Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 4 de junio de 2021

ROMPIENDO LA CONSPIRACIÓN DEL SILENCIO: LA APOSTASÍA DE LA IGLESIA POLACA

Traducción de la serie de artículos publicados en polaco por Krzysztof Zagozda en su bitácora TAK TO WIDZĘ (Parte 1, Parte 2, Parte 3).
  
1.º LO QUE NO DIJO STANISŁAW KRAJSKI
   
  
Honestamente admito que uso cada vez menos los logros científicos y periodísticos de Stanisław Krajski. Cuanto más aparece en el espacio público, tiene cosas menos interesantes que decir. Hoy, sin embargo, pude escuchar su último material de Internet. La intrigante redacción del título del discurso de doce minutos resultó ser un cebo eficaz: La masonería contribuyó a la crisis de la Iglesia Católica polaca (ortografía original). Tenía grandes expectativas, porque el tema propuesto me es particularmente cercano. Desde hace varios años, intento captar la lógica de los procesos que llevaron al declive total de la Iglesia en Polonia en todos los ámbitos de su funcionamiento.
   
Comencé mis investigaciones hace mucho tiempo con una simple pregunta: ¿por qué en nuestro país, ampliamente considerado como religiosamente tradicional, los cambios posconciliares se llevaron a cabo tan fácilmente sin ninguna resistencia? Hoy sé que el proceso de preparación de los católicos polacos y de toda la estructura jerárquica para aceptar las reformas sancionadas por el Concilio Vaticano II comenzó incluso antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, y toda la historia contemporánea de la Iglesia Católica en Polonia debería de hecho ser reescrita. Llenar numerosos espacios en blanco con contenido y deconstruir fórmulas oficiales y políticamente correctas requiere no solo un estilo de detective, sino también una gran cantidad de resistencia mental: he experimentado varias formas de agresión en mi propia piel, muchas veces por parte de católicos honorables seducidos por una envenenada, incluso bandida, narrativa posconciliar.
   
Sé que la verdad es extremadamente dolorosa, pero guiados por nuestra preocupación por el futuro de la Iglesia en Polonia, debemos conocerla en su totalidad y revelarla. ¿Y de quién esperaríamos esto, si no de una persona ampliamente considerada como especialista en la influencia de las sociedades secretas en nuestra realidad, incluida la eclesial?
   
Desafortunadamente, mi entusiasmo inicial se desvaneció con cada segundo del monólogo de Stanisław Krajski. Sí, comenzó de manera prometedora haciendo una pregunta extremadamente importante: ¿qué está sucediendo con la Iglesia polaca? Entonces solo empeoró. Krajski considera que el período de la República Popular de Polonia fue el comienzo de la caída de la Iglesia polaca. Esta es una tesis tan conveniente, porque casi todo el mal puede ser asesinado sobre los comunistas y los soviéticos. Corromperían a los jerarcas (Krajski señala al obispo Tadeusz Pieronek con el dedo) y se asegurarían de que la Iglesia comience a debilitarse desde adentro.
    
La segunda fuente de maldad en la Iglesia fue, según Krajski, la incorrecta política de personal seguida por los sucesivos nuncios papales que se entrometieron en los asuntos internos de Polonia y tomaron decisiones de forma independiente sobre la concesión del episcopado. Incluso los papas posteriores, incluido Juan Pablo II, no sabían muy bien quién sería nombrado obispo. Eso es. Este es todo el diagnóstico hecho por Krajski, quien claramente estaba luchando frente a la cámara y vertió el agua proverbial para llenar los doce minutos que en realidad fueron robados a todos los oyentes. No tengo ni idea de si Krajski tiene más conocimientos que el que presentó de manera tan torpe y decepcionante. Si es consciente de que ha arrojado su azadón al sol y le gustaría tratar este tema de forma fiable en el futuro, le animo sinceramente a que realice un ejercicio intelectual conjunto.
    
