Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

domingo, 31 de enero de 2021

BENDICIÓN DE LA MESA, EN EL RITO ROMANO TRADICIONAL

Bendición de la mesa (José de Alcíbar. Museo Nacional de Arte de México)
   
Según San Alfonso María de Ligorio, la piadosa práctica de bendecir la mesa antes de comer, y de dar gracias después, es tan antigua que se puede decir era observada por primeros cristianos. Tertuliano, en su tratado De la Oración, 25, dice «Nosotros no nos reclinamos en un banquete antes de probar primero la oración, y de manera semejante, la oración pone fin a la fiesta». Las Instituciones cenobíticas de Juan Casiano, libro 7, cap. 12, y el cap. 43 de la Regla de San Benito incluyen disposiciones sobre la comida en los monasterios, adaptando esta última lo dispuesto en la Régula Magístri tres décadas antes.
   
El Breviario Romano Tradicional contiene esta forma de bendición de la mesa, que se emplea en seminarios, rectorías parroquiales y casas religiosas, pero que también puede observarse en familia, iniciando el que preside la mesa y respondiendo los demás; si se está solo, se dice en su totalidad. En caso de comer con no católicos, bastará con hacer la Señal de la Cruz sobre lo que se va a comer, sin participar en las bendiciones de ellos, so pena de communicátio in sacris y recibir maldición.
    
Salvo los salmos (tomados de la versión de Mons. Félix Torres Amat), la traducción es propia.
   
AD PRÁNDIUM (En el almuerzo)*
Antes:
℣. Benedícite (Bendice).
℞. Benedícite. (Bendice).
   
℣. Óculi ómnium in te sperant, Dómine, et tu das escam illórum in témpore opportúno (Los ojos de todos esperan en ti, Señor, y tú les das su alimento en tiempo oportuno).
℞. Áperis tu manum tuam, et imples omne ánimal benedictióne (Abres tu mano, y llenas de bendición a todo viviente).
Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
   
Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýrie, eléison.
   
Pater noster en voz baja hasta:
℣. Et ne nos indúcas in temptatiónem.
℞. Sed líbera nos a malo.
  
Orémus.
   
Bénedic, Dómine, nos et hæc ✠ tua dona quæ de tua largitáte sumus sumptúri. Per Christum Dóminum nostrum (Bendícenos, Señor, y a estos ✠ tus dones con los cuales somos alimentados por tu generosidad Por Jesucristo Nuestro Señor). Amen.
   
Jube, Dómine benedícere (Dígnate, Señor, bendecir)
   
Mensæ cœléstis partícipes fáciat nos, Rex ætérnæ glóriæ (Haznos, Rey de la eterna gloria, partícipes de la mesa celestial). Amen.
    
Al final:
℣. Tu autem Dómine, miserére nobis.
℞. Deo grátias.
℣. Confiteántur tibi, Dómine, ómnia ópera tua.
℞. Et Sancti tui benedícant tibi.
     
Ágimus tibi grátias, omnípotens Deus, pro univérsis benefíciis tuis: Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum (Te damos gracias, Dios omnipotente, por todos tus beneficios. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos) Amen.
  
