Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 13 de octubre de 2021

EL ENSAÑAMIENTO PÓSTUMO CONTRA PÍO XII

Tomado de BIZARRO BAZAR, vía TRADITIO (Italia). Traducción propia.
   
EL ARCHIATRA CORRUPTO, O EL HOMBRE QUE HIZO ESTALLAR AL PAPA
   
  
El Papa Pío XII (Eugenio María Pacelli) tuvo un pontificado particularmente duro que coincidió con los años de la Segunda Guerra Mundial; algunas de sus opciones siguen siendo controvertidas, y los historiadores todavía debaten su supuesta colaboración con el Tercer Reich, así como la falta de reconocimiento del Holocausto. Pero lo que nos interesa aquí es el increíble escándalo que lo involucró, ciertamente no por su culpa, justo en su lecho de muerte.
    
Con el empeoramiento de su estado de salud, a principios de octubre de 1958, los médicos de Castel Gandolfo estaban en un estado de confusión. El Santo Pontífice es seguido, como todos saben, por un numeroso y eficaz equipo de médicos; el médico jefe de este equipo se denomina archiatra, y es una figura de gran protagonismo, experiencia y autoridad dentro de la comunidad médico-científica. O, al menos, así debería ser.
    
   
El archiatra pontificio de Pío XII (en el extremo derecho en la foto anterior) se llamaba Riccardo Galeazzi Lisi, oftalmólogo, miembro honorario de la Pontificia Academia de Ciencias y hermano de un arquitecto famoso y respetado. Pero Galeazzi Lisi habría sido recordado como el “archiatra corrupto”, por su falta de escrúpulos y por el espectáculo grotesco que provocó en el funeral del pontífice.
    
   
El deseo de usar su puesto para ganar dinero (y hacer que la gente hable de sí mismo) ya se hizo evidente desde los primeros problemas de salud de Pío XII, cuando el médico comenzó a vender ilegalmente información confidencial sobre la salud del pontífice, y sobre las consultas médicas que hizo, a los periódicos.
   
   
Tan pronto como el Papa Pacelli se enteró, nunca habló con el archiatra. No quiso deshonrarlo y sacarlo del Palacio Apostólico únicamente por respeto a su hermano arquitecto, por lo que lo dispensó de cualquier servicio de salud, incluso si en realidad no lo habían utilizado durante meses. El Papa no lo privó oficialmente del título de archiatra porque, dijo, «no quiero hacer famoso ni avergonzar a nadie… si quiere quedarse en el Vaticano, que se quede, pero asegúrate de que yo no tenga que verlo».
    
El error de mantener a Galeazzi Lisi en el Vaticano se hace cada vez más evidente a medida que la enfermedad se agrava: cuando el Papa agoniza, el archiatra, usando una pequeña Polaroid escondida en su chaqueta, toma dos fotos del pontífice. En el primero, el Papa se destaca sobre una cama adaptada para la ocasión y colocada de lado. En el segundo, un primer plano despiadado, también se ve la pajita del oxígeno que llega a su boca. Las fotografías, definidas como vergonzosas e irrespetuosas, son vendidas a Paris Match por el médico sin escrúpulos. Pero este es solo el comienzo del escándalo.
    
    
A las 3:52 de la mañana del 9 de octubre de 1958 por isquemia circulatoria y colapso pulmonar, a los 82 años muere Pío XII en Castel Gandolfo. Aquí comienza el verdadero suplicio de su cuerpo, confiado a las manos evidentemente incompetentes de Galeazzi Lisi.
   
    
A cargo del embalsamamiento de los restos del Papa, el médico había inventado un método muy nuevo y, según él, revolucionario, que habría permitido que el cuerpo se conservara perfectamente. Según afirmaba, había hablado de ello con Pacelli cuando éste aún estaba vivo: dado que el Papa era reacio a la idea de embalsamar y quería conservar todos los órganos internos como Dios los había querido, Galeazzi Lisi había lo convenció presumiendo de haber estudiado su método experimental a partir de los aceites y resinas utilizados, atención, precisamente sobre el cadáver de Jesucristo.
    
   
Pero cuando él y su colega, el profesor Oreste Nuzzi, se encontraron trabajando en los restos de Pío XII, no todo, o más bien nada, salió bien. El “ingenioso” procedimiento del médico consistió en envolver el cuerpo en una serie de capas de celofán, junto con hierbas y productos naturales. Entonces, en lugar de tratar de mantenerlo fresco, los dos elevaron la temperatura del cuerpo y aceleraron irreversiblemente el proceso de putrefacción gracias a esta envoltura de nailon.
   
    
En cuanto se vistió y expuso en la Sala de los Suizos, en Castel Gandolfo, el rostro de Pío XII se cubrió de miles de pequeñas arrugas. Nadie le prestó atención en ese momento, pero pocos minutos después comenzaría la «descomposición en vivo más rápida y repugnante que recuerda la historia de la medicina forense».
    
