Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 24 de marzo de 2010

IMITAR LA PASIÓN DE CRISTO

Desde Salutaris Hostia

Nos enseña Nuestro Divino Maestro, como hemos de imitar las acciones de su Pasión en las que ordinariamente hacemos, con mucho fruto, y provecho de nuestras almas.

Santa Gertrudis la Magna

Considerando Nuestra Madre Santa Gertrudis un Viernes Santo, con amorosa ternura, y dulzura de su alma, lo mucho que el Señor había padecido en su Pasión por su amor, y deseando con fervoroso afecto de lo íntimo de su corazón, mostrarse agradecida, y corresponder en algo al amor infinito de su Divino Esposo le dijo: Ea Señor, única Esperanza y salud de mi alma, enséñame, en qué, o cómo,  podré mostrarme agradecida a tu Santísima Pasión, tan amarguísima para Ti, cuanto saludabilísima para mi. 

Respondió el Señor:
  1. El que sujeta su voluntad a la de otro, no gobernándose por su parecer, sino por el ajeno, este tal me agradece el dolor, y afrenta, que a la hora de Maitines padecí, cuando por la salud del género humano fui preso, maniatado, afligido, y escarnecido con muchos golpes, y oprobios.
  2.  El que con humildad reconoce, y confiesa sus defectos, me agradece el sentimiento que tuve a la hora de Prima, cuando, como Reo en juicio fui acusado de falsos testigos, y condenado a muerte afrentosa. 
  3. El que mortifica sus sentidos, negándoles los deleites sensibles me agradece los crueles azotes que padecí a la hora de Tercia. 
  4. El que con humilde rendimiento se sujeta a los Prelados poco ajustados, y que no son tan observantes, y morigerados como deben; me alivia el terrible dolor que me causó la Corona de espinas. 
  5. El que habiendo sido agraviado de otro, procura por el bien de la paz, disimular su ofensa, y con humildad se adelanta a reconciliarse con el que le ofendió, solicitando su amistad, me recompensa el trabajo que tuve en llevar sobre mis heridas y delicados hombros la Cruz. 
  6. El que por ejercitar la caridad con el prójimo, se anima, y emprende obras que exceden sus posibles, y fuerzas, extendiéndose a más de lo que puede; me agradece el terrible dolor, que padecí cuando a la hora de Sexta fui extendido, descoyuntado y clavado en la Cruz. 
  7. El que por corregir a su prójimo, o apartarle de que peque, no repara en la desazón, tribulación, afrenta o molestias, que de esto se le pueden seguir, me agradece la afrenta, y amarga muerte, que padecí a la hora de Nona, por la salud, y remedio de todos los hombres.
  8.  El que, viéndose sin razón injuriado, responde con humildad, y blandura a los que le injurian; me quita compasivo de la Cruz, donde estaba mi cuerpo pendiente. 
  9. Y finalmente el que con humildad estima más a su prójimo que a si mismo, juzgando que es razón que le sea preferido en honor, conveniencia, o en otra cualquiera cosa; me ofrece sepultura en que descanse mi cuerpo. Lib. 4 cap. 26

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)