Se puede decir el Salmo 50:
Miserére mei, Deus, secúndum magnam misericórdiam tuam. (Ten piedad de mí, oh Dios, según la grandeza de tu misericordia)
Et secúndum multitúdinem miseratiónum tuárum, dele iniquitátem meam. (Y según la muchedumbre de tus piedades, borra mi iniquidad).
Amplius lava me ab iniquitáte mea: et a peccáto meo munda me. (Lávame todavía más de mi iniquidad, y límpiame de mi pecado);
Quóniam iniquitátem meam ego cognósco: et peccátum meum contra me est semper. (Porque yo reconozco mi maldad, y delante de mí tengo siempre mi pecado):
Tibi soli peccávi, et malum coram te feci: ut justificéris in sermónibus tuis, et vincas cum judicáris. (Contra ti solo he pecado; y he cometido la maldad delante de tus ojos, a fin de que perdonándome, aparezcas justo en cuanto hables, y quedes victorioso en los juicios que de ti se formen).
Ecce enim, in iniquitátibus concéptus sum: et in peccátis concépit me mater mea. (Mira pues que fui concebido en iniquidad, y que mi madre me concibió en pecado).
Ecce enim, veritátem dilexísti: incérta et occúlta sapiéntiæ tuæ manifestásti mihi. (Y mira que tú amas la verdad: tú me revelaste los secretos y recónditos misterios de tu sabiduría).
Aspérges me hyssópo, et mundábor: lavábis me, et super nivem dealbábor. (Me rociarás, Señor, con el hisopo, y seré purificado: me lavarás, y quedaré más blanco que la nieve).
Audítui meo dabis gáudium et lætítiam: et exsultábunt ossa humiliáta. (Infundirás en mi oído palabras de gozo, y de alegría; con lo que, viéndome perdonado, se recrearán mis huesos quebrantados o mis ya abatidas fuerzas).
Avérte fáciem tuam a peccátis meis: et omnes iniquitátes meas dele. (Aparta tu rostro de mis pecados, y borra todas mis iniquidades).
Cor mundum crea in me, Deus: et spíritum rectum ínnova in viscéribus meis. (Crea en mí, oh Dios, un corazón puro, y renueva en mis entrañas el espíritu de rectitud).
Ne projícias me a fácie tua: et spíritum sanctum tuum ne áuferas a me. (No me arrojes de tu presencia, y no retires de mí tu santo espíritu).
Redde mihi lætítiam salutáris tui: et spíritu principáli confírma me. (Restitúyeme la alegría de tu Salvador; y fortaléceme con un espíritu de príncipe).
Docébo iníquos vias tuas: et ímpii ad te converténtur. (Yo enseñaré tus caminos a los malos, y se convertirán a ti los impíos).
Líbera me de sanguínibus, Deus, Deus salútis meæ: et exsultábit lingua mea justítiam tuam. (Líbrame de la sangre, oh Dios, Dios salvador mío, y ensalzará mi lengua tu justicia).  
Dómine, lábia mea apéries: et os meum annuntiábit laudem tuam. (¡Oh Señor!, tú abrirás mis labios; y publicará mi boca tus alabanzas).
Quóniam si voluísses sacrifícium, dedíssem útique: holocáustis non delectáberis. (Que si tú quisieras sacrificios, ciertamente te los ofreciera: mas tú no te complaces con solos holocaustos o actos de religión meramente exteriores).
Sacrifícium Deo spíritus contribulátus: cor contrítum, et humiliátum, Deus, non despícies. (El espíritu compungido es el sacrificio más grato para Dios: no despreciarás, oh Dios mío, el corazón contrito y humillado).
Benígne fac, Dómine, in bona voluntáte tua Sion: ut ædificéntur muri Jerúsalem. (Señor, por tu buena voluntad seas benigno para con Sion, a fin de que estén firmes los muros de Jerusalén).
Tunc acceptábis sacrifícium justítiæ, oblatiónes, et holocáusta: tunc impónent super altáre tuum vítulos. (Entonces aceptarás el sacrificio de justicia, las ofrendas, y los holocaustos: entonces serán colocados sobre tu altar becerros para el sacrificio).
Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. * Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen
 
O el Salmo 116:
Laudáte Dóminum, omnes gentes, * collaudáte eum, omnes pópuli: (Alabad al Señor, naciones todas de la tierra: pueblos todos cantad sus alabanzas).
Quóniam confirmáta est super nos misericórdia ejus, * et véritas Dómini manet in ætérnum. (Porque su misericordia se ha confirmado sobre nosotros; y la verdad del Señor permanece eternamente).
Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. * Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýrie, eléison.
   
Pater noster en voz baja hasta:
℣. Et ne nos indúcas in temptatiónem.
℞. Sed líbera nos a malo.
   
℣. Dispérsit dedit paupéribus (Dio a manos llenas a los pobres).
℞. Justítia ejus manet in sǽculum sǽculi (Su justicia permanece por los siglos de los siglos).
℣. Benedícam Dóminum in omni témpore (Bendigo al Señor en todo tiempo).
℞. Semper laus ejus in ore meo (Su alabanza está siempre en mi boca).
℣. In Dómino laudábitur ánima mea (Mi alma se gloría en el Señor).
℞. Áudiant mansuéti, et lætétur (Que lo escuchen los mansos, y se alegren).
℣. Magnificáte Dóminum mecum (Glorificad al Señor conmigo).
℞. Et exaltémus nomen ejus in idípsum (Y a una exaltemos su nombre).
℣. Sit nomen Dómini benedíctum (Sea bendito el nombre del Señor).
℞. Ex hoc nunc et usque in sǽculum (Desde ahora y en los siglos).
   
