Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

domingo, 18 de abril de 2021

CARTA ENCÍCLICA “Commúnium intérpretes dolórum”, PIDIENDO ORACIONES PÚBLICAS PARA CONSEGUIR LA PAZ

La II Guerra Mundial ya iba por su sexto año, y la situación estaba lejos de mejorar: en Europa, Italia ya había sido acogida por los Aliados (que ya se habían repartido entre sí el botín) y Alemania estaba en las últimas, en el Pacífico, el Imperio Japonés siguiendo sus tradiciones se resistía a morir. La Unión Soviética y los Estados Unidos vislumbraban una guerra de influencia, y Francia, aunque libre, veía que su imperio colonial estaba por pasar a la historia.
    
Pío XII hizo publicar la encíclica “Commúnium intérpretes dolórum” convocando a una cruzada de oración para el mes de Mayo de 1945. A ejemplo de Cristo, el Papa Pacelli mostraba compasión por los que sufren, al mismo tiempo que exhortaba a la conversión como requisito para alcanzar la misericordia divina.
   
CARTA ENCÍCLICA “Commúnium intérpretes dolórum”, PIDIENDO ORACIONES PÚBLICAS PARA CONSEGUIR LA PAZ
   
PÍO, por la Divina Providencia Papa XII, a los Venerables Hermanos Patriarcas, Primados, Arzobispos, Obispos y demás Ordinarios de lugares en paz y comunión con la Sede Apostólica.
  
Venerables Hermanos, Salud y Bendición Apostólica.

1. Por cuanto fallan los medios humanos ha de invocarse a Dios, para poner término a la guerra
Nos, intérpretes de los comunes dolores que desde hace mucho tiempo afligen acerbísimamente a casi todos los pueblos, no deseamos sino lo que, o conduzca a desterrar y aliviar, a medida de Nuestras fuerzas, las innumerables miserias, o lo que corresponda a acelerar el fin de tanta desgracia. Pero sabemos, naturalmente, que los recursos humanos no alcanzan a remediar esas ingentes calamidades; sabemos que los medios de la mente humana, sobre todo cuando el odio y la enemistad la ofuscan, no llega fácilmente a un justo y equitativo arreglo, ni se deja encaminar hacia la concordia fraternal.
     
Por esto es necesario volver a implorar una y otra vez al Padre de las luces y misericordias (cf. Santiago 1, 17; 2.ª Corintios 1, 3), quien solo puede en tan vehemente colisión y apasionamiento persuadir a todos los hombres de que ya se han acumulado espantosamente ruinas y devastaciones, que se han derramado demasiadas lágrimas y vertido demasiada sangre, y que, por tanto, los derechos divinos y humanos imponen terminantemente que esa horrible matanza se abandone y termine.

2. El Papa pide nuevamente oraciones por la paz
Por tanto, al acercarse el mes de mayo consagrado (en Europa) de un modo peculiar a la Santísima Virgen Madre de Dios, Nos deseamos, como ya lo expresamos en años anteriores [1] también en éste volver a exhortaros a todos, –teniendo presentes ante todo a los tiernos e inocentes niños– para que con sus ruegos alcancen del Divino Redentor, por la intercesión de su Santísima Madre que los pueblos, empujados a la discordia, la lucha y a toda clase de miserias, puedan respirar, por fin, de tan largo duelo y angustia.

3. Ante todo, es necesario la conversión y la renovación de la vida cristiana
Mas por cuanto son los pecados que hemos cometido ante Dios (cf. Baruc 6, 1) que nos apartan de Él y nos hunden miserablemente en la ruina, no basta, como bien sabéis, Venerables Hermanos, elevar fervorosas preces al cielo, no basta acudir frecuentisimamente al altar de la Santísima Virgen ofreciéndole limosnas, flores y plegarias, sino que es de todo punto necesario renovar, mediante las costumbres cristianas, la vida pública y privada, y echar así los sólidos cimientos en que únicamente puede apoyarse y descansar el edificio, no desunido ni tambaleante sino firme y concorde de la sociedad doméstica y civil. Todos recuerden y lleven a la práctica aquélla exhortación del santo profeta que dice: «Convertíos a mí, dice el Señor de los Ejércitos, y yo me volveré a vosotros» (Zacarías 1, 3), y mediten igualmente aquellas palabras del sapientísimo Obispo de Hipona: «Muda tu corazón y mudará tu obra: extirpa la pasión e implanta la caridad» [2]. «¿Deseas la paz? Practica la justicia y tendrás paz, pues “la justicia y la paz se dieron el ósculo” (Salmo 84, 11). Si no amas la justicia no tendrás paz: pues, se aman ambos a dos, la justicia y la paz: de modo que si obrares bien encontrarás la paz besando a la justicia… Si quieres, pues, llegar a la paz, obra la justicia, declina la maldad y ejecuta el bien, que esto es amar la justicia; y si  ya te has apartado del mal y obrado el bien, busca la paz y persíguela» [3].
     
