Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

sábado, 24 de abril de 2010

EL GENOCIDIO ARMENIO (I)

Un día como hoy, 24 de Abril de 1915, en el fragor de  la I Guerra Mundial, el Imperio Turco-Otomano inició una serie de masacres y saqueos contra los armenios, conocida como Genocidio Armenio.

A todo esto prguntaréis "¿qué es genocidio?" El genocidio es un delito internacional clasificado dentro del género crímenes contra la humanidad.[1] Se entiende por genocidio cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal con algún propósito particular.[2] Estos actos comprenden la muerte y lesión a la integridad física o moral de los miembros del grupo, el exterminio o la adopción de medidas destinadas a impedir los nacimientos en el grupo. Una matanza por motivos de ideologías está en debate, pero no está firmemente considerado como genocidio.

ANTECEDENTES

Los alegatos turcos suelen hablar de la "Traición Armenia" luego de una convivencia entre turcos y armenios de 600 años dentro del Imperio Otomano.

No se puede negar, hubo una convivencia de seis siglos, pero con un final nada feliz para uno de los protagonistas. Los armenios sirvieron al progreso cultural, económico y político del Imperio Otomano. Es más, los consejeros de los más grandes Sultanes Otomanos siempre han sido armenios, ya que como antiguos habitantes de la región, poseían conocimientos estrátegicos avanzados.

Distribución étnica del Imperio Turco-Otomano (1911)

El Imperio paulatinamente fue perdiendo el territorio europeo, lo que llevó a las autoridades otomanas a reforzar lo único que les quedaba: El Asia Menor. Para ello, trazarían el plan Pan-turánico de reunir bajo un solo territorio un amplio cinturón imperial de pueblos de origen turco-mongol (Tajikiztan, Uzbekistán y otros). Volverían a la gran raíz. El escollo eran los antiguos habitantes y conocedores ancestrales de la zona: los armenios, que para principios del siglo XIX, se encontraban leyendo ideas progresistas e iluministas provenientes de Europa que proponían en la población la autonomía que habían obtenido países tales como Bulgaria. Pesados tributos, desigualdad de trato, saqueos constantes y demás situaciones comenzaron a vivir los armenios, quienes ya no podían soportar más ser considerados ciudadanos de segunda categoría en su propia tierra. Las rebeliones comenzaron a ser sofocadas con la masacre...que terminó en el plan de exterminio planificado minuciosamente. No se puede esbozar un Numerus Clausus (Número Cerrado) de causas del porqué del Genocidio Armenio ya que por más que la responsabilidad sea hoy el principal heredero, es decir la República de Turquía, en aquél momento no solo turcos y armenios vivían en el Imperio, sino también kurdos, circasianos, cherkezes, y hasta judíos sefaraditas, los cuales aguardaban con creciente interés respecto a lo que ocurriría, si los hábiles armenios desapareciesen cultural y económicamente del Imperio. Desde el Sultán Abdul Hamid II, pasando por el Triunvirato Ittihad, hasta Mustafá Kemal: El Genocidio Armenio, desde 1880 hasta 1923.

ABDUL HAMMID II, "EL SULTÁN ROJO"

Abdul Hamid II, era hijo del Sultán Abdul Aziz y hermano del Sultán Murat V. En 1876 su hermano asumiría como el nuevo Sultán del Imperio Otomano.

Murad V
33° Sultán del Imperio Turco-Otomano (30-V/ 31-VIII -1876)

Su débil carácter e ineptitud llevó a Abdul Hamid a tomar las riendas de la Sublime Puerta (Imperio Turco-Otomano). Su gobierno marcó el principio del fin del Imperio Otomano como también el principio de lo que ha dado en llamarse la "Causa Armenia". La ira que desató la orden de aniquilamiento de 300.000 armenios durante los años 1895 y 1896, provienen de este nefasto personaje al cual la historia bautizó como el Sultán Rojo o el Gran Asesino.Su nieta se da lujos tales como tener una página en honor a su abuelo. Su primer crimen fue el de rechazar la creación del tan anhelado parlamento otomano.

Abdul Hammid II "El Sultán Rojo"
34° Sultán del Imperio Turco-Otomano (31-VIII-1876/ 27-IV-1909)

Su hermano Murat V lo había propuesto de la mano del constitucionalista turco Midhat Pashá, quien fue el creador de la primera Constitución turca en 1876. La llegada de Hamid significó la llegada del autoritarismo extremo, del absolutismo ultrajante en el cual el poder se concentra en una sola persona. Es así, que la constitución turca que otorgaba prerrogativas claras para todas las minorías étnicas del Imperio fue derogada y Midhat Pashá expulsado hacia el exilio sin retorno. La guerra ruso-turca (1877-1878) produjo varias consecuencias que tensionaron sobremanera la convivencia entre las distintas etnias del Imperio. Una de ellas fue la inmigración de circasianos y tártaros a la región de Anatolia. Éstos y los kurdos se encontraban amparados por leyes totalitarias como la llamada Haffir o Derecho de Protección, en la cual se otorgaba permiso al pillaje hacia los cristianos. Más aún, uno de los permisos más retrógrados que otorgaba el absolutismo "Hamidiyé" era aquel por el cual "cualquier musulmán tenía permiso de probar su sable en el cuello de un cristiano". Rusia había avanzado sobre las ciudades de Batúm, Ardahán y Kars. A los armenios se los culpaba de traición por haber ayudado al avance de las tropas del Zar. Como escarmiento, el Sultán Hamid alentaba a que kurdos, circasianos y tártaros formasen escuadrillas de ataque llamadas "Hamidiyé", que se encargaban de saquear los hogares armenios, hasta dar muerte en caso de resistencia. Los rusos deseaban anexar a su Imperio, las ciudades que habían ocupado, poniendo como condición que protegerían debidamente a la población armenia. Es así que el 3 de Marzo de 1878 se firma el Tratado de San Stefano, en el cual el Imperio Otomano a través del artículo 16, propone a los rusos que dejen los territorios ocupados a cambio de la implementación de mejoras a las provincias habitadas por armenios. Meses más tarde, el 13 de Julio, se firma en el Congreso de Berlín, pero se invierte el número de artículo 16 por el 61, otorgando el mismo texto ambiguo sin especificaciones reales de mejoras para la población. Fue la primera vez que la diplomacia mundial tomaba cartas en el tema armenio. El Sultán Hamid entendió que los armenios aprovecharían la reforma administrativa del territorio del Imperio de 1864 la cual determinaba a Van, Erzerum (Garín), Bitlís (Paghesh), Sivás (Sepastiá), Diarbekir (Dikranapert) y Harpout (Kharpert), como las seis provincias del Imperio Otomano, para junto al zar conseguir la autonomía como lo había hecho Bulgaria años antes.

Por su lado, los armenios resplandecían desde Tiflís (actual Capital de Georgia y centro cultural de la intelectualidad y aristocracia armenia históricamente), esparciendo ideas iluministas hacia toda la población armenia.

Los conceptos de libertad y revolución fueron introducidos por autores como Hagop Melik Hagopián (Raffí) y Jachadur Apovian entre otros. El despertar nacional fue inminente. Fue así que a partir de 1885 y en adelante se formarían los principales partidos políticos armenios en el exterior pero con intensa actividad dentro del Imperio Otomano. A saber los principales exponentes eran: El Partido Armenagán, La Federación Revolucionaria Armenia, el Partido Hunchakian y el partido Ramgavar.