Retríbuere dignáre, Dómine, ómnibus nobis bona faciéntibus propter nomen tuum, vitam ætérnam (Dígnate retribuir, Señor, con la vida eterna, todo el bien que hacemos por tu nombre). Amen.
    
℣. Benedicámus Dómino (Bendigamos al Señor).
℞. Deo grátias (Demos gracias a Dios).
Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace (Que las almas de los fieles por la misericordia de Dios descansen en paz). Amen.
Pater noster en voz baja.
   
℣. Deus det nobis suam pacem (Dios nos dé su paz).
℞. Et vitam ætérnam (Y la vida eterna). Amen.
  
AD CŒNAM (A la cena):
Antes:
℣. Edent páuperes et saturabúntur, et laudábunt Dóminum, qui requírunt eum (Los pobres comerán y quedarán saciados, y los que buscan al Señor le cantarán alabanzas): 
℞. Vivent corda eórum in sǽculum sǽculi (Sus corazones vivirán por los siglos de los siglos).
Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen
   
Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýrie, eléison.
   
Pater noster en voz baja hasta:
℣. Et ne nos indúcas in temptatiónem.
℞. Sed líbera nos a malo.
  
Orémus.

Bénedic, Dómine, nos et hæc ✠ tua dona quæ de tua largitáte sumus sumptúri. Per Christum Dóminum nostrum (Bendícenos, Señor, y a estos ✠ tus dones con los cuales somos alimentados por tu generosidad Por Jesucristo Nuestro Señor). Amen.

Jube, Dómine benedícere (Dígnate, Señor, bendecir)
 
Ad cœnam vitæ ætérnæ perdúcat nos, Rex ætérnæ glóriæ (Condúcenos, Rey de la eterna gloria, a la cena de la vida eterna) Amen.
   
Acabada la cena, decir:
Memóriam fecit mirabílium suórum miséricors et miserátor Dóminus: escam dedit timéntibus se (Memoria eterna dejó de sus maravillas, misericordioso y compasivo es el Señor: ha dado alimento alos que le temen).
   
Benedíctus Deus in donis suis, et Sanctus in ómnibus opéribus suis: Qui vivit et regnat in sǽcula sæculórum (Bendito sea Dios en sus dones, y los Santos en todas sus obras. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos) Amen.

Se dice el Salmo 116:
Laudáte Dóminum, omnes gentes, * collaudáte eum, omnes pópuli: (Alabad al Señor, naciones todas de la tierra: pueblos todos cantad sus alabanzas).
Quóniam confirmáta est super nos misericórdia ejus, * et véritas Dómini manet in ætérnum. (Porque su misericordia se ha confirmado sobre nosotros; y la verdad del Señor permanece eternamente).
Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. * Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Kýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýrie, eléison.
   
Pater noster en voz baja hasta:
℣. Et ne nos indúcas in temptatiónem.
℞. Sed líbera nos a malo.
   
℣. Dispérsit dedit paupéribus (Dio a manos llenas a los pobres).
℞. Justítia ejus manet in sǽculum sǽculi (Su justicia permanece por los siglos de los siglos).
℣. Benedícam Dóminum in omni témpore (Bendigo al Señor en todo tiempo).
℞. Semper laus ejus in ore meo (Su alabanza está siempre en mi boca).
℣. In Dómino laudábitur ánima mea (Mi alma se gloría en el Señor).
℞. Áudiant mansuéti, et lætétur (Que lo escuchen los mansos, y se alegren).
℣. Magnificáte Dóminum mecum (Glorificad al Señor conmigo).
℞. Et exaltémus nomen ejus in idípsum (Y a una exaltemos su nombre).
℣. Sit nomen Dómini benedíctum (Sea bendito el nombre del Señor).
℞. Ex hoc nunc et usque in sǽculum (Desde ahora y en los siglos).
   
Retríbuere dignáre, Dómine, ómnibus nobis bona faciéntibus propter nomen tuum, vitam ætérnam (Dígnate retribuir, Señor, con la vida eterna, todo el bien que hacemos por tu nombre). Amen.
    
℣. Benedicámus Dómino (Bendigamos al Señor).
℞. Deo grátias (Demos gracias a Dios).
Fidélium ánimæ per misericórdiam Dei requiéscant in pace (Que las almas de los fieles por la misericordia de Dios descansen en paz). Amen.
Pater noster en voz baja.
   
℣. Deus det nobis suam pacem (Dios nos dé su paz).
℞. Et vitam ætérnam (Y la vida eterna). Amen.
   
