Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 21 de abril de 2021

LOS DEMÓCRATAS HAN ABANDONADO TODO PRINCIPIO TELEGRAFIANDO APOYO A ALGUNOS DISTURBIOS

Por Jonathan S. Tobin para THE NEW YORK POST. Traducción tomada de NOTICIAS DE ISRAEL.
   
¿Son buenos algunos disturbios y otros inaceptables? Seguramente no. Los que destruyen la propiedad y cometen agresiones, ya sea contra las fuerzas del orden o contra los civiles, deben ser castigados, independientemente de la causa que digan apoyar.
   
Pero los liberales (progresistas) de hoy rechazan esta norma justa y universal. Algunos disturbios merecen protección legal, insisten, mientras que otros deben ser reprimidos con dureza. Todo depende de la política de los alborotadores.
   
Algunos, como la excitante representante Maxine Waters (demócrata de California), se alegran de la perspectiva de otra ronda de disturbios de Black Lives Matter, er, “protestas pacíficas”, si el juicio de Derek Chauvin no sale como ellos quieren. También están alborotados por una nueva ley de Florida que refuerza el castigo para los que salen a la calle a cometer actos violentos.
   
Sin embargo, algunos de los mismos progresistas también exigen que las autoridades castiguen a los partidarios del presidente Donald Trump que participaron en los disturbios del 6 de enero en el Capitolio. También están de acuerdo con que las autoridades de DC den largas a las demandas de más información sobre el oficial que disparó y mató a uno de los que entraron en el Capitolio de Estados Unidos.
     
El doble rasero es evidente y exasperante: Un grupo de manifestantes, dice la izquierda, debería tener permiso para cometer actos de violencia. Otro grupo merece ser encerrado como insurrectos sediciosos, y el asesinato de uno de ellos por parte de la policía puede y debe ser ignorado.
   
La representante Maxine Waters (nacida Maxine Moore Carr) también urgió a los manifestantes ignorar los toques de queda policiales como una forma de protesta.
     
Es la indicación más clara de que la izquierda moderna subordina todos los principios a la distinción entre amigo y enemigo político: el Partido Demócrata se ve aliado con un grupo de manifestantes violentos. Los excesos de ese grupo deben ser tolerados como una reacción comprensible a la injusticia racial; el enemigo debe ser castigado.
   
Americanos inocentes pagarán el precio de este cinismo e irresponsabilidad. Mientras el juicio de Chauvin llega a su fin, la situación en Minneapolis es especialmente febril. Sin embargo, fomentar más disturbios explosivos como los que vimos el año pasado parece ser una prioridad para algunos demócratas. Waters acaba de estar en Minnesota protestando por el tiroteo policial de Daunte Wright, que desencadenó violentas protestas en todo el país.
   
Waters dijo a los manifestantes que “se enfrentaran más” a las fuerzas del orden si los miembros del jurado de Chauvin decidían mal (según sus criterios políticos). Poco después de que pronunciara esas palabras, algunos manifestantes “mayoritariamente pacíficos” dispararon contra los guardias nacionales, que estaban allí para protegerse de los disturbios.
     
La ley de Florida, pues, es necesaria. La ley facilita a las autoridades la persecución de los alborotadores al tiempo que preserva el derecho a protestar pacíficamente. Es una respuesta inteligente al hecho de que cuando los alborotadores quemaron negocios, atacaron edificios públicos y, en general, crearon el caos el verano pasado, la policía recibió a menudo la orden de retirarse.
     
Incluso cuando se produjeron detenciones, los alborotadores fueron a menudo puestos en libertad rápidamente, reforzando la impresión de que quienes cometen actos de violencia en nombre de una causa de moda como BLM no deben rendir cuentas. Algunos fueron rápidamente rescatados con fondos promovidos por la entonces senadora Kamala Harris, ahora vicepresidenta de Estados Unidos.
     
Es un disparate afirmar que la medida de Florida tendrá un efecto amedrentador sobre el ejercicio de la Primera Enmienda. También lo es la afirmación de la Unión Americana de Libertades Civiles de que las leyes antidisturbios son “racistas”.
     
Pero, de alguna manera, el duro tratamiento dado a los alborotadores del Capitolio -que no merecen menos castigo que los gamberros de BLM y Antifa cuando infringen la ley- no molesta a nadie en la izquierda. De hecho, Waters y algunos de sus colegas demócratas en la Cámara de Representantes están demandando a Trump por supuestamente incitar a un disturbio – incluso cuando parecen alentar la misma actividad en Minnesota.
     
No pueden tener las dos cosas. Florida hace bien en tomar medidas contra la violencia de inspiración política, y el resto del país haría bien en hacer lo mismo. Los que conceden inmunidad a un grupo de alborotadores mientras persiguen duramente a otro no son sólo hipócritas. Están haciendo exactamente lo que acusaron a Trump de hacer en enero: destrozar el estado de derecho.
    
Una vez que las élites políticas y culturales hacen un guiño a los disturbios, un comportamiento ilegal que antes se condenaba universalmente, los disturbios no se limitarán a sus causas preferidas. Telegrafiar la aprobación a un grupo puede inspirar a otros grupos a hacer lo mismo. El peligro para el tejido cívico es incalculable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)