Las rebeliones comenzaron a hacerse fuertes en varias ciudades y pueblos como Zeitún y Sassoun. Los armenios respondían los ataques que los kurdos realizaban por mandato del Sultán. El mismo, ya no podía soportar que los armenios tuvieran contactos con el mundo exterior y con el protestantismo a través de los misioneros evangelistas que habitaban toda la Anatolia en busca de nuevos adeptos. De esta manera, a mediados de 1895 el Sultán Rojo ordenó que masacrasen armenios en toda la región de Anatolia, especialmente con aquellos vinculados a los partidos políticos y misiones religiosas de cualquier índole. Las reformas esperadas nunca llegarían. A comienzos de 1896, los armenios arremeten contra los kurdos por primera vez en la Batalla de Janasor y el 14 de Agosto en Constantinopla (Istambul) un grupo de armenios toma al Banco Otomano (Bank Ottoman) y amenaza con volarlo sino se llevaban a cabo las medidas prometidas. Era un llamado de atención hacia las potencias que financieramente dominaban el Banco. Los hombres no detonaron la bomba pero si detonaron la furia de Abdul Hamid quien ordenó nuevas masacres para las poblaciones aledañas a Istambul. La popularidad de Abdul Hamid en toda Europa y en América a causa de las muertes que dio éste a los armenios y más aún a los misioneros de las distintas potencias, se encontraba gravemente quebrantada. Mientras tanto, el emperador prusiano y los empresarios británicos se disputaban el trazado de líneas férreas en el Imperio Otomano. El descontento era grande y la tensión causada por las pérdidas territoriales en los balcanes era insostenible. Fue así que fue gestándose en Salónica (Hoy Thessalonikí, Grecia) un movimiento secreto, supuestamente progresista y racional: el Ittihad o "Partido de los Jóvenes Turcos". Sus conexiones con miembros de varias Organizaciones Secretas y diplomáticas de Europa y los Estados Unidos, harían al desplomar al Sultán Hamid. Fue justamente un 24 de Abril de 1908, cuando toda la población otomana, inclusive los armenios festejaron el cambio de régimen sin sospechar que la semilla destructiva que germinó Abdul Hamid II crecería potencialmente de la mano de los Jóvenes Turcos.

LOS "JÓVENES TURCOS"

A principios de 1900 las masas reclamaban garantías y derechos constitucionales; los obreros y campesinos no querían ser explotados.

Los pueblos y minorías étnicas que conformaban el Imperio Otomano, además de estos reclamos, exigían no ser tratados como ciudadanos de segunda con derechos limitados y garantías suspendidas. Solicitaban a las autoridades un corte definitivo a las constantes violaciones sufridas a la propiedad privada y a los ataques sobre su población.

Cuando los reclamos armenios comenzaron a hacerse escuchar, el Sultán Hamid II reaccionó con más masacres sobre los pueblos y aldeas armenias. En el Imperio comenzaba a crecer una nueva fuerza que prometía construir un estado laico con igualdad de derechos y garantías inclusive para las minorías étnicas. En 1905, en Salónica la comunidad Donmeh (Judíos Sefaradíes convertidos al Islam), había desarrollado grupos secretos que deseaban desembarcar sobre Istambul para apoderarse del Imperio y terminar con la predominante presencia comercial de los armenios. Se conformaba el Partido "Unión y Progreso" (Ittihad ve Terakkí) de los Jóvenes Turcos. El partido estaba liderado por Ismael Enver, Ministro de Guerra, Mehmet Talaat, Ministro del Interior y Ahmed Djemal (Çemal) Ministro de Marina y Gobernador. Igualmente todos sus miembros estaban muy íntimamente emparentados: Halil Mentese, era tío de Enver y comandante de las fuerzas otomanas, como así también Nurí Killigil; Jevjedt Bey era cuñado de Enver y Gobernador de Van, mientras que Mustafá Abdulhalik Rendá era cuñado de Talaat y gobernador de Bitlís. Todos ellos conocían muy bien a los armenios. Conocían el poder de sus intelectuales y poetas capaces de organizar cualquier tipo y forma de revolución y la valentía de sus hombres y mujeres a la hora de defenderse y atacar al enemigo, la cual fue demostrada en varias oportunidades dentro del propio ejército turco (guerra de los Balcanes). El Ittihad ve Terakkí prometía un parlamento con participación en el mismo de todas las minorías del Imperio. Se trazó pues, la meta de amputar el tiranismo del Sultán Rojo. En esta oportunidad, los armenios no dudaron en apoyar a los jóvenes turcos en el proyecto de derrocamiento de Abdul Hamid. El 24 de Abril de 1908 (fecha emblemática para las decisiones del Partido), los Jóvenes Turcos se abalanzaron desde Salónica contra la Sublime Puerta de Abdul Hamid, logrando así su derrocamiento. Para no perder la significación de la figura sultánica, los dirigentes del Partido Unión y Progreso ubicaron como Sultán a Murat V, hermano de Hamid. Estos dirigentes tenían todo ya planificado desde su formación secreta en Salónica. Formaron una pantomima parlamentaria que albergaba diputados de distintas vertientes, inclusive varios de origen armenio. No obstante, las ideas de Unión y Progreso no albergaban la cohesión de todos los pueblos del Imperio y su desarrollo, sino más bien tenían encubierta la póstuma idea de la Turquificación total de todos los factores sociales del Imperio. Turquificación era sinónimo de Panturanismo (Anhelo Imperial de Unión con las razas mongoloides del Asia Central) y por ende implicaba el germen del futuro Genocidio Armenio. En reuniones secretas del Ittihad, el Dr. Nazim (ideólogo e importante miembro del partido) junto al Dr. Bahaeddín Shakir, hablaban sobre los armenios como enemigos internos, que habían demostrado que era imposible turquificarlos por la fuerza y que seguramente, como lo indicaba la historia, apoyarían a cualquier poder en el mundo que les asegurase la posibilidad de recrear un Estado Armenio independiente. La causa búlgara tuvo como resultado Bulgaria, lo mismo sucedió con otras causas y pueblos que se independizaban del Imperio en occidente destruyéndolo. Pero nunca permitirían una Causa Armenia.

Hacia oriente y bajo el control de Rusia en Asia central, existían varios pueblos de origen turco que simbolizaban la posibilidad de restaurar el Imperio Otomano conformando un mercado común turco.

Con salida al Mar Mediterráneo, este proyecto se conoce como Panturquismo y sólo habían dos obstáculos para esto: los armenios y Rusia. Los armenios, porque podrían interrumpir este proyecto logrando la independencia de su Estado provocando una barrera geográfica entre Turquía y el resto de los pueblos de origen turco. De esta manera darían lugar a establecerse en la zona a cualquier potencia enemiga de Turquía que ayudase a concretar la restauración de un Estado Armenio.

La esperanza de gozar de derechos civiles, económicos y sociales dignos, se esfumó con la matanza de 30.000 armenios en la ciudad de Adaná en 1909. Ya entonces muchos grupos de autodefensa reconocieron que la reconstitucionalización inspirada por Midhat Pashá era nuevamente una farsa. Muchos grupos de autodefensa organizados por los partidos políticos armenios comenzaron su propia lucha. Los turcos pidieron a los dirigentes armenios que convenzan a sus pares bajo el dominio de Rusia para que apoyen al ejército turco en una probable invasión del mismo a la región del Cáucaso. Los dirigentes armenios respondieron que frente a una nueva contienda entre Rusia y Turquía, los armenios serán leales a los respectivos estados aunque esto signifique una guerra entre compatriotas enrolados en ejércitos opuestos. Fue así que los armenios avanzan tempestuosamente sobre los turcos en 1917. Con la ayuda de Rusia, el ejército armenio cacheteó fuertemente al Ministro de Guerra Enver Pashá, quién respondería con el método genocida sus derrotas en Mush y Sarikamish. Los turcos tenían un plan secreto contra los armenios que pondrían en práctica en cuanto llegase la oportunidad, y lamentablemente el comienzo de la Primera Guerra Mundial, fue "esa" oportunidad. Haciendo honor a sus ancestros mongoles, el plan consistía en una gran masacre pero más organizada y letal que las que ya se habían registrado en la época del Sultán Hamid II. El plan fue ideado, premeditado, planificado y sistemáticamente ejecutado. Se pueden diferenciar varias etapas:

Desarme: Se confiscaron las armas de la gran mayoría de la población. Armas que habían sido entregadas a la población para la guerra Ruso-Turca.

