Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 7 de enero de 2020

LA IGLESIA ECLIPSADA Y EL TRADICIONALISMO INFECTADO DE JUDÍOS

Por el PADRE HERNÁN VERGARA.

«Cuando viereis que está establecida en el lugar santo la abominación desoladora que predijo el profeta Daniel... Porque será tan terrible la tribulación entonces, que no la hubo semejante desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás. Y a no acortarse aquellos días, ninguno se salvaría; mas abreviarse han por amor de los escogidos». Evangelio de San Mateo XXIV, 15, 21.

La Santa Iglesia Católica fundada por Nuestro Divino Redentor, busca en todo la salvación eterna de las almas, obra la más santa y excelsa sobre la tierra, atacada atrozmente -por permisión divina- para mayor mérito de las almas que en verdad aman a Jesucristo Nuestro Señor: «En definitiva, el diablo mismo tiene que servir de instrumento de salvación al que vive en la fe de Cristo (1ª Cor. 5, 5; 2ª Cor. 12, 7)» Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, §124, página 287.
  
Satanás es el enemigo declarado de Dios Nuestro Señor y de su obra salvífica, quien la combate incondicionalmente, quien libre y voluntariamente se ha hecho malo: «Porque el diablo y demás demonios, por Dios ciertamente fueron creados buenos por naturaleza; mas ellos, por sí mismos, se hicieron malos. El hombre, empero, pecó por sugestión del diablo». IV Concilio de Letrán, capítulo 1º 'De la fe católica', año de 1215. Dz. 428.
  
Todo combate contra la Iglesia Católica, sea desde el interior a través de hombres de Iglesia, sea desde el exterior en ataque frontal, o cual quiera sea su origen, tiene su raíz en Satanás:
«El diablo odia a Dios, vive en el odio a Dios, o sea odia a la bondad en persona. Por eso no puede amar nada y a nadie. El diablo, al odiar al hombre odia en él a Dios, al Criador y al Santo. Se esfuerza por separar al hombre de Dios para llevarlo a un estado de apartamiento de Dios. El diablo combate el Reino de Dios, el poderío de Dios, incondicionalmente”. Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, §124, página 274.

Consideracione»
1º En la Iglesia católica existen hombres de Iglesia y feligreses que trabajan para los intereses de Satanás.
2º La infiltración judía en la Iglesia Católica.
3º Los frutos de la infiltración en la Iglesia Católica.
4º La Infiltración en la Iglesia remanente o llamada tradicionalista.
5º Rezad el santo Rosario, mantenerse en la fe católica.

1º En la Iglesia católica existen hombres de Iglesia y feligreses que trabajan para los intereses de Satanás.
«La buena simiente son los hijos del reino. Y la cizaña son los hijos de la iniquidad. Y el enemigo, que la sembró, es el diablo. Y la siega, es la consumación del siglo. Y los segadores son los Ángeles. Por manera que así como es cogida la cizaña, y quemada al fuego: así será en la consumación del siglo. Enviará el Hijo del hombre  sus Ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y a los que obra iniquidad: y echárloshan en el horno del fuego. Allí será el llanto y crujir de dientes”. Evangelio de San Mateo XIII, 38.
Desde  la fundación de la Santa Iglesia Católica ha estado integrada por hombres de Iglesia que han hecho las obras de Satanás, el primero de ellos, tristemente célebre es el Apóstol Judas Iscariote, y la historia de la Iglesia tiene abundantes ejemplos de hombres constituidos en dignidades eclesiásticas que han obrado como Satanás al interior de la Iglesia, hombres que espuriamente han ostentado el Papado para destruir la Iglesia.
  • «El diablo dispone de muchos representantes terrenos. Los escribas y los fariseos y todos los engañados por ellos tienen que rechazar a Jesucristo porque son hijos del diablo (Juan 7, 20)». Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, §124, página 281.
  • «Los hombres han crucificado a Jesucristo, pero es otro el promotor de este terrible hecho. Tras las personas activas al exterior se oculta el funesto personaje que las dirige. Satanás, que desde el principio fue un asesino y un mentiroso (Juan 8, 44), entró en Judas Iscariote y le sedujo a traicionar a Jesús (Lucas 22, 3; Juan 13, 27; 6, 70)». Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, §124, página 282.
Por esta razón el buen católico debe estar despierto, en santa vigilia, sobrios y vigilantes como afirma el Apóstol San Pedro: «Fratres: Sóbrii estóte, et vigiláte: quia adversárius vester diábolus tamquam leo rúgiens círcuit, quǽrens quem dévoret: cui resístite fortes in fide». 1ª San Pedro V, 8.
  
