Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 11 de julio de 2018

ORACIONES PARA ANTES Y DESPUÉS DE VIAJAR, ESPECIALMENTE EN PEREGRINACIÓN

Tomadas del Ritual Romano tradicional. Salvo el Cántico de Zacarías y el salmo, que fueron tomados de la Biblia de Mons. Félix Torres Amat, la traducción es nuestra.

LATÍN
ANTE PEREGRINATIO
℣. Adjutórium nostrum in nómine Dómini.
℟. Qui fecit cœlum et terram.
Antíphona: In viam pacis et prosperitátis dírigat nos omnípotens et miséricors Dóminus, et Ángelus Ráphael comitétur nobíscum in via, ut cum pace, salúte et gáudio revertámur ad própria.
 
Cánticum Zacharíæ (Luc. 1, 68–79)
 Benedíctus Dóminus, Deus Israël, * quia visitávit, et fecit redemptiónem plebis suæ:
Et eréxit cornu salútis nobis: * in domo David, púeri sui.
Sicut locútus est per os sanctórum, * qui a sǽculo sunt, prophetárum ejus:
Salútem ex inimícis nostris, * et de manu ómnium, qui odérunt nos:
Ad faciéndam misericórdiam cum pátribus nostris: * et memorári testaménti sui sancti:
Jusjurándum, quod jurávit ad Ábraham, patrem nostrum, * datúrum se nobis:
Ut sine timóre, de manu inimicórum nostrórum liberáti, * serviámus illi.
In sanctitáte, et justítia coram ipso, * ómnibus diébus nostris.
Et tu, puer, Prophéta Altíssimi vocáberis: * præíbis enim ante fáciem Dómini paráre vias ejus:
Ad dandam sciéntiam salútis plebi ejus: * in remissiónem peccatórum eórum:
Per víscera misericórdiæ Dei nostri: * in quibus visitávit nos, óriens ex alto:
Illumináre his, qui in ténebris, et in umbra mortis sedent: * ad dirigéndos pedes nostros in viam pacis.
Glória Patri, et Fílii, et Spíritu Sancti. Sicut erat in princípium, et nunc et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
 
Antíphona: In viam pacis et prosperitátis dírigat nos omnípotens et miséricors Dóminus, et Ángelus Ráphael comitétur nobíscum in via, ut cum pace, salúte et gáudio revertámur ad própria.
 
Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýrie, eléison.
 
Pater noster secreto usque:
℣. Et ne nos indúcas in tentatiónem.
℟. Sed líbera nos a malo.
℣. Salvos fac servos tuos.
℟. Deus meus, sperántes in te.
℣. Mitte nobis, Dómine, auxílium de sancto.
℟. Et de Sion tuére nos.
℣. Esto nobis, Dómine, turris fortitúdinis.
℟. A fácie inimíci.
℣. Nihil profíciat inimícus in nobis.
℟. Et fílius iniquitátis non appónat nocére nobis.
℣. Benedíctus Dóminus die quotídie.
℟. Prósperum iter fáciat nobis Deus salutárium nostrórum.
℣. Vias tuas, Dómine, demónstra nobis.
℟. Et sémitas tuas édoce nos.
℣. Útinam dirigántur viæ nostræ.
℟. Ad custodiéndas justificatiónes tuas.
℣. Erunt prava in dirécta.
℟. Et áspera in vias planas.
℣. Ángelis suis Deus mandávit de te.
℟. Ut custódiant te in ómnibus viis tuis.
℣. Dómine, exáudi oratiónem meam.
℟. Et clamor meus ad te véniat.
℣. Dóminus vobíscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
 
Orémus.
  
ORATIO
Deus, qui fílios Israël per maris médium sicco vestígio ire fecísti, quique tribus Magis iter ad te stella duce pandísti: tríbue nobis, quǽsumus, iter prósperum, tempúsque tranquíllum; ut Ángelo tuo sancto cómite, ad eum, quo pergunt, locum, ac demum ad ætérnæ salútis portum felíciter váleant perveníre.
   
Deus, qui Ábraham púerum tuum de Ur Chaldæórum edúctum, per omnes suæ peregrinatiónis vias illǽsum custodísti: quǽsumus, ut nos fámulos tuos custodíre dignéris; esto nobis, Dómine, in procínctu suffrágium, in via solátium, in æstu umbráculum, in plúvia et frigóre teguméntum, in læsitúdine vehículum, in adversitáte præsídium, in lúbrico báculus, in naufrágio portus: ut te duce, quo téndimus, próspere perveniámur, et demum incólumes ad própria revertántur.
 
Adésto, quǽsumus, Dómine, supplicatiónibus nostris: et viam famulórum tuórum in salútis tuæ prosperitáte dispóne; ut inter omnes viæ et vitæ hujus varietátes tuo semper protegámur auxílio.
  
Præsta, quǽsumus, omnípotens Deus: ut família tua per viam salútis incédat; et beáti Joánnis Præcursóris hortaménta sectándo, ad eum, quem prædíxit, secúra pervéniat, Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum. Qui vivis et regnas in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.

