Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 30 de abril de 2021

MILITARES FRANCESES RETIRADOS: «EL ISLAM AMENAZA CON LA GUERRA CIVIL EN FRANCIA»

Noticia tomada de HISPANIDAD.
      
FRANCIA: UN MILLAR DE MILITARES RETIRADOS ALERTAN DEL RIESGO DE “DESINTEGRACIÓN” DE SU PAÍS ANTE EL ISLAMISMO CRECIENTE
En la carta se comprometen a apoyar a Marine Le Pen en la lucha contra “la desintegración” de su país y la amenaza de una “guerra civil”. No le ha hecho mucha gracia al Gobierno francés…
   
Disturbios en Francia con ocasión de la final del Mundial de Fútbol “Rusia 2018”
   
En Francia, más de 1.000 militares retirados han firmado una carta en la que básicamente alertan del riesgo de “desintegración” de su país ante el creciente islamismo, recoge La Razón. En Francia hay actualmente una población de unos cinco millones de musulmanes, y representa la comunidad más grande de este tipo en Europa occidental.
   
En la carta, publicada en la última edición de la revista ‘Valeurs Actuelles’ (Valores actuales) y escrita por el exoficial Jean-Pierre Fabre-Bernadac, piden acabar con el “islamismo y las hordas de la periferia”. También dicen que los “camaradas activos” pueden tener que participar en una “peligrosa misión para proteger nuestros valores de civilización y salvaguardar a nuestros compatriotas en el territorio nacional”. “No hay más tiempo para postergar esto, de lo contrario, mañana la guerra civil pondrá fin a este creciente caos, y las muertes, de las que usted tendrá la responsabilidad, se contarán por miles”. También se comprometen a apoyar a Marine Le Pen en la lucha contra “la desintegración” de su país y la amenaza de una “guerra civil”.
   
La misiva no le ha hecho mucha gracia a la ministra de las Fuerzas Armadas Florence Parly, quien ha afirmado que el apoyo de este sector castrense al partido de Le Pen sería “un ultraje”. “La columna irresponsable publicada en la revista Valores actuales solo está firmada por soldados retirados, que ya no tienen ninguna función en nuestros ejércitos y solo se representan a sí mismos’. Y añadió que la “neutralidad y lealtad” son dos principios vitales en el código militar, recoge La Razón.
   
En Francia hay actualmente una población de unos cinco millones de musulmanes, y representa la comunidad más grande de este tipo en Europa occidental
   
Por su parte, la respuesta de Le Pen, líder del partido Agrupación Nacional, ha sido de total comprensión hacia los firmantes de la carta: “Como ciudadana y como política, suscribo su análisis y comparto su dolor”. “Los invito a unirse a nuestra acción para participar en la batalla que se está generando, que es sin duda una batalla política y pacífica, pero que es sobre todo la batalla de Francia”.
   
La ministra Parly respondió a las palabras de Le Pen: “La politización de las Fuerzas Armadas sugerida por Madame Le Pen debilitaría nuestra capacidad militar y por lo tanto a Francia. Los militares no están allí para hacer campaña, sino para defender Francia y proteger a los franceses”.
   
Para el líder de la izquierdista La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, la declaración de los exmilitares fue “asombrosa”, mientras que el diputado conservador Guillaume Larrivé cree que la postura de Le Pen la invalida como hipotética gobernante, porque “un jefe de un partido democrático no pediría a militares meterse en un combate político”, recoge también La Razón.
   
***
  
CARTA «Por el retorno del honor de nuestros gobernantes» (Traducción tomada de REBELIÓN EN LA GRANJA. En el sitio original francés van más de 18.000 firmas).
  
Señor Presidente,
Señoras y señores del Gobierno
Señoras y señores del Parlamento,
   
Es una hora grave, Francia está en peligro, varios peligros mortales la amenazan. Nosotros, que, incluso después de la jubilación, seguimos siendo soldados de Francia, no podemos, en las circunstancias actuales, permanecer indiferentes a la suerte de nuestro hermoso país.
   