Es muy importante que las almas espirituales, piadosas estén instruidas en la verdad, diestros en los fundamentos de la fe católica, conocedores de la santa virtud de la humildad y de la obediencia; que han sido utilizadas estas dos fortalezas para amarrar las manos de algunos buenos católicos, para humillarlos “santamente” utilizando la investidura eclesiástica para destruir la Iglesia Católica, hablo de sacerdotes, de señores obispos y de quienes se han predicado ser el Romano Pontífice.
  • «Lo que sobre todo exige de Nos que rompamos sin dilación el silencio es que hoy no es menester ya ir a buscar los fabricantes de errores entre los enemigos declarados: se ocultan, y ello es objeto de grandísimo dolor y angustia, en el seno y gremio mismo de la Iglesia, siendo enemigos tanto más perjudiciales cuanto lo son menos declarados». SS. Papa San Pío X, carta Encíclica: Pascendi Dominici Gregis, 8 de septiembre de 1907.
  • «Una cosa es lo que ‘debe’ ser y otra lo que es en realidad. Hay obispos santos, muy santos, así como hay obispos pecadores, muy pecadores. Ni el Papa, cuya prerrogativa de su infalibilidad didáctica, para preservar la ‘inerrancia’ de la Iglesia, nosotros confesamos como dogma de nuestra fe católica (supuestas las cuatro condiciones que establece y aclara el Concilio Ecuménico Vaticano I), es personalmente ni impecable, ni infalible. En la cátedra de San Pedro se han sentado grandes santos, pero también insignes pecadores». Pbro. Dr. Joaquín Sáenz y Arriaga,  'Sede Vacante', página 4.
   
