Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 4 de septiembre de 2021

RABINO JEFE DE ROMA A BERGOGLIO: «BASTA DE LENGUAJE HOSTIL»

  
En el marco de la rueda de prensa de presentación del Foro Interfés del G20, que tendrá lugar del 12 al 14 de Septiembre en Bolonia (Italia), el rabino jefe de Roma Riccardo di Segni entró el 2 de Septiembre en el club de los que reprochan las palabras de Francisco Bergoglio en sus audiencias generales diciendo lo siguiente:
   
 
 
TRADUCCIÓN
«Hay una cuestión esencialmente del lenguaje que concierne al modo en el cual determinados mensajes que tienen un fundamento sacro en la tradicióne son transmitidos en una audiencia general y acogidos por un público general. Estos mensajes antiguos han sido la base de divisiones hostiles en las que el judaísmo se ha presentado como religión superada, formalista, sin principios morales en la práctica diaria.
  
Todos estos mensajes, cuando se presentan de modo simplista, sin establecer las distinciones y precisiones oportunas, se convierten en fuente de hostilidad.
 
Por tanto, lo que queremos es que mayor atención al lenguaje, sin renunciar a nada, sin renunciar a los fundamentos. No se puede pedir esto absolutamente, sino simplemente atención a cómo se transmiten determinadas cosas.
  
Esperamos que para el futuro se reciban ciertas sensibilidades».
     
El foro, que tendrá como invitados al presidente de Eslovenia Borut Pahor, el primer ministro de Sri Lanka Mahinda Rajapaska, el presidente del Consejo Judío Mundial Ronald S. Lauder, tendrá intervenciones de la vicedirectora general de las Naciones Unidas Amina Mohammed y el Patriarca Cirilo de Moscú. La clausura, presidida por el presidente italiano Romano Prodi, será confiada al primer ministro italiano Mario Draghi y al cardenal de Bolonia Matteo Maria Zuppi. Di Segni y el rabino Gady Gronich (de la Oficina Rabínica Europea), el juez musulmán Abdel Salam y el “cardenal” Giuseppe Bettori también tendrán oportunidad de intervenir en el evento.
  
***
Ese mismo día, Di Segni (quien la semana anterior dijo a La Stampa que la homilía de Francisco Bergoglio sobre los Gálatas «repropone la idea que con la llegada de Jesús, el Dios del Antiguo Testamento ha cambiado», y que «la noción que los judíos son justicialistas y los cristianos buenos y misericordiosos […] quedó como una enfermedad infantil del cristianismo») publicó la siguiente carta en el diario italiano La Reppublica:
«Querido director,
 
Si bien nuestras preocupaciones se centran en la Covid y los hechos afganos, parecería extraño distraernos con una pequeña controversia interreligiosa reciente. Pero el tema tiene cierto interés y las explicaciones son útiles. La cosa surge de un comentario papal reciente sobre la carta de Pablo a los Gálatas, en el que habla del papel de la ley, la Torá, con respecto a la fe; se produjo una protesta. El Baal Shem Tov (muerto en 1760), el mítico fundador del jasidismo en Europa del Este, también se crió en defensa de Pablo y de quienes lo citaron, con una frase sobre el significado de las acciones; de él puedes empezar con otra frase suya. En los días del Baal Shem Tov no había transporte público y había que depender de cocheros desconocidos. El Maestro, que viajaba mucho, tenía una regla para decidir quién era digno de confianza. Si el cochero, al pasar frente a una iglesia, hacía la señal de la cruz, se podía confiar en él. Para el Baal Shem Tov, un simple acto de fe, aunque no fuera judío, era una licencia de credibilidad. La fe cuenta mucho para los grandes maestros del judaísmo. La religión judía se compone de reglas que deben observarse, junto con un sistema de creencias. Desde orígenes lejanos hasta hoy, se discute en el judaísmo sobre el valor que puede tener la observancia de los preceptos sin una adecuada participación espiritual, sin creer. Hay muchos Maestros que antes y después del Baal Shem Tov enfatizaron la importancia absoluta de la fe. Pero ninguno de ellos ha soñado jamás en decir que si no hay fe no hay necesidad de observar, y que la observancia sólo sirve para prepararnos para una nueva fe. El problema lo planteó el cristianismo naciente, especialmente cuando tuvo que encontrar una fórmula para diferenciarse de la matriz judía. La solución propuesta por Pablo fue, sencillamente, que no sólo debería prevalecer la fe, sino que la observancia ya estaba obsoleta; había que creer y no someterse a las leyes de la Torá. En esta elección, Pablo recordó temas discutidos en el judaísmo de su tiempo, estaba convencido de que los nuevos tiempos requerían reformas radicales, pero al decir que la Torá fue abrogada se apartó del judaísmo y creó una religión diferente.
   
Pero, ¿qué nos importan hoy estas discusiones de hace dos mil años? Es porque pueden ser objeto de predicación al público en general, abriendo escenarios problemáticos. Porque volver a proponer en términos simplificados las contraposiciones antiguas comporta el riesgo de confirmar estereotipos hostiles, en el caso particular, el del judaísmo como religión abrogada y formalista, toda deberes, sin espíritu o simple preparación, “pedagogía” para la nueva fe. Tratar estos temas requiere atención y valoración de las consecuencias.
   
También sorprenden ciertas defensas del oficio, en las que se llega a paradojas. A quienes protestaron por la forma en que se explicaron las palabras de Pablo, se les respondió que Pablo solo quiso decir que para él la Torá sin fe no tiene valor, y en esto afirmó un principio judío. Ciertamente, Pablo tiene sólidas referencias a la tradición judía, pero su pensamiento también es revolucionario. No se puede decir que su pensamiento sea el judaísmo precisamente cuando propone su reinterpretación radical de la Torá, que sirve como introducción a una nueva fe; ni afirmar hoy que quienes defendieron la Torá eran “misioneros fundamentalistas”, término que en estos días estaría bien encaminado a otra parte.
  
El Baal Shem Tov puso la fe en primer plano, incluso la fe de los no judíos, pero la Torá no la relativizó. Sería útil usar la lección del Baal Shem Tov no para hacerle decir cosas que nunca soñó decir, sino para enseñarle respeto mutuo, que en este caso no existía».
No deja de sorprendernos que en cuestión de semanas, Bergoglio acabase mandando al carajo 60 años de esfuerzos ecumenistas del Vaticano conciliar para reconciliarse con sus “hermanos mayores”, 60 años de un diálogo innecesario, inconsistente con el Magisterio Católico previo y dañoso en el que se han visto exabruptos como la supresión del Orémus et pro pérfidis Judǽis (que fue idea de Bugnini), el Decrétum de Judǽis (proyectado por Augustin Béa/Behayim SJ, y que nunca se llegó a deliberar en el Aula conciliar), la declaración Nostra Ætáte, la suspensión de los procesos de “beatificación” de Pío XII, León Dehon e Isabel la Católica, los viajes al Muro de los Lamentos, a la Sinagoga de Roma y a Auschwitz, Traditiónis Custódes, entre otros despropósitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)