Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 18 de octubre de 2021

MONTINI, EL PEDOCRIMINAL

Traducción del artículo publicado por Laurent Glauzy para LE LIBRE PENSEUR (Francia).
   
PABLO VI, EL PEDOCRIMINAL: REVELACIONES DE UN ANTIGUO AGENTE DE LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA DEL VATICANO
   
En un momento en que la “Sinagoga de Satanás” propone la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, es necesario entender que Roma o el Vaticano II no es la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo sino un refugio de masones y pedófilos. Por tanto, todas sus canonizaciones no tienen valor. Apestan. La Iglesia necesita conversiones para recuperar su Gloria.
   
Representación de Pablo VI (1897-1963), “papa” judeo-pedófilo, que lleva el pentáculo en la mano izquierda (puerta del Bien y del Mal en el Vaticano).

Los escritos que siguen están tomados de Don Luigi Villa, que fue objeto de seis intentos de ataque cuando Pablo VI se convirtió en Papa.
  
Don Luigi Villa, el “hijo espiritual” del Padre Pio, falleció el 18 de noviembre de 2012, a la edad de 94 años. Sacerdote del norte de Italia, doctor en teología, fue director fundador de la revista mensual Chiesa Viva, que apareció por primera vez en septiembre de 1971. En 1956, el padre Villa conoció al padre Pío en San Giovanni Rotondo. El “sacerdote con los estigmas de Cristo” le pidió que se dedicara a la defensa de la Iglesia contra la masonería. El Papa Pío XII aprobó la misión. El padre Villa fue puesto bajo la dirección de los cardenales Alfredo Ottaviani, prefecto del Santo Oficio, Pietro Parente y Pietro Palazzini. Estos hombres de la Iglesia de gran integridad moral debieron comunicar muchos secretos al padre Villa, quien se desempeñó como agente de inteligencia contra las logias.
   
El 21 de junio de 1963, el Cardenal Montini, contra quien el Padre Pío y el Cardenal Ottaviani habían advertido al Padre Villa, fue elegido Papa, bajo el nombre de Pablo VI. Luigi Villa, de inigualable valor, describió los orígenes judíos de este Papa y publicó fotografías inéditas de la tumba de su madre Judith Montini, de soltera Aghitsi, adornada con representaciones masónicas. Don Luigi Villa que, además, no dudó en desplegar posiciones revisionistas, lideró su última y más larga lucha contra la beatificación de Pablo VI.
    
Es en homenaje a este sacerdote particularmente valiente que se propone este dossier a partir de las obras que entregó en su trilogía contra Montini: Paolo VI, Beato? (Pablo VI, ¿Beato?), Paolo VI. Processo a un Papa (Pablo VI, Juicio a un Papa), La Nuova Chiesa di Paolo VI (La nueva Iglesia de Pablo VI) y la publicación de Chiesa Viva de abril de 2013 a partir de testimonios de autores y entrevistas personales.
    
En 2006, el Dr. Randy Engel [1], un gran periodista de investigación estadounidense, en su libro The Rite of Sodomy, Homosexuality and the Roman Catholic Church, denuncia abiertamente la homosexualidad de Montini.
   
Robin Bryans, escritor irlandés y abiertamente homosexual, indica en su autobiografía que su amigo Hugh Montgomery era amante del joven Montini, cuando recibió el título de pro-secretario de Estado (Asuntos Políticos y Diplomáticos de la Santa Sede) en noviembre de 1952 hasta noviembre de 1954, bajo Pío XII.
  
Roger Peyrefitte, escritor y ex embajador francés, también habla de la homosexualidad de Pablo VI. Defensor de los “derechos homosexuales”, en una entrevista concedida en 1976 a D. W. Gunn y J. Murat, representantes de Gay Sunschine Press, reveló la vida disoluta del arzobispo de Milán (la mayor diócesis de Italia). De 1954 a 1963, Montini frecuentó burdeles para hombres jóvenes.
   