4. Las intenciones por las cuales hay que rezar en Jesús y María
Si todos los fieles cristianos estuvieran animados de este espíritu y conformaran su vida a él, sin duda subirían gratas su preces al trono del Altísimo y alcanzarían de Dios propicio los consuelos y dones que al presente tanto necesitamos.
     
Sabéis qué dones, qué auxilios y consuelos necesitamos en primer lugar en los peligrosísimos momentos que vivimos. Debemos ante todo pedir fervorosamente que las mentes y corazones se iluminen y se renueven por los preceptos cristianos, de los cuales solamente se ha de esperar la salvación pública y privada; que la guerra aniquiladora de pueblos y naciones cese de causar estragos y que las Ligas de los ciudadanos, por un pacto amistoso, pacificadas y unidas entre sí, se empeñen, bajo los auspicios de la justicia y la caridad, en levantar del inmenso cúmulo de ruinas el nuevo edificio de la comunidad humana.
      
Además, hemos de pedir, mediante oraciones y penitencia, otra cosa al divino Redentor y a su Santísima Madre, a saber, que la paz –que sea paz verdadera y sincera– concluya cuanto antes con este sangriento y funesto conflicto.
     
5. Oraciones por los gobernantes que han de decidir a suerte de los pueblos
No es, pues, fácil en tal disgregación, perturbación de las cosas, mientras muchos aún se odian mutuamente y están exacerbados, lograr tal paz que se suaviza por los iguales platillos de la justicia y que con caridad fraterna abraza a todos los pueblos y todas las naciones, y que no soporta los ocultos gérmenes de las discordias y enemistades.
     
Por tanto, necesitan de peculiar luz celestial aquellos a quienes incumbe resolver esos asuntos y hacer los pactos, y de cuya prudencia depende no sólo el destino de su propia nación sino el estado de la convivencia humana y el curso del porvenir. Nos deseamos pues, que también por estas intenciones se eleven las plegarias a Dios y que sobre todo los inocentes niños, en el mes de mayo (de María) impetren de la Madre de la Sabiduría divina la luz de arriba, individualmente para los que con su palabra decidirán a causa universal.
     
Ponderen esos mismos y consideren ante Dios que lo que lo que sobrepasare los límites de la justicia y la equidad, resultará más tarde o más temprano, para los vencidos y los vencedores, sumamente perjudicial, por cuanto allí se ocultan las semillas de guerras futuras.
      
6. Oraciones por los desplazados y los prisioneros
Nos queremos además, que los que con agrado responden a esta exhortación Nuestra, se acuerden en sus oraciones también de los que, prófugos o expatriados, ya desde hace tiempo anhelan con dolor volver a ver sus lares domésticos o los que prisioneros, desean y esperan la debida libertad después de la guerra, o los que con el cuerpo llagado yacen en los innumerables nosocomios.
     
7. Por la intercesión de María
Estos pobres y a todos los demás para los cuales esta tremenda querra trajo incontables angustias y dolores quiera la benignísima Madre de Dios conceder los consuelos celestiales y darles al virtud de la cristiana paciencia la cual hace llevaderas aún las más acerbas penas y ayuda a merecer la gloria eterna.

8. Recomendación a los Obispos y Bendición Apostólica
A vosotros, Venerables Hermanos, incumbe comunicar estos paternales deseos y exhortaciones a los fieles confiados a vosotros, a todos los cuales, y en especial a todos y cada uno de vosotros, impartimos como auspicio de dones celestiales y testimonio de Nuestra benevolencia, con todo afecto en el Señor, la Bendición Apostólica.
      
Dado en Roma, junto a San Pedro, el domingo, 15 de Abril de 1945 consagrado a Jesucristo Buen Pastor, séptimo de Nuestro Pontificado. PÍO PP. XII.
   
NOTAS
[1] Pío XII, dirigiéndose en su Carta “Quamvis planes confidámus” al Cardenal Luis Maglione su Secretario de Estado (20 de Abril de 1941), había prescrito oraciones públicas para obtener la paz por intermedio de María Santísima.
[2] San Agustín, Sermón sobre las Escrituras 72, 4: Patrología Latína 38, columna 468.
[3] San Agustín, Sobre el Salmo 84, 12: Patrología Latína 37, columna 1078

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)