***
  
Este modo de bendecir la mesa y dar gracias se puede observar durante todo el año, con las siguientes variaciones dependiendo del Calendario Litúrgico:
  • Desde la Navidad hasta la cena de la vigilia de la Epifanía exclusive, decir:
    Antes:
    ℣. Verbum caro factum est, allelúja (El Verbo se hizo carne, aleluya).
    ℞. Et habitávit in nobis, allelúja (Y habitó entre nosotros, aleluya).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
      
    El Salmo 50 puede ser remplazado por el Salmo 97:
    Cantáte Dómino cánticum novum: quia mirabília fecit. (Cantad al Señor un cántico nuevo; porque ha hecho maravillas).
    Salvávit sibi déxtera ejus: et brácchium sanctum ejus. (Su diestra misma, y su santo brazo han obrado su salvación).
    Notum fecit Dóminus salutáre suum: in conspéctu géntium revelávit justítiam suam. (El Señor ha hecho conocer su Salvador: ha manifestado su justicia a los ojos de las naciones).
    Recordátus est misericórdiæ suæ, et veritátis suæ dómui Israël. (Ha tenido presente su misericordia, y la verdad de sus promesas a favor de la casa de Israel).
    Vidérunt omnes términi terræ salutáre Dei nostri. (Todos los términos de la tierra han visto la salvacion que nuestro Dios nos ha enviado).
    Jubiláte Deo, omnis terra: cantáte, et exsultáte, et psállite. (Cantad pues festivos himnos a Dios todas las regiones de la tierra: cantad у saltad de alegría, y salmead).
    Psállite Dómino in cíthara, in cíthara et voce psalmi: in tubis ductílibus, et voce tubæ córneæ. (Salmead a gloria del Señor con la cítara  con la cítara y con voces armoniosas, al eco de las trompetas de metal, y al sonido de bocinas).
    Jubiláte in conspéctu regis Dómini: moveátur mare, et plenitúdo ejus: orbis terrárum, et qui hábitant in eo. (Mostrad vuestro alborozo en la presencia de este Rey, que es el SEÑOR. Conmuévase de gozo el mar y cuanla tierra toda con todos sus habitantes).
    Flúmina plaudent manu, simul montes exsultábunt a conspéctu Dómini: quóniam venit judicáre terram. (Los ríos aplaudirán con palmadas: los montes a una saltarán de contento, a la vista del Señor: porque viene a gobernar la tierra).
    Judicábit orbem terrárum in justítia, et pópulos in æquitáte. (Él juzgará el orbe terráqueo con justicia, y a los pueblos con rectitud).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
      
    Al terminar:
    ℣. Notum fecit Dóminus, allelúja (Se hizo conocido el Señor, aleluya).
    ℞. Salutáre suum, allelúja (Su Salvador, aleluya), siguiendo todo lo demás.
      
  • En la Epifanía y durante toda la Octava:
    Antes:
    ℣. Reges Tharsis et ínsulæ múnera ófferent, allelúja (Los reyes de Tarsis y las islas ofrecen regalos, aleluya).
    ℞. Reges Árabum et Saba dona addúcent, allelúja (Los reyes de Arabia y de Saba le traen dones, aleluya).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
      
