Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 23 de junio de 2021

MIGUEL DE MOLINOS, EL DOCTOR DE LA PSEUDOMÍSTICA

Extractos del artículo del Padre Georges de Nantes en la revista Contre-Réforme Catholique N.º 95, Agosto de 1975, págs. 8-9, tomado de LA CONTRE-RÉFORME CATHOLIQUE. Traducción propia.
   
MOLINOS, DOCTOR DEL QUIETISMO
  
 
Nacido en Valencia, España, el 29 de junio de 1628, Miguel de Molinos Zuxia fue ordenado sacerdote en 1652 después de haber estudiado con los jesuitas. En 1663 llega a Roma, diputado por su ciudad natal para impulsar la causa de beatificación del venerable Francisco Jerónimo Simón. La causa de su “santo” no tendrá éxito, pero Molinos se convertirá inmediatamente, para la colonia española de Roma, en un maestro espiritual. Su influencia superará rápidamente este círculo restringido.
 
EL MAESTRO ESPIRITUAL DE ROMA
   
Perfectamente a gusto en los círculos mundanos y clericales de Roma, yendo a todas partes en busca de la oveja perdida que pudiera conducir por los caminos de la santidad, Molinos adquirió, en el espacio de diez años, la reputación de gran director espiritual. Sin embargo, no pasó desapercibido para algunos que «este gran predicador de la muerte para uno mismo, de la aniquilación total y del despojo universal era el más vivo, el más activo, el más apasionado de los seductores».
   
En 1675 publicó su libro maestro, el título es todo un programa: «Guía espiritual que desembaraza al alma y la conduce por el interior camino para alcanzar la perfecta contemplación y el rico tesoro de la interior paz».
   
Para recogerse interiormente y alcanzar esta tranquilidad de paz interior, y conocer la unión con Dios gracias a la oración pasiva e infundida, Molinos no quiere que la gente pierda el tiempo en la meditación. Este ejercicio de la razón discursiva es bueno para los principiantes, y estos comienzos no deberían, según él, durar más de seis meses; lo mismo ocurre con la penitencia…
   
Mientras el maestro enseña su doctrina a los más altos dignatarios de la Iglesia así como a los hombres de la aristocracia, sin olvidar a las nobles damas romanas, el oratoriano Pier Matteo Petrucci, su discípulo, seduce a las almas ligeras.
   
LA REACCIÓN DE LOS JESUITAS
En 1676, los jesuitas reaccionaron con gran moderación, serenidad y perfecta doctrina. Lo que le reprochan a Molinos no es predicar la oración de la tranquilidad sino transportar allí a sus discípulos en un tiempo récord, de dos a seis meses, y así saltando las etapas de la vida purgativa: la lucha contra uno mismo, la renuncia activa a las tendencias terrenales, corporales y egoístas. Además, también les es fácil demostrar que la doctrina de Molinos es demasiado parecida a la de los begardos, iluminados extáticos condenados por la Iglesia.
    
Molinos se justifica hábilmente, esquivando las críticas y protestando que no enseña nada más que lo que enseñó el mismo San Juan de la Cruz en la noche oscura de los sentidos o de la mente.
    
EL APOYO DE LAS AUTORIDADES ROMANAS A MOLINOS
A partir de 1680, la polémica tomó la apariencia de un asunto de Estado porque Molinos tenía un apoyo muy fuerte en la comitiva inmediata del Papa, en particular en la persona del Secretario de Estado, Cardenal Alderano Cybo.
    
El 28 de noviembre de 1681, las obras de los teólogos jesuitas que denunciaban a Molinos fueron incluidas en la lista negra, mientras que Petrucci, un acérrimo defensor de “La Guía Espiritual” de Molinos, fue consagrado obispo de Iesi por el cardenal Cybo.
    
El Papa Inocencio XI, que guarda rencor a los jesuitas tras sus controversias contra los jansenistas, parece apoyar y proteger a Molinos, quien entonces se encuentra en el colmo de su favor. Los jesuitas, que lideraron la controversia para salvar almas del peligro del engaño y la relajación, están abrumados y desarmados. Pero el triunfo de Molinos será efímero.
    
