Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 29 de enero de 2021

¿EL CAPELLÁN DE LAS NACIONES UNIDAS?

Traducción del artículo publicado en ACTUALITÉS (Fraternidad Sacerdotal San Pío X – Distrito de Italia).
  

Cada mes, el Papa Francisco Bergoglio presenta su “intención de oración” en un vídeo. Para enero, esta intención es la de estar “al servicio de la fraternidad”, en la línea de Fratelli tutti (3 de octubre de 2020) y de la Declaración interreligiosa de Abu Dabi (4 de febrero de 2019).
   
El extraño contenido del vídeo
En su blog, el 7 de enero de 2021, Jeanne Smits presenta este vídeo:
«Vemos así una mujer que recita devotamente su rosario. Sin transición, pasamos a una chica musulmana velada que ejecuta su oración ritual sobre un tapete; segundos después, es el turno de un judío que se balancea, casquete en la cabeza y talit –chal ritual– sobre las espaldas.
   
Los tres ‘orantes’ envían (se envían entre sí, obviamente) un emoji de oración por sus celulares y se encuentran de nuevo poco después, provistos de mascarillas, para servir a una mesa (¡aparentemente vegetariana, hecha de garbanzos calientes!) para los indigentes de rasgos caucásicos.
   
¿La idea? Habiendo orado cada uno a este Dios que nos hace a todos ‘hermanos y hermanas’, los protagonistas del vídeo están prestos para una caridad que dispensarán juntos sin distinción de fe o de persona. De ahí a la comprensión que adoran al mismo Dios, que los anima con el mismo amor fraterno, hay solo un paso, que el vídeo busca que su público lo haga».
  
La explicación dada por el Papa
Además, se oye la voz del Papa dar explícitamente el significado buscado por este montaje del vídeo [que es una secuela del “Vídeo del Papa” de Enero de 2016, titulado “Creo en el amor”, que muestra a una monja budista, un rabino, un sacerdote “católico” y un musulmán presentando, en un mismo plano de igualdad, un ídolo de Buda, una menorá, un Niño Jesús (porque el crucifijo sería ofensivo) y un tasbih, el “rosario” musulmán, N. del T.]:
«Al rezar a Dios siguiendo a Jesús nos unimos como hermanos con los que rezan siguiendo otras culturas, otras tradiciones y otras creencias.
   
Somos hermanos que oramos.
   
La fraternidad nos lleva a abrirnos al Padre de todos y a ver en el otro un hermano, una hermana para compartir la vida o para sostenerse mutuamente, para amar, para conocer».
   
Ni una vez se recuerda que somos hermanos por el bautismo, según la enseñanza de San Pablo: «un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo» (Efe. 4, 5). Al contrario, la voz del Papa afirma: «La Iglesia valora la acción de Dios en las demás religiones»; en otras palabras: Dios actúa en las otras religiones, a través de ellas, queriendo su diversidad como es enunciado en la Declaración de Abu Dhabi.
   
El Papa agrega: «… sin olvidar que para nosotros cristianos la fuente de la dignidad humana y de la fraternidad, está en el Evangelio de Jesucristo»; pero continúa: «Los creyentes debemos volver a nuestras fuentes y concentrarnos en lo que es esencial. Lo que es esencial de nuestra fe, la adoración a Dios y el amor al prójimo».
   
¿Se trata de creyentes católicos? No, porque mientras el Papa dice estas palabras, el video muestra la joven mujer musulmana que enrolla el tapete, lee su mensaje y apoya el teléfono cerca al Corán; luego es el turno del judío de recibir em mensaje; luego de que los tres –junto a la cristiana– se encuentran en el lugar citado para preparar la mesa.
   
Y Francisco concluye: «Recemos para que el Señor nos dé la gracia de vivir en plena fraternidad con los hermanos y hermanas de otra religión y no andar peleando, y rezando unos por otros, abriéndonos a todos».
    
El significado de la misión del Papa según el padre Fornos
J. Smits recuerda justamente que «el Papa es o debería ser por excelencia aquel que nos fortifica en la fe», pero el P. Frédéric Fornos SJ [Director Internacional de la Red Mundial de Oración del Papa, en otro tiempo Apostolado de la Oración, N. del T.], en el comunicado de prensa de la presentación de este vídeo, nos da otra idea de la misión del Sumo Pontífice:
«Después de un 2020 marcado por el impacto de la pandemia, tanto a nivel sanitario como a nivel socioeconómico, es especialmente importante que esta intención del Santo Padre nos ayude a vernos realmente más como hermanos y hermanas en el camino hacia la paz que se hace cada vez más necesario. Para Francisco, el papel de las religiones en este propósito es fundamental, y dio un gran paso en este sentido cuando firmó el Documento sobre la Fraternidad Humana por la paz mundial y la convivencia común, junto al Gran Imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyeb.
  
Poco más de un año después, desarrolló más profundamente sus ideas en su última Encíclica, Fratelli tutti, en especial en el capítulo 8: “Las distintas religiones, a partir de la valoración de cada persona humana como criatura llamada a ser hijo o hija de Dios, ofrecen un aporte valioso para la construcción de la fraternidad y para la defensa de la justicia en la sociedad”.
   
