Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 27 de julio de 2020

MONTINI, ANTECESOR DE BERGOGLIO EN EL PACHAMAMISMO

En el año 2015, con motivo del “año montiniano” convocado por la diócesis brixiense (de Brescia) tras la “beatificación” de Montini, el periodista italiano Luciano Costa del diario Bresciaoggi publicó el libro «Paolo VI: discorsi ai “coltivatori” della madre Terra» (Pablo VI: discursos a los “cultivadores” de la madre Tierra), una compilación de discursos que Montini diera a los cuadros directivos de la Organización Agrícola Católica Italiana y otras organizaciones del ramo.
  
Entre estos, destaca el discurso a los participantes del XVIII Congreso nacional de Cultivadores directos (campesinos) el 22 de Abril de 1964, donde dice:
«En la brevedad del tiempo, que Nos es concedido, y en la sencillez de este Nuestro encuentro con vosotros, os diremos solamente dos palabras. Y la primera es esta: “Cultivadores directos, ¡amad a la madre Tierra!”. No es palabra nueva: quién sabe cuántos la repiten y cuántas veces vosotros mismos la dirigís en vuestros ánimos: es necesario amar la tierra; esta tierra, en la cual están empeñadas vuestras fatigas y vuestros intereses; esta tierra, que requiere tanto trabajo y tanta vigilancia; esta tierra, que da a todos los alimentos indispensables para la vida; esta tierra, de la cual hoy la juventud se va en busca de trabajo más redituable, de fortuna más fácil, de costumbres más libres y más modernas. Cultivadores directos, Nos os repetimos, amad a la madre Tierra, aquella Tierra sobre la cual se posa y de la cual es alimentada la vida del hombre. Esto es, amad vuestra condición de habitadores del campo, y de conocedores del suelo, del clima, de las estaciones y del cielo. Amad vuestra profesión de cultores de los campos, amad vuestra laboriosidad, que entrelaza con inmensa paciencia y con prudente habilidad el trabajo humano con el caprichoso, poderoso y misterioso de la naturaleza».
Al tiempo de expresar muchas de las problemáticas que padecen los agricultores en Italia y otros países (la verdad sea dicha) en estos tiempos de industrialización y urbanismo exacerbados, Montini les promete «También se hará justicia a vosotros en el progreso de la sociedad contemporánea», y cita al efecto la pseudoencíclica Mater et Magístra de su antecesor:
«… Hay que procurar así con especial insistencia que, en la medida permitida o exigida por el conjunto de la economía, tengan aplicación también en la agricultura los adelantos más recientes en lo que atañe a las técnicas de producción, la variedad de los cultivos y la estructura de la empresa agrícola, aplicación que ha de efectuarse manteniendo en lo posible la proporción adecuada con los sectores de la industria y de los servicios» (n. 136 de la versión italiana -128 de la versión española-).
Y, como los tiempos no eran tan modernos, también mencionó a la Iglesia: «Y he aquí entonces Nuestra segunda palabra: Cultivadores directos, amad la madre Iglesia!; la tierra, por el pan material; la Iglesia, por el pan espiritual», y les pide conservar la fe y las costumbres cristianas, sólo para añadir lo siguiente en párrafo posterior:
«No creáis que vuestra profesión de hombres que se sienten responsables frente a Dios, y que por eso oran con humildad y con sinceridad, y trabajan con vigor y con justicia, os impide ascender a un mejor estado de vida social y a un nivel económico más elevado».
Como veis, el discurso pachamamístico no es exclusivo de Bergoglio: viene desde Montini y Wojtyła.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)