Decapitación Intelectual del Pueblo: Primeramente se desharían de los intelectuales, políticos, poetas y religiosos, para evitar que el pueblo pueda organizar una rápida y eficiente defensa. El secuestro de más de 600 intelectuales comenzó precisamente un nefasto 24 de Abril de 1915, en la ciudad de Estambul.

Desmasculinización: No habían dejado nada al azar, con la excusa de la Gran Guerra enrolaron en el ejército turco a todos los hombres armenios entre 15 y 45 años, lo suficientemente fuertes como para sostener un fusil que nunca se les entregó. A los soldados sólo se los utilizó como mano de obra para construir trincheras que inmediatamente se transformarían en sus propias tumbas.

Eterna Caravana hacia la Muerte: La Deportación. Los turcos debían borrar de la faz de la tierra a los armenios y todo vestigio de cultura armenia, para que nunca exista una "Causa Armenia" basada en reclamos territoriales o garantías y derechos para las minorías. Las órdenes las dio el mismo ministro del interior Talaat y debían ser cumplidas "… sin titubeos y haciendo caso omiso a la conciencia…", decía su terrorífico telegrama. Sucede que las órdenes eran tan inhumanas que algunos soldados turcos o jefes del ejército, no podían creer lo que se les estaba pidiendo, y pedían explicaciones o aclaraciones. El resultado: fueron fusilados aquellos que se negaron a responder las tales órdenes.

Talaat había sido muy claro, "… los armenios habían perdido el derecho a la vida en el Imperio Otomano… " pero como no se podía malgastar municiones en ahorro de guerra, se los debía matar a cuchillo, o ahogándolos en el río Eufrates, entre otras metodologías abominables. En los poblados y aldeas solo quedarían hombres enfermos, adolescentes, mujeres y ancianos. A ellos les esperaba la otra parte del plan: la deportación. Se colgaba en la plaza central de cada pueblo, un aviso el cual decía que la población debía partir para la "reubicación". El pretexto consistía en hacer creer a los armenios que se reubicaría a la población para llevarlos a una zona de exclusión bélica, que los protegería de los efectos de la guerra reinante. Estaban planificadas todas las rutas de deportación, al norte se los ahogaría en el Mar Negro, los que vivían en el centro de Anatolia, serían llevados sin víveres y caminando hasta el desierto de Der Zor, donde serían arrojados a los pozos naturales de éste desierto para luego quemarlos. Los métodos de aniquilamiento eran realmente espantosos y obviamente no se respetaba ni el sexo ni la edad de las víctimas. Las órdenes de Talaat aclaraban que no debían vivir ni en el vientre de sus madres. El río Eufrates de aguas cristalinas, durante días presentó un color rojo de transportar cientos de cadáveres. Por otra parte, miles de mujeres y niños terminaron sirviendo en los harenes de los Pashá (Jefes) Turcos, por lo que hoy día muchos ciudadanos turcos desconocen que su verdadero origen pertenece a la raza armenia.

Los Sobrevivientes: El plan de exterminio del pueblo armenio era perfecto, pero lo que impidió su consumación efectiva fueron las fuerzas rebeldes armenias conformadas por hombres y mujeres voluntarios que con gran valentía impidieron, al menos por varios meses la invasión de los turcos en algunos pueblos y aldeas, por lo que hubo algunos sobrevivientes al Genocidio. Otros sobrevivieron porque fueron confundidos con cadáveres, o porque se pudieron esconder durante la deportación o ya fuere que fueran comprados por los árabes. Cabe hacer referencia que hubieron muchos que sobrevivieron gracias a algún vecino turco o kurdo que no aceptaba la política de su Imperio. En tal caso, era la pena de muerte lo que les esperaba a aquellos turcos que transgredieran o dieran cobijo a algún armenio. El Imperio Otomano sumido en una vergonzosa derrota bélica llega a su fin. Los griegos, franceses, ingleses e italianos se reparten de momento, los restos del Imperio. Mientras tanto, muchos armenios se repatriaban nuevamente hacia sus hogares ancestrales, sin sospechar que con el resurgimiento de Turquía, continuaría el plan genocida. Aunque los Jóvenes Turcos son condenados a la pena de muerte por un tribunal turco, acusados de organizar y ejecutar el Genocidio contra el pueblo armenio, el mismo prometía un continuador. Mientras los Jóvenes Turcos disfrutaban de su exilio y falsa condena, el gobierno turco es tomado por la fuerza y queda en manos de Mustafá Kemal "Atatürk", quién llevará a cabo meticulosamente con el plan genocida contra el pueblo armenio hasta el año 1923.

MUSTAFÁ KEMAL, "ATATÜRK" (PADRE DE LOS TURCOS)

A los 25 años ya Mustafá Kemal obtiene el diploma de capitán de estado mayor. Su llegada a Estambul sucede en tiempos de tensión política ya que el malestar acerca del Sultán Abdul Hamid II era notorio.

Mustafá Kemal, comandante de la 19ª División del ejército turco (1915)

Es más, Kemal junto a otros jóvenes forman una asociación secreta llamada "VATAN" (patria) en la cual volcaban mediante periódicos del mismo nombre, su malestar acerca del régimen del califato otomano y la propuesta de la reforma democrática del Imperio. Kemal por poco pierde la vida al ser desbaratada la agrupación. El Imperio sufre el golpe: la insurrección de los Jóvenes Turcos se abalanza sobre Estambul, muchos armenios en ese entonces esperanzados, festejan abrazados por las calles de Estambul el advenimiento de esta agrupación.

Mustafá Kemal, "Atatürk" (Padre de los Turcos)

El triunvirato todavía no está constituido, pero el mando se concentraba en la figura de Enver Pashá, quien siempre competiría con Kemal. El Ittihad consagra a Mehmet V como Sultán simbólico más que operativo, ya que se crea un parlamento y un gabinete, en el que algunos de sus miembros eran de origen armenio. Comienzan a cometerse asesinatos en torno al aparato de poder de Abdul Hamid II. La primera guerra balcánica y la guerra ítalo-turca, constituyen en sí el desastre bélico que da comienzo a la pérdida total del territorio europeo, vale decir se asiste al principio del fin de lo que otrora fuera el gran Imperio Otomano. A comienzos de la Primera Guerra Mundial, Kemal es designado con el cargo de seguir el movimiento de las fuerzas francesas. Entre tanto, Rusia avanza por la Región del Cáucaso hasta la zona del Lago Van. El avance ruso resulta una bofetada para el ministro de guerra Enver, quién se encontró humillado y culpó de su desastre como estratega a los armenios, quienes vencieron de modo aplastante al ejército turco en la batalla de Sarí-Kamish a comienzos de 1915. Por otra parte, Enver tenía expresas directivas alemanas para empezar a construir el ferrocarril hacia Bakú; su gestión no fue para nada eficiente. A raíz de ello, éste junto al triunvirato ya constituido, habían hallado el pretexto para llevar a cabo su sistemático plan de exterminio. Talaat y Djemal, serían quienes se encargarían de consumar el plan y "cortinarlo" a los ojos de un mundo ocupado en el caos de la Primera Guerra. Cabe resaltar algo muy importante; Kemal ya se había incorporado al partido y aunque fue un miembro que no ocultaba su desagrado hacia el triunvirato, demostró su antipatía hacia la Causa Armenia. Más adelante, durante el año 1918 cuando acompañó al funcionario Bahaeddín a Alemania, al exponerle uno de los gobernadores de ese país quejándose por la situación de los armenios, éste respondió: "… Me sorprende que un gobernador alemán, un hombre de valer, haya escogido un tema semejante para conversar con vuestro aliado y a favor de los armenios, que tratan de engañar al mundo para restablecer una existencia nacional que se pierde en la noche de los tiempos. Hemos venido aquí no para hablar sobre la cuestión armenia, sino para darnos cuenta de la situación del ejército alemán, nuestro aliento y nuestro sostén…" Para entonces, los aliados arremeten sobre los Dardanelos. Es aquí lo que detonaría la historia de Kemal Atatürk, quien fue promocionado al grado de coronel y que triunfa en la costa oeste en la llamada batalla de Anafartá. Luego de la derrota de Gallipolí, los aliados se retiran cabizbajos. Kemal se encarga en semanas de recuperar parte de las proximidades del cáucaso, vale decir de las ciudades de las planicies de Mush y Bitlís, a quienes no había podido vencer Enver Pashá. Esto enfurece tanto a éste, como a las misiones americanas evangelizadoras quienes protagonizan los desmanes que ejerce el ejército turco para con la población armenia. Hay que tener en cuenta algo: con suma sagacidad, el Ittihad junto a Kemal lograron enquistar en el poder de la sociedad turca, a la casta turco-sefaradí que fueron quienes a principios de siglo, advirtieron que el pueblo armenio era el único escollo económico, social y político de toda la región. Anexar el concepto Panturánico de Ziá Gok Alp, uno de sus fervientes propagandistas, daría a entender con mayor exactitud los anhelos de aquella dirigencia: "¡Mi Atila! ¡Mi Gengis! ¡Figuras de héroes que son la gloria de mi raza! Oguz me llena el corazón. La patria de los turcos no es Turquía; ni es el Turquestán. Es una vasta y eterna región: ¡El Turán!". La Revolución Rusa de 1917 cambió sustancialmente el panorama para la Turquía-Otomana. La armenia oriental quedaba expuesta y débil ante un supuesto ataque del ejército turco. Esto le resultaba muy favorable como excusa hacia el soñado anhelo turánico. No ocurría lo mismo con la vasta zona occidental del agonizante Imperio que estaba siendo nuevamente abatida por las potencias aliadas. Llegaría el armisticio de Mudrós, que daría fin a las hostilidades contra el Imperio, o mejor dicho, con lo que quedaba de éste. Comienza el resurgimiento. Mientras Armenia vivía en plena confusión entre el surgimiento del movimiento bolchevique y la creación del SEIM transcaucásico que duró unos meses, el Imperio Otomano llegaba a su fin. Entre Rusia y Alemania se pacta el Tratado de Brest-Litovsk, donde entregan a Turquía las provincias de Ardahán, Kars y Batúm. Estos no tardan en ocuparlas, utilizando para ello la barbarie contra los ciudadanos armenios, quienes se debatieron hasta más allá de sus fuerzas.