2º La infiltración judía en la Iglesia Católica.
En la Santa Iglesia Católica existen elementos dispuestos por Satanás para destruir la Institución Divina como lo hemos probado, los más peligrosos y promotores de todo mal son los hombres que practican en secreto la fe judía y en público ostentosamente la fe católica; los más peligrosos porque Nuestro Señor Jesucristo dijo de ellos en particular:
«Vosotros sois hijos del diablo, y queréis cumplir los deseos de vuestro padre: él fué homicida desde el principio, y no permaneció en la verdad: porque no hay verdad en él: cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso y padre de la mentira». Evangelio de San Juan VIII, 44.
«[Luis de Carvajal el Mozo] Reveló que todos los de su casa eran judíos, y que si su madre y hermanos iban a las Iglesias, lo hacían solo por cumplir con el mundo; que a su padre le había enseñado la ley un su hermano, mayor que él, y que todos sus antepasados eran igualmente judíos». Familia Carvajal, Tomo I, pág. 319.
Las máximas judías contenidas en sus libros sagrados son abominables, destilan sacrilegio, odio contra Dios Nuestro Señor, difícil de entender para un católico piadoso ¿cómo es posible que exista gente tan mala? Por eso la Iglesia ha tomado medidas contra ese problema real.
  • «Desde el siglo XII, los judíos debían habitar separados de los cristianos en un barrio de los suburbios, que se decía en España judería y en otras naciones ghetto. Para que la distinción fuera más clara y consiguientemente se pudiesen evitar con más facilidad el trato mutuo y los noviazgos entre personas de una y otra religión, se les obligaba, máxime desde el Concilio IV de Letrán, a llevar en el traje un distintivo, consistente en un gorro puntiagudo y una franja amarilla o roja cosida al vestido. Prohibíaseles el cohabitar con mujeres cristianas en calidad de mancebas (el matrimonio era nulo) o como criadas o vender esclavos cristianos y el forzar a nadie a la circuncisión. No podían desempeñar cargos oficiales, si bien esta ley fue violada frecuentemente por voluntad de los mismos reyes. Lo mismo se diga de la prohibición que tenían los cristianos de consultar a los médicos o cirujanos judíos, a no ser en caso de necesidad. El culto judaico no podía celebrarse en público, ni era lícito construir nuevas sinagogas donde no las hubiese, pero sí restaurar las existentes. (Los Sumos Pontífices) Gregorio IX y Honorio IV mandaron recoger los libros del Talmud, por el odio que respira y las horrendas calumnias que contiene contra Cristo y el cristianismo». Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; BAC, 1959, Tomo II, Parte II, Cap. XIV, página 737.
  • «Con más fundamento se les acusaba otras veces de mofarse de la religión cristiana, de profanar sacrílegamente las hostias consagradas, de asesinar el Jueves Santo a algún niño cristiano, en sustitución del cordero pascual, o de crucificarlo el Viernes Santo en burla y escarnio de la muerte de Cristo. Envueltos siempre en una niebla de misterio, con fama bien probada de usureros y aun de sacrílegos y criminales…» Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; BAC, 1959, Tomo II, Parte II, Cap. XIV, página 739.
La parte más peligrosa se encuentra en los elementos que practican la fe judía en secreto y en público la religión católica, hablamos de sacerdotes, señores obispos y falsos papas; peligrosos por su relación con Satanás, vinculados regularmente en los delitos contra la fe católica, la moral, invocaciones de orden satánico donde beben la fuerza para sus trabajos anticristianos.
  • «La quinta columna está formada por descendientes de judíos que se convirtieron al cristianismo en siglos anteriores. Ellos practicaban en público y en forma aparentemente fervorosa la religión de Cristo mientras, en secreto, conservaban su fe judaica, llevando a cabo ocultamente los ritos y ceremonias judías y organizándose en comunidades y sinagogas secretas que han funcionado en la clandestinidad durante varios siglos en la sociedad cristiana tratando de ella desde dentro, para lo cual han sembrado herejías y disidencias, tratando incluso de apoderarse del clero en las distintas Iglesias cristianas. Para ello usan la estratagema de introducir cristianos criptojudíos en el clero católico, los cuales podrían ir escalando primero las distintas dignidades de la Santa Iglesia y posteriormente las Iglesias disidentes. En los desacuerdos existentes entre dichas Iglesias, los judíos clandestinos siempre han tenido gran influencia». Maurice Pinay, 'Complot contra la Iglesia', IV parte, 'quinta columna en el clero.'
  • «Los judíos clandestinos organizaban y controlaban secretamente esos movimientos generadores e impulsores de graves herejías, como la de los iconoclastas, los cátaros, los patarinos, los albigenses, los husitas, los alumbrados y otras herejías más. La labor de estos judíos, introducidos como quinta columna en el seno de la Iglesia de Cristo, se facilitaba con la fingida conversión al cristianismo de ellos o de sus antepasados, los cuales se quitaban los nombres y apellidos judíos y los sustituían por cristianísimos nombres, adornados por el apellido de los padrinos de bautismo, con lo cual lograron diluirse en la sociedad cristiana y adueñarse de los apellidos de las principales familias de Francia, Italia, Inglaterra, España, Portugal, Alemania, Polonia y demás países de la Europa cristiana. Con este sistema lograron introducirse en el seno mismo de la Cristiandad con el fin de conquistarla por dentro y desquiciar la médula de las instituciones religiosas, políticas y económicas».  Maurice Pinay, 'Complot contra la Iglesia', IV parte, 'quinta columna en el clero.'
  • «Denunció también Luis, como judíos, a Domingo, Jorge y Constanza de apellido Rodríguez. Esta, a quien llamaba hermana, guardaba con mayor perfección la ley, y tenía otro librillo de su mano, con los mandamientos y oraciones, habíale traducido salmos, y cuando iba a misa, y el sacerdote alzaba, decía: “Encomendado seas a los diablos tú y quien te alza; confundido seas por ministerio del cielo, caiga aquí un rayo y confunda todo”. Hízole saber que, aunque todos estos herejes habían sido reconciliados, continuaban, sin excepción, siendo judíos». Familia Carvajal, Tomo II, pág. 166.
  • «Casi todos ellos –judíos- confesaban y comulgaban, y hacían oración públicamente en las iglesias, para aparentar entregarse a devociones cristianas; cuando en realidad a los templos iban solamente por cumplir con el público, y no ser perseguidos como judaizantes, pues los más, mientras visitaban esos lugares de devoción, recitaban salmos y oraciones judaicas en voz baja. En el fondo, sin excepción eran judíos recalcitrantes y, en cuanto podían, guardaban secretamente sus ritos y ceremonias; aun tratándose de los que habían sido reconciliados por la Inquisición, y veían como una abominación el culto, que ellos juzgaban idolátrico, a Cristo, a la Virgen María y a los santos. Con que Luis de Carvajal decía a su compañero que el rezar el rosario era rezar al aíre, añadiendo: “¡Qué engañados andan estos pobres cristianos!”». Familia Carvajal, Tomo II, pág. 174.
  • «En otra conversación, también con [Luis] Díaz, repitió algunas de las especies anteriores, y dijo que la hostia era un poco de engrudo, y que cuando el sacerdote alzaba en el sacrificio de la misa, él, Luis, pronunciaba estas palabras: “Pan veo, en un solo Dios creo y adoro”. Luego, añadía que maldito fuese quien creyese otra cosa que la ley de Moisés, pues se irían a los infiernos; que la confesión de los católicos no tenía valor alguno, y que los propios inquisidores se convertirían al judaísmo, si no fuera por el temor de perder sus haciendas. Aseguraba que la cruz no era más que una horca; y que, por tanto, la señal que hacían los cristianos al persignarse, no era sino la horca de Mardoqueo, y parecía cosa de burla el decir que Dios había de morir en una horca, como ladrón, entre ladrones».  Familia Carvajal, Tomo II, pág. 198.