El espacio público está lleno de informes más o menos creíbles que intentan exponer la existencia de combinaciones secretas que influyen en el destino del mundo. En los últimos años, aquellos relacionados con los Illuminati han ganado mayor popularidad. Junto a ellos hay numerosos hilos que describen todos los matices de la masonería, los cultos demoníacos y todo el alfabeto de los servicios secretos. Sorprendentemente, poca información se relaciona con las mafias organizadas que operan dentro de la Iglesia Católica, y la realidad eclesial polaca a primera vista parece estar libre de cualquier mancha de esta naturaleza.
    
Sí, el testarudo podría apuntar a la estructura informal de los llamados sacerdotes patriotas, afirmando el sistema político de posguerra, pero su importancia fue marginal. De ninguna manera no merecen el nombre de conspiración los casos aún revelados de cooperación del clero con los servicios especiales de la República Popular de Polonia. Aparte de simplemente denunciar a amigos y conocidos, sus actividades no mostraron ningún rasgo constructivo: no construyeron redes de agentes o cabilderos. Eran autónomos típicos.
   
¿Podemos, entonces, dormir en paz con la convicción de que la Iglesia en Polonia actúa de acuerdo con las leyes de Dios, y que realiza sus objetivos, es decir, la salvación de las personas y la difusión de la religión de Cristo en la tierra, solo a través de clérigos que seguir el lema atemporal ad majórem Dei glóriam? Ninguna de estas cosas. Estamos tratando con el proverbial establo de Augias esperando su Heracles.
    
La camarilla secreta ganó una influencia dominante en la política de personal de la Iglesia, es decir, en el nombramiento de los puestos más importantes a nivel central y en las diócesis. La mejor prueba de esto es el caso de la cooperación abierta de sacerdotes prominentes de la diócesis de Bydgoszcz con la organización masónica Rotary Club y la difusión de un paraguas protector sobre ellos por parte del obispo Jan Tyrawa (la historia de mi queja ante el tribunal del obispo está ampliamente documentada en el grupo de Facebook de la Fraternidad Mariana Blanca). Por otro lado, los sacerdotes que intentan apegarse a la Sagrada Tradición son marginados y condenados a lugares de difícil acceso para los fieles. Su pacificación es eficiente y bien organizada. Llegados a este punto, muchos lectores moverán la cabeza con dudas: ¿es posible, ya que hasta hace poco la Iglesia en Polonia estaba dirigida por el Primado del Milenio [Stefan Wyszyński] y bajo el patrocinio del santo Papa polaco? Para responder a esta pregunta, debemos viajar en el tiempo.
     
Antes de pasar al período de entreguerras, detengámonos por un momento en la década de 1960. Fue entonces cuando el obispo de Włocławek, Antoni Pawłowski, recibió inesperadamente una carta disciplinaria. El remitente de la revista fue el mismísimo Primado Wyszyński. ¿Qué impulsó al líder de la Iglesia en Polonia a tomar una acción tan inusual? Bueno, el obispo Pawłowski desconfiaba mucho de aquellos sacerdotes de su diócesis que tenían una entrada en sus biografías de pertenecer a la Asociación de Sacerdotes Seglares de la Caridad Apostólica, comúnmente conocida como la Sociedad Carista. Les pidió que hicieran un juramento especial en el que se desvinculaban de esta organización y de cualquier contacto confidencial con sus miembros.
   
Antoni Pawłowski Wegenko, obispo de Włocławek (1952-1968). Participó en las sesiones del Vaticano II y lo implementó en su diócesis, organizando inclusive la Jornada ecuménica en 1967.
  
Todo está condimentado con algunos sabores. Los caristas incluían a ambos jerarcas cuyos nombres estaban en la lista disciplinaria, es decir, ¡el remitente y el destinatario! Y además: el estallido de la Segunda Guerra Mundial puso fin a las actividades de los Caristas y nunca se reorganizaron oficialmente.
    