Nuestras banderas tricolores no son sólo un trozo de tela, sino que simbolizan la tradición, a través de los tiempos de aquellos que, sea cual sea su color de piel o su credo, han servido a Francia y han dado su vida por ella. En estas banderas, encontramos las palabras «Honneur et Patrie» en letras doradas. Ahora, nuestro honor consiste en denunciar la desintegración que afecta a nuestro país.
   
– Una decadencia que, a través de un cierto antirracismo, sólo tiene un objetivo: crear en nuestro suelo un malestar, incluso un odio entre comunidades. Hoy en día, algunos hablan de racialismo, indigenismo y teorías decoloniales, pero a través de estos términos es la guerra racial lo que quieren estos odiosos y fanáticos partidarios. Desprecian nuestro país, sus tradiciones, su cultura, y quieren verlo disolverse arrancando su pasado y su historia. Así atacan, por medio de estatuas, antiguas glorias militares y civiles analizando palabras centenarias.
   
– Se trata de una desintegración que, con el islamismo y las hordas suburbanas, está llevando al desprendimiento de muchas partes de la nación y transformándolas en territorios sometidos a dogmas contrarios a nuestra constitución. Sin embargo, todo francés, sea cual sea su creencia o su no creencia, está en su casa en cualquier lugar de Francia; no puede ni debe haber ninguna ciudad o barrio donde no se apliquen las leyes de la República.
   
– Retraso, porque el odio se antepone a la fraternidad durante las manifestaciones en las que el poder utiliza a las fuerzas del orden como agentes apoderados y chivos expiatorios frente a los franceses con chalecos amarillos que expresan su desesperación. Esto mientras individuos infiltrados y encapuchados saquean negocios y amenazan a estas mismas fuerzas del orden. Sin embargo, estos últimos no hacen más que aplicar las directrices, a veces contradictorias, dadas por ustedes, los gobernantes.
   
Los peligros aumentan, la violencia crece día a día. ¿Quién habría predicho hace diez años que un profesor sería decapitado un día a la puerta de su escuela? Ahora bien, nosotros, los servidores de la Nación, que siempre hemos estado dispuestos a poner nuestra piel a prueba -como exigía nuestra condición de militares- no podemos ser espectadores pasivos de tales acciones.
    
Por ello, quienes dirigen nuestro país deben encontrar imperativamente el valor necesario para erradicar estos peligros. Para ello, a menudo basta con aplicar sin debilidades las leyes que ya existen. No olvide que, como nosotros, una gran mayoría de nuestros conciudadanos están hartos de sus vacilaciones y silencios culpables.
   
Como dijo el cardenal Mercier, primado de Bélgica: «Cuando la prudencia está en todas partes, el valor no está en ninguna». «Así que, señoras y señores, basta de dilaciones, la hora es seria, el trabajo es colosal; no pierdan el tiempo y sepan que estamos dispuestos a apoyar las políticas que tengan en cuenta la salvaguarda de la nación.
   
Por otro lado, si no se hace nada, la laxitud seguirá extendiéndose inexorablemente en la sociedad, provocando en última instancia una explosión y la intervención de nuestros compañeros activos en una peligrosa misión de protección de nuestros valores civilizatorios y de salvaguarda de nuestros compatriotas en el territorio nacional.
   
Lo vemos, ya no es tiempo de procrastinar, de lo contrario, mañana la guerra civil pondrá fin a este caos creciente, y los muertos, de los que ustedes serán responsables, se contarán por miles.
   
