Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 14 de febrero de 2020

PABLO VI TAMBIÉN QUERÍA RENUNCIAR

El día 2 de Mayo de 1965, luego de una Misa a un grupo de obreros italianos y de un discurso de Regína Cœli donde se advertía de la paz amenazada (el presidente estadounidense Lyndon Baines Jhonson –demócrata– enviaba a sus tropas a Vietnam, y en la URSS Leónidas Brezhnev dirigía el país y el partido), contando casi sólo dos años después de su elección y mientras seguía su curso la IV Sesión del Concilio, Montini redactó una carta de renuncia anticipada, para entregar al cardenal decano (a la sazón, el francés Eugène Tisserant). Esta carta inédita aparece por primera vez en el libro “La barca de Pablo” (San Pablo, págs. 240, 16 euros), editado por el regente de la Casa Pontificia, padre Leonardo Sapienza RCJ.
  
La carta de dimisión –o más bien, las cartas, porque junto a aquella con la renuncia hay una de acompañamiento dirigida al Secretario de Estado, Amleto Giovanni Cicognani– representa ciertamente el inédito más fuerte. Se sabe que diversos reclamantes al Papado del siglo pasado habían pensado en la renuncia en distintas circunstancias: Pío XII en riesgo de rapto por parte de Hitler, Juan XXIII por enfermedad, y después Pablo VI. Pero con Montini tenemos finalmente un documento escrito. Un documento que ciertamente ha podido leer Juan Pablo II, el cual, aunque afectado del Parkinson, decidió no retirarse. Será su sucesor Benedicto XVI el primero en dos mil años de historia de la Iglesia en dimitir porque no se sentía más en capacidad de llevar el peso del pontificado [en eso hay su más y su menos, N. del T.].
   
El texto montiniano en el libro del padre Sapienza viene comentado también por Francisco Bergoglio (texto tomado de L’OSSERVATORE ROMANO):
«He leído con estupor estas cartas de Pablo VI, que me parecen un testimonio humilde y profético de amor a Cristo y a su Iglesia; y una ulterior prueba de la santidad de este gran Papa.
   
Frente a la tremenda misión que le fue confiada; frente a las contestaciones, y a una sociedad en vertiginoso cambio, Pablo VI no se sustrae a sus responsabilidades.
  
Lo que a él le importa son las necesidades de la Iglesia y del mundo. Y un Papa impedido por una grave enfermedad, no podría ejercitar con suficiente eficacia el ministerio apostólico.
  
Por esto, en conciencia, y después de madura reflexión, indica su voluntad precisa, para el bien superior de la Santa Iglesia.
  
Debemos agradecer a Dios, el único que guía y salva a la Iglesia, por haber permitido a Pablo VI continuar hasta el último día de su vida, el ser padre, pastor, maestro, hermano y amigo.
  
Ciudad del Vaticano, 8 de diciembre de 2017
  
Francisco».
  
El texto de la misiva principal, «reservada» y dirigida al Decano del Sacro Colegio, sobre la carta encabezada con el emblema papal, se abre con un párrafo digno de un Padre de la Iglesia: «Nos Pablo sexto, por la divina Providencia Obispo de Roma y Pontífice de la Iglesia universal, en presencia de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, –invocado el nombre de Jesucristo, nuestro Maestro, nuestro Señor y nuestro Salvador…». Sigue una encomienda a María y a San José. Luego la formulación verdadera y propia de la renuncia, con sus detalles. «Declaramos: en el caso de enfermedad, que se presuma incurable o de larga duración, y que nos impida ejercitar suficientemente las funciones de nuestro ministerio apostólico; o en el caso que otro impedimento grave y prolongado nos lo impida igualmente, renunciar a nuestro sacro y canónico oficio, tanto como Obispo de Roma, como Jefe de la misma Iglesia Católica, en las manos del Sr. Cardenal decano… dejando a él, conjuntamente al menos por los señores cardenales prepuestos en los dicasterios de la curia romana y a nuestro Cardenal Vicario para la ciudad de Roma… la facultad de aceptar y de volver operante esta nuestra dimisión, que solamente el bien superior de la Santa Iglesia nos sugiere». Al final la carta fue firmada autógrafa y dada, «junto a San Pedro, en el domingo del Buen Pastor, en la domínica del Buen Pastor, el 2 de Mayo de 1965».
  