MÁS AMIGOS Y SIERVOS DE LA VERDAD QUE DEL PAPA
El 30 de enero, una denuncia del arzobispo de Nápoles, Íñigo Caracciolo, alertará a los mejores teólogos. Denunció al Papa las fechorías de los quietistas, fue él quien utilizó esta palabra por primera vez, y suplicó a Inocencio XI que interviniera:
«Los quietistas no utilizan oraciones vocales ni meditaciones. Están en reposo y silencio, como si estuvieran muertos. Se enorgullecen de la oración mental pasiva. También se esfuerza por desterrar de sus ojos cualquier imagen, de su mente cualquier pensamiento, se contentan con ofrecer su alma, como dicen, a las luces e influencias que esperan del Cielo. En la práctica de unos pocos, esto es muy útil. Se niegan a rezar el rosario y a hacer la señal de la cruz. Destierran el recuerdo de Cristo, la Virgen y los santos por nocivo. Incluso llegan a tomar como inspiración de lo alto todo lo que les viene a la mente en la oración y a traducirlo en acciones sin escrúpulos.
   
Entre estos quietistas, se honra el uso de la comunión diaria sin, además, considerar si estos comulgantes tienen el fervor y la virtud que recomienda el reciente decreto de Roma».
El cardenal Francesco Albizi, un viejo romano, escribe un libro de memorias sobre condenas anteriores y concluye firmemente en la heterodoxia del quietismo. Para admitir que no todos pueden saltar en Dios de una vez, ni estar, en el espacio de dos a seis meses, en una santidad perfecta libre de caídas, peleas, levantamientos, recuerda muy felizmente la verdadera tradición mística de la Iglesia, todo de humildad y verdad, citando a San Bernardo:
«Yo no quiero elevarme tan alto en tan poco tiempo. Yo quiero avanzar poco a poco. Otro tanto como desagrada a Dios la impudencia del pecador y le agrada la modestia de un penitente. Vos le aplacaréis mas antes midiendo vuestras fuerzas, y no aspirando a lo que es sobre Vos. Hay un largo y difícil paso desde el beso de los pies hasta el de la boca, y aun seria irreverencia pasar inmediatamente del uno al otro. Porque, ¿qué atrevimiento es este? Estáis todavía manchado de las horruras de vuestros pecados, y cesaréis tocar a su boca sagrada? No fue sino ayer cuando fuisteis sacado del cieno; y ¿seréis tan rústico, que vayáis hoy a presentaros delante de la majestad de su rostro? Es preciso, que del beso de sus pies paséis antes al beso de su mano. Es preciso que ella enjugue vuestras impurezas y vuestras manchas; que ella os releve, y que os afirme, dándoos motivo de esperar tan grande bien; es decir, concediéndoos la hermosura de la continencia, y los frutos dignos de una penitencia sincera, que son las obras de la piedad. Este es, pues, el camino, este el orden, que se debe guardar. Desde luego nosotros nos echamos a los pies del Señor, y lloramos delante de aquel que nos ha hecho, las culpas que nosotros hemos cometido. En seguida, buscamos esta mano favorable, que nos levanta, y fortifica en nuestros desmayos. Y en fin, después de haber obtenido estas dos primeras gracias con muchas oraciones y lágrimas, entonces nos atrevemos quizá a levantar nuestra cabeza hasta esta boca, llena de gloria y de majestad, (yo no lo digo sino lleno de espanto y temblor) no solamente para mirarla, sino también para besarla» (Sermón III sobre los Cánticos)
DEFENSA Y TRIUNFO DE LA VERDAD
  
Mientras Inocencio XI reflexiona sin querer sanción alguna, el Santo Oficio cumple su función de defensor de la fe, en una independencia admirable frente al Papa y al Secretario de Estado.
   
Las conclusiones de la encuesta entre los sacerdotes de Roma son condenatorias, pero no van seguidas de sanciones. Las obras de los quietistas siguen apareciendo, Mons. Petrucci tiene más que nunca el favor del Papa y del Secretario de Estado.
     
EL SANTO OFICIO INVESTIGA A MOLINOS
¿Fue después de una intervención de Luis XIV informada por el cardenal César d’Estrées? Aún así, el 18 de julio de 1685, Molinos fue sorprendido en su casa, encarcelado, todos sus papeles fueron confiscados, era la Santa Inquisición la que operaba. Toda la ciudad se conmueve, vuelve a escribir el Papa, pero el Santo Oficio está haciendo su trabajo.
   
En las cartas incautadas incriminamos sobre todo lo que dice el maestro español sobre la violencia del demonio sobre las almas contemplativas. Inmediatamente descubrimos un punto oscuro. ¿Cómo podrían estas personas que dicen vivir unidas a Dios ser víctimas pasivas del diablo? Esta pasividad ante las tentaciones, y especialmente las carnales, preocupa a la gente. La Inquisición abre un juicio que durará dos años.
     
Los obispos de Italia llevan su testimonio a la Inquisición y se sienten aliviados de poder finalmente denunciar el extraño comportamiento de los quietistas, la descripción es siempre la misma. (…) El Santo Oficio puede, pues, hacer un compendio de la doctrina quietista, pero lo que revelará sobre todo el desfile de testigos es la inmoralidad de Molinos (…).
   
