Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 21 de enero de 2021

EL PROTESTANTE TRUMP SE FUE, PERO EXPUSO AL “CATÓLICO” BIDEN COMO SICOFANTE DE PLANNED PARENTHOOD

      
En una de sus últimas órdenes ejecutivas antes de terminar su mandato, el presidente Donald J. Trump publicó la siguiente proclamación:
INGLÉS
Every human life is a gift to the world. Whether born or unborn, young or old, healthy or sick, every person is made in the holy image of God. The Almighty Creator gives unique talents, beautiful dreams, and a great purpose to every person. On National Sanctity of Human Life Day, we celebrate the wonder of human existence and renew our resolve to build a culture of life where every person of every age is protected, valued, and cherished.
    
This month, we mark nearly 50 years since the United States Supreme Court’s Roe v. Wade decision. This constitutionally flawed ruling overturned State laws that banned abortion, and has resulted in the loss of more than 50 million innocent lives. But strong mothers, courageous students, and incredible community members and people of faith are leading a powerful movement to awaken America’s conscience and restore the belief that every life is worthy of respect, protection, and care. Because of the devotion of countless pro-life pioneers, the call for every person to recognize the sanctity of life is resounding more loudly in America than ever before. Over the last decade, the rate of abortions has steadily decreased, and today, more than three out of every four Americans support restrictions on abortion.
    
Since my first day in office, I have taken historic action to protect innocent lives at home and abroad. I reinstituted and strengthened President Ronald Reagan’s Mexico City Policy, issued a landmark pro-life rule to govern the use of Title Ten taxpayer funding, and took action to protect the conscience rights of doctors, nurses, and organizations like the Little Sisters of the Poor. My Administration has protected the vital role of faith-based adoption. At the United Nations, I made clear that global bureaucrats have no business attacking the sovereignty of nations that protect innocent life. Just a few months ago, our Nation also joined 32 other countries in signing the Geneva Consensus Declaration, which bolsters global efforts to provide better healthcare to women, protect all human life, and strengthen families.
    
As a Nation, restoring a culture of respect for the sacredness of life is fundamental to solving our country’s most pressing problems. When each person is treated as a beloved child of God, individuals can reach their full potential, communities will flourish, and America will be a place of even greater hope and freedom. That is why it was my profound privilege to be the first President in history to attend the March for Life, and it is what motives my actions to improve our Nation’s adoption and foster care system, secure more funding for Down syndrome research, and expand health services for single mothers. Over the past 4 years, I have appointed more than 200 Federal judges who apply the Constitution as written, including three Supreme Court Justices — Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh, and Amy Coney Barrett. I also increased the child tax credit, so that mothers are financially supported as they take on the noble task of raising strong and healthy children. And, recently, I signed an Executive Order on Protecting Vulnerable Newborn and Infant Children, which defends the truth that every newborn baby has the same rights as all other individuals to receive life-saving care.
    
The United States is a shining example of human rights for the world. However, some in Washington are fighting to keep the United States among a small handful of nations —including North Korea and China— that allow elective abortions after 20 weeks. I join with countless others who believe this is morally and fundamentally wrong, and today, I renew my call on the Congress to pass legislation prohibiting late-term abortion.
   
Since the beginning, my Administration has been dedicated to lifting up every American, and that starts with protecting the rights of the most vulnerable in our society — the unborn. On National Sanctity of Human Life Day, we promise to continue speaking out for those who have no voice. We vow to celebrate and support every heroic mother who chooses life. And we resolve to defend the lives of every innocent and unborn child, each of whom can bring unbelievable love, joy, beauty, and grace into our Nation and the entire world.
   
NOW, THEREFORE, I, DONALD J. TRUMP, President of the United States of America, by virtue of the authority vested in me by the Constitution and the laws of the United States, do hereby proclaim January 22, 2021, as National Sanctity of Human Life Day. Today, I call on the Congress to join me in protecting and defending the dignity of every human life, including those not yet born.  I call on the American people to continue to care for women in unexpected pregnancies and to support adoption and foster care in a more meaningful way, so every child can have a loving home. And finally, I ask every citizen of this great Nation to listen to the sound of silence caused by a generation lost to us, and then to raise their voices for all affected by abortion, both seen and unseen.
    
IN WITNESS WHEREOF, I have hereunto set my hand this seventeenth day of January, in the year of our Lord two thousand twenty-one, and of the Independence of the United States of America the two hundred and forty-fifth.
   
DONALD J. TRUMP
     
TRADUCCIÓN
Cada vida humana es un regalo para el mundo. Ya sea nacido o no nacido, joven o anciano, sano o enfermo, toda persona está hecha a la santa imagen de Dios. El Creador Todopoderoso da talentos únicos, hermosos sueños y un gran propósito a cada persona. En el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana, celebramos la maravilla de la existencia humana y renovamos nuestra determinación de construir una cultura de vida en la que todas las personas de todas las edades estén protegidas, valoradas y apreciadas.
   
Este mes, celebramos casi 50 años desde la decisión Roe v. Wade de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Este fallo constitucionalmente defectuoso anuló las leyes estatales que prohibían el aborto y ha provocado la pérdida de más de 50 millones de vidas inocentes. Pero madres fuertes, estudiantes valientes e increíbles miembros de la comunidad y personas de fe están liderando un poderoso movimiento para despertar la conciencia de Estados Unidos y restaurar la creencia de que cada vida es digna de respeto, protección y cuidado. Debido a la devoción de innumerables pioneros provida, el llamado para que cada persona reconozca la santidad de la vida está resonando más fuerte que nunca en Estados Unidos. Durante la última década, la tasa de abortos ha disminuido de manera constante, y hoy, más de tres de cada cuatro estadounidenses apoyan las restricciones al aborto.
       
