Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 28 de abril de 2010

LAS DOS PLOMADAS

Desde Final de los Días


Tomás Netter de Walden (1375-1430). Fue el provincial de la orden carmelita en Inglaterra. Teólogo célebre, fue enviado por el mismo rey al Concilio de Constanza. Su obra maestra es el Doctrinale antiquitatum fidei ecclesiæ catholicæ dividido en tres partes de las cuales las dos primeras fueron presentadas al papa Martín V, que elogió y alentó al autor.

Breve Exposición:

Porque aquí, como consta por la superposición perpendicular de Dios, argumenta [la alegoría] que la sede romana del pontífice ha de ser evacuada —léase Isaías 34— y que por la residencia perpendicular de Dios en virtud de una sentencia vengadora será quitada de Sión toda potestad de nobles y reyes, para que así se reduzca a la nada y se haga una plomada para la desolación. El texto es éste:

8 Porque ha llegado el día de la venganza del Señor, el año o tiempo de hacer justicia a Sión. 9 Y se convertirán en pez encendida las aguas de sus torrentes, y en azufre el polvo de Idumea. —Sigue: 11 … Se tirará sobre ella la cuerda de medir para reducirla a nada y el nivel [a plomada] para arrasarla enteramente. No se verán allí más los nobles de ella; implorarán con ahínco el socorro de un rey, y todos sus príncipes serán aniquilados. 13 En el solar de sus casas nacerán espinas y ortigas, etc.

SAN JERÓNIMO: “[…] y así se haga, porque la cuerda y la plomada del Señor —esto es, su sentencia— no pueda cambiarse. Sus nobles —esto es, apóstoles y creyentes— no estarán allí, ni se juntarán al número de los perdidos, antes bien invocarán al rey Cristo.”

Esta es entonces la plomada de la desolación y destrucción que primero quita a los apóstoles y sus sucesores los obispos para que también sean derruidos y reducidos a la nada. Léase también en Zacarías [cap. I] la plomada de la reformación y gracia cuando iba a ser reedificada la casa del Señor bajo Zorobabel y bajo Jesúa hijo de Josedec. El texto es éste:

16 Por tanto, esto dice el Señor: Volveré mis ojos compasivos hacia Jerusalén, y en ella será edificado mi templo, dice el Señor de los ejércitos, y la plomada será tendida sobre Jerusalén.

Esto es el capítulo I de Zacarías, sobre el cual dice la Glosa: Será edificada bajo Zorobabel y Jesúa hijo de Josedec. Y en otra parte el Señor por su misericordia promete que la reedificará y que en ella habrá de ser tendida la plomada o cuerda según la medida y los órdenes de los individuos particulares.

Reside, pues, el Señor sobre los hombres en plomada de desolación y venganza cuando son quitados los prelados y pontífices de la Iglesia. En cambio reside según la plomada de la gracia cuando la Iglesia bajo prelados adquiere edificio, y aquellos son tenidos por arriba y por abajo en conformidad con el que preside el orden de los individuos particulares. Ved las Escrituras: si no me creéis a mí, creedles a ellas. Wycliff nos enseña [ironiza Walden] en este pasaje cómo desciende a nosotros la plomada de la severísima venganza de Dios por la substracción del Romano Pontífice y de todos los demás sujetos y prelados que Cristo nos aparejó en su apóstol Pedro en la plomada de la gracia por los órdenes de los particulares.
 —————

El Evangelio de Jesucristo, es el Evangelio de la Gracia.

Sin la gracia de Dios no habría fe, no habría salvación, no habría Iglesia ni creyentes y ninguna predicación seria eficaz aun vertimiento la sangre de los enviados. Sin la gracia los sacramentos son inútiles y la autoridad de toda la jerarquía humana que preside, pastorea y gobierna la iglesia desde la fe, queda desolada.
Thomas Walden  en su doctrina sobre las dos plomadas de Dios nos remite a las Sagradas escrituras para entender que Dios Reside sobre los hombres verticalmente y tiende la plomada o cuerda según la medida y los ordenes de los individuos particulares.