Ojalá podamos, en el nombre de Dios que nos ha creado a todos iguales en derechos, deberes y dignidad, y que nos ha llamado a convivir como hermanos y hermanas, favorecer esta fraternidad para afrontar juntos los desafíos del mundo y de nuestra “casa común”. La fraternidad, que respeta y valora la diversidad, es el estilo del Reino de Dios».
   
Frédéric Fornos SJ 
   
El Día de la Fraternidad Humana decretado por la ONU
Por su parte, la ONU ha decretado (mediante el documento A/75/L.52) que el Día de la Fraternidad Humana se celebre el 4 de febrero de 2021, día de la firma de la Declaración de Abu Dabi. Un comunicado de prensa indica que la Asamblea General de las Naciones Unidas tiene la intención de hacer un llamado a “una acción global basada en la unidad, la solidaridad y la renovación de la cooperación multilateral”, ante la pandemia y otros desafíos globales para la humanidad.
   
En respuesta, los miembros del Alto Comité para la Fraternidad Humana, compuesto por líderes religiosos y académicos de todo el mundo que trabajan para difundir la Declaración de Abu Dabi, extendieron su agradecimiento a todos los estados miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas que apoyaron esta documento y pidió la adopción de sus principios.
   
El Alto Comité considera que la resolución es un gran logro, y destaca que eleva la fraternidad humana a un tema internacional y que es una fuente de aliento para continuar los esfuerzos e iniciativas encaminados a lograr los objetivos y principios del Documento de Abu Dabi.
   
Según este Alto Comité, la Asamblea General de las Naciones Unidas, al adoptar esta resolución del día de la Fraternidad, no solo sensibilizó a los Estados Miembros sobre los esfuerzos del Papa Francisco Bergoglio y del Gran Imán de Al-Azhar para promover el diálogo interreligioso e intercultural, pero también los invitó a celebrar la Jornada apoyando una cultura de paz que fomente el desarrollo sostenible, la tolerancia, la inclusión, el entendimiento mutuo y la solidaridad en todo el mundo…
   
Una pregunta relevante: ¿Francisco es el capellán de las Naciones Unidas?
Frente a esta estrecha colaboración interreligiosa entre el Vaticano y la ONU, el académico argentino Rubén Peretó Rivas ha expresado su perplejidad al vaticanista Aldo Maria Valli en su blog Duc in altum el 7 de enero: ¿Francisco es el capellán de la ONU?
    
Según él la pregunta es propuesta, porque
«en la práctica, la Iglesia dirigida por el Papa Francisco Bergoglio, seguida por la mayoría de los obispos, ha adoptado el programa de las Naciones Unidas, por ejemplo alentando la inmigración y la consiguiente censura de los países y gobiernos que buscan reglamentarla o prevenirla.
   
Después insiste en el cambio climático, que requeriría atenciones extraordinarias para el planeta, llamado en los ambientes papales ‘madre tierra’. Del mismo modo, la ‘fraternidad universal’, objetivo perseguido por siglos en las sociedades agnósticas y particularmente anticatólicas como la masonería, es hoy abiertamente proclamada por el mismo Vicario de Cristo, por ejemplo en la Declaración de ‘Abu Dabi de 2019 o en su vídeo de enero de 2021».
Conviene preguntarse, con J. Smits, si Francisco piensa así asumir la función que le es confiada, esto es, “confirmar en la fe a sus hermanos” (Luc. 22, 32).
   
COMENTARIO: Jorge Mario Bergoglio Sívori/Francisco I, como tampoco sus antecesores Ángelo Giuseppe Roncalli Marzolla/Juan XXIII bis, Giovanni Battista Montini Alghisi/Pablo VI, Albino Luciani Tancon/Juan Pablo I, Karol Józef Wojtyła Katzorowski/Juan Pablo II y Joseph Alois Ratzinger Tauber/Peintner/Benedicto XVI, ninguno de ellos es Vicario de Cristo, y por tanto, ellos no asumieron el mandato inherente a tal oficio, que es el “confirmar en la fe a sus hermanos” (cf. Luc. 22, 32). Ellos lo que hacen es confirmar EN LA APOSTASÍA Y EL ERROR a los enemigos de la Iglesia, y por una falsa obediencia muchos de los que se hacen llamar “católicos” los siguen y ponen por obra sus palabras perversas.
  
Sobre la pregunta con que se abre este artículo, la respuesta es tal como lo evidencia la imagen inicial: todos los seudopapas del Vaticano II son capellanes de la ONU, y su presencia (o por lo menos sus mensajes) son de presencia obligada en las Asambleas Anuales de las Naciones Unidas desde 1964, cuando la Non Sancta Sede fue admitida como Estado Observador no miembro permanente (cuarenta años después, mediante la resolución 58/314 del 1 de Julio de 2004, obtuvo todos los derechos de la membresía plena, excepto los derechos de voto, la presentación de propuestas de resolución sin copatrocinio y la presentación de candidatos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)