¿Por qué, entonces, veinte años después del final de la guerra, el obispo Pawłowski les tenía tanto miedo? ¿Qué sabía de ellos que no quería que estuvieran presentes en su diócesis? Y finalmente: ¿fue este conocimiento la causa de su trágica muerte (murió en un accidente automovilístico el 16 de septiembre de 1968)? Quizás estas preguntas nunca serán respondidas satisfactoriamente, pero debemos intentarlo. Después de todo, está en juego la salvación de muchas almas.
   
Para buscar los orígenes de la misteriosa Asociación de Sacerdotes Seglares de la Caridad Apostólica, debemos trasladarnos a 1914. Fue entonces cuando dos estudiantes polacos se conocieron en la Universidad de Friburgo, Suiza: el padre Antoni Bogdański Krywultów y el padre Władysław Korniłowicz Poll (ambos promotores posteriores de la carrera del padre Stefan Wyszyński). En ese momento, decidieron crear una asociación para el clero diocesano en Polonia, cuyos objetivos, al menos formulados oficialmente, eran centrarse en la santificación de los miembros de la organización y la eficacia de su trabajo apostólico. En definitiva, sería una organización de ayuda fraterna a los sacerdotes, de apoyo mutuo en el ministerio diario.
   
Antoni Bogdański Krywultów y Władysław Emil Korniłowicz Poll, fundadores de la Asociación de Sacerdotes Seglares de la Caridad Apostólica (Sociedad Carista)
  
¿Cómo fue realmente? ¿Fueron legítimas las acusaciones formuladas por los opositores a la asociación sobre la creación de camarillas secretas interesadas en ocupar puestos y asignar dignidades eclesiásticas? Antes de analizar la carrera de los miembros de la Asociación de Sacerdotes Seglares de la Caridad Apostólica, vale la pena complementar aquí las acusaciones en su contra: promovieron todo un abanico de puntos de vista modernistas, posteriormente afirmados por el Concilio Vaticano II.
   
Aunque la camarilla de Caristía se desarrolló principalmente en las diócesis de Włocławek y Lublin (KUL), también tenía miembros activos en las diócesis de Vilna, Cracovia, Płock, Podlasie, Pinsk, Kamieniec y Łomża. Contaba con dos órganos de prensa: “Charitas Christi” y “Pax Tecum”. Fue encabezado por el Consejo General designado por la Asamblea General.
   
Hoy conocemos unos cincuenta nombres de personas pertenecientes a la Asociación de Sacerdotes Laicos de la Caridad Apostólica. Curiosamente, además de los sacerdotes, también incluyen los nombres de laicos y una monja. La conclusión fue que no se respetaron las disposiciones legales sobre la naturaleza de esta organización, y su emanación penetró áreas mucho más amplias de lo que se suponía anteriormente. No se sabe cuál fue el número real de organizaciones que operaron oficialmente hasta 1939. Es cierto que las fuentes mencionan más de cincuenta nombres, pero es dudoso que esta lista esté cerrada.
   
Después de la guerra, se hicieron esfuerzos para reactivarlo. Aparentemente no tuvieron éxito, pero el caso del obispo Pawłowski nos hace ser escépticos sobre esta información. Más aún porque entre los restauradores habría sacerdotes tan prominentes como el Rev. Józef Iwanicki (en los años 1951-1956 rector de la Universidad Católica de Lublin, antes de la guerra asociada con el seminario teológico en Włocławek y la revista local “Ateneum Kapłańskie” dirigida por por el padre Stefan Wyszyński) y el Rev. Kazimierz Majdański (alumno y más tarde profesor del seminario teológico de Włocławek, estudiante de la Universidad de Friburgo, editor en jefe del “Ateneum Kapłański” y obispo auxiliar de Włocławek).
     
Józef Iwanicki Wiktorowicz y Kazimierz Ivan Majdański Mielczarek. Majdański fue prisionero en Dachau.
    