    El Salmo 50 puede ser remplazado por el Salmo 71:
    Deus, judícium tuum regi da: et justítiam tuam fílio regis: (Da, oh Dios, al Rey tus leyes para juzgar, da al hijo del Rey tu justicia).
    Judicáre pópulum tuum in justítia, et páuperes tuos in judício. (A fin de que él juzgue con rectitud a tu pueblo, y a tus pobres según la equidad)
    Suscípiant montes pacem pópulo: et colles justítiam. (Reciban del cielo los montes la paz para el pueblo, y reciban los collados la justicia).
    Judicábit páuperes pópuli, et salvos fáciet fílios páuperum: et humiliábit calumniatórem. (Él hará justicia a los pobres o afligidos del pueblo, y pondrá en salvo los hijos de los pobres, y humillará al calumniador).
    Et permanébit cum sole, et ante lunam, in generatióne et generatiónem. (Y permanecerá como el sol y la luna, de generación en generación).
    Descéndet sicut plúvia in vellus: et sicut stillicídia stillántia super terram. (Descenderá como la lluvia sobre el vellocino de lana, y como rocío copioso sobre la tierra).
    Oriétur in diébus ejus justítia, et abundántia pacis: donec auferátur luna. (Florecerá en sus días la justicia, y la abundancia de paz, hasta que deje de existir la luna).
    Et dominábitur a mari usque ad mare: et a flúmine usque ad términos orbis terrárum. (Y dominará de un mar a otro, y desde el río hasta el extremo del orbe de la tierra).
    Coram illo prócident Æthíopes: et inimíci ejus terram lingent. (Postraránse a sus pies los etíopes: y lamerán el suelo ante él sus enemigos).
    Reges Tharsis, et ínsulæ múnera ófferent: reges Árabum et Saba dona addúcent. (Los Reyes de Tarsis y los de las islas le ofrecerán regalos: traeránle presentes los Reyes de Arabia y de Saba).
    Et adorábunt eum omnes reges terræ: omnes gentes sérvient ei: (Y le adorarán todos los Reyes de la tierra, todas las naciones le rendirán homenaje).
    Quia liberábit páuperem a poténte: et páuperem, cui non erat adjútor. (Porque librará del poderoso al pobre, y al desvalido que no tiene quien le valga).
    Parcet páuperi et ínopi: et ánimas páuperum salvas fáciet. (Apiadarse ha del pobre y del desvalido; y pondrá en salvo las almas de los pobres).
    Ex usúris et iniquitáte rédimet ánimas eórum: et honorábile nomen eórum coram illo. (Libertarlas ha de las usuras y de la iniquidad de los ricos; y será apreciable a sus ojos el nombre de los pobres).
    Et vivet, et dábitur ei de auro Arábiæ, et adorábunt de ipso semper: tota die benedícent ei. (Y vivirá, y le presentarán el oro de la Arabia: y le adorarán siempre, todo el día le llenarán de bendiciones).
    Et erit firmaméntum in terra in summis móntium, superextollétur super Líbanum fructus ejus: et florébunt de civitáte sicut fænum terræ. (Y en su tierra, aun en la cima de los montes habrá sustento: se verán sus frutos en la cumbre del Líbano, y se multiplicarán en la ciudad como la yerba en los prados).
    Sit nomen ejus benedíctum in sǽcula: ante solem pérmanet nomen ejus. (Bendito sea su Nombre por los siglos de los siglos: Nombre que existe antes que el sol).
    Et benedicéntur in ipso omnes tribus terræ: omnes gentes magnificábunt eum. (Y serán benditos en él todos los pueblos de la tierra: todas las naciones le glorificarán).
    Benedíctus Dóminus, Deus Israël, qui facit mirabília solus: (Bendito sea el Señor Dios de Israel; solo él hace maravillas:).
    Et benedíctum nomen majestátis ejus in ætérnum: et replébitur majestáte ejus omnis terra: fiat, fiat. (Y bendito el nombre de su Majestad eternamente. De su majestad y gloria quedará llena toda la tierra. ¡Así sea!; así sea!).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
       
    Al terminar:
    ℣. Omnes de Saba vénient, allelúja (Todos vienen de Saba, aleluya).
    ℞. Áurum et thus deferéntes, allelúja (Dando oro e incienso, aleluya), siguiendo todo lo demás.
      
  • El Jueves Santo se dice en voz alta la antífona Christus factus est pro nobis obœ́diens usque ad mortem (Cristo se hizo por nosotros obediente hasta la muerte), y luego el Pater noster en secreto. Dicho esto, se hace la cruz bendiciendo la mesa sin decir nada, ni el Jube, Dómine, ni el Tu autem, Dómine.
       
    Acabada la comida, repetir la antífona, y rezar el salmo 50, sin el Glória Patri. El Pater noster se dice en voz baja, y luego en alta voz la siguiente oración:
    Réspice, quǽsumus, Dómine, super hanc famíliam tuam, pro qua Dóminus noster Jesus Christus non dubitávit mánibus tradi nocéntium, et crucis subíre torméntum (Mira, te suplicamos, Señor, sobre esta familia, por la cual nuestro Señor Jesucristo no dudó en entregarse a manos de los verdugos, y padecer el tormento de la cruz).
       
    No se dice la terminación Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus per ómnia sǽcula sæculórum (Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos), ni el sufragio Fidélium, sino que el Pater noster se dice en voz baja; tampoco se dice Deus det nobis suam pacem.
       