Para él, las tentaciones, incluso de lujuria, incluso entre director y dirigido, eran inevitables y saludables. Molinos los veía como una violencia diabólica a la que no era posible ni necesario resistir. Vio en él más sutilmente una asombrosa voluntad de Dios a la que sólo era necesario responder con un “abandono extremo”; «Dios permite que esta violencia del diablo lleve a las almas a la aniquilación y la resignación. (...) Es la forma más perfecta de transformar las almas».
  
Según un discípulo de Molinos, el padre François La Combe, los “perfectos” debían aceptar la humillación del pecado y la perspectiva del infierno con “santa indiferencia”. ¿No es el mayor sacrificio ofrecido a Dios para que un alma devota cometa el pecado, el pecado más horrible y con la persona más santa?
  
RESISTENCIAS DEL PAPA INOCENCIO XI
El Santo Oficio sigue invirtiendo en círculos quietistas de bajo nivel… y en aquellos que han sido sus maestros. Sin embargo, al mismo tiempo, el 2 de septiembre de 1686, el Papa Inocencio XI crea al Cardenal Mons. Petrucci, ¡el discípulo más incondicional de Molinos!… Inocencio XI hace todo lo posible para retrasar el juicio de Petrucci. Le salvarán la vida, la libertad de permanecer en su diócesis.
   
La actitud de este Papa, aunque canonizado por Pío XII, fue, a lo largo de este asunto, al menos extraña. Aún hoy, el expediente Molinos tiene prohibido el acceso público, generalmente se entiende que así es por los escándalos vergonzosos que marcan esta historia, pero ¿quizás también sea por la increíble benevolencia o debilidad de Inocencio XI?
     
CONDENACIÓN DE MOLINOS Y SU DOCTRINA
En la primavera de 1687, Molinos repudió su doctrina y lamentó su mala moral. El 3 de septiembre pronunció una solemne abjuración en la Iglesia de La Minerva. La gente le grita y exige que sea quemado…
   
Al final de su investigación, la Inquisición extrae 263 proposiciones heréticas que condensa en 68.
  
El primero se refiere a la pasividad del alma ante la gracia. Se rechazan todas las doctrinas que afirman que el alma unida a Dios se identifica con él, que pierde toda personalidad, toda actividad propia, toda responsabilidad moral, y que los “perfectos” son, en esta “santa ociosidad”, esta “mística muerte”, tan aniquilados que sólo pueden querer lo que Dios quiere.
  
Las siguientes proposiciones se refieren al rechazo de las obras de religión y virtud defendidas por los “nuevos místicos”. Porque exigen a sus líderes que abandonen toda oración, especialmente la oración de súplica, indigna del elevado estado al que han llegado; del mismo modo, la confesión, las prácticas de piedad y cualquier mortificación, la preparación para la comunión y la acción de gracias, ¡juzgando que sus dirigidos están al mismo nivel con Cristo! Todavía abogan por la indiferencia a la condenación como a la salvación, satisfechos con el amor de Dios que, según ellos, excluye todo temor.
  
Este último condenó así la lujuria y la vileza que esta “santa indiferencia” admite en secreto. Porque los “perfectos” pretenden ser arrastrados violentamente hacia él, solos o juntos, en proporción a la altura e intensidad de su Puro Amor. “Amor puro” significa amor indiferente a todo, incluso al pecado, incluso al infierno. ¡Es este delicado punto el que les hizo recomendar a los “amigos íntimos” el secreto hacia los no iniciados y una absoluta desconfianza del Santo Oficio!
   
El trabajo realizado por el Santo Oficio es retomado por el Papa Inocencio XI en la Cœléstis Pastor, que finalmente condena a Molinos el 19 de noviembre de 1687.
  
Roma habló, se escuchó la causa y los culpables tuvieron que retractarse. El Santo Oficio no será una excepción para nadie, por lo que el 17 de diciembre de 1687 impondrá al cardenal Petrucci una solemne retractación de 54 propuestas quietistas extraídas de sus obras.
    
El molinosismo y su doctrina quietista habían pasado de España a Italia y pronto entrarán en Francia de la mano de la joven, inteligente, atractiva y apasionada Madame Guyon, educada por el padre Lacombe. (…) A través de él llegará el famoso arzobispo de Cambrai, François Fénelon. Bossuet conducirá contra él una polémica similar a la de los jesuitas romanos contra Molinos, y en 1699, Inocencio XII condenará la Explicación de las máximas de los santos de Fénelon y pondrá fin a toda esta disputa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)