Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

domingo, 13 de junio de 2021

LOS SIETE BENDITOS DE SAN ANTONIO DE PADUA

A LOS SIETE BENDITOS: DEVOCIÓN EFICAZ PARA ALCANZAR GRANDES MERCEDES
   
No se sabe con certeza cuándo y dónde tuvo su origen la popular devoción conocida con el nombre de: “Los siete benditos”, ofrecidos al Santísimo Sacramento y a la Inmaculada Virgen María, en unión de San Antonio de Padua, devoción que se propaga cada vez más a medida que los fieles sorprendidos por los admirables y constantes favores que por ella alcanzan, la recomiendan por su eficacia entre las personas de su familia y de sus amistades.
   
Todos saben cuanta veneración tuvo San Antonio de Padua, durante su vida, a los Santos Sacramentos y cuán edificante  y tierno amor profeso a la Sagrada Eucaristía, a la Preciosísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo y a los dolores de la Inmaculada Virgen María.
   
Recordar al Insigne Taumaturgo estas devociones predilectas de su corazón angelical, al practicarse devotamente, es uno de los motivos por el cual San Antonio atiende de un modo particular e inmediato a los fieles, que con todo fervor, confianza y perseverancia, desde este valle de lágrimas hacen intención de unirse a él; cuando rezan la piadosa antigüedad, conocida con el nombre de “El Bendito” para bendecir y alabar las siete principales efusiones de sangre de Nuestro Señor Jesucristo, los siete dolores de María Santísima y la institución de los siete sacramentos.
    
“El Bendito” debe rezarse como está ya aprobado por la Suprema Congregación del Santo Oficio y enriquecido con indulgencias por S.S. Pío IX de feliz recordación. Se dirá siete veces, agregando cada vez, el Gloria al Padre, etc.
    
Debemos de rezar esta devoción en nuestras necesidades, para encontrar alguna cosa perdida, para conseguir el remedio de nuestras aflicciones, la salud de algún enfermo, el éxito de algún negocio, la solución favorable de algún asunto difícil: particularmente para obtener el perdón de nuestros pecados, la gracias de Dios y la paz del alma, que por ellos hemos perdido.
    
Pero antes de implorar la protección del célebre Taumaturgo Universal, procuremos rezar devotamente el Acto de Contrición, pidiendo al Señor el perdón de nuestras culpas, doliéndonos de corazón haberle ofendido y procurando, no solo con los labios, sino con el alma, ofrecerle no volver a pecar.
    
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero. Creador, Padre, y redentor mío, por ser quien eres, te amo sobre todas las cosas, me pesa en el alma haberte ofendido. Propongo con el auxilio de tu gracia, no volver a pecar, apartarme de todas las ocasiones en que pueda ofenderte, confesarme y cumplir devotamente  la penitencia que me fuere impuesta por mis culpas. Te ofrezco, Señor mío mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados.
    
Te suplico que por los méritos inefables de tu Encarnación, vida, pasión, muerte, resurrección y ascensión gloriosa. Y por la institución de los santos sacramentos, perdones mis pecados; espero y confío en tu bondad y misericordia infinitas, me des tu gracia para enmendarme y perseverar amándote con ternura y sirviéndote con fervor hasta el último instante de mi vida. Amén.
    
Se reza siete veces la alabanza siguiente:
¡Bendito y alabado sea el santísimo Sacramento del altar, y la Inmaculada Concepción de la siempre Virgen María, Madre de Dios y Abogada nuestra! Gloria al Padre, etc…
    
Se termina con la siguiente oración:
Glorioso San Antonio de Padua, te ruego humildemente presentes a Nuestro Señor Jesucristo y a María Santísima los “Siete Benditos” que acabo de rezar, haciendo intención de unirnos a las fervientes alabanzas y acciones de gracias que tributas en el cielo a Dios trino y uno. Para glorificarle por la admirable institución de los siete sacramentos, para bendecir y alabar al Santísimo Sacramento del Altar, la Preciosísima Sangre del Divino Jesús y los Acerbos Dolores de la Inmaculada Virgen María.
     
Te suplico ruegues al Señor se digne  concederme el perdón de mis culpas; a fin de que por tu celestial protección, encuentre la gracia y la paz del alma que he perdido por mis pecados. Acuérdate que por el amor de Dios que abrazaba tu corazón durante tu apostólica vida, en este valle de lágrimas, y por tu inagotable caridad con todos los afligidos; hiciste milagros estupendos. Por tanto, ahora que estás en el cielo ruega por mí y ampárame en la siguiente necesidad…  (Se pide en silencio el favor).
     
Sé el protector de mi hogar, alcánzame la gracia de vivir cristianamente y la inefable merced de recibir con gran devoción, antes de morir, los Santos Sacramentos. Asísteme en mi agonía y aboga por mi ante mí ante el Divino Juez; a quien hoy y siempre clamaré diciéndole: “Dulcísimo Jesús,  no seas mi juez sino mi Salvador”. Amén.
  
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
Pío IX, mediante Decreto de la Sagrada Congregación de Indulgencias del 11 de Agosto de 1851 otorgó por el rezo de la jaculatoria 50 días de Indulgencia. Y mediante Decreto del 20 de Noviembre de 1853, concedió Indulgencia Plenaria, con las condiciones acostumbradas, si se reza por lo menos una vez al día durante un año, Indulgencia que se gana desde las primeras Vísperas de San Jerónimo Emiliani (20 de Julio) o durante toda la Octava. La Indulgencia es aplicable a las Benditas Ánimas del Purgatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)