Es interesante notar que Pablo VI no hacía solamente referencia a una enfermedad, sino también a la posibilidad de «otro impedimento grave y prolongado». «Don Pasquale Macchi, el secretario del Papa –explica a la Stampa monseñor Ettore Malnati– me dice que Pablo VI había pensado en cuanto estableció Pío XII en caso de deportación durante la guerra: quien lo hubiese raptado, no habría tenido como prisionero al Papa, sino solamente al cardenal Pacelli».
  
A continuación, las cartas inéditas del Papa Pablo VI (la transcripción italiana fue tomada de L’OSSERVATORE ROMANO):
ITALIANO
«La lettera qui unita, rivolta al Signor Cardinale Decano del Sacro Collegio, potrà essere letta dal Signor Cardinale nostro Segretario di Stato, e sarà da lui consegnata, per i relativi effetti, al medesimo Signor Cardinale Decano, nel caso di nostra malattia, o di altro grave impedimento, che non ci consenta, secondo le previsioni, per un lungo periodo di tempo, di esercitare con sufficiente efficacia il nostro apostolico ufficio.
  
Paulus PP. VI
  
2 maggio 1965.
  
Riservata
  
Al Signor Cardinale Decano del Sacro Collegio
  
Noi Paolo sesto, per divina Provvidenza Vescovo di Roma e Pontefice della Chiesa universale,
 
alla presenza della santissima Trinità Padre, Figlio e Spirito Santo,,
  
–invocato il nome di Gesù Cristo, nostro Maestro, nostro Signore e nostro Salvatore, a lui dobbiamo tutto l’amore e tutto il servizio a noi possibili e della cui somma potestà pastorale siamo indegnamente, ma autenticamente rivestiti,
–fiduciosi nella assistenza benigna di Maria Santissima, di San Giovanni Battista e di San Giuseppe, di San Pietro apostolo, le cui chiavi ci sono state affidate, e di San Paolo apostolo, di cui volemmo assumere ad esempio e a protezione il nome, dei Santi e degli Angeli tutti,
  
coscienti della nostra responsabilità dinanzi a Dio, e pieno il cuore della riverenza e della carità, che ci uniscono alla santa Chiesa cattolica, né immemori della missione evangelica nostra verso il mondo,
  
dichiariamo:
— nel caso di infermità, che si presuma inguaribile, o di lunga durata, e che ci impedisca di esercitare sufficientemente le funzioni del nostro ministero apostolico;
— ovvero nel caso che altro grave e prolungato impedimento a ciò sia parimente ostacolo,
  
di rinunciare al nostro sacro e canonico ufficio, sia come Vescovo di Roma, sia come Capo della medesima santa Chiesa cattolica, nelle mani del Signor Cardinale Decano del sacro Collegio Cardinalizio, lasciando a lui, congiuntamente almeno ai Signori Cardinali preposti ai Dicasteri della Curia Romana, ed al Cardinale nostro Vicario per la città di Roma, (sempre che siano normalmente convocabili; e in caso contrario ai Signori Cardinali Capi degli ordini del Sacro Collegio), la facoltà di accettare e di rendere operanti queste nostre dimissioni, che solo il bene superiore della santa Chiesa ci suggerisce, ed al quale bene noi scongiuriamo con tutto il cuore quanto meglio possibile di provvedere, auspice la nostra apostolica benedizione.
  
