encontrado a lo largo de estas reflexiones fue Cristo, no como Redentor del mundo o como el Sacrificio del Calvario, sino como el Hombre Perfecto que sufre en solidaridad con Sus criaturas. Las meditaciones y oraciones de Eugenia Bonetti tenían un carácter completamente horizontal; la gravedad del pecado se reflejaba solo en términos de lo que le hace a nuestro prójimo. Dios recibió una mención honorífica de refilón, pero el enfoque claramente estaba en otra parte.
  
El video de todo el espectáculo se puede ver aquí:
  
   
¿La Hna. Eugenia mencionó algo sobrenatural? Todo lo que escuchamos fue una preocupación por el bienestar temporal de los cuerpos. ¿Qué pasa con las almas? ¿Cristo no dijo: “Y no temáis a los que matan el cuerpo, y no pueden matar al alma, sino que temed al que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno” (Mt 10:28)?
   
Está claro que los participantes en esta parodia de Vía Crucis meditaron muchas cosas, pero la Pasión de Jesucristo no fue una de ellas. Recordamos lo que dice la Enciclopedia Católica sobre las Estaciones de la Cruz:
El objeto de las Estaciones es ayudar a los fieles a hacer en el espíritu, por así decirlo, una peregrinación a las principales escenas de los padecimientos y muerte de Cristo, y ésta se ha convertido en una de las devociones católicas más populares. Se lleva a cabo mediante el paso de una estación a otra, recitando ciertas oracionesen cada una y con la devota meditación en los diversos incidentes en turno. Cuando la devoción se realiza en público, es muy usual cantar una estrofa del “Stabat Mater” mientras se pasa de una estación a la siguiente. (Voz "Vía Crucis"; subrayado agregado).
  

Durante las Estaciones de la Cruz, debemos meditar en los sufrimientos de Jesucristo, no en los sufrimientos de todos los demás. Eso no significa que no debemos o no tenemos que sentir compasión sincera por los sufrimientos de nuestros semejantes y tratar de aliviarlos tanto como sea posible, en la verdadera caridad cristiana; pero ese no es el objeto del Vía Crucis ni es el foco del Viernes Santo.
   
Además, la única manera verdadera y duradera de poner fin correctamente a todos esos males e injusticias que deploramos en estas "Estaciones de la Cruz" del Novus Ordo, es predicar el verdadero Evangelio sobrenatural, ya que solo la gracia de Dios puede capacitar al hombre para vivir. una vida santa y resistir toda tentación de pecar: "... porque sin Mí nada podéis hacer" (Jn 15: 5; cf. Jn 6:64; 1 Co. 10:13).
   
Las estaciones antropocéntricas (centradas en el hombre) de Sor Bonetti son perfectas para Bergoglio porque, en pocas palabras, expresan la totalidad de su programa Naturalista de acuerdo con la abominable declaración del Concilio Vaticano II que dice que “todas las cosas de la tierra deben estar relacionadas con el hombre como su centro. y corona” (Constitución pastoral Gaudium et Spes, n. 12; cf. Jn 2: 24-25). Todo tiene que ver con el hombre, tanto que Dios y la religión se usan simplemente como cebo para dirigir el enfoque en el hombre y sus necesidades temporales. Esta es una perversión del verdadero Evangelio (véase Lucas 12:31; Fil. 3: 18-19). ¡Es la masonería con papel de envolver católico!
   
Bergoglio se preocupa por el mundo natural y el bienestar del cuerpo, y él y sus semejantes cosecharán precisamente lo que el mundo finalmente tiene para ofrecer: la muerte: “Por lo que un hombre sembrará, eso también cosechará. Porque el que siembra en su carne, también de la carne segará corrupción. Pero el que siembra en el espíritu del espíritu, segará vida eterna” (Gál 6: 8).
En su encíclica inaugural hace más de 115 años, el Papa San Pío X advirtió que
—esta es la señal propia del Anticristo según el mismo Apóstol—, el hombre mismo con temeridad extrema ha invadido el campo de Dios, exaltándose por encima de todo aquello que recibe el nombre de Dios; hasta tal punto que —aunque no es capaz de borrar dentro de sí la noción que de Dios tiene—, tras el rechazo de Su majestad, se ha consagrado a sí mismo este mundo visible como si fuera su templo, para que todos lo adoren. “Se sentará en el templo de Dios, mostrándose como si fuera Dios” (II. Tes. II, 2). (Papa San Pío X, Encíclica E Suprémi Apostolátus, n. 5)

Francisco adora al hombre, no a Dios; y en las estaciones de Viernes Santo de este año en el Coliseo, se ha hecho obvio para cualquiera que esté dispuesto a verlo..
   
Fuente de la imagen: youtube.com (Vatican News - English; captura de pantalla) / Wikimedia Commons (Reino Unido en la Santa Sede; recortada)

4 comentarios:

  1. Hace años que no se pueden ver esos via crucis, tan lindos que eran, los últimos del comunista wojtyla, fueron bastante vomitivos, los de ratz otro tanto pero los de bergog ni hablar. Y ya por favor dejen de llamar francis al tipejo.

    ResponderEliminar
  2. monja estúpida.....
    y mejor no vean a estas ñoñas porque se despanzan de la risa.
    https://www.youtube.com/watch?v=6mLRdrazz2o

    https://www.youtube.com/watch?v=6uMcd26L5pc
    la madre Andrea que creo que ya dejó.
    http://divinavocacion.blogspot.com/2008/11/105-obra-eucarstica-del-padre-celestial.html

    https://www.youtube.com/watch?v=_ICaL_ianIA
    jaja payasas igual que su maestro wojtyla

    ResponderEliminar
  3. http://www.religiososfuegonuevo.org/
    ajjjjj

    ResponderEliminar
  4. Francisco, el FALSO Profeta.

    Jesús y Maria en unión al Padre Celestial, advierten al mundo entero
    a través del LIBRO DE LA VERDAD . SOBRE LOS ACONTECIMIENTOS PASADOS PRESENTES Y POR VENIR en este FINAL DE LOS TIEMPOS.

    www.elgranaviso-mensajes.com

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)