Para entonces, el gobierno pone fin a la misión militar de Kemal en la Primera Guerra Mundial. No es de su conformidad esta decisión ya que éste imagina como las fuerzas aliadas pronto desembarcarían nuevamente sobre los Dardanelos y penetrarían por toda la región de Anatolia. Muere el Sultán Mehmet V y ocupa su lugar el último Sultán heredero de la raíz osmánica: Mehmet VI Vahdettín, quien había viajado meses antes con Atatürk a Alemania. Pronto se abrirían congresos de vertiente nacional-militar para planear el futuro del presente desastre.

Mientras tanto, el pueblo armenio resiste heroicamente en la batalla de Sardarabad; ello no impide que una pequeña parte del ejército turco llegue a Bakú y se encuentre con que las ideas de izquierda ya habían hecho gobierno allí. Más adelante, Mustafá Kemal no dudaría en coquetear con la incipiente Unión Soviética. Congresos y Asambleas se llevan a cabo mientras las fuerzas francesas se afianzan en Cilicia, las fuerzas inglesas mantienen su poderío en el norte de Irak, específicamente en la ciudad de Mosul y tanto Italia como Grecia preparan desembarcar en los Dardanelos. Todos preparan sus cubiertos para repartirse la torta del ex imperio. Miles de armenios desterrados de la zona de Cilicia se repatrian nuevamente creyendo que las nobles potencias ya estarían allí para protegerlos por siempre. El Dr. Taner Akcam bien dijo: Los militares crearon la Turquía moderna y son ellos los encargados de custodiar los tabúes e incongruencias de su historia, mediando la fuerza, claro está. Pues así empezaron ellos, primero en Amasyá, luego en Erzerum hasta el Congreso Clave: El Congreso de Sivás. Allí Kemal se hizo notar y acentuó su idea de decretar una dictadura militar para salvaguardar lo que quedaba del Imperio. Se perdió Europa, se perdió toda Siria, se estaba por perder casi toda la Anatolia y los Dardanelos. La espada tenía que volver a actuar. Se redacta y se aprueba el Pacto Nacional, con miras y fronteras delimitadas como objetivo. Cabe destacar que el Ittihad queda disuelto y condenados a muerte sus máximos representantes y burócratas, ello no era impedimento que muchos miembros de éstos, se alistaran a la rama nacionalista-militar. Las comitivas bélicas pro-kemalistas necesitaban del manejo de información de los ex Ittihad, por lo que los juicios políticos fueron disminuyendo, hasta reducirse por completo. Las fuerzas aliadas ocupan Estambul y los griegos toman Adrinópolis. El Imperio queda reducido a la Anatolia Central y a la concentración de poder emanado desde Ankara. Comenzarán las tratativas del histórico y paladín de la justicia contractual de esa época: El Tratado de Sevres, firmado en Agosto de 1920. El presidente norteamericano Woodrow Wilson proyectó una Armenia Independiente que contenía siete de sus provincias históricas, mientras que se le otorgaba a Grecia, la ciudad de Estambul y gran parte de los Dardanelos y a Italia parte de Tracia. Además, se proclamaba las ansias de libertad de un pueblo que nunca había bajado los brazos; los kurdos y el Kurdistán Libre se consagraba junto a este Tratado. Delegados turcos firman el Tratado. Mientras firmaban el tratado con la mano derecha, preparaban las bayonetas con su mano izquierda. Por ejemplo, se otorgaba a Armenia siete provincias que tenía que volver a poblar. Los aliados no se encargarían, palabras explícitas del británico Lloyd George, de seguir una guerra especialmente para el caso turco, sino que los armenios se tendrían que encargar de invadir esas tierras nuevamente. Paralelamente el ejército turco se rearmaba y empezaba su última gran ofensiva. Es más, la expedición se denominaba "Campaña a Armenia". Sería el golpe final a la cuestión de "limpiar armenios en la zona". Los armenios quienes habían vertido toda su confianza en las fuerzas aliadas, se veían desprotegidas e inmersas en la indiferencia política que les otorgaban las grandes potencias. No sería descabellado proponerle a la Standard Oil que explique sus negociados de entonces. Un gobierno pro turco-sefaradí, negociando el futuro armenio junto a la compañía anglosajona más importante de petróleo. Su fundador Rockefeller, otorgó a los refugiados armenios de ese entonces, grandes sumas de dinero. La popularidad de Wilson pronto se esfumó, lo que sumado a su enfermedad lo alejaron del tema Sevres. De ese modo Kemal y su ejército recomenzaron su ofensiva. Retomaron Marash, Hadjín, y Ourfá, entre otros pueblos. Las epopeyas de sus gentes pueblos fueron impresionantes. Lucharon hasta el último aliento. En Aintab, también se realizó una contienda con aquellos armenios que no estaban dispuestos a retirarse nuevamente de sus tierras. Los armenios ingenuamente tenían un lema: "Mère des Armeniens France notre espérance" ignorando los varios convenios que posteriormente los franceses firmarían con Ankará otorgando los protectorados de Mousá Dagh y alrededores. Atatürk se encargó de esta ciudad, a la cual rebautizaron GazyAntep, por la "brillante" (Gazy) toma del pueblo. A Kemal lo bautizan con los honores de "Gazy", por lo dicho anteriormente. El ejército turco devastó toda la armenia histórica; toma venganza en Sarí Kamish y se encarga de encarcelar o ajusticiar en masa como criminal de guerra a cualquier persona de origen armenio. Se implementa la ley de Dictadura Militar, Kemal acentúa sus fuerzas ahora hacia el oeste de Ankará. Se zambulle en Esmirna, quemando el barrio armenio y griego, y combate a las fuerzas griegas de Eleftheriós Venizelós. No triunfa, pero apuesta todo replegando sus fuerzas sobre el rió Sakariá donde espera a los griegos para el avance final. Kemal Atatürk resulta vencedor. Cuando vence, limpia el lugar, lo que equivale a dejar miles de muertos masacrados en la zona. Su ejército no es un ejército nuevo sino el mismo que utilizaba el Ittihad, que se componía por mercenarios sin disciplina alguna y menos aún escrúpulos hacia los que eran extranjeros o cristianos. Las fuerzas aliadas dan un paso al costado. Solo proyectan intereses sobre lo que sería la nueva y moderna República de Turquía, el puente que uniría a las potencias con el petróleo de Bakú. Se firma pues en 1923, el Tratado de Lausana que ratifica las fronteras de la actual Turquía gracias a la perseverancia de dirigentes, como el íntimo amigo de Kemal, Ismet Pashá, encargado de las relaciones internacionales en ese entonces.