  • El Viernes Santo se siguen las mismas disposiciones para el Jueves Santo, solo que se dice el verso Christus factus est pro nobis obœ́diens usque ad mortem, mortem autem crucis (Cristo se hizo por nosotros obediente hasta la muerte, y muerte de cruz). El salmo 50 se dice de rodillas.
       
  • El Sábado Santo, para el desayuno*, antes de la Vigilia Pascual, se continúa la observancia del Jueves Santo, con el verso Christus factus est pro nobis obœ́diens usque ad mortem, mortem autem crucis: Propter quod et Deus exaltávit illum, et dedit illi nomen quod est super omne nomen (Cristo se hizo por nosotros obediente hasta la muerte, y muerte de cruz: Por eso Dios le exaltó, y le dio el nombre que es sobre todo nombre).
       
    Después de la Vigilia Pascual, se bendice la mesa de esta forma:
    ℣. Benedícite (Bendice).
    ℞. Benedícite. (Bendice).
          
    ℣. Véspere autem sábbati, quæ lucéscit in prima sábbati, allelúja (Pasada la víspera del sábado, antes de amanecer el primer día después del sábado, aleluya).
    ℞. Venit María Magdaléne, et áltera María, vidére sepúlcrum, allelúja (Vino María Magdalena, y otra María, a ver el sepulcro, aleluya).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
      
    Al final, se repite el verso Véspere autem, con el Glória Patri, y se dice el salmo 116, como habitualmente.
      
  • El Domingo de Pascua y toda su Octava, decir.
    Antes:
    ℣. Hæc dies, quam fecit Dóminus, allelúja (Este es el día que hizo el Señor, aleluya).
    ℞. Exsultémus et lætémur in ea, allelúja (Exultemos y alegrémonos en él, aleluya).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
      
    Al final, repetir el verso Hæc dies, quam fecit Dóminus; y rezar el Salmo 117:
    Confitémini Dómino quóniam bonus: quóniam in sǽculum misericórdia ejus. (Alabad al Señor, porque es tan bueno; porque hace brillar eternamente su misericordia).
    Dicat nunc Israël quóniam bonus: quóniam in sǽculum misericórdia ejus. (Diga ahora Israel que el Señor es bueno, y que es eterna su misericordia).
    Dicat nunc domus Aaron: quóniam in sǽculum misericórdia ejus. (Diga ahora la casa de Aarón, que es eterna la misericordia del Señor).
    Dicant nunc qui timent Dóminum: quóniam in sǽculum misericórdia ejus. (Digan ahora también los que temen al Señor, que su misericordia es eterna).
    De tribulatióne invocávi Dóminum: et exaudívit me in latitúdine Dóminus. (En medio de la tribulación invoqué al Señor, y otorgóme el Señor libertad y anchura).
    Dóminus mihi adjútor: non timébo quid fáciat mihi homo. (El Señor es mi sostén, no temo nada de cuanto puede hacerme el hombre).
    Dóminus mihi adjútor: et ego despíciam inimícos meos.  (El Señor está de mi parte; yo despreciaré a mis enemigos).
    Bonum est confídere in Dómino, quam confídere in hómine: (Mejor es confiar en el Señor, que confiar en el hombre).
    Bonum est speráre in Dómino, quam speráre in princípibus. (Mejor es poner la esperanza en el Señor; que ponerla en los Príncipes).
    Omnes gentes circuiérunt me: et in nómine Dómini quia ultus sum in eos. (Cercáronme todas las naciones; mas yo en el Nombre del Señor tomé venganza de ellas).
    Circumdántes circumdedérunt me: et in nómine Dómini quia ultus sum in eos. (Cercáronme estrechamente; pero me vengué de ellas en el Nombre del Señor).
    Circumdedérunt me sicut apes, et exarsérunt sicut ignis in spinis: et in nómine Dómini quia ultus sum in eos. (Rodeáronme a manera de un enjambre de irritadas abejas, y ardieron en ira como fuego que prende en secos espinos; pero en el Nombre del Señor tomé de ellas venganza).
    Impúlsus evérsus sum ut cáderem: et Dóminus suscépit me. (A empellones procuraban derribarme, y estuve a punto de caer; mas el Señor me sostuvo).
    Fortitúdo mea, et laus mea Dóminus: et factus est mihi in salútem. (El Señor es mi fortaleza y mi gloria; el Señor se ha constituido salvación mía).
    Vox exsultatiónis, et salútis in tabernáculis justórum. (Voces de júbilo y de salvacion son las que se oyen en las moradas de los justos).
    Déxtera Dómini fecit virtútem: déxtera Dómini exaltávit me, déxtera Dómini fecit virtútem. (La diestra del Señor hizo proezas; la diestra del Señor me ha exaltado, triunfó la diestra del Señor).
    Non móriar, sed vivam: et narrábo ópera Dómini. (No moriré, sino que viviré aún y publicaré las obras del Señor).
    Castígans castigávit me Dóminus: et morti non trádidit me. (Castigado me ha el Señor severamente; mas no me ha entregado a la muerte).
    Aperíte mihi portas justítiæ, ingréssus in eas confitébor Dómino: hæc porta Dómini, justi intrábunt in eam. (Abridme, oh sacerdotes, las puertas del Tabernáculo de la justicia y santidad; y entrado en ellas tributaré gracias al Señor. Esta es la puerta del Señor; por ella entrarán los justos).
    Confitébor tibi quóniam exaudísti me: et factus es mihi in salútem. (Aquí te cantaré himnos de gratitud, por haberme oído, y sido mi Salvador).
    Lápidem, quem reprobavérunt ædificántes: hic factus est in caput ánguli. (La piedra que desecharon los arquitectos, esa misma ha sido puesta por piedra angular del edificio).
    A Dómino factum est istud: et est mirábile in óculis nostris. (El Señor es quien lo ha hecho; y es una cosa sumamente admirable a nuestros ojos).
    Hæc est dies, quam fecit Dóminus: exsultémus, et lætémur in ea. (Este es el día que ha hecho el Señor. Alegrémonos y regocijémonos en él).
    O Dómine, salvum me fac, o Dómine, bene prosperáre: benedíctus qui venit in nómine Dómini. (Oh Señor, sálvame: concede, Señor, un próspero suceso. Bendito sea el que viene en el Nombre del Señor).
    Benedíximus vobis de domo Dómini: Deus Dóminus, et illúxit nobis. (Os hemos echado mil bendiciones desde la Casa del Señor. El Señor es Dios, y él nos ha alumbrado).
    Constitúite diem solémnem in condénsis, usque ad cornu altáris. (Celebrad el día solemne de los Tabernáculos: celebradle con enramadas de árboles frondosos que lleguen hasta los lados del altar). 
    Deus meus es tu, et confitébor tibi: Deus meus es tu, et exaltábo te. (Oh Señor, tú eres mi Dios, y a ti tributaré acciones de gracias; tú eres mi Dios, y tu gloria ensalzaré).
    Confitébor tibi quóniam exaudísti me et factus es mihi in salútem. (Tus alabanzas cantaré, porque me has oido, y te hiciste mi Salvador). 
    Confitémini Dómino quóniam bonus: quóniam in sǽculum misericórdia ejus. (Alabad al Señor por ser infinitamente bueno; por ser eterna su misericordia).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
       