3º Los frutos de la infiltración en la Iglesia Católica.
El conocimiento de los hechos deben movernos a vivir en gracia de Dios Nuestro Señor, a rezar despacio y atentamente el Santo Rosario, a utilizar las armas de Dios, en una santa piedad activa y vigilante, conocedores que la parte humana de la Iglesia Católica está infectada por elementos ajenos al espíritu de Cristo.
  
Las Sagradas Escrituras y la Santísima Virgen advirtieron las graves y catastróficas consecuencias que vive la Esposa Inmaculada de Jesucristo Nuestro Señor, la apostasía casi general, la supresión de la santa misa, la espantosa abominación en el lugar santo, la gran confusión.
  • «Cuando viereis que la abominación de la desolación, que fue dicha por el profeta Daniel, está en el lugar santo, el que lee entienda. Entonces los que estén en la Judea huyan a los montes. Y el que en el tejado, no descienda a tomar alguna cosa de su casa. Y el que el campo, no vuelva a tomar su túnica… habrá grande tribulación, cuál no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será. Y si no fuesen abreviados aquellos días, ninguna carne seria salva: más por lo escogidos aquellos días serán abreviados».  Evangelio de San Mateo XXIV, 15-22.
  • «Roma perderá la fe y será la sede del anticristo» Nuestra Señora de La Salette, 19 de septiembre de 1846.
  • «Un gran castigo caerá sobre todo el género humano, no hoy, ni mañana, sino en la segunda mitad del Siglo XX. Ya lo había revelado a los niños Melania y Maximino, en “La Salette”, y hoy lo repito a ti, porque el género humano ha pecado y pisoteado el Don que había hecho. En ningún lugar del mundo hay orden, y Satanás reina sobre los más altos puestos, determinando la marcha de las cosas. Él, efectivamente, logrará introducirse hasta la cumbre de la Iglesia». Nuestra Señora de Lourdes, 1917.
Con la muerte de SS. Papa Pío XII, la Santa Iglesia quedó eclipsada, las personas que han ocupado el lugar del Vicario de Cristo desde Juan XXIII al actual Francisco I, son la espantosa abominación en el lugar santo, instrumentos de Satanás que han suprimido oficialmente la santa misa, eliminaron el Derecho Canónico, alteraron las oraciones del Santo Rosario, suprimieron el rezo del Oficio Divino, autorizaron el matrimonio de sacerdotes y la ordenación de sacerdotes casados de manera ordinaria, la flagrante unión con los judíos, la destrucción evidente de la fe católica, en sintesis: «Roma perderá la fe y será la sede del anticristo» Nuestra Señora de La Salette, 19 de septiembre de 1846.
«En el judaísmo abundan esta clase de místicos; y a ellos se debe principalmente los grandes triunfos que ha ido logrando el imperialismo teológico de los hebreos, porque el niño o joven que ingresa en los seminarios del clero cristiano, sabe que va desempeñar la más santa labor de destrucción contra el enemigo capital del pueblo escogido: el cristianismo, y de manera especial la Iglesia Católica». Maurice Pinay, Complot contra la Iglesia, tomo III, capítulo XXIV.
¿Quienes han sido los falsos “Papas” desde la muerte de SS Papa Pío XII?