Años atrás una revista pro-kurda preguntaba: ¿A quién pertenece Turquía? Enumeraba las etnias y pueblos que la habitaban contemporáneamente: griegos, armenios, kurdos, circasianos, nestorianos, asirios, tártaros, lazes, turcos-osmanlíes, etc. Todos ellos festejaban juntos, relata el artículo, las festividades en Soumela, Trabzon. Todos se respetaban hasta que el lema empezó a flamear luego de Lausana en 1923: "¡Turquía para los Turcos!".El 29 de Octubre de 1923 la Primera Magistratura la ocupa Mustafá Kemal Atatürk, mediante elecciones.

Lo irónico nunca se alejó de los gobiernos turco-sefaradíes, siempre preconizando hacia el mundo justicia, mientras que en su interior ofrecían una política que creaba una úlcera en la sociedad. En los Principios y Propósitos de Atatürk, su artículo 1ero, inc. 3 dice "…el respeto a los derechos humanos y a la libertad fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivo de raza, sexo, idioma o religión". Los Armenios han sido muertos y perseguidos constantemente por el ejército, los griegos del Dardanelos junto a los lazes del Póntico (Mar Negro) también, los kurdos en el gobierno de Atatürk fueron eternamente perseguidos hasta no reconocidos como tales, sino como "turcos de las montañas" y los asirios subsumidos en el olvido. No obstante, Kemal Atatürk después de su obra fatídica de destrucción mediante la fuerza, empezó a tejer una cortina para tapar el desastre que cometió con los demás pueblos que interferían con su lema "Turquía para los turcos". Esa "cortina" que aún tapa varios tabúes, consistió en occidentalizar Turquía para el mundo. Atatürk inyectó en la población el alfabeto occidental para dejar los caracteres arábigos que se utilizaban anteriormente. Transformó la sociedad admitiendo reformas en cuanto a la moda. Existe algo que tal vez pocos le perdonarán de por vida y que aún hace temblar a Turquía: la abolición del califato y los tribunales religiosos. El proyecto de Atatürk fue convertir a Turquía en un estado laico, pero a sabiendas que ello sería poco posible; ello que atenuó la efervescencia religiosa de antaño y que aún reclaman los más conservadores en Turquía. Prohibió los ritos sufíes y la práctica de los derviches islámicos y el diezmo; redactó un nuevo Código Civil que adoptó el calendario internacional. Estalló una guerra civil que duró unos meses. Hoy la crisis turca podría desatarse en cualquier momento. La dirigencia turco-sefaradí (Donmeh) enquistada desde principios de siglo pasado, se contrapone con los anhelos del pueblo turco, especialmente en el interior de Turquía. Escatimar la relación que existe entre Israel-Turquía-Estados Unidos, fundamentaría uno de los más profundos tabúes turcos. Además, el adiestramiento israelí al ejército Azerí (Azerbaiján) en la contienda contra los armenios en el enclave de Nagorno-Karabagh, también tendría que ser tomado en cuenta agregando el origen turco-sefaradí del presidente Alyev. No es errado relacionar que los tártaros de origen khazar (imperio hebreo del cáucaso norte), que habitaban Turquía no fueron perseguidos por Atatürk. Los relatores especiales que designa la ONU en materia de "Protección de Minorías Religiosas en Turquía", reportan que sólo el Rabinato es el que posee personería jurídica en la república, no así los Patriarcados Armenio y Griego. Un antropólogo alemán de principios de siglo pasado sacó una inteligente conclusión: el armenio o cristiano siempre fue consejero del Sultán, el que siendo osmanlí, no poseía grandes habilidades comerciales o estratégicas. No así el judío-islamizado quien reemplazaría al osmanlí y al armenio a la vez. Para terminar su obra se dedicó a limpiar y desconectarse con el pasado otomano. Los turcos adoptaron como propios monumentos de todo tipo y origen. Pagaron y siguen pagando a profesionales de prestigio para desviar la historia de los pueblos que habitaron Turquía hace miles de años. Prohibió el uso del fez, que fue y será el símbolo del típico dirigente otomano de esa época. Hoy Turquía tiene una grave crisis institucional y económica gracias a la corrupción dirigencial. Las bases americanas en Erzerum y los futuros oleoductos mantienen este país, que posee enemigos en todas sus fronteras. Kemal Atatürk fallece en Estambul el 10 de Noviembre de 1938 dejándole a la "refundada y moderna" República de Turquía, una nefasta carga: ser el Estado que directamente debe responder por el genocidio de un millón y medio de armenios.

EL GENOCIDIO ARMENIO AÑO POR AÑO

1812
Grecia se declara independiente del Imperio Otomano.

1855
Las grandes potencias (Inglaterra, Prusia y Francia) obtienen del Sultán diversas concesiones y monopolios comerciales, acentuando de este modo Turquía su dependencia económica de Europa.

1856
En el Congreso de París, Inglaterra, Francia, Rusia, Austria y Cerdeña admiten al Imperio Otomano en el concierto europeo, aceptando el sangriento estilo de conducción del Imperio por parte del Sultán.

1860
Tras una insurrección árabe en Siria, se concede una Constitución especial para el Líbano.

1862
En Agosto, un total de "bahibozuk" (tropas irregulares turcas) rodean al heroico Zeitún, motivando la resistencia de su población armenia.

1864
El Sultán reconoce parcialmente mediante edictos emanados por el Sultán la autonomía de Zeitún, tras la contundente resistencia de aquel pueblo.

1865
Los armenios de Charsandjak, que sufrieron varios ataques a causa de las hordas de pillaje y saqueo kurdas, resisten la opresión turca.

1866
Se produce el levantamiento de los griegos en Creta.

1867
En París y Londres se fundó la primera organización política del país, la "Joven Turquía" en apoyo a un programa del príncipe Mustafá, para "derrocar al régimen que oprime al Imperio Otomano". Sería éste el origen del Comité Unión y Progreso, como desprendimiento de los "Jóvenes Turcos" quienes finalmente organizarían el plan genocida de 1915.

1875
Se lleva a cabo la insurrección contra los turcos en Bosnia y Herzegovina.

1876
El diputado y varias veces Primer Ministro británico William Gladstone publica un folleto titulado "Los horrores de los turcos contra los búlgaros y la Cuestión de Oriente".

1878
El Congreso de Berlín, presidido por Bismarck, se reúne entre los meses de junio y julio para revisar las cláusulas del Tratado de San Stéfano. Rusia renuncia a la anexión de casi todos los territorios ocupados, recibiendo a cambio Kars y Batúm. Rumania, Serbia y Montenegro son declarados independientes. El artículo 16 del tratado de San Stéfano que había aceptado algunos de los reclamos armenios, se transforma en el artículo 61, que desconoce tal reconocimiento. La Cuestión Armenia se trata por primera vez internacionalmente. La Iglesia Armenia, las organizaciones y los futuros partidos políticos que se afirmarían en la década siguiente, luchan por su constante promoción. Aparecen las novelas romántico-revolucionarias de Hagop Melik Hagopian (Raffí) y la prédica de Krikor Ardzruní.

