Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

martes, 22 de septiembre de 2020

EL DIABLO MUESTRA SUS CUERNOS EN MEDJUGORJE

Noticia tomada de ACTUALITÉS FFSPX.
  
Gárgola del diablo en la catedral de Nuestra Señora de París
   
«El diablo está presente en Međugorje, y también ataca a los videntes». Durante la entrega hecha a Fatto Quotidiano, el 11 de septiembre de 2020, del avance de su último libro publicado por ediciones de San Paolo, Il mio nome e Satana (Mi nombre es Satanás), Fabio Marchese Ragona espera seducir a un público en búsqueda de sensacionalismo, e incluso provocar un ligero terremoto al interior de los muros leoninos.
   
Las afirmaciones expuestas por el vaticanista proceden de una entrevista realizada a Monseñor Henryk Hóser, arzobispo emérito ad persónam de Varsovia-Praga, nombrado por el Papa Francisco el 11 de febrero de 2017, visitante apostólico especial de la parroquia de Međugorje (Bosnia Herzegovina) donde reside actualmente. Esta es la primera vez que el prelado habla de la presencia del diablo en Međugorje.
    
«Sí, es cierto -explica Monseñor Hóser- hay casos de manifestaciones demoníacas; puedo decir que son raros, pero a veces se puede escuchar a alguien gritar o vociferar, incluso en grupos de diez mil personas». El enviado especial del Papa insiste: «Estas cosas suceden aquí, no se puede negar. Por supuesto, no pasan todos los días, pero suceden aquí en Međugorje. Además, a veces, estos poseídos quieren atacar a los videntes».
   
El libro de Fabio Marchese Ragona ha sido leído detenidamente en el Vaticano, en particular por el cardenal Camillo Ruini, quien encabezó la comisión de estudio sobre los eventos de Međugorje.
    
Esta última presentó su informe en 2017, y reconoce las primeras siete apariciones marianas que habrían tenido lugar del 24 de junio al 3 de julio de 1981, afirmando que los primeros fenómenos observados en la ciudad bosnia no eran de origen demoníaco: una precisión en contradicción con investigaciones anteriores bien argumentadas.
   
El cardenal Ruini, avergonzado por las declaraciones del enviado especial de la Santa Sede, respondió: «en la investigación que llevamos a cabo, no abordamos el tema de la presencia del diablo en Međugorje; en nuestro informe, no hay nada al respecto». ¿Cuál es entonces el valor de las conclusiones de la comisión que dirigió hasta 2017?
    
Para justificarse, el Cardenal añade: «Como sabemos, no podemos excluir que el diablo esté presente en medio de las cosas buenas; basta recordar que puede tentar a los santos. San Antonio, por ejemplo, fue muy tentado por el diablo. Esto no es algo incompatible con Međugorje».
    
El escepticismo del Papa Francisco hacia Međugorje solo se reforzará con esta situación. En mayo de 2017, de regreso de su viaje a Fátima, el pontífice argentino declaró sobre las conclusiones de la comisión: «Yo personalmente soy más malo: yo prefiero a la Virgen madre, y no a la madre que parece jefa de la oficina de telégrafos y va mandando mensajes todos los días. Esta mujer no es la Madre de Jesús».
    
Esto probablemente no impedirá que Francisco se mantenga fiel a su método: privilegiar «el aspecto espiritual y pastoral; (...) las personas que allí se confiesan». Y permita así organizar peregrinaciones a este lugar, en detrimento del aspecto doctrinal, que queda relegado a un segundo plano. «Estas presuntas apariciones no tienen mucho valor», concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)