En los tiempos de la Iglesia, la plomada de Dios queda  sobre la cabeza de Pedro o la sede Romana del Pontífice, extendiendo la eficacia de la gracia según los ordenes; para la fe, salvación y edificación de los creyentes y la santificación del mundo por medio de ellos. Y la medida del individuo que preside (El Pontífice de Roma) viene dada por el grado de la revelación dada al apóstol Pedro por el Padre de las Luces; el cual fue puesto como primera piedra sobre la Roca que es Cristo. Y así establecido desde el conocimiento de Cristo no tiene otro lugar de partida que la cruz donde Nuestro Señor se ofreció como sacrificio expiatorio por nuestros pecados. Sabiendo que la Iglesia no es del Papa sino de Dios, quien hace descender su gracia sobre el Papa. Así como tampoco la gracia que santifica a los fieles es potestad del Romano Pontífice, sino que como Vicario ha de defenderla, guardarla y administrarla por la perfección del dogma y los sacramentos mediante la efusión del Espíritu Santo.

Si no creéis nuestras palabras creed entonces las Escrituras. En ellas cualquiera que muestre o enseñe un evangelio diferente queda anatema o maldito. Las consecuencias de esto se corresponden en grados según el individuo, pues han sido durante la historia de la iglesia muchas las veces que algunos han manchado gravemente su dignidad dentro de la jerarquía eclesiástica, y aún así se ha considerado que su inmundicia no podía alterar la gracia administrada en los sacramentos. Y esto es cierto mientras que no actúe desde el grado mas alto, pues la gracia permanece.

Ahora bien, el Sacrifico expiatorio de Cristo, la cruz como punto cero, quedó establecido por nuestro Señor y llevado a la continuidad presencial mediante el Sacramento Eucarístico en la Santa Misa. Este es el grado mas alto y la piedra sobre la que ha de sentarse el Romano Pontífice.

Alterada esta doctrina, y tristemente toda la teología y el dogma verdadero por todos los Papas desde el concilio Vaticano II, queda declarado anatema el "grado mas alto" siendo de igual modo anatema el individuo que lo asume.

El CVII que lo engendró y dio a luz un evangelio moderno, adaptado al mundo; por las renovaciones que ha introducido constituye la declaración oficial de la apostasía y se declara así mismo anatema. Cualquiera que nos inste a obedecer las doctrinas del CVII es también maldito aún si fuera un ángel o un resucitado. Benedicto XVI, considerado por algunos como defensor de la tradición, manda aceptar el CVII para ser considerados católicos, siendo además su neoteología liberal e idealista uno de los pilares fundamentales  del concilio. Benedicto XVI queda por tanto bajo la misma declaración anatema que cualquier otro que enseñe algo diferente.

¿Dónde Reside ahora la plomada de la gracia? …… No está,…. solo queda desolación y ninguna autoridad es legítima en cuanto a la gracia…. Sin embargo sí permanece la autoridad en cuanto a la desolación anunciada por Dios, y su poder que ya es el del anticristo, crece espectacularmente hasta que la perdición sea consumada. porque ellos han amado mas las tinieblas que la luz.….

Solo queda esperar al Rey Jesucristo, pues una vez establecida la apostasía "escrito está" se ha de manifestar el hijo de perdición, el hombre de pecado antes de la Parusía.

¡Que nadie os engañe, la iglesia conciliar enseña con gran engaño exegético un evangelio diferente!

Por lo cual es enteramente anatema desde el grado mas alto. No hay gracia de Dios, no hay fe, no hay verdad. Solo hay destrucción y desolación. Estos últimos cinco Papas (Cinco últimos Reyes) han construido la casa de la apostasía adornada para la venida del octavo, el que oficialmente será pastor de perdición y que es uno de los siete.

MARANATHA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)