Los turcos venden Chipre a los ingleses.

1891
El Sultán Abdul Hamid II crea los escuadrones de exterminio de los armenios llamados con el nombre de "Hamidiyé", formados por irregulares kurdos. Los jefes y los soldados reciben salario, armas y las pertenencias armenias que eventualmente solían saquear. Participan directamente en las masacres de 1894 -1896, ordenadas por el Sultán de turno.

1894-96
Abdul Hamid II es bautizado, por el ex-ministro William Gladstone, como el Sultán Rojo. Hamid causa la muerte de más de 300.000 víctimas armenias en toda la región de Anatolia. En mayo se suceden los enfrentamientos turcos contra los griegos en la isla de Creta.

1905
El 29 de Mayo las milicias turco-tártaras masacran a la población armenia en Najicheván. Se suceden las masacres en Bakú y Karabaj.

1908
Se proclama con la revolución de los Jóvenes Turcos la nueva Carta Magna, estableciendo la monarquía constitucional de manera pacífica. El nuevo gobierno promete la igualdad entre sus súbditos, libertad de conciencia, de palabra, de prensa, de reunión y de libre circulación. Se concede representación parlamentaria a los armenios en proporción a su número.

1909
El 13 de abril estalla un movimiento contrarrevolucionario. Los dirigentes del partido de los Jóvenes Turcos se refugian en zonas aledañas a Estambul. Muchos armenios esperanzados en el nuevo régimen les brindan ayuda. El 24 de Abril (Fecha Emblemática) arriban a Estambul y el 26 deponen al Sultán Abdul Hamid. El trono es ocupado por su hermano Mohamed V (Mehmet V / 1909-1915).

Simultáneamente se organizan las masacres de Adaná y otras ciudades. Aunque es atribuido a grupos retrógrados, los miembros del partido "Unión y Progreso" (Ittihad ve Terakkí - Jóvenes Turcos) participan del mismo. La política de los llegados al poder no se difiere en nada de las de sus predecesores. 30.000 armenios y algunos misioneros norteamericanos fueron las víctimas.

La rebelión de los árabes en Yemen, es ahogada en sangre.

1910
Se lleva a cabo un congreso secreto de los Jóvenes Turcos en Salónica. Taleat, Ministro del Interior, sintetiza el pensamiento de la organización en la afirmación del panturquismo, recurriendo al "exterminio de los disidentes".

1911
Nuevo congreso del Comité Unión y Progreso, donde se afirma el racismo y la alineación con las potencias centrales: Alemania y Austria-Hungría.

1912
Los diputados armenios del nuevo Parlamento Otomano y el Patriarcado Armenio de Constantinopla, solicitan al gobierno las reformas convenidas pero el mismo las rechaza. La demanda es promovida por todas las organizaciones políticas, sociales y benéficas.

1913
Se efectúa el "Congreso Panturánico" en Bayazid, presidido por Enver, donde se coordina el terrorismo de estado con la acción de los grupos que actúan en el Imperio zarista.

El 23 de enero los Jóvenes Turcos dan un golpe de Estado y el poder se concentra en Taleat, Ministro del Interior; Enver Ministro de Guerra y Djemal Ministro de Marina, formando de tal modo el siniestro triunvirato que lanzaría el gran plan sistemático de genocidio desde el 24 de Abril de 1915.

El 19 de diciembre el "Evening News" de Londres publica que "los Jóvenes Turcos, en su conferencia secreta en Salónica han decidido…exterminar a todos los elementos no turcos del Imperio".

Según las reformas prometidas por Turquía, se acepta dividir las provincias de Armenia en dos unidades administrativas. Cada una de ellas tendría una Asamblea Nacional y sería gobernada por un inspector general de origen europeo.

Durante la ocupación de Tracia oriental por parte del ejército turco, tienen lugar nuevas masacres de más de 15.000 ciudadanos griegos.

1914
El 8 de febrero el Imperio Otomano acepta el proyecto de reformas. Se designan dos inspectores europeos: un holandés y un noruego, confirmados por el Sultán.

El 25 de mayo, el Patriarca Ecuménico (Ortodoxo) protesta contra la persecución de los cristianos.

En julio llegan los inspectores de origen armenio para las provincias armenias a Estambul (Constantinopla).

También en julio, el gobierno turco crea "batallones de trabajo" para el exterminio de los súbditos cristianos.

El 31 de octubre el Imperio Turco-Otomano entra en la Primera Guerra Mundial, aprovechando esa circunstancia para suspender las reformas a llevarse a cabo en las provincias armenias.

1915
El 26 de enero en el "Osmanischer Lloyd" (diario alemán de Constantinopla) se publica una carta de Enver Pashá dirigida al entonces Primado de Koniá y luego primer Primado de Sudamérica, Monseñor Karekín Khatchadurian, para "presentar a la Nación Armenia -cuya fidelidad al gobierno imperial es conocida- la expresión de mi satisfacción y reconocimiento". Turquía paga la lealtad armenia con la traición a sus ciudadanos; en las zonas ocupadas por las tropas turcas, las poblaciones de origen armenia, griega y siríaca son saqueadas y aniquiladas. (Del Tomo III de "La Cuestión Armenia y las Relaciones Internacionales", del Dr. Pascual C. Ohanian).

La Suprema Corte de Justicia de la República Argentina se hace eco de la demanda de Rodolfo Bobrik, Cónsul General del Imperio Alemán, contra el Emir Emín Arslán, Cónsul General de Turquía, pidiéndole la entrega de los bienes consulares, a pedido del gobierno turco. El Cónsul Arslán, de origen druso y cultura árabe, siendo uno de los fundadores del Comité de los Jóvenes Turcos, y desde su revista "La Nota" y sus artículos en la prensa argentina, critica al régimen de Constantinopla, denunciando los crímenes contra los armenios y las demás minorías.

El 2 de febrero, el Ministro del Interior turco Taleat es recibido por el Embajador alemán Wagenheim, a quien le explica las medidas a tomar contra la Nación Armenia, pidiéndole que Alemania no las dificulte.

El 12 de febrero comienzan a desarmar a los soldados armenios del Ejército turco, a despedir de sus puestos a altos funcionarios del mismo origen, a apresar a altos oficiales y a conformar las "fuerzas especiales", que tendrían a su cargo la parte operativa del genocidio en ciernes.

El 14 de febrero, el Comité Central del Partido de los Jóvenes Turcos se reúne en la sede Osmaniyé, con la presidencia de Taleat y de Zía Gökalp y adopta la resolución definitiva respecto de la instrumentación del Genocidio, designándose unTriunvirato como Comité Ejecutivo Supremo, integrado por el Ministro de Educación Shiukrí y los Dres. Nazém y Behaeddín Shakír, para la supervisión general del plan de exterminio. Ese mismo día del inicio de la reunión, las autoridades militares deportan a unos 1.600 jóvenes de Dörtyol (Chors Marzbank), para trabajar en forma forzada en la construcción de caminos.

El 18 de febrero, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, William J. Bryan, le reclama al Embajador de su país ante el Imperio Otomano, Henry Morgenthau, que intente la obtención de un decreto del gobierno turco dirigido a las autoridades de Palestina y Siria, en el sentido que ellos sean considerados responsables por las vidas de judíos y cristianos en el caso que hubiera saqueos. Ese mismo día se firman las órdenes secretas para el exterminio de los armenios, dirigidas a los enviados especiales de todas las provincias del Imperio.

El 19 de febrero se integran las "formaciones especiales", con asesinos y homicidas liberados de las cárceles. Su primera misión es la de matar a los soldados armenios de Erzerúm, a mediados del mes de mayo.

El 20 de febrero, en una entrevista concedida por Taleat al embajador estadounidense Morgenthau, le asegura que ningún peligro amenaza a los armenios y a los judíos, que "están bien protegidos".

El 1º de marzo se disuelve el Parlamento Otomano, para no contar con controles o posible oposición a la política racista del gobierno.