Como vemos, determinados lugares y espacios eclesiales –probablemente no por casualidad– resultan particularmente relacionados con la presencia de las Caristías: fueron allí donde se pudo reclutar y formar a aquellos clérigos y sacerdotes jóvenes que parecían sobresalir por encima de la media...
   
Sabemos poco sobre la actividad estatutaria de la Asociación de Sacerdotes Laicos de la Caridad Apostólica que organizaron reuniones internas y pagaron cuotas. En 1929, las organizaciones benéficas recibieron en el acto de donación más de 600 hectáreas de propiedad de Zagrodnica. La donante fue Zdzisława Wodzińska (nacida Dzierżykraj-Morawski Miączyński), quien fue persuadida de dar este paso por una de las organizaciones benéficas, el párroco de Izbica Kujawska, el padre Marian Chytrzyński.
    
Por razones incomprensibles, unos años después, los Caristas donaron estos bienes a los orionianos. Se puede suponer que el desarrollo de la asociación se ralentizó debido a la menor participación de sus dos fundadores. El padre Bogdański ya estaba luchando contra una enfermedad terminal (pasó los últimos años de su vida en la parroquia de Skulsk y allí “predijo” la primacía del padre Wyszyński, que tendría un papel clave en el proceso de destrucción de la Iglesia Católica en Polonia) y se convirtió en la niña de sus ojos.
   
Breve información sobre varios miembros de la Asociación de Sacerdotes Laicos de la Caridad Apostólica.
  1. Antoni Bogdański (moderador general de la asociación) fue uno de los fundadores de la Asociación Carista. Desempeñó la función de Capellán Jefe de la Asociación de Escultismo Polaco y fue miembro de su Consejo Principal. Enseñó teología moral en el seminario de Włocławek y allí dirigió la escuela secundaria San Pío X. En ambas instituciones tuvo contacto directo con el joven Stefan Wyszyński. Se puede decir con total responsabilidad que fue el guardián y patrón más cercano del futuro Primado. De todos modos, en 1938 le anunció a Wyszyński que se convertiría en el jefe de la Iglesia en Polonia. Sin embargo, ningún carisma de la profecía del P. Bogdański funcionó aquí, sino un conocimiento confiable sobre las tramas detrás de escena de la camarilla de la iglesia. Sus funciones le permitieron reclutar constantemente a los mejores candidatos para la asociación.
  2. Franciszek Salezy Krupa (Korszyński) Nowicki, estudiante de la Universidad de Friburgo, editor del Ateneum Kapłański, en 1939-1948 rector del Seminario Mayor de Włocławek, en 1946-1962 obispo auxiliar de Włocławek. Desde 1925 fue presidente del sindicato benéfico.
  3. Stanisław Mystkowski Żaboklicki, en los años 1920-1929 secretario del Cardenal Kakowski, entonces vicerrector del seminario de Varsovia, moderador de organizaciones benéficas en la diócesis de Varsovia.
  4. Józef Dunaj, decano del seminario teológico de Włocławek, fiscal general de la familia Carista.
  5. Jan Adamecki Kukuła, estudiante de la Universidad de Friburgo, profesor del Seminario de Włocławek, editor del “Ateneum Kapłański” en 1960-1972, conservador de los archivos diocesanos en Włocławek, censor de libros eclesiásticos, maestro de formación en las Caristías.
  6. Antoni Pawłowski, profesor del seminario teológico de Varsovia y de la Facultad de teología de la Universidad Stefan Bátory de Vilna, obispo de Włocławek.
  7. Stanisław Czajka Gapiński, estudiante y estudiante de doctorado en la Universidad Católica de Lublin, en los años 1936-1944 rector del seminario de Częstochowa en Cracovia, y en 1944-1965 obispo auxiliar de la diócesis de Częstochowa.
  8. Jerzy Matulewicz, promotor carístico en la diócesis de Vilna, donde fue obispo en 1918-1925. Fue él quien “revivió” falsamente la Orden Mariana.
   