Esta entrevista será reproducida por la revista italiana Tempo. El 26 de abril de 1976, el Vicario de Roma y la Conferencia Episcopal Italiana (fundada en 1952 y responsable de las normas litúrgicas y las tareas administrativas eclesiásticas) fijaron un día de reparación universal, el Domingo de Ramos. Desde su balcón, el Papa asegura que es víctima de calumnias sin dar detalles.
   
El actor italiano Paolo Carlini: amante del Papa
En ¡O Vatican!: A Silghtly Wicked View of the Holy Sede (¡Oh Vaticano!: Una opinión ligeramente infernal de la Santa Sede), editada en 1984, Paul Hoffman, ex corresponsal en el Vaticano del New York Times, revela que un famoso actor italiano, Paolo Carlini, visitaba con frecuencia a Pablo VI y entraba en sus aposentos papales.
  
El escritor Franco Bellegrandi, ex miembro de la Guardia Noble Pontificia, relata en 1994 en el libro Nichitaroncalli - controvita di un Papa (Nichitaroncalli - la vida desconocida de un Papa) que la homosexualidad de Montini es un secreto a voces: fue arrestado en Milán por la noche por la policía, con ropa burguesa y en doble compañía. El escritor informa que está vinculado a un actor que se tiñe el pelo de rojo y no oculta su relación con el Papa. Un funcionario del Servicio de Seguridad del Vaticano, el favorito de Montini, también puede entrar y salir del apartamento del Papa a voluntad, utilizando el ascensor, en medio de la noche.
  
El padre Georges de Nantes, fundador de la Liga de la Contrarreforma católica, en la edición de junio-julio de 1969 de La Reforma católica en el siglo XX, apoya las acusaciones de homosexualidad contra Pablo VI. Basándose en los escritos de Paul Hoffman, hace referencia a un cardenal no italiano, un “hombre atractivo de ojos penetrantes" a quien Pablo VI colocó en una posición clave y que, en los barrios del Vaticano, tiene fama de ser un pedófilo.
   
El Abbé de Nantes relata un episodio que ocurre el 20 de junio de 1963, el día antes del Cónclave que eligió al Papa Montini. Un sacerdote de la Basílica de San Pablo Extramuros (una de las cuatro basílicas mayores de Roma con San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pedro de Roma), le informa que la Sección Moral de la policía de Milán, tiene un expediente sobre Montini. Así, años después, el Padre de Nantes se dirigió a Juan Pablo II en estos términos sobre la obra de beatificación de Montini: “Tras el escándalo de la elección de un homosexual al trono de Pedro que envenenó la Iglesia, el Santo Padre, quisiera levantar este infeliz Pablo VI a la gloria de los altares y ofrecer sus huesos como reliquia a los fieles? ¡Esto es imposible!”.

En su obra Vaticano II, Homosexualidad y pedofilia, Atila Sinke Guimarâes retoma el testimonio de Franco Bellegrandi. El escritor brasileño expone que en Milán, Montini “fue sorprendido in fraganti por la policía local”, en un callejón nocturno. El arzobispo frecuentaba burdeles masculinos allí. La ex guardia del Vaticano también describe el proceso de “colonización homosexual” que se inició bajo el pontificado de Juan XXIII, pero que se acentúa bajo el reinado de Montini. Bellegrandi revela que los antiguos y honorables empleados del Vaticano son retirados o transferidos para dejar espacio a los “colegas” de Montini. Apegados a los mismos vicios, otorgan a su vez puestos importantes a sus favoritos, "Hombres jóvenes afeminados”. Bellegrandi revela que apenas instalado en el trono de Pedro, Montini es sometido a un chantaje por parte de la masonería italiana.

