Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 27 de febrero de 2020

LA EXTRAÑA Y CURIOSA RELACIÓN DEL CORONAVIRUS Y LA SECTA SURCOREANA “Shincheonji”

Traducción de la noticia publicada en RADIO SPADA.
  
  
Ayer salió la noticia según la cual el gobierno coreano (del Sur) habría dispuesto la prueba para 200.000 miembros de la “iglesia Shincheonji” (escritura Hangul 신천지, escritura Hanja 新天地, literalmente “Cielo Nuevo y Tierra Nueva”), que muchos definen como una secta.
  
Se trata de un culto pseudocristiano con base en Corea, fundado el 14 de Marzo de 1984, cuyos adeptos creen que su líder (Lee Man-hee) representa una segunda venida de Cristo, y además sería el único que puede dar una correcta interpretación de las metáforas bíblicas.
   
Esta “secta” es vista con difidencia también en el ambiente protestante, al punto que la Convención Bautista de Manipur (India) ha advertido a sus fieles (‘Dangerous Korean cult’ Shincheonji sends Christians in Northeast into a tizzy/ La ‘peligrosa secta coreana’ Sincheonji envía a los cristianos en el Noreste a una confusión).
   
¿Pero qué ha sucedido? En un tiempo relativamente breve, han aumentado en una forma más que apreciable los casos de sujetos coreanos positivos al coronavirus.
   
Escribe IlPost:
«Según las informaciones hasta ahora disponibles, se piensa que más de la mitad de los casos está ligada a la congregación Shincheonji de Jesús, un culto cristiano –alguno habla explícitamente de una secta– con al menos 200 mil seguidores. La Corea del Sur se encuentra pues en la complicada posición de deber gestionar un brote desarrollándose en un culto más qur todo particular y reservado, sin saber de cuál rito o ceremonia haya partido el contagio y quiénes habían participado».
   
Se agrega, citando el New York Times:
«Parece también que los miembros del culto consideren la enfermedad como una debilidad, algo que les implide practicar plenamente su culto, y que tiendan pues a esconderla o cuando menos a probar no considerarse enfermos».
No solo:
«Al momento es cierto que el culto ha entregado a las autoridades la lista de 9.600 seguidores que se encuentran en Daegu y que fueron puestos en cuarentena en sus casas, prescindiendo de los síntomas. En cambio, no es claro si el culto ya había presentado la lista de todos sus seguidores en todo el país. Es también posible que el culto haya elaborado (o elaborará) solo una lista parcial (o cuando menos, considerada tal por el gobierno): lo prueba, por ejemplo, el reciente secuestro de algunos ordenadores de una sede del culto. Se ha sabido también que uno de los funcionarios de más alto grado que se estaban ocupando de la prevención del virus en Corea del Sur ha comunicado ser miembro del culto y haber resultado positivo a una prueba para el coronavirus: fue puesto en cuarentena domiciliaria, como también otras decenas de colegas y de funcionarios con los cuales entró en contacto los días precedentes. Casos similares se han visto también en un policía y una profesora».
   
En InsideOver se especifica:
«El super-difusor del coronavirus es un meimbro de la controvertida secta religiosa citada: una mujer de 61 años que, sin saberlo, habría esparcido el agente patógeno en Daegu, una ciudad que cuenta con 2,5 millones de personas, la cuarta más grande del país en número de habitantes. […] Un último particular, quizá el más espeluznante: los adherentes a la secta están acostumbrados a respetar los vínculos de secreto. En otras palabras, los miembros no revelan hacer parte de la iglesia de Jesús. El “Mesías” Lee ha asegurado la máxima cooperación con el gobierno y ha elaborado una lista de los adherentes. Entre tanto, sin embargo, otros pequeños brotes conexos a grupos religiosos han emergido en Busan y Seúl, capital, esta última, de la Corea del Sur».
Si bien nadie acusa a los individuos de mala fe, sin embargo se constata que el ambiente sectario mal se concilia con la prevención de las epidemias.

1 comentario:

  1. A Lee Man-hee (88), fundador y líder de Shincheonji, le tocó ofrecer disculpas públicas el 5 de Marzo, y se comprometió a colaborar con el gobierno surcoreano.

    Otra secta surcoreana que también está en el ojo del huracán es la “Iglesia Central Manmin” (escritura Hangul 만민, escritura Hanja 萬民, literalmente “Toda la Creación, Todas las Naciones o Todos los Pueblos”), fundada por Jaerock Lee (76) en 1982. A fines de Marzo, el Gobierno Metropolitano de Seúl detectó 25 casos de coronavirus entre los adeptos que se reunían desde principios del mes para grabar y producir los servicios.

    Manmin asegura tener 133.000 miembros y 9.000 iglesias domésticas en 22 países, entre ellos Estados Unidos, Kenia, Honduras y Perú (donde Jaerock Lee se reunió en el Palacio Presidencial con Alejandro Toledo en 2004). Pero no han estado exentos de controversia: Lee, que es tenido como capaz de realizar “señales y maravillas con el Poder Más Alto de la Creación” (ergo, igual a Jesús), fue excomulgado de la Iglesia Evangélica de la Santidad de Corea en 1990, y tras aparente y alegadamente haber afirmado heréticamente en Julio de 1998 que él era “impecable y exento de morir”, su secta fue expulsada del Consejo Cristiano de Corea en Abril de 1999 (aunque cinco años después, las acusaciones fueron refutadas por la Unión de Iglesias Presbiterianas de Corea). Para Mayo de ese año, la cadena televisiva coreana MBC (Munwa Broadcasting Corporation) emitió un documental que daba a conocer episodios oscuros de Jaerock Lee y de su grupo, 300 miembros de la secta entraron a la estación, agredieron al personal de seguridad y destruyeron el cuarto de control mientras en una calle cercana otros 1.500 hacían una sentada. 600 policías antidisturbios tuvieron que controlar la situación, y por esos hechos, la secta y algunos de sus miembros fueron condenados por el Tribunal del Distrito Sur de Seúl a pagar 696 millones de wons como indemnización, y once personas fueron condenadas a penas entre 2½ y 3 años de prisión.

    Recién el 22 de Noviembre de 2018, un juez del Tribunal del Distrito Central de Seúl condenó a Jaerock Lee a 15 años de prisión, 80 horas de terapia y 10 años de prohibición de trabajar con menores de edad por 42 cargos de abuso y acoso sexual contra 8 mujeres veinteañerad que fueron “incapaces de oponer resistencia” al estar “sometidas a la autoridad religiosa absoluta del acusado”, según determinó el tribunal.

    Actualmente, Manmin parece estar dirigida por la “pastora interina” Soo Jin Lee –hija del fundador–, aunque la información oficial de la secta afirma que el líder sigue siendo el “pastor sénior” Jaerock Lee, sin referencia alguna a su presidio.

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)