2.º ¿QUÉ BUSCABA LA LUNA SANGRIENTA EN LASKI?
Los historiadores autorizados por el sistema de desinformación imperante en Polonia están decididos a inventar una historia bastante creíble que explique las razones por las que Luna Brystigier (Brustiger, nacida Julia Praj/Preiss Salzerberg) se convirtió en un visitante frecuente del centro religioso en Laski, cerca de Varsovia. Hasta ahora han mostrado poca originalidad en sus gestiones y nos convencen de que esta cruel bestia del Ministerio de Seguridad Pública quería experimentar el consuelo religioso en las puertas del monasterio. ¿Les creeremos?
   
Julia Praj/Preiss Salzerberg alias Luna Brustiger/Brystigier (centro). Coronel y directora del Departamento V (Sociopolítico) del Ministerio de Seguridad Pública de la Polonia comunista, era conocida como “Krwawa Luna” (Luna la Sanguinaria) por sus brutales y pervertidos métodos de tortura contra los prisioneros.
   
Los protagonistas de este artículo no necesitan una presentación especial: una comunista ferviente que luchó contra todo lo polaco y católico, condenada a prisión por la Segunda República Polaca; después del 17 de septiembre de 1939, cooperando activamente con el ocupante soviético; miembro de la Junta Principal de la Unión de Patriotas Polacos, y en 1944-56 funcionaria de alto rango del Ministerio de Seguridad Pública, interrogando brutalmente a los presos políticos. Eso es todo, en pocas palabras.
   
¿Y Laski? Aquí las cosas no son tan sencillas. Solo en la superficie estamos tratando aquí con una institución educativa ordinaria dirigida por monjas. Después de todo, como uno de los pocos (¿los únicos?) centros de este tipo establecidos durante la Segunda República Polaca, Laski sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, la época estalinista, la turbulenta historia de la República Popular de Polonia y, patrocinado por poderosas entidades económicas (estatales y privadas, nacionales y extranjeras), incluso florecieron en la Tercera República Polaca. ¿Qué podría estar causando esto?
   
Para responder a esta pregunta, basta con seguir la historia de este lugar y las trayectorias de las personas asociadas a él. Hemos publicado mucho material sobre este tema en nuestra Cofradía (vale la pena utilizar el buscador de grupos). Ahora, solo en pocas palabras, nos gustaría recordarles que Laski es un grupo de personas principalmente de nacionalidad judía (clérigos y laicos) que profesan oficialmente la fe católica. Laski es también el vivero de todas las tendencias que descomponen la Iglesia católica. Fue aquí, incluso antes del Concilio Vaticano II, donde tuvieron lugar los experimentos litúrgicos, es de aquí que emana (y aún emana) un ecumenismo incomprendido. Este lugar fue administrado por el Rev. Władysław Korniłowicz, el mismo que, de la nada, realizó la última unción en... el cuerpo de Józef Piłsudski (su proceso de beatificación está en marcha; no es casualidad que se diga que que el camino más corto a los altares pasa por... Laski). Finalmente, fue desde aquí que el padre Stefan Wyszyński se propuso conquistar la Iglesia en Polonia de forma inesperada. 
   