    siguiendo lo habitual.
       .
  • Desde la Ascensión del Señor hasta la Vigilia de Pentecostés exclusive, decir:
    Antes:
    ℣. Ascéndit Deus in jubilatióne, allelúja (Ascendió Dios entre júbilo, aleluya).
    ℞. Et Dóminus in voce tubæ, allelúja (El Señor al son de trompeta, aleluya).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
      
    Al final:
    ℣. Ascéndens Christus in altum, allelúja (Asciende Cristo a las alturas, aleluya).
    ℞. Captívam duxit captivitátem, allelúja (Conduciendo cautiva a la cautividad, aleluya).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
       
    Rezar el Salmo 46:
    Omnes gentes, pláudite mánibus: jubiláte Deo in voce exsultatiónis. (Naciones todas, dad palmadas de aplauso: gritad alegres a Dios con voces de júbilo).
    Quóniam Dóminus excélsus, terríbilis: Rex magnus super omnem terram. (Porque excelso es el Señor y terrible, Rey grande sobre toda la tierra).
    Subjécit pópulos nobis: et gentes sub pédibus nostris. (Él nos sometió los pueblos, y puso a nuestros pies las naciones).
    Elégit nobis hereditátem suam: spéciem Jacob, quam diléxit. (Eligiónos por herencia suya a nosotros, porcion bella de Jacob, que tanto amó).
    Ascéndit Deus in júbilo: et Dóminus in voce tubæ. (Ascendió Dios entre voces de júbilo; y el Señor al son de clarines).
    Psállite Deo nostro, psállite: psállite Regi nostro, psállite. (Cantad, cantad salmos a Dios: cantad, cantad salmos a nuestro Rey).
    Quóniam Rex omnis terræ Deus: psállite sapiénter. (Porque Dios es el Rey de toda la tierra: cantadle salmos sabiamente).
    Regnábit Deus super gentes: Deus sedet super sedem sanctam suam. (Dios ha de reinar sobre las naciones: está Dios sentado sobre su santo solio).
    Príncipes populórum congregáti sunt cum Deo Ábraham: quóniam dii fortes terræ veheménter eleváti sunt. (Los príncipes de los pueblos se reunirán con el Dios de Abrahán; porque es el Dios protector de la tierra, y en gran manera ha sido ensalzado).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
     