Montini hizo asesinar sacerdotes
A cambio de su silencio sobre las furtivas estancias del arzobispo Montini en un hotel suizo, para encontrarse con su amante actor, los masones exigen que el Papa elimine la tradicional prohibición de la cremación de la Iglesia. Pablo VI da satisfacción a las logias. Bellegrandi señala que su homosexualidad lo hace abiertamente vulnerable a la presión de los servicios secretos británicos (MIS) y soviéticos (GRU), ya durante la Segunda Guerra Mundial. El escritor menciona que los Servicios Secretos británicos y estadounidenses (OSS) son plenamente conscientes de sus desviaciones sexuales y las utilizan para obtener su cooperación, con el fin de operar el Vaticano y las redes aliadas, después del conflicto. Un joven de París que trabaja como intérprete para el Vaticano, testifica que los soviéticos también le preguntan a Montini, bajo la nunciatura de Pío XII, para entregar los nombres de los sacerdotes que el Vaticano ordenó en la década de 1950 pasar a la clandestinidad más allá del Telón de Acero. Tan pronto como los sacerdotes clandestinos cruzaron la frontera rusa, fueron detenidos por la policía secreta soviética y llevados al Gulag o fusilados en el acto. Montini pasa la información a través del Partido Comunista Italiano, cuyo presidente, Palmiro Togliatti, es amigo [2]. Informado de estas filtraciones, Pío XII despidió a Montini en noviembre de 1954. 
 
No hay duda de que Pablo VI inició el surgimiento de la “comunidad homosexual” dentro de la Iglesia Católica. Su papel es decisivo en la selección y promoción de varios miembros homosexuales de la jerarquía católica.

Dos años después de su ordenación como sacerdote en 1952, el cardenal Joseph Bernardin se convirtió en secretario personal del vicario de Charleston, el obispo John Joyce Russell. Entre sus amigos más cercanos se encuentran Frederick Hopwood, un pedocriminal acusado de cien casos de acoso sexual; Justin Goodwin y Paul F. Seitz. Abandonan el sacerdocio tras su implicación en escándalos vinculados a la pederastia. En 1968, Bernardin fue elegido Primer Secretario General de la Conferencia Episcopal Estadounidense. Sus colaboradores más cercanos son John Muthig, abiertamente homosexual; John Willig, famoso por su homosexualidad; Michael J. Sheehan, arzobispo de Santa Fé, una diócesis reconocida como licenciada para sacerdotes pedo-criminales.
  
En 1972, Pablo VI nombró a Bernardin arzobispo de Cincinnati, en el estado de Ohio. Su asistente es John R. Roach. Durante décadas, Bernardin y Roach dominaron la Conferencia Episcopal Estadounidense; primero directamente con su oficina de presidente y secretario, luego a través de clérigos promovidos al rango de obispo. Les ayuda Mons. Jean Jadot, delegado apostólico de los Estados Unidos de 1973 a 1980 gracias a Pablo VI. Estos tres prelados tienen la función de elegir entre los obispos candidatos a quienes comparten la visión posconciliar de Pablo VI, y de su apoyo a la “comunidad homosexual” para cubrir los escándalos relacionados con la pedofilia de Bernardin.

Juan Pablo II nombra a Bernardin, un arzobispo pedo-criminal de Chicago
En 1982, Juan Pablo II nombró a Bernardin Arzobispo de Chicago, quien fundó la Asociación Diocesana de Homosexuales, AGLO (Alcance Arquidiocesano para Gays y Lesbianas). Bernardin sofoca los escándalos sexuales de los sacerdotes de la diócesis. Pero, el 30 de mayo de 1984, el organista Francis Pellegrini fue encontrado muerto en su apartamento. La investigación está dirigida por dos investigadores que descubren una red clerical de pedófilos y homosexuales en el corazón de la diócesis de Chicago.
   