En el Boletín del Instituto de Memoria Nacional de noviembre de 2005 se publicó un artículo de Jan Żaryn, titulado “La hija pródiga, o Luna en Laski”. El autor de la publicación se basa principalmente en extractos de notas oficiales redactadas por agentes del Servicio de Seguridad ubicados en Laski (estaban empleados en posiciones económicas subordinadas, por lo que vieron poco o sabían poco). Estos informes se refieren al menos a una docena de estancias de Luna Brystiger en este centro. Según Żaryn, Krwawa Luna (Luna la Sanguinaria) fue llevada a Laski (después de 1956) por Bonifacja Goldman [Bonifacja (Maria) Gołębiewska], a quien conoció en el hospital (de hecho, se conocieron muchos años antes en Lviv), aunque admite que en 1949 Brystigerowa se reunió al menos una vez... con el Primado Wyszyński. De todos modos, la presenta como una persona cansada de la vida, solitaria, pobre, que vive de pan y agua. ¡Nada de esto era cierto! Después de ser removida del ministerio, rápidamente encontró un trabajo en los archivos del partido (este es un lugar favorito de masones y judíos), su pasado estalinista, a pedido de Gomułka, no fue incluido en la investigación del fiscal, y estaba conduciendo por Polonia. ¡en un auto Moskwicz nuevo! ¿Por qué pensó en eso Żaryn? Bueno, solo para construir un terreno sugerente para su cuento de hadas sobre la naturaleza religiosa de las visitas de Luna a Laski. Żaryn convence al lector: «La atmósfera de Laski, en la que ganó la fe en la bondad humana, permitió que muchas personas perdidas encontraran a Dios. Y antes de eso: Ella ha cambiado. Algunos creen que fue bautizada al final de su vida, murió católica. Para sellar esta convicción, cita las palabras de uno de los sacerdotes: Ahora se ha dado cuenta de cuánta maldad y desgracia causó a muchas personas con su comportamiento inhumano y ahora está tratando de reparar mucho con su nueva vida cristiana». Aparte de los relatos de personas de la comunidad Laski, no hay otras premisas, ni siquiera las más modestas, para creer en la transformación espiritual de Luna la Sanguinaria. Y su funeral secular y la lápida parecen ser un testimonio de otra cosa.
    
Entonces, ¿cuál fue la verdadera razón de la presencia de Luna Brystiger en Laski, cerca de Varsovia? Ciertamente ella no vino allí a rezar. El centro monástico cerrado es el mejor punto de contacto posible. Entonces, ¿con quién se encontraría allí? ¿Con algún residente del resort? ¿O tal vez con alguien de fuera? Se sabe por el antiguo equipo estalinista que no solo se vio a Luna en Laski. La llamada a Puławy y los comandos, es decir, dos generaciones de activistas sionistas judíos. Existe la hipótesis de que, valiéndose de la tutela del monasterio, se discutieron los preparativos para la vuelta al poder (terminó con los hechos de 1968). A su vez, otras fuentes mencionan la existencia de una organización secreta que se ocupa de la inmigración ilegal de estalinistas a Israel, construida sobre el modelo de la famosa “Odessa” alemana, así como la existencia de un archivo secreto allí que consistía en la documentación depositada por Luna la Sanguinaria (chantajeó al Servicio de Seguridad con su existencia). En cualquier caso, los historiadores del Instituto de la Memoria Nacional no escribirán sobre ello. Debemos descubrir la verdad nosotros mismos.   
   
3.º ENSOTANADOS HACIENDO EL TRABAJO SUCIO
   
El presidente de la República de Polonia, Ignacy Mościcki (tercero desde la izquierda), el primer ministro general Felicjan Sławoj Składkowski (segundo desde la izquierda) detrás del presidente de la República de Polonia (segundo desde la izquierda), P. Prelado Wacław Bliziński (primero desde la derecha), obispo de Włocławek, Karol, p. Mieczysław Radoński (Exposición agrícola en Lisków, 27 de Abril de 1937).
   
Todas las estructuras de la mafia que operan dentro de una organización social más amplia persiguen objetivos que se dirigen contra los intereses del dominante. Dado que el nivel de efectividad para lograr estos objetivos está directamente influenciado por la confidencialidad de las acciones tomadas, cada cuadrilla está vitalmente interesada en mantener el más alto nivel de confidencialidad. Y no importa si se trata de una mafia de carácter político o puramente criminal. Una característica inherente de tal estructura es la disponibilidad de medidas represivas que efectivamente disciplinan no solo a los participantes de la conspiración, sino que también pueden someter a las personas que operan fuera de ella. Esto es lo que hacen los cuerpos conspiradores aún más profundos, que llegan a eliminar físicamente a las personas que representan una amenaza para la existencia de la conspiración o la implementación de sus objetivos vitales.
   
