Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 31 de diciembre de 2019

DE MONTINI A BERGOGLIO: EL CAMBIO CONTINUO DE LA “IGLESIA CONCILIAR”

Traducción del artículo publicado en RADIO SPADA.
   
   
A menudo quien, en la descripción de la crisis que devasta la Iglesia después del último concilio, traza una línea continua entre Pablo VI y Francisco es acusado de ser un tradicionalista movido por un celo amargo, afectado por una rabia burda, etc., etc.…
 
Ahora, nosotros creemos firmemente que tal continuidad entre los pontífices conciliares y postconciliares existe; pero no somos los únicos en creerlo: el mismo Bergoglio, que es fruto último de la experiencia conciliar, y de las doctrinas del concilio es gran pregonero, lo cree.
 
No solo lo cree, sino que lo afirma. Lo ha afirmado fieramente cuando debía justificar la apóstata declaración de Abu Dhabi por ejemplo,y lo ha afirmado también el 21 de diciembre al dar su saludo navideño a la Curia Romana que se apresta a reformar.

Leemos precisamente en la nota 18:
«San Pablo VI, hace aproximadamente cincuenta años, presentando a los fieles el nuevo Misal Romano, evocó la ecuación entre la ley de la oración (lex orandi) y la ley de la fe (lex credendi), y describió el Misal como “demostración de fidelidad y vitalidad”. Concluyendo su reflexión afirmó: “No decimos por tanto ‘nueva Misa’, sino más bien ‘nueva época’ de la vida de la Iglesia” (Audiencia general, 19 de noviembre de 1969). Es cuanto, análogamente, se podría decir también en nuestro caso: no una nueva Curia romana, sino más bien una nueva época».
Bergoglio mismo traza la línea que hay entre él y Montini, y en el trazarla se muestra la verdad: o sea el estremecimiento epocal operado por el Vaticano II, la creación de una nueva iglesia –aquella que Mons. Giovanni Benelli llamaba “iglesia conciliar”– con sus doctrinas y sus liturgias. Doctrinas y liturgias evidentemente diversas (si no contrarias) a las de la Iglesia Romana [1]. Diversas y en continuo cambio: la evolucióne del modernismo. Evolución hacia el agnosticismo (y el ateísmo) por un lado, y por el otro el panteísmo: Pachamáma docet!  
  
Todo para complacer al mundo “avanzado” respecto a una Iglesia “retrógrada” –tal fin es mostrado por la cita del nefasto Carlo María Martini– por la creación de una anti-iglesia que sea sierva, cuando no esclava del mundo, pregonera de un mensaje que se pone evidentemente como anti-crístico.

NOTA
[1] Y aquí es justo recordar la no catolicidad de la misa de Pablo VI, con las fuertes acusaciones de los Cardenales Ottaviani y Bacci: “El Novus Ordo Missæ, considerados los elementos nuevos, susceptibles de diferente evaluación, que parecen conocidos e implicados, representan tanto en conjunto como en los particulares, un impresionante alejamiento de la teología católica de la Santa Misa, como fue formulada en la sesión XXII del Concilio de Trento”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)