Desde mi primer día en el cargo, he tomado medidas históricas para proteger vidas inocentes en el país y en el extranjero. Reestablecí y fortalecí la Política de la Ciudad de México del presidente Ronald Reagan, emití un histórico mandato pro-vida para regular el uso de los fondos de los contribuyentes del Título Diez y tomé medidas para proteger los derechos de conciencia de médicos, enfermeras y organizaciones como las Hermanitas de los Pobres. Mi Administración ha protegido el papel vital de la adopción basada en la fe. En las Naciones Unidas, dejé en claro que los burócratas mundiales no tienen por qué atacar la soberanía de las naciones que protegen vidas inocentes. Hace solo unos meses, nuestra nación también se unió a otros 32 países para firmar la Declaración de Consenso de Ginebra, que refuerza los esfuerzos globales para brindar una mejor atención médica a las mujeres, proteger todas las vidas humanas y fortalecer a las familias.
      
Como Nación, restaurar una cultura de respeto por lo sagrado de la vida es fundamental para resolver los problemas más urgentes de nuestro país. Cuando cada persona es tratada como un hijo amado de Dios, las personas pueden alcanzar su máximo potencial, las comunidades florecerán y Estados Unidos será un lugar de esperanza y libertad aún mayores. Es por eso que tuve un profundo privilegio de ser el primer presidente en la historia en asistir a la Marcha por la Vida, y es lo que motiva mis acciones para mejorar el sistema de adopción y cuidado de crianza de nuestra nación, asegurar más fondos para la investigación del síndrome de Down y expandir los servicios de salud para madres solteras. Durante los últimos 4 años, he designado a más de 200 jueces federales que aplican la Constitución tal como está redactada, incluidos tres jueces de la Corte Suprema: Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett. También aumenté el crédito tributario por hijos, para que las madres reciban apoyo financiero mientras asumen la noble tarea de criar hijos fuertes y saludables. Y, recientemente, firmé una Orden Ejecutiva sobre la Protección de Niños Recién Nacidos y Bebés Vulnerables, que defiende la verdad de que cada bebé recién nacido tiene los mismos derechos que todas las demás personas para recibir cuidados que salvan vidas.
    
Estados Unidos es un brillante ejemplo de derechos humanos para el mundo. Sin embargo, algunos en Washington están luchando para mantener a Estados Unidos entre un pequeño puñado de naciones, incluidas Corea del Norte y China, que permiten abortos electivos después de 20 semanas. Me uno a muchos otros que creen que esto es moral y fundamentalmente incorrecto, y hoy, renuevo mi llamado al Congreso para que apruebe una legislación que prohíba el aborto tardío.
   
Desde el principio, mi Administración se ha dedicado a levantar a todos los estadounidenses, y eso comienza con la protección de los derechos de los más vulnerables de nuestra sociedad: los no nacidos. En el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana, prometemos seguir hablando por aquellos que no tienen voz. Prometemos celebrar y apoyar a cada madre heroica que elige la vida. Y decidimos defender las vidas de todos los niños inocentes y no nacidos, cada uno de los cuales puede traer un amor, alegría, belleza y gracia increíbles a nuestra Nación y al mundo entero.
     
POR LO TANTO, yo, DONALD J. TRUMP, Presidente de los Estados Unidos de América, en virtud de la autoridad que me confieren la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, por la presente proclamo el 22 de enero de 2021 como Santidad Nacional Día de la vida humana. Hoy, pido al Congreso que se una a mí para proteger y defender la dignidad de toda vida humana, incluidas las que aún no han nacido. Hago un llamado al pueblo estadounidense para que continúe cuidando a las mujeres en embarazos inesperados y apoye la adopción y el cuidado de crianza de una manera más significativa, para que cada niño pueda tener un hogar lleno de amor. Y finalmente, pido a todos los ciudadanos de esta gran Nación que escuchen el sonido del silencio causado por una generación perdida para nosotros, y luego alcen la voz por todos los afectados por el aborto, tanto visibles como invisibles.
   
EN FE DE LO CUAL, firmo la presente este día diecisiete de enero del año de Nuestro Señor dos mil veintiuno, y de la Independencia de los Estados Unidos de América el doscientos cuarenta y cinco.
   
DONALD J. TRUMP.
   
A lo largo de su presidencia, Trump (protestante presbiteriano) se ha pronunciado en favor de la santidad de la vida humana, pero esta proclamación puede leerse como una merecida cachetada en la cara a su “sucesor”, Joseph Robinette “Joe” Biden II Finnegan, quien, aunque se presenta como “católico”, esto es, conciliar, es un pro-abortista convicto y confeso.
   
Biden apoya un pretendido “derecho” legal al aborto, y más que eso, que sea financiado con fondos públicos. Uno de sus mayores patrocinadores es Planned Parenthood, que siendo como es el más grande proveedor de abortos en los Estados Unidos, realiza miles de abortos al año. Incluso, varios de los obispones izquierdistas de los Estados Unidos han negado a Biden sus (inválidas) galletas y Kool-Aid conciliares por su moralidad anticatólica.
   
Verdaderos Católicos, Donald Trump fue el primer Presidente de los Estados Unidos en ejercicio que se dirigió a la Marcha por la Vida en Washington D.C. Con esta proclamación, él ha puesto otro hito en el campo de la santidad de la vida humana en los Estados Unidos y en todo el mundo. Podéis estar seguros que el herético conciliar Biden (quien hizo bajar del sitio web de la Casa Blanca la proclamación anterior) impulsará los intereses de la asesina Planned Parenthood y usará para ello fondos federales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)