Pax et benedíctio Dei omnipoténtis, Patris, et Fílii, ✠ et Spíritus Sancti, descéndat super nos, et máneat semper. ℟. Amén.
   
℣. Procedámus in pace.
℟. In nómine Dómini. Amen.

IN REVERSIONE
℣. Adjutórium nostrum in nómine Dómini.
℟. Qui fecit cœlum et terram.
Antíphona: Ecce, sic benedicétur homo, qui timet Dóminum.
  
Psalmi 127
Beáti omnes qui timent Dóminum, * qui ámbulant in vias ejus.
Labóres mánuum tuárum quia manducábis: * beátus es, et bene tibi erit.
Uxor tua sicut vitis abúndans, * in latéribus domus tui.
Fílii tui sicut novéllæ olivárum, * in circúitu mensæ tuæ.
Ecce sic benedicétur homo, * qui timet Dóminum.
Benedícat tibi Dóminus ex Sion: * et vídeas bona Jerúsalem ómnibus diébus vitæ tuæ.
Et vídeas fílios filiórum tuórum, * pacem super Israël.
Glória Patri, et Fílii, et Spíritu Sancti. Sicut erat in princípium, et nunc et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
 
Antíphona: Ecce, sic benedicétur homo, qui timet Dóminum.
 
Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýrie, eléison.
 
Pater noster secreto usque:
℣. Et ne nos indúcas in tentatiónem.
℟. Sed líbera nos a malo.
℣. Benedícti, qui véniunt in nómine Dómini.
℟. Benedícti vos a Dómino, qui fecit cœlum et terram.
℣. Réspice, Dómine, in servos tuos, et in ópera tua.
℟. Et dírige eos in viam mandatórum tuórum.
℣. Dómine, exáudi oratiónem meam.
℟. Et clamor meus ad te véniat.
℣. Dóminus vobíscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
 
Orémus.
  
ORATIO
Largíre, quǽsumus, Dómine, fámulis tuis indulgéntiam placátus et pacem: ut páriter ab ómnibus mundéntur offénsis, et secúra tibi mente desérviant.
   
Omnípotens sempitérne Deus, nostrórum témporum, vitǽque dispósitor, fámulis tuis contínuæ tranquillitátis largíre subsídium: ut, quos incólumes própriis labóribus reddidísti, tua fácias protectióne secúros.
  
Deus, humílium visitátor, qui nos fratérna dilectióne consoláris: præténde societáti nostræ grátiam tuam; ut per eos, in quibus hábitas, tuum in nobis sentiámus advéntum. Per Dóminum nostrum Jesum Chrístum Fílium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitáte ejúsdem Spíritus Sancti Deus; per ómnia sǽcula sæculórum.

Pax et benedíctio Dei omnipoténtis, Patris, et Fílii, ✠ et Spíritus Sancti, descéndat super nos, et máneat semper. ℟. Amén.
    
TRADUCCIÓN
ANTES DE PEREGRINACIÓN
℣. Nuestro auxilio es el nombre del Señor.
℟. Que hizo el cielo y la tierra.
Antífona: Condúzcanos por el camino de la paz y la prosperidad Dios omnipotente y misericordioso, y que el Ángel San Rafael nos acompañe en el camino, para que podamos volver a casa en paz, salud y alegría.
 
Cántico de Zacarías (Luc. 1, 68–79)
Bendito sea el Señor Dios de Israel, * porque ha visitado y redimido a su pueblo:
Y nos ha suscitado un poderoso salvador * en la casa de David, su siervo;
Según lo tenía anunciado por boca de sus santos profetas, * que han florecido en todos los siglos pasados:
Para librarnos de nuestros enemigos, * y de las manos de todos aquellos que nos aborrecen:
Ejerciendo su misericordia con nuestros padres, * y teniendo presente su alianza santa,
Conforme al juramento con que juró a nuestro padre Abrahán * que nos otorgaría la gracia
De que, libertados de las manos de nuestros enemigos, * le sirvamos sin temor,
Con verdadera santidad y justicia, ante su acatamiento, * todos los días de nuestra vida.
Y tú, ¡oh niño!, tú serás llamado el profeta del Altísimo: * porque irás delante del Señor a preparar sus caminos,
Enseñando la ciencia de la salvación a su pueblo, * para que obtenga el perdón de sus pecados,
Por las entrañas misericordiosas de nuestro Dios, * que ha hecho que ese sol naciente haya venido a visitarnos de lo alto del cielo,
Para alumbrar a los que yacen en las tinieblas y en la sombra de la muerte: * para enderezar nuestros pasos por el camino de la paz.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
 
Antífona: Condúzcanos por el camino de la paz y la prosperidad Dios omnipotente y misericordioso, y que el Ángel San Rafael nos acompañe en el camino, para que podamos volver a casa en paz, salud y alegría.
 
