Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 19 de marzo de 2010

MARCIAL MACIEL: VIDA Y OBRA DE UN FACINEROSO

Aclaramos de salida que Wojtila Katz alias "Juan Pablo II" NO ES PAPA. (Jorge de la Compasión)

Desde Congregación Obispo Alois Hudal

Marcial Maciel y Juan Pablo II

La podredumbre exhibida salpica a Juan Pablo II de modo directo, señala.

Las recientes revelaciones en torno a la doble vida de Marcial Maciel exhiben al fundador de la Legión de Cristo –acusado de abusar sexualmente no sólo de algunos de sus discípulos, sino de sus propios hijos– como un impostor que engañó a miles de fieles y un hombre que pasará a la historia como un auténtico monstruo.

Así lo considera el vaticanista José Manuel Vidal, quien desde el año pasado ha investigado el paradero y la vida de los hijos y las mujeres de Maciel: "estos chicos han guardado silencio, esperado desde hace más de un año que los legionarios les dieran dinero, y como no han soltado la cantidad solicitada, han terminado por hablar. Es legítimo pedir dinero para reparar el daño, pero haber estado dispuestos a callar no es correcto".

Vidal descubrió el año pasado la existencia de Norma, la hija reconocida por los legionarios de Cristo que vive en la lujosa urbanización de Los Madroños, en Madrid, y poco tiempo después tuvo conocimiento de la existencia de Raúl, Omar y Christian. Sobre los cuatro ha publicado desde entonces reportajes y análisis: "los legionarios ya no están dispuestos a pagar dinero por silenciar cosas para cuidar la imagen de Marcial Maciel, una imagen ya bastante quemada, que lo coloca a la altura de un monstruo".

Legítimo, que hijos pidan herencia

Para el vaticanista autor de libros como Benedicto XVI: el Papa enigma, el hecho de que Raúl, Omar y Christian no hablaran desde el principio claramente de sus intenciones monetarias los perjudicó: "hubiera sido mejor que reconocieran de entrada sus exigencias económicas para reparar el daño causado. Los legionarios han utilizado ese ocultamiento para justificarse y señalar un intento de chantaje. Estos muchachos merecen esos 26 millones de dólares y más; el problema es que no lo expusieron a la opinión pública".

Considera que es legítimo que los hijos busquen la herencia de su padre, para lo cual deberán someterse a una prueba de ADN que es concluyente. El problema, según explica, es que legalmente no está claro que los legionarios de Cristo estén obligados a darles algo: "ellos seguramente ya hicieron la separación de los bienes para tener a buen recaudo todo en favor de la legión. Además, los sacerdotes no pueden heredar, según el derecho canónico. Es muy difícil que estos muchachos obtengan herencia, tal vez sólo una compensación o pensión vitalicia, como en el caso de Norma".

A Vidal el tema del dinero le parece secundario: "lo principal es la exhibición de la podredumbre de un caso que salpica directamente al papa Juan Pablo II, a quien se intenta santificar. No se puede seguir tapando la bendición que Wojtyla dio a Maciel. Allí están las fotos comprometedoras".

Desde su punto de vista, está claro que las víctimas no se quedarán con los brazos cruzados, e intentarán conseguir lo que les corresponda por medios legales como un juicio civil. Según cálculos publicados, la legión puede contar con una fortuna de entre 20 mil y 30 mil millones de dólares: "no será complicado demostrar que Maciel disponía de todo el dinero, de las cuentas bancarias en paraísos fiscales, de las propiedades y de todo el dinero donado por sus fieles".

Según sus informaciones, el Vaticano está pidiendo a los legionarios la damnatio memoriae; es decir, condenar la memoria del fundador, para evitar ser disueltos: "cuando más enfangado esté Marcial Maciel, incluso a nivel interno, mejor para ellos. Ya no hay por dónde defenderlo. Ya no pueden remitirse ni a su figura, ni a su carisma, ni a sus obras, ni a nada".

En los resultados de la auditoría que el Vaticano realiza a los legionarios de Cristo, según Vidal, no existe la intención de desaparecer la orden: "por el contrario, tal y como están las cosas, no los van a suprimir. Nombrarán un delegado pontificio o varios", o harán "una transición entre la actual cúpula y una nueva, pilotada desde Roma".

Lo que no está claro, según el vaticanista, es que el papa Joseph Ratzinger exija a la actual cúpula de los legionarios, encabezada por Álvaro Corcuera, que reconozca su complicidad en el encubrimiento de las fechorías de Maciel.

"El cáncer en la legión estaba mucho más extendido y era más evidente para la cúpula de lo que en principio parecía. Todos estaban al tanto de las relaciones que sostenía con esas mujeres y sus hijos, la que vive en Madrid y los que radican en México y todos los demás que vayan saliendo. Realmente este hombre era un monstruo por abusar de sus propios hijos. Hay que ser muy monstruo para hacer algo así. No tenía límites."

Señaló que algunas de las actuales intenciones de los legionarios es justificar a Maciel diciendo que estaba enfermo de sus facultades mentales: "mientras lo bendecían y alababan con un culto a la personalidad absoluto, nadie dijo eso. Es una vergüenza. Los legionarios de Cristo han quedado irremisiblemente dañados. Vayan por donde vayan, la gente recordará que la legión fue fundada por un delincuente, un facineroso. Ese estigma no se borra con nada, ni con dinero, ni peticiones de perdón retóricas".

Tomado de: Periódico La Jornada del domingo 14 de marzo de 2010, p. 13

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)