El 31 de marzo el Ministro de Guerra Enver, prohíbe la edición del periódico armenio de la Federación Revolucionaria Armenia "Azadamard".

Al día siguiente del asesinato del político armenio Ishján, en el pueblo de Hiró, los turcos y kurdos atacan el pueblo de Tagh. El mismo 4 de abril toda la comarca de Shadaj inicia una heroica resistencia de cuarenta días, que concluye exitosamente el 10 de mayo, ante la huída de los turcos frente a la ofensiva rusa.

El 8 de abril se inicia la deportación y exilio de los armenios en la zona de Zeitún. Ese mismo día, en una entrevista con el Patriarca Zavén, el Ministro Taleat le asegura que el gobierno no ejecutaba ninguna política especial para los armenios. El mismo día Taleat, ordena al Ejército el desarme general de los soldados armenios.

El 20 de abril se inicia la resistencia en el Aikesdán (Area de Quintas) y en el Kaghakamech (Zona Urbana) de la ciudad de Van, una independiente de la otra. La población armenia soporta el asedio hasta el día 16 de mayo, cuando entra el Ejército ruso.

El 23 de abril se reúne en el Patriarcado Armenio de Constantinopla la cúpula comunitaria, la mesa interpartidaria y los legisladores armenios, para analizar las terribles noticias llegadas de las provincias armenias. Se acepta la propuesta del Diputado KrikorZohrab, de presentar un memorándum al gobierno, solicitándole el cambio de su política respecto de los armenios. Zohrab había redactado dos notas de protesta, había mantenido varias entrevistas con el Ministro del Interior Taleat y como respuesta, es: "deportado a Diarbekir" como forma encubierta de su asesinato, junto a otro intelectual, Vartkés, el 6 de julio.

El sábado 24 de Abril (según el antiguo calendario juliano, 11 de abril), víspera de la Pascua de Resurrección, al mediodía cumpliendo órdenes ilegales, con listados preparados en forma detallada, el gobierno de los Jóvenes Turcos hace detener y deportar -al día siguiente- a los máximos líderes religiosos, políticos, intelectuales, gente de la cultura de la nación armenia: tras pasar una noche en la cárcel de Mehder-Hané, son diseminados hacia diversos puntos del país, donde son esperados para ser asesinados, mediante falsos enjuiciamientos.
Las detenciones suceden durante todo un mes: 196 escritores, 168 pintores, 575 músicos, compositores, intérpretes y bailarines, 336 médicos, farmacéuticos y odontólogos, 176 docentes y profesores, 160 abogados, 62 arquitectos, 64 actores, etc.

El 26 de abril, el Patriarca Zavén se entrevista con el Premier turco Said Halim y luego con Taleat, quienes le confirman las garantías para la Nación Armenia y que las medidas adoptadas son sólo contra los militantes de los partidos políticos.

El 27 de abril, el Embajador de los Estados Unidos, Henry Morgenthau, envía un informe a su gobierno, caracterizando las detenciones y deportaciones como una gran acción contra las minorías de parte del gobierno turco.

El 16 de mayo se redacta un Estatuto por el cual se ordena la apropiación de los bienes que habían sido obligados a abandonar los ciudadanos otomanos de origen armenio, bajo amenaza de muerte.

El 22 de mayo se realiza, en la sede central del Partido de los Jóvenes Turcos, la reunión general informativa de las "fuerzas especiales". Taleat presenta un detallado informe de la marcha del plan genocida, de cómo apropiarse de los bienes de los armenios y repoblar las ciudades "desarmenizadas". Al día siguiente se ordenan las partidas extras para los gastos operativos.

El 24 de mayo, las potencias aliadas presentan por nota al gobierno turco-otomano un memorandum en el que lo hacen responsable de los crímenes. La Sublime Puerta niega las masacres, diciendo que "es producto de la imaginación de la Entente contra el lmperio Otomano". Al día siguiente, el Dr. Behaeddín Shakír emite una comunicación ordenando el aniquilamiento total de los armenios, empezando por los más destacados.

El 1º de junio comienza la epopeya de Shabín Karahisar, que concluyó el día 23 del mismo mes.

El 15 de junio son colgados en la Plaza Sultán Bayaceto, veinte jefes del Partido Político Armenio Hnchakián. El mismo día son ahorcados otros doce armenios en diversos sitios de Cilicia y doce más en Cesárea (Kayseri).

El 1º de julio son asesinados armenios y sirios en Medzpín, Tel Ermení y Mardín.

En una carta enviada el 13 de julio al Primado de Bulgaria, el Patriarca Zavén le plantea nuevamente el desastre armenio, pidiéndole que solicite la solidaridad de las potencias neutrales y la movilización del mundo, para salvar por lo menos al resto de los sobrevivientes.

El 18 de julio comienza la autodefensa de Sasún, ante el ataque del Ejército turco.

El 19 de julio, en una entrevista con el Embajador Morgenthau, Taleat lo reconvina acerca de su actividad en favor de los armenios y le anunció nuevas masacres.

El 21 de julio, Boghós Nubar, nombrado presidente de la Delegación Nacional Armenia por el Patriarca Kevork V y fundador de la Unión General Armenia de Beneficencia, informa al Primado de Bulgaria de la presentación de un informe al Rey de Italia y al Presidente de Estados Unidos, quienes no logran nada de Turquía. El mismo informe es presentado a las autoridades inglesas, francesas y rusas.

El 30 de julio llega la orden de deportación a las seis aldeas armenias ubicadas en las cercanías del Monte de Moisés (Musá Dagh). La población resuelve resistir, por lo que encara la epopeya conocida como "los cuarenta días del Musa Dagh", hasta que el 14 de septiembre son rescatados por una nave de guerra francesa. Por otra parte, el gobierno turco se dedica a sacar los libros de circulación permanentemente, ejerció presión sobre la empresa de cine estadounidense Metro Goldwyn Mayer, para que evitar su filmación en 1935, censura y prohibición que son logradas gracias a la presión ejercida por el Departamento de Estado norteamericano.

El 1º de agosto se inicia, en las laderas del Monte Ak Dagh, la autodefensa de los pueblos de Chat, Eilendjé y Kum Kuyú, hasta 1919.

El 6 de agosto se inicia la corta autodefensa de Fendeyak, cerca de Marash.

El 24 de agosto Taleat ordena transferir los colegios de la comunidad armenia al Ministerio de Educación de Turquía.

El 2 de septiembre el gobierno turco explica porqué había decidido como destino final de las caravanas y campo de exterminio el desierto de Deir El-Zor y la creación de brigadas de mano de obra esclava para el gobierno y el Ejército de Turquía.

El 16 de septiembre, el Papa Benedicto XV recibe a Monseñor Kojunian, representante de los armenios católicos ante el Vaticano, quien le informa la terrible persecución sufrida por los armenios. Días después, el Santo Padre remite al Sultán Mohamed V un pedido autógrafo de generosidad y piedad para el pueblo armenio, invocando al Altísimo. Un pedido semejante del príncipe heredero Abdul Mejid, realizado días después, es respondido así: "¿Qué puedo hacer? Le he hablado a Taleat pero no me hace caso". En la respuesta del Sultán al Papa, se repiten las tergiversaciones de la Cancillería turca.

El 3 de octubre, Taleat informa a las autoridades civiles que los asesinos de los armenios quedarían libres de toda acción judicial, porque "servían a los objetivos procurados por el gobierno, haciéndolos realidad".

El 14 de octubre, el Departamento de Estado norteamericano declara que Turquía ha faltado a la promesa de no deportar armenios católicos o protestantes, información ratificada por el Embajador Morgenthau.

El 15 de octubre, el Catolicós Sahag Jabaían, de la Gran Casa de Cilicia, quien había sido deportado de la Santa Sede de Sís a Alepo, es obligado, nuevamente, a partir al exilio. Por una circular ministerial del 5 de noviembre, Taleat ordena a las autoridades locales el asesinato de los niños armenios adoptados por las familias turcas.