Juan XXIII: Fue denunciado en por el Santo Oficio en 1925 por sus doctrinas heréticas, anticlericales, involucrado en problemas de homosexualidad, se inicio en la masonería en París, siempre rodeado de anticlericales.
  • Angelo Giuseppe Roncalli asumió el nombre de Juan XXIII, el día 28 de octubre de 1958 a los 77 años, murió el 3 de junio de 1963 a los 81 años.
  • «El mismo día 1 de enero de 1961 dejan de tener vigencia las Rubricæ generales del Breviario y del Misal romano, así como las Additiones et Variationes a las rúbricas del Breviario y del Misal romano conforme a la Bula Divino afflatu de nuestro Predecesor San Pío X, que ahora se encuentran al comienzo de esos libros litúrgicos. Del mismo modo cesa de tener vigencia el Decreto general de la Sagrada Congregación de Ritos sobre la simplificación de las rúbricas, del 23 de marzo de 1955, que ha sido refundido en el nuevo texto de las rúbricas. Quedan abrogados también los decretos y respuestas a las dudas de la misma Sagrada Congregación, que no se compaginan con la nueva redacción de las rúbricas.
      
    Finalmente, tan sólo por esta vez, esta Sagrada Congregación de Ritos se reserva el derecho exclusivo de examinar cada una de las ediciones del Breviario y Misal romanos, que preparen conforme al nuevo código de rúbricas, y declararlas conformes a la edición ‘típica’». Sagrada Congregación de Ritos, 26 de julio de 1960.
  • El día 25 de julio de 1960 Juan XXIII promulgó la Constitución apostólica Rubricarum instructum, con la que reformaba el Misal Romano y el Breviario, y al día siguiente la S. Congregación de Ritos emanó el decreto general Novum rubricarum, con el cual promulgaba el Novus rubricarum Breviarii ac Missalis Romani codex.
  
Paulo VI: Un hombre judío en toda la extensión de la palabra como lo afirma el padre Sáenz y Arriaga, su familia cabalística, impulsora de los enemigos de la Iglesia de Cristo, quien consagró la Iglesia a Satanás en 1969 con la misa satánica en la Basílica de San Pablo.
  • El 3 de abril de 1969 Giovanni Battista  Montini, 'Pablo VI', promulgó la Constitución Apostólica: 'Missale Romanum',  que entró en vigor el día 30 de noviembre de 1969, la edición latina del nuevo misal romano se publicó definitivamente el 11 de mayo de 1970.
Hablar de Juan Pablo II, el joven polaco judío que continuo con la falsa misa y las enseñanzas anticristianas de sus dos predecesores, Benedicto XVI con nueve rabinos en su ascendencia, y Jorge Mario Bergoglio crecido en las sinagogas de Buenos Aires Argentina; todos con problemas de homosexualidad, rodeados de judíos, con enseñanzas anticristianas, confusas, donde nadie tiene la culpa, todos son buenos; el fruto es evidente: «Roma perderá la fe y será la sede del anticristo» Nuestra Señora de La Salette, 19 de septiembre de 1846.

