Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 6 de enero de 2021

SINGAPUR: LOS POLICÍAS PUEDEN ACCEDER A LOS DATOS DE LA CORONAAPLICACIÓN DE RASTREO

Traducción de la noticia publicada en ZDNET.
   
LA POLICÍA DE SINGAPUR PUEDE ACCEDER A LOS DATOS DE RASTREO DE CONTACTOS DEL COVID-19 PARA INVESTIGACIONES PENALES
Bajo el Código de Procedimiento Penal, la Fuerza Policial de Singapur puede acceder a cualquier dato –incluyendo información recopilada por la aplicación de rastreo de contactos TraceTogether y rastreadores portables en la ropa– para facilitar las investigaciones criminales, confirma el ministro de gabinete.
   
Por Eileen Yu para By The Way | 4 de Enero de 2021, 15:45 GMT (07:45 PST)
   
   
Singapur ha confirmado que las fuerzas policiales estarán en capacidad de acceder a los datos de rastreo de los contactos COVID-19 del país para ayudar en sus investigaciones penales. A hoy, más de 4,2 millones de los residentes o el 78% de la población local han adoptado la aplicación de rastreo de contactos TraceTogether y el dispositivo vestible, lo que es una de las medida de penetración más altas del mundo.
   
Esta cifra es el doble de hace tres meses en Septiembre, cuando TraceTogether había contado 2,4 millones de descargas o casi el 40% de la población. Probablemente el empuje se dio con el anuncio reciente del gobierno que el uso de la aplicación o del dispositivo sería mandatorio para entrar en eventos públicos a comienzos de 2021, cuando era capaz de distribuir el dispositivo a cualquiera que lo quisiera.

Presentada a fines de Marzo, TraceTogether emplea señales de Bluetooth para detectar a otros dispositivos móviles participantes (en un rango de 2 metros entre uno y otro por más de 30 minutos) que le permitan identificar a aquellos que han estado en contacto cercano cuando sea menester.
   
En sus esfuerzos para apaciguar las preocupaciones sobre la privacidad, el gobierno de Singapur había resaltado repetidamente que los datos COVID-19 “nunca serían consultados a menos que el usuario resultara positivo” para el virus y fuese contactado por el equipo de investigación de los contactos. También que los datos personalea como el número de identificación único y el número de móvil serían sustituidos por un ID permanente aleatorio y archivados en un servidor protegido. 
   
También el ministro responsable de la Smart Nation Initiative y ministro de Asuntos Exteriores, Vivian Balakrishnan, había insistido en el hecho que el dispositivo TraceTogether no era un dispositivo de localización porque no contenía un chip GPS y no podía conectarse a Internet. 
    
Él reafirmó que todos los datos de TraceTogether estarían encriptados y archivados por un máximo de 25 días, los cuales transcurridos serían eliminados automáticamente, agregando que las informaciones serían cargadas al Ministerio de Salud solo cuando un individuo resultase positivo para COVID-19 y esto podría efectuaese solo entregando físicamente el dispositivo endosable al ministerio, dijo Balakrishnan.
    
Ítem, dijo el ministro que “solo un grupo muy limitado y restringido de trazadores de contactos” tendría acceso a los datos, salvando que esto era necesario para reconstruir el mapa de actividades del paciente con COVID-19. Añadió que a los datos albergados por el Ministerio de Salud se aplicarían todas las normas sobre protección de datos del sector público, incluido el respeto a las recomendaciones del comité de revisión de la seguridad de datos del sector público.
    
Aun así, el gobierno de Singapur confirmó ahora que la policía local podrá acceder a los datos para investigaciones penales. En base al Código de Procedimiento Penal, la policía de Singapur puede obtener cualquier dato, incluidos los datos de TraceTogether, según el Ministro de Asuntos Internos Desmond Tan. Respondiendo a una pregunta planteada durante el lunes en el Parlamento sobre el hecho si los datos de TraceTogether se usarían en investigaciones criminales y sobre las garantías frente al uso de tales datos.

Tan dijo que el gobierno de Singapur era el “garante” de los datos de rastreo de los contactos y que se han establecido “medidas estrictas” para proteger los datos personales. “Ejemplos de estas medidas incluyen sólo permitir a funcionarios autorizados a acceder a los datos, usar tales datos sólo para propósitos autorizados y amacenar los datos en una plataforma de datos segura”, dijo.
   
Agregó que los funcionarios públicos que a sabiendas accedan sin autorización a los datos o abusen de estos, podrán ser multados hasta por 5.000 dólares singapurenses o encarcelados hasta por dos años, o ambas.
     
Cuestionado sobre si el uso policial de los datoa violaba la declaración de privacidad de TraceTogether, Tan dijo: “No precludimos el uso de los datos de TraceTogether en circunstancias donde la protección y seguridad de los ciudadanos es o ha sido afectada, y esto también aplica a los otros datos”.
   
Señaló que los “agentes de policía autorizados” pueden invocar el código de procedimiento penal para acceder a los datos de TraceTogether para tales fines, también para investigaciones penales, pero que, de otra manera, estos datos se usarán sólo para el rastreo de los contactos y para combatir la difusión de la COVID-19.
   