En 1987, intentaron en vano sobornar a Jeanne Miller para que no dijera nada contra el reverendo Robert E. Mayer que había abusado de su hijo de trece años en 1983. Varias víctimas, entre ellas cuatro jóvenes, también declaran haber sido abusadas y violadas por el hombre de Iglesia cuando eran adolescentes [3]. Mayer será sentenciado a tres años de prisión. La diócesis de Chicago dijo que estaba sorprendida por tales acusaciones. Sin embargo, en la década de 1960, en el seminario, Mayer se ganó el apodo de "Satanás" debido a sus atracciones sexuales y escribió su tesis sobre la masturbación [4].
   
En 1989, en otro caso, pero aún en el contexto de prácticas pedófilas, el reverendo Robert Lutz se vio obligado a presentar su renuncia.
   
El 12 de noviembre de 1993, el ex seminarista Steven Cook acusa públicamente a Bernardin de haberlo violado. La radio del Vaticano reaccionó inmediatamente defendiendo al cardenal. El secretario de Estado Angelo Sodano expresa su apoyo al clérigo en nombre del Santo Padre, Juan Pablo II. En la reunión de la Conferencia Episcopal Americana del 15 de noviembre de 1993, el Cardenal Bernardin, al ingresar, recibió una ovación de pie por parte de trescientos obispos que testificaban su fidelidad al cardenal pedo-criminal. El juicio de Bernardin continuó, mientras que Steven Cook, que padecía sida y al final de su vida, nunca retiró sus cargos contra Bernardin.

El funeral del obispo Bernardin en una catedral masónica
Este mismo 12 de noviembre de 1993, una mujer nombrada con el pseudónimo de “Agnes” revela haber sido sobreviviente en el otoño de 1957, en Greenville, Carolina del Sur, de un rito satánico que comprende actos blasfemos y perversiones sexuales en los que el participó obispo de Charleston, John Joyce Russell. La misma “Agnes” ataca a Bernardin por haberla violado cuando solo tenía once años, durante una ceremonia ocultista. Su padre, miembro de un culto satánico, organizó el evento y la ofreció al grupo. Bernardin falleció el 14 de noviembre de 1996. En su funeral, celebrado en la Catedral del Santo Nombre en Chicago (decorada con símbolos masónicos), fue invitado el coro homosexual “Windy City Gay Chorus”. Es la menor de las comodidades con respecto al cardenal más influyente de los Estados Unidos, candidato a convertirse entonces en el primer Papa estadounidense.
   
En 2002, estalló el escándalo en el Seminario del Inmaculado Sagrado Corazón de María, en Winona, Minnesota. Un grupo de Prelados había creado una red de Obispos pederastas dentro del Seminario. Según la relación de una investigación, conducida por “Roman Catholic Faithful” (Fieles Católicos Romanos), el grupo de Prelados involucrados en este sórdido asunto fueron: Joseph Bernardin, John Roach, Robert Brom y un cuarto Obispo cuya identidad no fue revelada. Uno de los seminaristas declaró que algunas de las actividades homosexuales en el Seminario estuvieron conectadas a rituales ocultos y satánicos. El mismo seminarista, junto a otros, testimoniaron que, a veces, el Arzobispo Bernardin arribaba al Seminario con un joven compañero de viaje de nombre… ¡Steven Cook!
   
En 1967, Pablo VI nombró al cardenal Terence James Cooke arzobispo de Nueva York. En 1978, en la diócesis de Brooklyn, se fundó la Comunidad de San Mateo, ¡una comunidad religiosa católica romana de homosexuales! En su estatuto, entre los artículos pro gay, el artículo X estipula la vida en una unión gay. La Comunidad de San Mateo fue miembro de la Coalición Católica por los Derechos Civiles Gais.