Paulus PP. VI
  
Dato a Roma, presso San Pietro, nella domenica del buon Pastore, II dopo Pasqua, il 2 maggio 1965, II del nostro Pontificato».
TRADUCCIÓN
«La carta aquí unida, dirigida al Señor Cardenal Decano del Sacro Colegio, podrá ser leída por el Señor Cardenal nuestro Secretario de Estado, y será por él entregada, para los efectos relativos, al mismo Señor Cardenal Decano, en el caso de nuestra enfermedad, o de otro grave impedimento, que no nos consienta, según las previsiones, por un largo período de tiempo, ejercitar con suficiente eficacia nuestro apostólico oficio.
  
Paulus PP. VI
  
2 de mayo de 1965.
  
Reservada
  
Al Señor Cardenal Decano del Sacro Colegio
  
Nos Pablo sexto, por divina Providenca Obispo de Roma y Pontífice de la Iglesia universal,
 
en presencia de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo,
  
–invocado el nombre de Jesucristo, nuestro Maestro, nuestro Señor y nuestro Salvador, al que debemos todo el amor y todo el servicio posibles a nos y de cuya suma potestad pastoral hemos indignamente, pero auténticamente revestidos,
–confiando en la asistencia benigna de María Santísima, de San Juan Bautista y de San José, de San Pedro Apóstol, cuyas llaves nos fueron confiadas, y de San Pablo Apóstol, de quien queremos asumir a ejemplo y a protección el nombre, de los Santos y de los Ángeles todos,
  
conscientes de nuestra responsabilidad ante Dios, y con el corazón lleno de la reverencia y de la caridad, que nos unen a la Santa Iglesia Católica, y recordando nuestra misión evangélica ante el mundo,
  
declaramos:
— en el caso de enfermedad, que se presuma incurable, o de larga duración, y que nos impida ejercitar suficientemente las funciones de nuestro ministerio apostólico;
— o en el caso que otro grave y prolongado impedimento sea igualmente obstáculo a ello,
  
renunciar a nuestro sacro y canónico oficio, tanto como Obispo de Roma, como Jefe de la misma Santa Iglesia Católica, en las manos del Señor Cardenal Decano del sacro Colegio Cardenalicio, dejando a él, conjuntamente al menos a los Señores Cardenales prepuestos a los Dicasterios de la Curia Romana, y al Cardenal nuestro Vicario para la ciudad de Roma (siempre que sean normalmente convocables; y en caso contrario a los Señores Cardenales Jefes de las órdenes del Sacro Colegio), la facultad de aceptar y de hacer operantes estas nuestras dimisiones, que solo el bien superior de la Santa Iglesia nos sugiere, y a cuyo bien nos conjuramos con todo el corazón cuanto provea lo mejor posible, concediendo nuestra apostólica bendición.
  
Paulus PP. VI
  
Dado en Roma, junto a San Pedro, en la domínica del Buen Pastor, II después de Pascua, el 2 de mayo de 1965, II de nuestro Pontificado».
Según escribieron Sławomir Oder y Saverio Gaeta en su libro Perché è santo. Il vero Giovanni Paolo II raccontato dal postulatore della causa di beatificazione, Wojtyła leyó la carta de Montini y la cita en su manuscrito de 1989:
«Siguiendo el ejemplo del S. Padre Pablo VI (cf. texto del 2.II.1965), declaro:
– en el caso de enfermedad, que se presuma incurable, o de larga duración, y que me impida ejercitar suficientemente las funciones de nuestro ministerio apostólico;
– o en el caso que otro grave y prolongado impedimento sea igualmente obstáculo a ello,
– renunciar a mi sacro y canónico oficio, tanto como Obispo de Roma, como Jefe de la misma Santa Iglesia Católica, en las manos del Señor Cardenal Decano del sacro Colegio Cardenalicio, dejando a él, conjuntamente al menos a los Señores Cardenales prepuestos a los Dicasterios de la Curia Romana, y al Cardenal nuestro Vicario para la ciudad de Roma (siempre que sean normalmente convocables; y en caso contrario a los Señores Cardenales Jefes de las órdenes del Sacro Colegio), la facultad de aceptar y de hacer operante esta mi dimisión.
  