¿Tenían (tienen) los caristas gente del llamado trabajo sucio?
   
La historia contemporánea de la Iglesia católica en Polonia está llena de misteriosas muertes de sacerdotes. Ya hemos mencionado a varios de ellos en la casa de los Confederados. Es desconcertante que la Iglesia nunca haya exigido categóricamente una explicación de las circunstancias de estas muertes, contentándose con señalar meramente la perpetración de los servicios comunistas. Bueno, si no lo fueran, ¿quién podría haberlo intentado por la vida del Primado Hlond, o por los obispos Łukomski y Pawłowski?
   
Exactamente. En este punto, vale la pena recordar que ya en 1938, Antoni Bogdański, un personaje destacado, sabía que el padre Stefan Wyszyński pronto se convertiría en Primado de Polonia. Él mismo se lo había dicho. Dos personas se interpusieron en el camino de la implementación de este plan: el primado actual y el obispo designado como su sucesor. Ambos fueron eliminados en tan solo unos días, y además de eso, murieron... en la misma cama de hospital. Las circunstancias de la muerte de ambos jerarcas abundan en hilos misteriosos. De estos, dos son dignos de mención. El primero se refiere al P. Antoni Chlondowski y su presencia, a menudo pasada por alto en la literatura, en el lecho de muerte de su hermano August Hlond. ¿Por qué el padre Chlondowski nunca se refirió públicamente al supuesto “testamento” del primado, en el que debía indicar al padre Wyszyński como su sucesor? Es el silencio del padre.
   
Otro silencio sintomático está relacionado con las circunstancias del accidente automovilístico, al regresó del funeral del obispo primado Hlond, de Stanisław Kostka Łukomski junto con su secretario, el padre Henryk Kulbat. El padre Kulbat pronto se “olvidó” de todo el incidente y no lo comentó públicamente ni exigió una explicación completa de todas las circunstancias de este trágico accidente. ¿El hecho de su silencio tenía doble fondo? ¿O quizá valga la pena seguir la extraordinaria carrera del padre Józef Michalik, cuyo promotor fue, después de todo, el obstinadamente silencioso padre Kulbat? 
   
Henryk Kulbat (el “testigo silente” de las muertes del Primado Hlond y su sucesor designado Stanisław Kostka Łukomski), y su protegido Józef Michalik
   
Sabemos aún menos sobre la muerte de Antoni Pawłowski, el obispo de Włocławek. Fuentes extremadamente parcas solo afirman que murió el 16 de septiembre de 1968 como resultado de un accidente automovilístico en la carretera cerca de Opole. ¡Oficialmente, eso es todo! ¿Y extraoficialmente? Se sabe que varios meses antes de su muerte, el obispo Pawłowski recibió una carta disciplinaria del Primado Wyszyński, en la que el remitente exigía que el destinatario dejara de acosar a los sacerdotes caristas en la diócesis de Włocławek. El sabor del asunto se agrega por el hecho de que ambos jerarcas eran... ¡organizaciones benéficas! La naturaleza de sus relaciones se evidencia mejor por el hecho de que el obispo Pawłowski fue consagrado... sin el conocimiento del Primado Wyszyński, y él deseaba cancelar este nombramiento. 
   
Karol Wojtyła y Stefan Wyszyński
    
Por lo tanto, tenemos al menos tres muertes misteriosas de altos dignatarios de la iglesia y en el fondo de estos casos podemos ver rastros de la presencia de sacerdotes de la caridad. Aunque no tenemos pruebas contundentes de que fueron ellos quienes inspiraron estos trágicos sucesos, según la antigua sabiduría «is fecit, cui prodest», no podemos permanecer indiferentes ni siquiera a las pruebas circunstanciales más modestas. Llegados a este punto, tenemos que hacernos una pregunta bastante impactante: ¿hay indicios de que los caristas hayan tenido la fuerza y ​​los medios suficientes para “eliminar” a sus oponentes internos o externos?
   