Redactor:
Capitán Jean-Pierre FABRE - BERNADAC (Antiguo Oficial del Ejército de Tierra y de la Gendarmería, autor de nueve obras)
   
Los generales firmantes:  
Teniente General (En Retiro) Christian PIQUEMAL (Legión Extranjera),
Teniente General (2.ª Sección) Gilles BARRIE (Infantería),
General de División (2.ª Sección) François GAUBERT antiguo Gobernador Militar de Lille,
General de División (2.ª Sección) Emmanuel de RICHOUFFTZ (Infantería),
General de División (2.ª Sección) Michel JOSLIN DE NORAY (Tropas de Marina),
General de Brigada (2.ª Sección) André COUSTOU (Infantería),
General de Brigada (2.ª Sección) Philippe DESROUSSEAUX de MEDRANO (Tren),
General de Brigada del Aire (2.ª Sección) Antoine MARTINEZ (Ejército del Aire),
General de Brigada del Aire (2.ª Sección) Daniel GROSMAIRE (Ejército del Aire),
General de Brigada (2.ª Sección) Robert JEANNEROD (Caballería),
General de Brigada (2.ª Sección) Pierre Dominique AIGUEPERSE (Infantería),
General de Brigada (2.ª Sección) Roland DUBOIS (Señales),
General de Brigada (2.ª Sección) Dominique DELAWARDE (Infantería),
General de Brigada (2.ª Sección) Jean Claude GROLIER (Artillería),
General de Brigada (2.ª Sección) Norbert de CACQUERAY (Dirección General de Armamento),
General de Brigada (2.ª Sección) Roger PRIGENT (Aviación Ligera del Ejército de Tierra),
General de Brigada (2.ª Sección) Alfred LEBRETON (Comisariado del Ejército de Tierra),
Oficial Médico (2.ª Sección) Guy DURAND (Servicio de Salud de los Ejércitos),
Contralmirante (2.ª Sección) Gérard BALASTRE (Marina Nacional).
   
ACTUALIZACIÓN: Otro grupo de militares retirados y de reserva (esta vez encabezado por el contralmirante de la 2.ª Sección Claude Gaucherand) publicó el 27 de Abril la siguiente contestación, mucho más contundente (Fuente: Valérie Bugault, traducción enviada por un lector):
   
RESPUESTA AL LLAMADO DE MIL MILITARES
   
Juzgando que hay peligro en la casa de Francia, veinte oficiales generales de la segunda sección y más de mil soldados retirados o del marco de reserva lanzaron un llamamiento a las autoridades gubernamentales.
    
Aquí, sin espíritu de controversia, la opinión expresada a título personal por un grupo de ciudadanos que tienen en común haber servido en un período activo de su vida como oficiales en uno de los tres Ejércitos. Es por ello que comparten una preocupación por el presente y el futuro de Francia que en un plazo más o menos próximo legarán a sus descendientes.
    
Desde luego, esto no reivindica la representación de la opinión de los militares activos ni sugiere compromiso alguno de parte de estos últimos, los que se han dedicado a servir activamente y conociendo el peligro de su vida a su nación considerada como un todo.
«Es una hora grave, Francia está en peligro, varios peligros mortales la amenazan.
   
(…)
   
Por ello, quienes dirigen nuestro país deben encontrar imperativamente el valor necesario para erradicar estos peligros. Para ello, a menudo basta con aplicar sin debilidades las leyes que ya existen. No olvide que, como nosotros, una gran mayoría de nuestros conciudadanos están hartos de sus vacilaciones y silencios culpables».
Estos soldados hacen un hallazgo que solo podemos compartir en su generalidad, pero parece más cuestionable cuando se trata de la elección más precisa de dichos peligros.
    
En cuanto a la solución para erradicar el gran peligro, parece ser solo una ilusión.
    
En efecto, cuando queremos tratar una enfermedad, es necesario distinguir los síntomas y la raíz de la enfermedad propiamente dicha y, por tanto, distinguir el tratamiento de comodidad, como dicen los médicos, del tratamiento curativo. Ellos son complementarios. El primero sin el segundo es ineficaz y, en la mayoría de los casos, el segundo no es humanamente soportable sin la contribución del primero.
   
