Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 28 de octubre de 2021

DÍA VEINTIOCHO EN HONOR A SAN JUDAS TADEO

Devoción sacada a la luz por Nicolás Catalán González de Valparaíso, Chile.
    
EJERCICIO DE LOS 28 DE CADA MES A SAN JUDAS TADEO, QUE SE VENERA EN SU SANTUARIO DE LA PARROQUIA DEL CORAZÓN DE MARÍA EN SANTIAGO DE CHILE
    

Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ORACIÓN
Poderoso abogado nuestro, San Judas Tadeo, fidelísimo amigo de Jesús, imitador insigne de sus virtudes que por la inocencia de vuestra vida y por vuestra encendida caridad merecisteis ser contado entre sus primeros discípulos que presenciaron y recogieron las más tiernas y divinas confidencias, para poderlas repartir por el mundo en la predicación de su doctrina y en la divulgación de su Evangelio. Cuánto nos alienta veros tan íntimamente unido a Jesús, tan compenetrado de su gloria, tan celador de sus intereses, tan entregado y rendido a su amor y servicio, que en todo vuestro apostolado no tuvisteis más divisa que darlo a conocer; cuánta más confianza despierta en nosotros de veros recorrer los pueblos y ciudades, las provincia y los reinos, rodeado de peligros, y acechado de persecuciones por llevar a reyes y vasallos el nombre de Jesús; cómo sentimos reanimarse nuestro espíritu al divisar las huellas de vuestra vida regadas con vuestros sudores, avaloradas con vuestros sacrificios y enriquecidas con vuestros sufrimientos y sobre todo esmaltadas y enrojecidas con la sangre que por vuestro amor derramasteis. Continuad entre nosotros la obra de vuestro glorioso apostolado, haciéndonos conocer y amar cada día más a Jesús; no os olvidéis del oficio que tuvisteis en la tierra ahora que reináis glorioso en el Cielo; y si no podéis dejar oír vuestra voz, hacednos sentir los efectos de vuestra bondad; multiplicad los milagros de vuestro poder; oíd nuestras necesidades. Ya veis la confianza con que nos llegamos a vuestra presencia para confiároslas angustias del presente y las incertidumbres de nuestro porvenir. Y ya que nuestra fe os aclama abogado y defensor nuestro, alcanzadnos del Señor lo que tan confiadamente recomendamos a vuestra intercesión. Amén.
    
Recurrid confiadamente 
A San Tadeo en las penas
Que de las gracias del cielo
Sus manos siempre están llenas
    
Ahora, con toda la fe y confiadamente que tenemos en la intercesión del Santo Apóstol, expongámosle nuestras necesidades, y las gracias que por su mediación esperamos conseguir.
   
INVOCACIONES
I. ¡Oh amabilísimo San Judas Tadeo! Por aquel amor tan ardiente y fervoroso que profesasteis a Nuestro Señor Jesucristo y que os movió a dejar todas las cosas, para más libremente dedicaros a su divino servicio, os suplicamos despeguéis nuestros corazones de la aficiones terrenas y culpables, y nos alcancéis las gracias que os pedimos. Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
    
II. ¡Oh amabilísimo San Judas Tadeo! Por aquella tan encendida caridad con que procurabais el bien de todos vuestros hermanos, que todo lo  sacrificasteis por su ayuda y provecho, os suplicamos que para bien de nuestras almas y alivio de nuestras necesidades nos alcancéis las gracias que con tanta fe os pedimos. Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
    
III. ¡Oh amabilísimo San Judas Tadeo! Por aquel tan abrasado celo con que tan valientemente luchasteis por los intereses de la gloria de Dios, que os hizo despreciar los sufrimientos y las persecuciones hasta empuñar la palma del martirio, os suplicamos que nos hagáis valientes y decididos en la confesión de nuestra fe y perseverantes en la práctica de nuestra religión, sintiendo sobre nosotros la eficacia de vuestro poder en la consecución de las gracias que con tanta insistencia os pedimos. Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
    
ORACIÓN FINAL
¡Oh bondadosísimo protector nuestro, San Judas Tadeo! Cuán ardientemente desearíamos conmover a favor nuestro vuestro compasivo corazón, e inclinar hacia nosotros la mirada de vuestra piedad y clemencia; con cuanta fe y confianza buscamos en lo más recóndito de nuestra alma ese grito desgarrador, ese gemido lastimero, que cruzando los espacios, alcancen los cielos y penetre en el tabernáculo de vuestra gloria y al que infaliblemente  está vinculado el triunfo de nuestra plegaria.
   
Aumentad nuestra fe, para que ella haga triunfar en todos sus deseos nuestra oración; patrocinad nuestros ruegos a fin de que por vuestra mediación sean acogidos con bondad y despachados favorablemente. Interesaos por el pronto remedio de las necesidades que nos traen a llamar a las puertas de vuestra compasión; os lo pide la devoción ardiente que os profesamos, la confianza sin límites que en vuestro poder tenemos, la amargura que embarga nuestras almas, lo incierto de nuestro porvenir, y la grandeza de nuestro mal; y sobre todo os lo pide ese clamoreo universal doquiera se levanta proclamándoos obrador de portentos y de maravillas, y la gloria de Dios que tan providencialmente os ha escogido en estos tiempos como instrumento para hacer caminar a las almas por la senda de su salvación eterna. Amén.
  
Para finalizar, récese un Credo.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)