Para tratar de responder a esta audaz pregunta, tenemos que mirar la extraordinaria carrera del pueblo de Lisków y el párroco, el padre Wacław Bliziński, que contribuyó a su desarrollo. El padre Bliziński se graduó en el seminario teológico de Włocławek en 1892 y ocho años más tarde fue nombrado párroco de la parroquia de Lisków (Kalisz poviat). Este pueblo era el epítome de la proverbial pobreza y desesperación. Años más tarde, el padre Bliziński recordó lo que encontró en Lisków: de un centenar de cabañas destartaladas, solo una era de ladrillo, cubierta con paja, el resto eran de madera, paja rota, sin vallas, y la peor cabaña era la escuela primaria de una sola clase para toda la parroquia; un camino lleno de baches, lleno de charcos y barro, hasta en el cementerio, la gente caminaba con dificultad para quitarse los zapatos, y yo perdía mis chanclos, el carro con el ataúd siempre estaba levantado para que no se cayera. Con la llegada del nuevo párroco, todo cambió como por arte de magia. En Lisków se establecieron un orfanato, escuelas, un club agrícola, una casa popular, un centro de salud, una tienda, un banco, una cooperativa de crédito, varios establecimientos industriales y artesanales y se publicó su propio periódico. El padre Bliziński, el autor de este milagro de civilización, recibió numerosos honores. Durante muchos años fue diputado y senador, un destacado activista del partido y un empleado ministerial. Fue galardonado con la Cruz de Comendador de la Orden de Polonia Restituta, la Cruz de Oro al Mérito y la Cruz de Comendador con la Estrella de la Orden de Polonia Restituta. 
    
Las tarjetas oficiales emitidas al padre Bliziński no proporcionan algunos detalles esenciales. Pues bien, el párroco de Lisków era miembro de la sociedad carista y deseaba que cada uno de sus sucesores también perteneciera a esta unión. Se sabe que este fue el caso del próximo párroco de Lisków, el padre Aleksander Kwiatkowski.
   
En este artículo, sin embargo, estamos más interesados ​​en otro tema relacionado con el P. Bliziński, que pone tanto el milagro de la civilización de Liskowski como el “hacedor de milagros” local bajo una luz completamente diferente. Bueno, uno de los secretos vergonzosos y profundamente escondidos es el tema del ataque a la furgoneta zarista que pagaba a los soldados de la guarnición de Kalisz. El ataque iba a tener lugar al comienzo de la Primera Guerra Mundial, y los atacantes –miembros de “Strzelec” (Fusileros) asociados con Józef Piłsudski– serían comandados por... el mismo padre Bliziński ¿Qué habilidades necesitas para lidiar con éxito con una unidad fuertemente armada de un ejército regular? ¿Podría tenerlo el párroco provincial? Si es así, ¿dónde y con qué propósito los compró? Tuvo que someterse a una formación militar adecuada, que no es un seminario. En algún lugar le enseñaron a usar armas, a matar. ¿Utilizó sus habilidades también en otras circunstancias? Y finalmente: ¿podrían él y su gente haber sido el brazo armado de la Unión Carista?
   
POST-SCRIPTUM (del autor polaco):
Este texto te sonroja cuando lo lees con atención y te enfocas en el código específico contenido en las fotos presentadas. Realmente vale la pena dedicarle más tiempo del que solemos dedicar. Y una cosa más: mi única intención, contrariamente a muchas insinuaciones, es el bien de la Iglesia Católica, cuyo honor tengo que ser una pequeña partícula. Solo la verdad completa de un complot devastador puede curar sus heridas hoy.
   
Es probable que se realice un seguimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)