    siguiendo lo demás, como habitualmente.
      
  • Desde la vigilia de Pentecostés inclusive hasta la cena del sábado antes de la Octava, decir:
    Antes:
    ℣. Spíritus Dómini replévit orbem terrárum, allelúja (El Espíritu del Señor llenó el orbe de la tierra, aleluya).
    ℞. Et hoc quod cóntinet ómnia, sciéntiam habet vocis, allelúja (Y todo lo que este contiene tuvo conocimento de su voz, aleluya).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
      
    Al final:
    ℣. Repléti sunt omnes Spíritu Sancto, allelúja (Todos fueron llenos del Espíritu Santo, aleluya).
    ℞. Et cœpérunt loqui, allelúja (Y comenzaron a hablar, aleluya).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
       
    Rezar el Salmo 47:
    Magnus Dóminus, et laudábilis nimis in civitáte Dei nostri, in monte sancto ejus. (Grande es el Señor, y dignísimo de alabanza en la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo).
    Fundátur exsultatióne univérsæ terræ mons Sion, látera Aquilónis, cívitas Regis magni. (Con júbilo de toda la tierra edificado el Santuario en el monte de Sion, la ciudad del gran Rey, sita al lado del Septentrion).
    Deus in dómibus ejus cognoscétur: cum suscípiet eam. (Será Dios conocido en sus casas cuando habrá de defenderla).
    Quóniam ecce reges terræ congregáti sunt: convenérunt in unum. (Porque he aquí que los Reyes de la tierra se han coligado y conjurado unánimemente).
    Ipsi vidéntes sic admiráti sunt, conturbáti sunt, commóti sunt: tremor apprehéndit eos. (Ellos mismos, cuando la vieron así, quedaron asombrados, llenos de turbación, conmovidos y poseídos de terror).
    Ibi dolóres ut parturiéntis: in spíritu veheménti cónteres naves Tharsis. (Apoderáronse de ellos dolores como de parto: tú empero con un viento impetuoso harás pedazos las naves de Tarsis).
    Sicut audívimus, sic vídimus in civitáte Dómini virtútum, in civitáte Dei nostri: Deus fundávit eam in ætérnum. (Como lo oímos, así lo hemos visto  la ciudad del Señor de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios: la cual ha fundado Dios para siempre).
    Suscépimus, Deus, misericórdiam tuam, in médio templi tui. (Hemos experimentado, oh Dios, tu misericordia en medio de tu templo).
    Secúndum nomen tuum, Deus, sic et laus tua in fines terræ: justítia plena est déxtera tua. (Al modo que tu Nombre, oh Dios, así tu gloria se extiende hasta los últimos términos de la tierra: tu diestra está llena de justicia).
    Lætétur mons Sion, et exsúltent fíliæ Judæ: propter judícia tua, Dómine. (Alégrese el monte de Sion, y salten de placer las hijas de Judá, oh Señor, por razón de tus juicios).
    Circúmdate Sion, et complectímini eam: narráte in túrribus ejus. (Dad vueltas al rededor de Sion, examinadla por todos lados, y contad sus torres):
    Pónite corda vestra in virtúte ejus: et distribúite domos ejus, ut enarrétis in progénie áltera.(Considerad atentamente su fortaleza, y notad bien sus casas o edificios, para poder contarlo a la generación venidera).
    Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.
      
    siguiendo lo demás, como habitualmente.
  
* En la Edad media sólo se acostumbraban dos comidas, el almuerzo y la cena. El desayuno (jentáculum) sólo se usaba para los trabajadores y se toleraba para los niños, las mujeres, los ancianos y los enfermos, siendo evitado por los eclesiásticos y mal visto por los moralistas. Pero como hoy en día se ha extendido esta práctica, a este se le puede aplicar la bendición para el almuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)