Cardenal Wright: homosexualidad y B’naï B’rith
El cardenal John Wright asistió al Pontificio Colegio Norteamericano en Roma, donde fue ordenado sacerdote en 1935. Esta institución de educación superior da la bienvenida a seminaristas de la Iglesia Católica Romana, especialmente a los del continente norteamericano. En 1943 Wright se convirtió en secretario personal del cardenal O’Connell y del secretario Richard Cushing, quien cuatro años más tarde lo consagró obispo auxiliar. Cushing, que afirmó que el dogma "Fuera de la Iglesia Católica no hay salvación" era una tontería fue galardonado como "hombre del año" en febrero de 1956 por la alta masonería judía, B’naï B’rith. Wright, quien se jacta de una larga asociación con la Liga Antidifamatoria de la B’naï B’rith, no es una excepción. En 1957, la sesión de Worcester de la B’naï B’rith le otorgó un premio por “prominetes obras en la comunidad” judía. Sin embargo, la homosexualidad de Wright es tan notoria que ya no es un secreto para las diócesis de Boston, Worcester y Springfield.
   
El escritor y novelista negro William Riley Burnett (1899-1982) relata cómo su tío, el reverendo Raymond Page, sirvió con el obispo Wright en Worcester y frecuentaba una casa de vacaciones en Lake Hamilton, en Holland (Massachusetts). Wright era un visitante clandestino. Burnett describe el repugnante abuso sexual cuando adolescente por parte de Wright y su tío de 1952 a 1955 [5]. Desde el momento de su establecimiento hasta el fin del mandato de Wright, la diócesis de Worcester tenía fama de ser un “paraíso” para los sacerdotes pederastas. Los principales casos de abusos sexuales clericales, ligados a Wright habían planteado el inquietante interrogatorio sobre sus “artes mágicas” y su gran grupo de cabala oculta, operante en las diócesis de Worcester, Springfield y Boston. ¿Deberíamos ver un vínculo con sus relaciones privilegiadas dentro de la B’naï B’rith?

En 1959, Wright se convirtió en Obispo de Pittsburg. Apenas establecido en la diócesis, Wright fundó un Centro Oratoriano, manejado por sacerdotes y seminaristas, que, en poco tiempo, se convirtió en un campo de acción de homosexuales y el escándalo estallará, luego, en 1993. Después que Juan XXIII anunció el Vaticano II, Wright fue asignado por el Papa a la Comisión Teológica de la Comisión Preparatoria del Concilio. Durante el Concilio, Wright tuvo un rol importante en la promoción de la “libertad religiosa” y el “ecumenismo”. En 1969, Paulo VI nominó a John Wright Prefecto de la Congregación del Clero en la Curia Romana, y después de cinco días, lo hizo Cardenal. El Card. Wright murió en Boston, en 1979.
   
Formado entre los benedictinos, el arzobispo Rembert George Weakland conoció a Montini en 1956. En 1963, fue electo Abad Coadjutor de la Abadía de San Vicente. En 1964, Paulo VI lo nombró Consultor en la Comisión sobre la Sacra Liturgia del Concilio Vaticano II. En 1973, Paulo VI determinó la elección de Weakland como Abad Primado de la Orden Benedictina mundial. En 1977, Paulo VI lo nominó 9º Arzobispo de la Arquidiócesis de Milwaukee. Allí, en breve tiempo, Weakland se convirtió en el predilecto de la Jerarquía liberal de los Estados Unidos y fue el primer sostenedor del “Colectivo Homosexual” en la Iglesia católica norteamericana.
   
450.000 dólares contra el silencio de una víctima
Su posición homosexual incluía el apoyo a la legislación homosexual; su apología homosexual: “Herald of Hope. The Archibshop Shares: Who is our Neighbour?” (El precursor de esperanza. El Arzobispo comparte: ¿quien es nuestro prójimo?), aparecido en el semanario católico “Catholic Herald Citizen”, el 19 de julio de 1980: la fundación y el financiamiento del “Milwaukee Aids Project” (Proyecto Milwaukee sobre Sida) que incluía la distribución de preservativos para la homosexualidad y la sodomía segura, la masturbación común, el sadomasoquismo consensual, los juegos sexuales, las celebraciones de “Misas para gays”, la instrucción sexual desde la cuna y promueve el suministro de jeringas nuevas para drogadictos. El 2 de abril de 2002, a la edad de 75 años, dimitió, lo que la Santa Sede rechazó. Pero, el 23 de mayo de 2002, el canal ABS News, en Good Morning America, divulgó la acusación de homosexualidad, hecha por Paul Marcoux, abusado por Weakland cuando tenía treinta y tantos años. La Arquidiócesis de Milwaukee había ofrecido 450.000 dólares a cambio del silencio de Paul Marcoux [6]. La popularidad del programa de televisión obligó a la Santa Sede a aceptar la renuncia.