    
El Dr. Antonio Margheriti cuenta sobre la foto de arriba: «Ha comenzado una furiosa sucesión de fenómenos cadavéricos transformadores: es la descomposición en vivo bajo la mirada horrorizada de los espectadores, siguiendo el aberrante “embalsamamiento” patentado y practicado por el archiatra Galeazzi Lisi. En esta foto el cadáver del Papa se hinchó en la zona del vientre a raíz de los gases putrefactos que se crearon de inmediato; por la misma razón se le ha encanecido el rostro, y por los orificios, sobre todo por la boca, vierte una miasma oscura que le corre por la cara y se posa en las cuencas de los ojos. El enorme esfuerzo por resistir el olor nauseabundo que emana del cadáver del Papa se percibe en el rostro de los nobles guardias: la alternancia de guardias será cada vez más frecuente a partir de este momento para evitar una exposición excesiva a los gases mefíticos, y porque muchos guardias nobles se desmayan regularmente agotados por ese olor a muerte. Pero lo peor está aún por llegar».
     
    
Lo peor llega precisamente en el momento menos oportuno, es decir, cuando el cuerpo está a punto de ser expuesto a los fieles. Durante el transporte de Castel Gandolfo a las puertas de Roma, de repente el cadáver del Papa, ya enormemente hinchado, emite una gran y siniestra explosión que hace explotar el pecho y desgarrar el pecho. Una vez que llegues a Letrán, debes, con prisa y furia y desafiando horribles miasmas, reparar lo mejor que puedas la devastación del Papa explotado, para que el transporte dentro de la Basílica sea lo menos obsceno posible para la multitud oceánica que se agolpa en San Pedro.
    
El problema es que, según el rito, el cuerpo de un Papa debe estar siempre visible durante todos los funerales; Así, respecto al transporte dentro de la basílica petrina, Margheriti vuelve a relatar: «muchos de los presentes en el evento aún recuerdan, a lo largo de la nave de la basílica, las tremendas bocanadas que se derramaron sobre la multitud al pasar el féretro, así como el aspecto monstruoso de el Papa: se puso negro, se le cayó el tabique nasal y los músculos faciales, horriblemente retraídos, le hicieron resaltar los dientes en una risa escalofriante».
   
En la noche entre el primer y segundo día de la exposición del Papa en San Pedro, alguien recuerda que, a puerta cerrada, sacaron el cuerpo del féretro y yacían desnudo en el suelo de la iglesia. Aquí se procedió a un nuevo embalsamamiento, que en realidad fue más que nada un intento de limitar el daño irreprimible. Para ocultar la apariencia demasiado repugnante del cadáver, se aplicó una máscara de látex en la cara.
   
   
Después de estos funerales desastrosos y grotescos, ¿qué pasó con nuestro Riccardo Galeazzi Lisi? El oftalmólogo, considerado charlatán y traidor, fue despedido en el acto, inhabilitado de la Orden de los Doctores y prohibido de por vida por el Vaticano. Por suerte, había tomado otras veinte fotos del cadáver del Papa mientras lo embalsamaba; vendió los disparos a alguna revista francesa, y en 1960 trató de dar su versión de los hechos en un libro, Dans l’ombre et dans la lumière de Pie XII (“A la luz y bajo la sombra de Pío XII”)… que, casualmente, volvía a presentar las fotografías del Papa Pacelli durante la agonía y el embalsamamiento. Murió en 1968, diez años después de aquellos fatídicos días en los que pasó del noble título de “archiatra pontificio” al, mucho menos codiciado, de “archiatra corrupto”.
   
   
Gran parte de la información proviene de La Morte del Papa – Riti, cerimonie e tradizioni dal Medio Evo all’età contemporanea (La muerte del Papa: ritos, ceremonias y tradiciones desde la Edad Media hasta la época contemporánea), por Antonio Margheriti, disponible en esta página: http://www.cesnur.org/2009/tesi_papi.htm
  
***
  
Los modernistas aprovechan inmediatamente estos hechos para arrojar barro sobre Pío XII. Ignoran el complot urdido contra los restos mortales del último y auténtico Romano Pontífice y dejan pasar la putrefacción del cadáver, inducida y acelerada por el archiatra traidor, como signo manifiesto del Cielo, que cierra la era post-tridentina de la Iglesia y se abre a los “Esplendores” del Vaticano II, o más bien a las presentes maravillas eclesiales de apostasía y usurpación en medio de los aplausos del mundo anticristiano.

Dios –esta es su lectura de ellos– hace que la Santa Iglesia de siempre se pudra en el cuerpo inocente del Papa Pío XII, porque la aborrece y quiere la pseudo-iglesia Roncalliana, Montiniana, Lucianiana, Woytjliana, Ratzingeriana y Bergogliesca. Y para abrir el aluvión de hipócritas contra el difunto Pontífice es precisamente el futuro Juan XXIII, que parece horrorizado por el putrefacto Pío XII, quien, al señalar el concilio, inaugurará la Revolución en la Iglesia; aquel a quien se le inyectarán litros y litros de conservante cuando esté muerto, para presentarse y aparecer como “milagrosamente intacto”, para ser acreditado como un “santo”, el “santo del Concilio Vaticano II”, N. de R.
   
En este video, de hecho, las imágenes del espectacular funeral del Papa Pío XII, entre un inmenso concurso de gente, y la perfidia progresista que habíamos mencionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)