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
 
Padre nuestro en voz baja hasta:
℣. Y no nos dejes caer en tentación.
℟. Mas líbranos del mal.
℣. Salva a tus siervos.
℟. Dios mío, que esperan en ti.
℣. Envíanos, Señor, tu auxilio desde el santuario.
℟. Y protégenos desde Sión.
℣. Sé para nosotros, Señor, una torre de fortaleza.
℟. Ante nuestros enemigos.
℣. Que el enemigo nada aproveche en nosotros.
℟. Y el hijo de iniquidad no nos dañe.
℣. Bendito sea el Señor diariamente.
℟. Que el Dios de nuestra salvación haga próspero nuestro camino.
℣. Muéstranos, Señor, tus caminos.
℟. E instrúyenos en tus sendas.
℣. Que nuestros caminos sean derechos.
℟. Para guardar tus preceptos.
℣. Que todo camino sinuoso sea derecho.
℟. Y allanado todo camino áspero.
℣. Dios te envíe sus Ángeles.
℟. Para que te custodien en tus pasos.
℣. Señor, escucha mi oración.
℟. Y llegue a ti mi clamor.
℣. El Señor sea con vosotros.
℟. Y con tu espíritu.
    
Oremos.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que hiciste a los hijos de Israel caminar en medio del mar seco y que, por medio de la estrella mostraste a los tres Magos el camino para llegar a ti, concédenos, te suplicamos, un viaje sereno y un tiempo tranquilo: a fin que, con la compañía de tu santo Ángel, podamos llegar a destino y al final lleguemos felizmente al puerto de eterna salvación.
   
Oh Dios, que llamaste a tu siervo Abrahán desde Ur de los caldeos, y que le conservaste ileso en todos los caminos de su peregrinación: te suplicamos que te dignes protegernos a nosotros tus siervos, siendo para nosotros, oh Señor, nuestra ayuda en la preparación, solaz en el camino, sombra en el estío, refugio en la lluvia y el frío, vehículo en la debilidad, refugio en la adversidad, báculo en los caminos resbalosos y puerto en el naufragio, para que, guiados por ti, lleguemos prósperamente a donde vayamos, y regresemos incólumes a nuestro hogar.
 
Atiende, Señor, te suplicamos, nuestras oraciones: y dispón favorablemente para  tus siervos el camino de tu salvación, para que tu auxilio nos proteja siempre en medio de todos los caminos y variaciones de nuestra vida.
  
Concédenos, te rogamos, Dios omnipotente, que tu familia siga avante en el camino de la salvación, y siguiendo las exhortaciones del bienaventurado precursor San Juan, podamos encontrar seguros a aquél que había anunciado, que es nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
   
La paz y la bendición de Dios omnipotente, Padre, Hijo, ✠ y Espíritu Santo, descienda sobre nosotros, y permanezca para siempre. ℟. Amén.
   
℣. Procedamos en paz.
℟. En el nombre del Señor. Amén.

DE REGRESO
℣. Nuestro auxilio es el nombre del Señor.
℟. Que hizo el cielo y la tierra.
Antífona: Tales serán las bendiciones del hombre que teme al Señor.
 
Salmo 127
Bienaventurados todos aquellos que temen al Señor, * que andan por sus santos caminos.
Dichoso tú, oh justo; porque comerás en paz el fruto del trabajo de tus manos: * dichoso serás, y todo te irá bien.
Tu esposa será como una parra fecunda * en el recinto de tu casa:
Alrededor de tu mesa estarán tus hijos * como pimpollos de olivos.
Tales serán las bendiciones del hombre * que teme al Señor.
El Señor te bendiga desde Sion, * para que contemples los bienes de Jerusalén, y disfrutes de ellos todos los días de tu vida,
Y veas a los hijos de tus hijos, * y la paz en Israel.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
 
Antífona: Tales serán las bendiciones del hombre que teme al Señor.
 
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
 
Padre nuestro en voz baja hasta:
℣. Y no nos dejes caer en tentación.
℟. Mas líbranos del mal.
℣. Benditos los que vienen en el nombre del Señor.
℟. Os bendecimos en el Señor, que hizo el cielo y la tierra.
℣. Mira, Señor, a tus siervos y obras.
℟. Y dirígelos por el camino de tus mandatos.
℣. Señor, escucha mi oración.
℟. Y llegue a ti mi clamor.
℣. El Señor sea con vosotros.
℟. Y con tu espíritu.
    
Oremos.
     
ORACIÓN
Te suplicamos, Señor, concedas a tus siervos el gozo de la indulgencia y la paz para que, purificados de todas sus ofensas, puedan servirte igualmente con seguridad de alma.
  
Omnipotente y sempiterno Dios, que dispones nuestro tiempo y nuestra vida, dígnate socorrer a tus siervos con tranquilidad continua: para que, regresando incólumes a sus propias labores, hagas asegurar su protección.
  
Oh Dios, visitador de los humildes, que nos consuelas con la dilección fraterna: alcanza para nuestra sociedad tu gracia; para que por ellos, en los cuales habitas, sintamos que has venido a nosotros. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del mismo Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
   
La paz y la bendición de Dios omnipotente, Padre, Hijo, ✠ y Espíritu Santo, descienda sobre nosotros, y permanezca para siempre. ℟. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)