4º La Infiltración en la Iglesia remanente o llamada tradicionalista.
Lamentablemente el buen católico cree piadosamente que los lugares donde por gracia de Dios se celebra la Santa Misa verdadera, son bastiones inexpugnables de la fe católica, lo son en cuanto se mantengan firmes en la fe, dejan de serlo cuando los que moran en esos lugares actúan contra Cristo.
   
Quede claro, no son las Instituciones, Congregaciones, Conventos o Iglesias; son los hombres que integran esos institutos, el espíritu que se vive, el cuál santifica o corrompe la obra de Dios, de suerte que no todos son malos, sencillamente el judaísmo siempre apunta a las cabezas, a dirigir a sus intereses.
  
En la Fraternidad San Pío X resulta curioso el testimonio del hoy obispo Andrés Morello, quien fuera rector del seminario de “Nuestra Señora Corredentora”, ubicado en la Reja, Buenos Aires, Argentina, que afirmó que estaba infiltrado severamente de judíos; el mismo padre Sergio Ruiz Vallejo [Weisman] que su padre pertenecía a los rabinos de Polonia, el cuál sale del seminario con veinte seminaristas entre ellos Juan José Squetino Shattenhofer, con el argumento de que el Instituto Religioso esta severamente afectado por elementos judíos.
  
Sergio Ruiz Vallejo [Weisman], cambia su nombre nuevamente: Fray Juan de Jesús de la Orden Mariana Carmelitana; el Obispo Andrés Morello en su Compañia de Jesús y María en la Patagonia, donde los monjes que han abandonado su Instituto Religioso han padecido trastornos mentales, siempre rodeado de elementos judíos y de homosexualidad; por el mismo estilo el obispo Juan José Squetino Shcattenhofer con su Fundación San Vicente Ferrer, con practicas judías, problemas de homosexualidad. Hay otros casos de judíos de la orden rosacruz que por el momento reservo para no alargar el tema.
   
Curiosamente estos hombres de Iglesia figuran como “santos” religiosos, pero siembran a su paso doctrinas heréticas como el “conclavismo”, siembran la confusión y la difamación de los hombres de Iglesia fundados en discursos falsos; curiosamente al analizar sus vidas son de costumbres anticristianas: no rezan el Oficio Divino, comen carne los viernes de cuaresma, desprecian la Teología en los hechos, pero en la practica son ostentosamente católicos.
«Por otra parte, formaron asociaciones religiosas con objetivos titularmente católicos y bajo el patronazgo de algún santo cristiano, y las utilizaban como tapaderas para practicar sus ritos ancestrales. Racialmente, en sus creencias, y en gran parte de la práctica, continuaron siendo como habían sido antes de la conversión. Eran judíos en todo excepto en el nombre, y cristianos en nada, excepto en la forma». Cecil Roth, Los judíos secretos, página 27.
El “padre” Jose Ramón Gonzáles [sacerdote unido con vinculo matrimonial que se niega a presentar su información] de España, hijo espiritual de Juan José Squetino propagando la herejía del “conclavismo” con aires de santidad, piedad cristiana, cuando lo que debe hacer es atender a su esposa, dejar de propagar su Breviario herético, es evidente la destrucción de la Iglesia remanente por estos hombres que se dicen santos, pero en verdad son la espantosa abominación en el lugar santo.
   
Estos hombres que aparentan no tolerarse, pero son socios en la destrucción de la Iglesia Católica, saben hacer alianza para propagara sus errores utilizando en sus mismas filas a católicos y hombres de Iglesia manipulados por sus dos herramientas manipuladas: La obediencia a ellos no a la Iglesia, y la falsa humildad. 
Tienen una gran capacidad inventiva, acusan, condenan y desprecian  a los sacerdotes, hombres de iglesia y señores obispos rectos y honestos; sobre todo a quienes los encaran y les dicen la verdad, su origen judío. Gran ofensa para un judío el verse descubiertos, pero mayor la afrenta porque se creen santos e inmaculados conforme a sus pensamientos hebreos: «El hebreo es el Dios viviente, el Dios encarnado; es el hombre celeste, el Adán Kadmon. Los otros hombres son terrestres, de raza inferior. Sólo existen para servir al hebreo. Son pequeñas bestias». Kaballah ad-Pentateuco, Fol. 97, Col. I;