El 17 de enero de 1977, Pablo VI nombró a Rausch Obispo de la diócesis de Phoenix. Con su llegada, los casos de acosos sexuales, en la diócesis, se acentuaron. Aquinas Walter Richard Sipe, que frecuentó el Seminario de San Juan, en Collegeville (MN), junto a Rausch, en los primeros años 1960, confirmó que Rausch tenía “una vida sexual activa”. En el verano de 2002, Brain O’Connor de Tucson, de 40 años, hizo públicos los detalles de su abuso sexual por parte de Rausch, que se hacía llamar “Paul”. Brian O’Connor solo tenía diecisiete años en ese momento.

Guifoyle nombrado miembro de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos
En 1964, George Henry Guifoyle fue consagrado Obispo auxiliar de Nueva York. En 1968, se convirtió en el cuarto Obispo de la Diócesis de Camden, Nueva York. En 1969, Pablo VI lo nombró miembro de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos. El 10 de marzo de 1998, un sacerdote de la diócesis de Camden, Mons. Salvatore J. Adamo, ex director del periódico diocesano “Catholic Herald”, entregó al Estudio Legal de Stephen C. Rubino, una deposición escrita de seis páginas, con ocho páginas adjuntas de correspondencia con su superior, el Obispo James T. McHugh. El objetivo de la deposición era decir la verdad sobre el brote de trágicos incidentes de pedofilia y de abusos sexuales” que se sabía se estaban incrementando constantemente en la diócesis de Camden. Su deposición acusaba al Obispo Gutfoyle de homosexualidad, dando el nombre del Rev. Patrick Wester, un sacerdote pedófilo, ya condenado dos buenas veces, pero que Mons. Guifoyle protegía y, en 1968, incluso ¡nombró su director espiritual!

Francis Mugavero es el quinto obispo de Brooklyn. En 1973, Pablo VI lo nombró Consultor del Comité Vaticano para la Promoción y Unidad de los Cristianos. Es miembro del Comité Internacional para las Relaciones Católico-Judías. En 1976, Mugavero publicó una “Carta Pastoral” titulada: “Sexualidad - don de Dios”, una apología pro-homosexual en la cual él comprometía a la comunidad cristiana en la búsqueda de “nuevos modos” de comunicar la verdad de Cristo “a los gay y a las lesbianas”.

En 1978, Pablo VI nombró a Joseph Hubert Hart el sexto obispo de Cheyenne. El primer caso de acusaciones de violencia sexual contra Hart se remonta a 1989. En 1969, abusó de un estudiante en Saint Regis, cerca de Pittsburgh. Otro caso se refiere al abuso sexual de Hart a Kevin Hunter, de catorce años. Traumatizado, se hundió en las drogas y el alcohol, y murió en 1989. En 1993, el obispo pedo-criminal pasó por un período de evaluación psiquiátrica en Sierra Tucson, Arizona. A la izquierda, conserva sus funciones como obispo de Cheyenne. El 21 de enero de 2004 se entregó a la Fiscal Rebecca Randles un documento legal de doscientas diez páginas con setenta y cinco cargos. Nueve víctimas civiles y dos sacerdotes acusan al obispo J. H. Hart de abuso sexual.
  
