Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 5 de noviembre de 2021

OTTAVIANI SE RINDE Y ACEPTA EL VATICANO II

Traducción del artículo publicado en TRADITION IN ACTION.
   
A pesar de haber sido uno de los más famosos defensores del Magisterio tradicional de la Iglesia, al final del Concilio Vaticano II, el cardenal Alfredo Ottaviani abandonó sus ideales y se alineó con Pablo VI y la corriente progresista.
    
En efecto, el 28 de octubre de 1965 concedió una entrevista al diario italiano Corriere della Sera en la que afirmó que a partir de entonces defendería los nuevos principios del Vaticano II. El motivo de la entrevista fue para abordar el rumor de que el nombre del Santo Oficio, de quien era Prefecto, cambiaría pronto, como realmente sucedió. La entrevista se concedió en vísperas del 75 cumpleaños de Ottaviani.
   
Reproducimos un extracto en francés de esta entrevista extraído de la crónica del Vaticano II de Henri Fesquet. Le Journal du Concile de Fesquet, un enviado especial del periódico parisino Le Monde, se hizo conocido por proporcionar las mejores primicias del Concilio.
   

Arriba, la portada de Le Journal du Concile. Abajo, el extracto mencionado de Ottaviani, y nuestra traducción del texto completo en francés:
   

TRADUCCIÓN
Soy el soldado que vigila la reserva de oro. ¿Crees que yo cumpliría mi deber discutiendo, abandonando mi puesto, cerrando los ojos? ¡Hijo mío, setenta y cinco años son setenta y cinco años! Yo los viví defendiendo ciertos principios y ciertas leyes. Si tú le dices al viejo soldado que las leyes van a cambiar, es obvio que él se siente un viejo soldado, y hará todo lo que pueda para que no cambien.
   
Pero, si a pesar de ello, ellas cambian, Dios ciertamente le dará la fuerza para ponerse en la defensa de un nuevo tesoro en el cual él cree. Una vez que las nuevas leyes se convierten en el tesoro de la Iglesia, un enriquecimiento de la reserva de oro, sólo un principio cuenta: servir a la Iglesia. Y este servicio significa ser fiel a sus leyes. Como un ciego. Como el ciego que soy* (Alfredo Ottaviani, entrevista al Corriere della Sera, 28/10/1965, en H. Fesquet, Le journal du Concile, p. 1019).
   
* Precisamos que el cardenal Ottaviani padece de una ceguera fisiológica casi total [N. del A.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)