En el nombre de la Santísima Trinidad.
 
Roma, 15.II.1989.
Joannes Paulus PP. II».
Y en un discurso que leería ¿a los Cardenales en 1994?, se refiere otra vez a la renuncia:
«Ante Dios he reflexionado mucho sobre qué cosa debe hacer el Papa por sí mismo en el momento en que cumplirá los 75 años. Al respecto, os confío que cuando, dos años ha, se perfiló la posibilidad que el tumor [referencia al tumor benigno en el colon que le fue extraído el 12 de Julio de 1992, N. del T.] del cual debía ser operado fuese maligno, pensé que el Padre que está en los cielos quería proveer él mismo a resolver anticipadamente el problema. Pero no fue así.
  
Después de haber orado y reflexionado mucho sobre mis responsabilidades ante Dios, considero obligatorio seguir las disposiciones y el ejemplo de Pablo VI, el cual, prospectándose el mismo problema, juzgó no poder renunciar al mandato apostólico sino en presencia de una enfermedad incurable o de un impedimento tal que obstaculice el ejercicio de las funciones de Sucesor de Pedro.
  
Por tanto también yo, siguiendo las huellas de mi Predecesor, ya he puesto por escrito mi volutad de renuciar al sagrado y canónico oficio de Romano Pontífice en el caso de enfermedad que se presuma incurable y que impida ejercitar [suficientemente] las funciones del ministerio petrino.
   
Fuera de estas hipótesis, advierto como grave obligación de conciencia el deber continuar desarrollando el encargo al que Cristo Señor me ha llamado, hasta cuando él, en los misteriosos designios de su Providencia, quiera».

3 comentarios:

  1. Ruling Barragán
    Hace 5 días
    Estimada María: He visto ya como 4 vídeos tuyos. En verdad, respeto y aprecio tu testimonio. Sólo me cuesta asimilar lo que sugieres, o pareces sugerir, sobre el budismo. Hasta donde entiendo, la Iglesia tiene una posición "inclusivista" sobre las demás religiones; ellas (o más bien, quienes las practican) también participan de la Verdad, en un menor o mayor grado, dependiendo de su desarrollo moral y espiritual. Me importa mucho lo que tengas que decir al respecto, dado que millones de personas en el mundo no son católicas. Por lo demás, te reitero mi respeto y aprecio por el testimonio que compartes sobre tu vida. Saludos cordiales desde Panamá.
    https://www.youtube.com/watch?v=O4750Ju-KDY
    Esta española dice que todos tendrán juicio particular, eso no es cierto. LA MAyoría se va al infierno sin previo aviso.

    ResponderEliminar
  2. tengo una relashión con mi sheñoooorrrr.... jaja como alardean estos tipos, luego les hablás de la misa y salen corriendo como rata por tirante jajaja

    https://www.youtube.com/watch?v=4Vf3ccrsqNc
    jaquelin cuartas
    Hace 1 día
    Marcos V
    Hola Marcos no me conoces y a lo mejor pases por alto lo que te voy a decir, soy una mamá con tres hijos y un nieto.... soy creyente pero no religiosa..... tengo una relación con mi Señor Jesús.... y déjame decirte que la Biblia está más actualizada que el periódico �� de mañana .... todo esto está pasando porque las élites están dominadas por los ángeles caídos.... no menosprecies los libros que hablan de la creación nuestra y mucho menos la Biblia la cuál es ciencia..... vivimos en un mundo caído.... el cuál el principe de este mundo es satanas .... solo por adquirir conocimiento encuentra la verdad y la verdad te hará libre... mil Bendiciones para ti y tu familia ����

    ResponderEliminar
  3. https://www.youtube.com/watch?v=Qf2ar5N-rpQ
    ¿cómo se entiende eso -del minuto catorce treinta y ocho- de "lo que tu digas yo lo respaldaré en el cielo" cuando los posconciliares hablan herejías???

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)