"La homosexualidad no es un pecado"
El obispo Howard James Hubbard fue ordenado sacerdote en 1963 en el Pontificio Colegio Norteamericano de Roma. En febrero de 1977, Pablo VI lo nombró obispo de Albany, capital del estado de Nueva York. En la diócesis, mientras las representaciones de la fe católica van desapareciendo paulatinamente las recién promovidas, aparece una increíble serie de escándalos: los sacerdotes viven como amantes homosexuales, algunos mueren de sida, una Hermana lesbiana es sometida a inseminaciones artificiales, mientras que otro sacerdote está siendo operado de cambiar su género. El abuso sexual de menores es, por supuesto, una legión. En 2004, el obispo Hubbard fue acusado abiertamente de homosexualidad con compañeros eclesiásticos y seculares. En 1978, un joven, Thomas Zalay, ya había tenido una relación tensa con el obispo. El hombre de Iglesia usó el pretexto de su víctima de que"La homosexualidad no es pecado" . También traumatizado, Thomas Zalay se suicidó en febrero de 1978. El mismo año, durante una conferencia de prensa, otro adolescente declaró haber sido abusado por Hubbard dos veces en Washington Park. La esposa de un policía que trabaja en el Departamento de Policía de Albany, también relata que su esposo, una noche de 1977, sorprendió al obispo Hubbard en un automóvil en Washington Park con un niño vestido de mujer. Un sacerdote tradicional, el padre Minkler, acusa al obispo de ser el jefe de una red homosexual que opera en la diócesis de Albany. Argumenta que a los sacerdotes homosexuales se les ve con regularidad en lugares gayde la ciudad. Cita la relación del mismo sexo del obispo Hubbard con dos sacerdotes jóvenes, de vacaciones en la costa este, Cape Cod, en compañía del obispo M. H. Clerck.

Después de recibir el informe del padre Minkler, el cardenal O'Connor propuso sin éxito a Juan Pablo II que Hubbard fuera relevado de sus funciones.

Juan Pablo II se niega a relevar a un pedo-criminal
No cabe duda de que la cobertura de la vida homosexual de Pablo VI contribuyó al aumento de los casos de delitos contra menores dentro de la jerarquía eclesiástica.

De los tres cardenales con los que el joven don Luigi Villa estuvo en contacto para combatir las artimañas de la masonería, Pietro Palazzini (mencionado al principio del documento) informó al Vaticano sobre los documentos más delicados. Antes de su muerte en 2000, dijo que dos archivadores solo estaban dedicados a los excesos sexuales de Pablo VI. Los más singulares fueron una docena de documentos de la Ovra (policía secreta de Mussolini) sobre la perversidad de Mons. Montini, sustituto de los Asuntos Ordinarios de la Santa Sede desde 1937 [7].

Cuando en mayo de 1992, en la 35.ª reunión de los obispos italianos, Camillo Ruini, cardenal vicario emérito de Roma, publicó un edicto sobre la beatificación de Pablo VI, Don Luigi Villa se puso en contacto con el cardenal Palazzini y le pidió que interviniera con el Postulador, el Oficial. encargado de continuar un proceso de canonización. El cardenal informó a don Luigi Villa que ya había enviado una carta en la que se comunicaban los nombres de los últimos tres amantes de Pablo VI. Don Luigi Villa dirige una carta al Postulador: "El cardenal Pietro Palazzini me comunicó los nombres de los tres últimos amantes homosexuales de Paulo VI". Dado que el Postulador confirma su intención de continuar la obra, Don Luigi Villa anuncia la redacción de un libro sobre Pablo VI, cuya versión francesa, publicada en 1999, se titula Pablo VI, beato [8]. Con su adversidad y su coraje, impide temporalmente el procedimiento de presentación de la causa de beatificación de Pablo VI, el gran “amigo” de Jean Guitton, como también escribió Don Luigi Villa.