De hecho, la policía de Singapur ha desarrollado desde Febrero un papel clave asistiendo al Ministerio de Salud en la identificación y localización de sujetos que estuvieron en estrecho contacto con pacientes con COVID-19. Los agentes de la ley habrían conducido investigaciones en terreno y examinado grabaciones de circuito cerrado de televisión para establecer la posición y el movimiento de estos individuos.
   
Este lunes fue actualizada la declaración de privacidad de TraceTogether para reflejar la revelación sobre potencial uso policial. Ahora contiene la siguiente declaración: “También, queremos ser transparentes con Vd. Los datos de TraceTogether pueden ser usados en circunstancias donde la protección y seguridad de los ciudadanos es o ha sido afectada. Los funcionarios de policía autorizados pueden invocar los poderes del Código de Procedimiento Penal (CPP) para requerir a los usuarios cargar sus datos de TraceTogether para investigaciones criminales. La Fuerza de Policía de Singapur está autorizada bajo el CPP para obtener cualquier dato, incluidos los datos de TraceTogether, para investigaciones criminales”.
   
FUE UNA SORPRESA LA FUERTE DEMANDA POR DISPOSITIVOS TRACETOGETHER
Durante el lunes parlamentario, el Ministro de Educación Lawrence Wong dijo que la plataforma TraceTogether continuará jugando un papel integral en los esfuerzos de Singapur para contener la propagación de la COVID-19, recortando el rastreo de contactos de dos días a solo horas.
   
El ministro, que co-preside la fuerza de tarea multiministerial contra la COVID-19, dijo que en el desarrollo de TraceTogether y SafeEntry se gastaron alrededor de 10 millones de dólares singapurenses, con costes optimizados por el uso de productos de caja para minimizar las complejidades de manufactutas. Con todo, esto ha conducido a dispositivos que no eran recargables. Actualmente, los dispositivos vestibles tienen una vida útil de batería de entre seis y nueve meses.
     
Entre los 4,2 millones de participantes de TraceTogether, alrededor de 2 millones actualmente usan la aplicación en sus teléfonos inteligenres, indicando que la mayoría ha optado por usar el dispositivo.
    
De acuerdo a Tan, el gobierno no esperaba la fuerte demanda del dispositivo vestible, toda vez la accesibilidaf de la aplicación móvil. Esto se ha traducido en demoras en la fabricación y distribución del dispositivo.
    
Tales problemas se resolverían pronto en la medida que el gobierno buscase crear un inventario y retomar la distribución en centros comunitarios donde actualmente se ha detenido, agregó.
    
Wong dijo que el uso mandatorio de TraceTogether se extendería una vez que todos los que quieran un dispositivo tengan la posibilidad de recibirlo.
   
Sin embargo, de acuerdo a Ray Walsh, experto en privacidad digital y VPN de ProPrivacy, el que la policía pueda acceder a los datos puede servir como recordatorio de por qué los sistemas centralizados pueden ser perjudiciales para la privacidad personal.
    
En una declaración publicada en respuesta a la noticia, Walsh dijo:
“Como se sospechaba, la información sobre la ubicación recogida en la base de datos centralizada para el propósito de impedir la difusión del virus puede también ser apalancada por la policía singapurense, gracias a la legislación existente. Esto de que los datos de locación de los ciudadanos están siendo almacenados en tal manera es extremadamente lesivo a su privacidad, su libertad de movimiento y su derecho a la libre asociación.
   
Esto es extremadamente preocupante considerando que el gobierno está planificando hacer obligatorio para todos los ciudadanos el uso de la aplicación TraceTogether. Los sistemas de pruebas y rastreos impuestos al público con el fin de prevenir la difusión de la pandemia no tienen el derecho de ser utilizados para crear una vasta red de vigilancia, y es extremadamente enervante ver una aplicacion obligatoria que pronto será abusada de esta forma”.
   
Aunque previamemte Balakrishnan señaló que los datos de TraceTogether no eran almacenados en una base de datos centralizada, sino que estaba “descentralizada y encriptada en teléfonos y dispositivos”. El ministro singapurense dijo que estos datos serían cargados solo cuando el individuo probado resultaba positivo para COVID-19.
    
En el Reino Unido, preocupaciones similares sobre el acceso de la policía a los datos de rastreo de contactos han llevado al Departamento de Salud y Asistencia Social del país a decir que ni la policía ni el gobierno habrían recibido ningún dato de su aplicación de rastreo de contactos. 
    
En un trino del pasado Octubre, el servicio nacional de salud del Reino Unido afirmó que los datos de los usuarios de su aplicación COVID-19 eran anónimos y la aplicación no podía ser utilizada por las fuerzas del orden para trazar la posición de los usuarios o para monitorear el autoaislamiento y las distancias sociales. Por ende, la aplicación de rastreo de los contactos ha registrado más de 18 millones de descargas desde su lanzamiento en Septiembre.
     
El pasado Junio, luego que el país reabrió sus fronteras, la aplicación TraceTogether de Singapur fue actualizada para incluir el registro de los números de pasaporte de los visitantes extranjeros
   
Ante el Parlamento, Wong ha alentado a los residentes a descargar la aplicación TraceTogether, más que usar el dispositivo, reclamando las ventajas del primero pues será actualizado con nuevas funciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)