5º Rezad el santo Rosario, mantenerse en la fe católica.
Satanás está sujeto a la ley de la historia: ‘Inimícitias ponam inter te et muliérem’. La serpiente antigua que luchó contra San Miguel Arcángel, conoce perfectamente que la Santísima Virgen María aplasta su cabeza hasta derrotarlo: ‘quebrantará tu cabeza’, por tal motivo Satanás tiene pavor, espanto, miedo aterrador al poder del Santo Rosario, rezado por los verdaderos hijos de Dios que se alimentan con la sangre del Cordero: «Le han vencido por la sangre del Cordero, y por la palabra de su testimonio, y no amaron sus vidas hasta la muerte». Apocalipsis de San Juan XII, 7.
   
El Santo Rosario es el medio por donde Satanás será vencido en estos calamitosos tiempos de apostasía casi general, el santo Rosario es la presencia de Dios en su augusta Madre Santísima que aplasta la cabeza de la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás [Apoc. XII, 7].
«Por medio de María se comenzó la salvación del mundo, y por medio de María se debe consumar. María apenas se dejo ver en la primera venida de Jesucristo, con el fin de que los hombres, todavía poco instruidos e ilustrados sobre la persona de su Hijo, no se separasen de El aficionándose demasiado intensa e imperfectamente a Ella, cosa que probablemente hubiera sucedido si hubiese sido conocida, a causa de los admirables atractivos que el Altísimo puso aún en su exterior; y esto es tanta verdad, que San Dionisio Areopagita nos dejó escrito que, cuando la vió, la hubiera tomado por una divinidad, en vista de sus secretos atractivos y de su belleza incomparable, si la fe que él profesaba no le dijera lo contrario.
 
Pero en la segunda venida de Jesucristo, María ha de ser conocida y revelada por el Espíritu Santo, a fin de hacer por medio de Ella que los hombres conozcan, amen y sirvan a Jesucristo; pues entonces ya no subsistirán aquellas razones que obligaron al Espíritu Santo a ocultar a su Esposa durante su vida y a manifestarla sólo raras veces desde que se predicó el Evangelio». San Luis María G. de Montfort, ‘Tratado de la verdadera devoción’, No. 49.
Aconsejo el Santo Rosario a los verdaderos soldados de Cristo esparcidos en la faz de la tierra, unidos por la fe verdadera a la Esposa Inmaculada de Nuestro Divino Redentor, que luchan por la Ciudad de Dios, incomprendidos y en soledad humana, combatidos incansablemente por la serpiente antigua, despreciados del mundo, atacados con odio irracional de las tinieblas por los hombres que se apropian la obra de Dios con la mentira para pervertirla con apariencia de hacer bien.
  
Rezad el Santo Rosario, soldados de Cristo humillados con calumnias y difamaciones fabricadas por los esbirros de Satanás, que pretenden apropiarse de la luz de Cristo y llamarse santos, siendo sus obras contra Cristo, haciendo consistir la santidad de vida en la simulación que redunda en alabanza de ellos mismos, sedientos siempre de honras y reconocimientos, con el disfraz de corderos siendo lobos rapaces, mercenarios que desprecian y destruyen el Magisterio de la Iglesia Católica, conculcando el Derecho Canónico bajo el velo de la falsa humildad, despreciando sacrílegamente en los hechos la Doctrina de la Esposa Inmaculada para ponerse ellos en el lugar de Dios, sus costumbres y adaptaciones por encima de la teología, de la liturgia, del Derecho Canónico y de la ciencia eclesiástica, es decir: “La espantosa abominación en el lugar santo”.

Que los verdaderos soldados de Cristo, en su desierto recen el Santo Rosario cada día con toda fe, inmolen sus vidas como incienso en la oración, gasten sus energías en amar y servir a Dios Nuestro Señor en María, por María y con la Bendita Madre de Dios en medio del mundo corrompido dominado en su exterioridad por la bestia que blasfema contra Dios y contra todo lo que se dice Dios.
  
«Le han vencido por la sangre del Cordero, y por la palabra de su testimonio, y no amaron sus vidas hasta la muerte». Apocalipsis de San Juan XII, 7.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)