Benedicto XVI y los acróbatas del Circo Gay
El 20 de diciembre de 2012, un mes después de la muerte de Don Luigi Villa, Benedicto XVI promulgó los decretos sobre el reconocimiento de las “virtudes heroicas” de Pablo VI.

¿Deberíamos sorprendernos de esto? El 15 de diciembre de 2010, Benedicto XVI, durante su audiencia semanal, admiró con manifiesta satisfacción la cantidad de acróbatas seleccionados por su sensualidad y su homoerotismo: los cuatro hermanos Pellegrini que actuaron sin camisa en la sala Pablo VI (mostrando al fondo una escultura demoníaca) del Vaticano, había participado en 2008 en el Circo Gay de Barcelona.

El Vaticano ahora busca atribuir un milagro a Pablo VI para justificar su beatificación. El Postualteur, el padre Antonio Marrazzo habría elegido el caso de un niño americano aún no nacido, y cuya madre, conociéndole condenado por una malformación cerebral, habría confiado su supervivencia, hace dieciséis años, a la "Intercesión" de Paul. VI! Mons. Guifoyle, pedo-criminal, nombrado miembro de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos, no podría haber tenido una mejor opción.

Finalmente, la prensa francesa ha encontrado las palabras adecuadas para presentar el plan de beatificación de Pablo VI:
  • "Pero está claro que Benedicto XVI, que ya beatificó a Juan Pablo II en 2011 y que tiene una gran admiración por Pablo VI, estará personalmente feliz de poder proceder a la beatificación de este refinado intelectual en el que se reconoce" ( Le Figaro [9]).
  • "Abriendo al Papa al reinado agitado por la impugnación del período posterior al Vaticano II, Pablo VI ve recompensado su valiente servicio a la Iglesia durante quince años por Benedicto XVI: sus" virtudes heroicas "fueron reconocidas el jueves, el primer paso hacia su beatificación. Treinta y cuatro años después de su muerte, Benedicto XVI firmó el jueves el decreto que hace “venerable” a este Papa italiano de silueta frágil y rostro serio ( Le Parisien ).
   
NOTAS
[1] Randy Engel, un católico comprometido, desarrolló a mediados de la década de 1960 un gran interés en las cuestiones contra el aborto, el control de la población y la eugenesia. Activista pro-vida, en 1972 fundó la Coalición Estadounidense por la Vida en Pittsburgh .

[2] Alighiero Tondi, ordenado sacerdote en 1936, se sorprende al robar documentos confidenciales de la bóveda de los archivos secretos del Vaticano cuando es secretario de Mons. Montini, para entregárselos directamente a Palmiro Togliatti que los transmite a Moscú.

[3] Chicago Tribune 01/06/93 en An Unbroken Spirit (Una mente intacta)

[4] Chicago Sun-Times del 14/6/06 en el artículo: Cuatro hombres que denuncian abuso demandan a un ex sacerdote, [Arquidiócesis de Chicago] (Cuatro hogares acusan al ex sacerdote [de la Arquidiócesis de Chicago] de abuso sexual).

[5] Chiesa Viva (versión en inglés) de septiembre de 2011, Pablo VI, El Papa que cambió la Iglesia , p. 60.

[6] The Washington Post del 13/6/09 en el artículo La inusual confesión de un líder de la iglesia .

[7] El régimen fascista desconfía de Montini. En septiembre de 1942, se encontró en el centro de un complot para derrocar al Duce.

[8] Disponible en Editions Saint Remi (ESR - BP 80 - 33410 Cadillac: www.saint-remi.fr). Precio de 28 euros fco de puerto.

[9] Poco antes de la destitución de Ben Ali el 14 de enero de 2011, Madame Figaro presentó a la criminal Leila Ben Ali, esposa del presidente tunecino, como modelo de la mujer árabe: una refinada y respetable posando con su ferretería y su oro robado (cf.: L. Glauzy, Atlas de geopolítica revisada (Chroniques 2003-2010) , Editions des Cîmes, 2011, p. 177).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)