Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 17 de septiembre de 2021

¿QUÉ LUGAR TENDRÁN LOS AFGANOS EN COLOMBIA? (Breve historia de la migración a Colombia en la época republicana)

Por Carlos Restrepo, del Círculo Cultural Gaspar de Rodas (Nuestra Señora de la Candelaria de Medellín). Tomado de PERIÓDICO LA ESPERANZA (Parte 1 y Parte 2).
    
Llegada de afganos a Colombia (Fuente: Confidencial Colombia)
   
Hace poco el presidente Iván Duque anunció que Colombia aceptaría a 4000 refugiados afganos, los cuales, asegura, permanecerán en la capital del país. Lejos de ser un acto caritativo, es una muestra de la sumisión a la hegemonía de la OTAN; con tal de quedar bien ante Joe Biden, cualquier cosa. ¿Exactamente quiénes vendrán a Colombia? Es difícil saberlo.
   
No obstante, si hay una característica peculiar de Colombia es la poca cantidad de migrantes que ha recibido a lo largo de su historia. Si excluimos las recientes migraciones de venezolanos, el porcentaje de inmigrantes en Colombia sería despreciable. Incluso cuando las élites liberales decimonónicas intentaron fomentar la migración de germanos, éstos nunca llegaron.
    
Los pocos europeos que llegaron fueron muy mal recibidos. Entre 1876 y 1877 se desarrolló la Guerra de las Escuelas, donde el pueblo católico se alzó en armas contra el gobierno liberal que buscaba contratar maestros protestantes suizos y alemanes. La guerra la perdió el pueblo católico, pero el gobierno fracasó en su reforma educativa. Unos años más tarde Rafael Núñez llegaría a la presidencia, aliado con Miguel Antonio Caro y comenzaría la Regeneración.
    
A Colombia vinieron entonces unos pocos alemanes. El más importante de ellos fue el judío Leo Kopp, fundador de la Cervecería Bavaria, la cual se encargaría de desprestigiar la chicha. No obstante, no todo fue malo; llegaron también siriolibaneses que huían de la persecución cristiana del Imperio Otomano. Apodados como turcos de manera despectiva, en un principio no fueron bien recibidos, en especial por los liberales que veían en ellos una mala raza.
    
Incluso el célebre Jorge Eliécer Gaitán se opondría al futuro presidente Julio César Turbay sólo por su herencia árabe. Turbay por desgracia fue parte del partido liberal y pocas cosas buenas se pueden decir sobre su persona, salvo su indudable carisma. Los libaneses y sirios triunfaron como comerciantes y aceptando los ritos latinos de la Iglesia, elementos de su cultura.
    
En Colombia también acabó instalándose otro grupo católico: los lituanos. El lector puede deducir que efectivamente inmigraban cristianos en su mayor parte. Entre los lituanos surgiría el político progresista Antanas Mockus, en el cual no hace falta profundizar, salvo que fue presidenciable en el 2010. Volviendo a Asia y preparando el terreno para hablar de los afganos, hubo una segunda migración árabe, esta vez mahometana. En el municipio de Maicao reside una importante población árabe, la cual sorprendentemente convive de manera pacífica con los wayúu y demás colombianos. Allí se ubica la tercera mezquita más grande de Hispanoamérica y su actual alcalde, Mohamad Jaafar Dasuki Hajj, es el primer musulmán en Colombia en ocupar una alcaldía.
    
El Círculo Gaspar de Rodas no tiene ninguna acusación contra la persona de Dasuki, quien dice respetar todas las religiones. Como tradicionalistas afirmamos que sólo debería existir libertad para la Fe Verdadera, la Católica y si bien los musulmanes de Colombia nunca han causado ningún daño, no es razón suficiente para apoyarlos. Incluso existen rumores de la conversión de indígenas wayúu a la secta de Mahoma, los cuales parecen ser casos anecdóticos y de poca relevancia.
    
Los afganos, sin embargo, son distintos a los árabes. Estos últimos vinieron como comerciantes, provenientes en su mayoría del Líbano, donde ya vivían con pocos conflictos con los cristianos. Como ya se mencionó en la primera parte de este artículo, no hay muchos detalles sobre los afganos que vienen a Colombia. De hecho, es posible incluso que la élite servil ignore las diferencias étnicas entre los propios afganos.
    
¿Vendrán pastunes o tayikios? ¿Hablan persa darí? ¿En verdad podemos confiar que se mantendrán de manera temporal hasta que ingresen a los Estados Unidos? La respuesta a estas preguntas tardará, pero debiera extrañar a nadie que la prensa liberal mejore la imagen del mahometanismo ante la opinión pública.
    
La ciudad de Bogotá ya posee una mezquita y esperamos que no se construya otra. Tampoco extrañaría si entre los afganos hubiera unas cuantas personas occidentalizadas dispuestas a dar clases de democracia. Y ni hablar de las feministas, quienes desde ya deben estar buscando la próxima Malala y preparando un video explicando las razones por las cuales los colombianos somos machistas.
    
¿Hay lugar entonces para los afganos? La opinión del autor es que hay lugar para aquel que esté no sólo dispuesto a aceptar la cultura colombiana, sino a Nuestro Señor Jesucristo. Si nos remontamos a Francisco de Vitoria podemos afirmar que es lícito aceptar extranjeros si pueden aportar a la res pública, como en el pasado se aceptaron sirios y libaneses.
    
Por desgracia, los mejores escenarios son solo hipotéticos. Para el Estado, los 4000 afganos son únicamente una estadística: una cuota a cumplir para complacer al Tío Sam. Lo mejor hubiese sido no aceptar a ningún inmigrante, mucho menos durante la actual crisis sanitaria y económica. Y si algún afgano desea quedarse, quiera Dios que encuentre la Fe Verdadera en esta tierra y los salve de ser peones del globalismo o de los talibanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)