Es en este enfoque donde radica nuestro desacuerdo, porque si compartimos la definición de estos peligros, nos aparecen como simples síntomas de un mal más profundo cuya raíz es necesario abordar si queremos que Francia sobreviva. ¿No es ilusorio pedir a los que infunden el veneno de forma probablemente consciente y sin duda con toda franqueza se dignen cambiar la jeringa para infundirnos el antídoto?
    
En su mayor parte, la clase política de nuestro país, atendida por un sistema parlamentario más que secular, ha sido engañada durante décadas por las altas finanzas que sostienen la economía, controlan los medios de comunicación y deciden quién es elegido o no, sirviendo en todo esto a relevadores que son, entre otros, Bilderberg, Davos, el CRIF [Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia, equivalente de la Liga Antidifamatoria judía] y las hermandades.
    
Esta clase política que Jean Pierre Chevènement entonces lúcido había calificado como parecida a sí misma, servida por una administración sólida y deferente, sólo está ahí para cumplir los dictados de quienes detentan el poder, es decir, las altas finanzas, dictados transmitidos por la organización de la comunidad europea formada por más de 25.000 funcionarios que no fueron elegidos por nadie pero que están investidos de la autoridad que les confieren los tratados.
    
Si se trata de la inmigración, la desintegración de la nación y la multiplicación de áreas de anarquía, violencia y aumento del odio entre comunidades, la clase política en el poder sólo está siguiendo la hoja de ruta que le es dictada, que debe conducir a la destrucción de la antiquísima nación que somos, obstáculo simbólico al creciente globalismo que conviene hacer desaparecer.
    
Lo que pone en peligro de muerte a Francia es simplemente el liberalismo desenfrenado que está escrito en mármol en los tratados llamados europeos, que resultan en la desindustrialización del país, así como en la degradación de nuestro idioma, el uso de Globish [inglés global] por los medios de comunicación, publicidad invasiva y… el propio jefe de Estado, es también la destrucción de la herramienta de energía nuclear, y la política de autoflagelación al más alto nivel y en todas ocasiones, es nuevamente la desintegración de la política nacional de educación y salud pública, es finalmente la puesta bajo arresto domiciliario de 66 millones de franceses con el uso obligatorio del bozal.
    
Es todo esto lo que subraya nuestra alineación servil con la doctrina política y militar anglosajona que concretiza nuestra pertenencia a la OTAN y nuestra soberanía perdida.
   
Estimados camaradas militares, esto es lo que creemos que es nuestro deber responderles.
    
Su llamado habla con razón de los chalecos amarillos. ¿Y si esta fuera la manera de atacar finalmente el mal de raíz, aplicando las medidas que ustedes recomiendan para el tratamiento de comodidad que nuestra nación siente que necesita con mucha urgencia?
    
Recordemos esta breve cita del entonces presidente Charles De Gaulle: «Los franceses necesitan un proyecto». En ningún caso de guerra civil.
   
Claude Gaucherand, contralmirante (2.ª Sección),
Alain Corvez, coronel de Tierra (En Retiro),
Bernard (Bernie) Le Van Xieu, coronel de Tierra (En Retiro),
Jean-Marie Lauras, coronel (Aire) (En Retiro),
Jean Marie Six, Inspector General de los Ejércitos (2.ª Sección),
Jacques Hogard, coronel de Tierra (En Retiro),
Michel Debray, vicealmirante (2.ª Sección),
Olivier Frot, comisario coronel de Tierra (En Retiro),
Michel Lucas, coronel de Tierra (En Retiro),
Hubert de Gevigney, contralmirante (2.ª Sección),
Philippe Bourcier de Carbon, capitán de fragata (En Retiro),
Civian Gauvin, teniente coronel (Aire) (En Retiro),
Jean Baptiste de Fontenilles, coronel de Tierra (En Retiro),
Coronel Régis Chamagne (Aire) (En Retiro).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)