El 27 de noviembre Lord Bryce publica un artículo con nuevos detalles acerca de las atrocidades de los turcos, con las últimas informaciones recabadas por el Reino Unido.

El 29 de noviembre comienza la heroica autodefensa de Urfá (Hetesia), que se extiende hasta el 23 de octubre.

En un telegrama remitido a Alepo el 17 de diciembre, se ordena que los armenios que aceptaran la religión islámica sean reconocidos como tales luego de haber llegado al punto del destino final de las caravanas de deportación.

1916
El Embajador alemán Wolf-Meternich propone a su gobierno el 14 de febrero honrar a Taleat con la Condecoración en Primer Grado del Aguila Roja Prusiana, por ser "el más influyente ministro de la Sublime Puerta y el convencido defensor de la alianza turco-alemana", como así también "el más activo, junto a Enver y Halil, dentro del Partido de los Jóvenes Turcos".

El 17 de marzo se realizan grandes matanzas en los campos de concentración de Ras-ul-ain (50.000) y Deir El-Zor (200.000), hacia donde se dirigían las caravanas de deportados.

Mediante un decreto del 10 de agosto, el gobierno turco anula los Patriarcados de Jerusalen y de Constantinopla el que es clausurado, conservando únicamente el Catolicosado de Cilicia, pero con sede en Jerusalén.

El 22 de agosto, el Patriarca Zavén de Constantinopla es deportado a Bagdad.

El 9 de septiembre, el Embajador turco en Berlín Hakken Pashá, solicita sacar de circulación en Alemania el "Informe Secreto" acerca del Genocidio que había sido editado por J. Lepsius.

El 28 de septiembre, en una reunión realizada en Constantinopla por el Partido de los Jóvenes Turcos, se encuentra como "recta y justa" la política llevada acabo por la conducción partidaria. El mismo día se crea un Banco con el dinero robado a los armenios.

Gracias a Marzbed y a otros revolucionarios de la Federación Revolucionaria Armenia, se organiza una vía de escape de los sobrevivientes desde Deir-El-Zor hacia Alepo, por ferrocarril.

El 7 de noviembre, en respuesta a una carta del Senador Louis Martin, el Premier francés Aristide Briand declara que "cuando llegue el momento de la justa reparación, el gobierno francés no va a olvidar la dolorosa situación del pueblo armenio y de acuerdo con sus aliados, va a adoptar las medidas necesarias para asegurarle una vida de paz y progreso".

El general alemán Liman von Sanders, Comandante General del V Cuerpo del Ejército otomano, informa al Gobernador de Esmirna que las deportaciones masivas de los armenios ponen en peligro la seguridad militar del V Cuerpo del Ejército y que si la policía intenta deportar a los armenios durante el período de su comandancia, él tendrá que usar la fuerza militar contra ellos, para impedir la operación. Cuando el Gobernador le responde que quien firmaba la orden era Taleat, von Sanders reitera su objeción y sugiere que pidiese una nueva contraorden del gobierno.

En una reunión entre Boghós Nubar y George Picot en la Embajada francesa de Londres, luego de crearse una brigada de voluntarios armenios que actuaría en el Ejército francés -para liberar los territorios armenios ocupados por Turquía-, se crea la Legión Oriental, que en diciembre de 1918 pasa a llamarse Legión Armenia.

1917
El 27 de febrero son deportados al desierto por orden del Gobernador local, los exiliados armenios y los prisioneros de guerra que se encontraban en Bagdad.

Durante el análisis del presupuesto otomano del año 1917, en su discurso ante el gabinete, el Ministro de Hacienda estima en 7.900.000 moneda oro "lo obtenido por medio del Ejército de los cuales sólo corresponden 1.900.000 a lo recaudado de acuerdo a las leyes, alcanzando lo ingresado ilegalmente a 6.000.000... aunque estoy convencido que es sólo un cuarto del monto real". Eso da una idea de lo robado a los armenios y de cuánto era para el Estado y cuánto para sus funcionarios.

El 28 de agosto, en una audiencia concedida a los dirigentes de la Sociedad Misionera y Benéfica Alemana, el criminal turco Djemal les declara que "el gobierno turco había obrado contra los armenios no porque eran cristianos, sino porque eran armenios y por haber puesto en peligro la existencia del estado otomano"

El 23 de octubre, el Ministerio del Interior turco le exige a la Superintendencia Ferroviaria de Alepo que le informara la nómina de los armenios que trabajaban en las estaciones de ese tramo, estableciendo -por una encuesta- sus identidades, la cantidad de parientes, etc. Los armenios utilizan ese camino para escapar del Genocidio.

1918
El 8 de enero, el Presidente estadounidense Wilson declara sus famosos catorce puntos para el establecimiento de la paz, cuyo párrafo doce menciona que "en los actuales territorios turcos se garantizará una soberanía segura, pero a las otras naciones que se encuentran ahora bajo dominación turca se les garantizará total seguridad para sus vidas y la posibilidad de un desarrollo autónomo".

El 28 de febrero, el Ministro de Guerra Enver ordena aniquilar a todos sus súbditos de nacionalidad armenia que se encontraran en sus fronteras, que tuvieran más de cinco años de edad, fusilar en lugares recónditos a los soldados armenios y apresar a los oficiales de la misma nacionalidad, hasta nueva orden.

El 18 de marzo comienza a actuar en Bakú la Brigada Salvaje tártara, al servicio del panturquismo, asesinando en corto tiempo a unos 30.000 armenios.

Halil, tío paterno de Enver, ocupó Kantzag el 20 de junio, desde donde inicia con su ejército las matanzas de los armenios de Karabagh.

El 11 de julio, los sobrevivientes del genocidio de la región de Meziré-Jarpert, quienes habían vuelto a sus hogares, son fusilados por el Ejército turco a orillas del río Arazaní.

Por invitación del Partido turco-azerí "Musavat", Nurí Pashá (cuñado de Enver) invade y sitia Bakú, que se encontraba bajo el mando conjunto ruso-armenio. Luego de cuatro meses de asedio, el 15 de septiembre la ciudad cae en manos de turcos y tártaros.

Tiene lugar en Palestina la decisiva batalla de Arará contra las fuerzas turco-germanas. El 19 de septiembre, el contingente armenio-francés tomó 25.000 prisioneros de guerra y 250 cañones. Son notables los actos de heroísmo de los voluntarios armenios en pro de la liberación de Palestina.

El 14 de octubre, el gobierno de Ahmet Izzet Pashá, que reemplaza al de Enver, solicita el armisticio con las naciones aliadas y el 24 de octubre los turcos comienzan a retirarse del Cáucaso, hacia las fronteras establecidas oportunamente en 1914.

Cuatro días después de la caída del gabinete de Taleat Pashá, el gobierno turco autoriza, el 24 de octubre, el retorno de los armenios a sus hogares. El 26 de octubre se firma en Constantinopla, un acuerdo entre el gabinete turco y la delegación de la República de Armenia, por el cual los turcos prometen restituir los territorios ocupados y retirarse de los límites fijados por el Tratado de Brest-Litovsk.

En una reunión urgente realizada en la tarde del 1º de noviembre, en vísperas de su fuga a Alemania, Taleat reitera ante el organismo central del Partido de los Jóvenes Turcos sus falsos argumentos para el Genocidio y declara disuelto ese partido. Dos días después, los dirigentes de segunda línea lo refundan bajo el nombre de Partido Teyediud.

El 4 de noviembre, el Parlamento del Imperio Otomano resuelve someter a juicio marcial a los responsables del Partido de los Jóvenes Turcos por el Genocidio.

Se crea una comisión investigadora presidida por el Gobernador de Paghesh. El 23 y el 26 de noviembre, Kiazím Pashá preside un Tribunal Militar para Enver y Djemal.

Según el diario turco "Yenigün" del 9 de diciembre, Alemania se niega a entregar a Taleat para ser juzgado por las autoridades turcas.

Mediante un telegrama remitido a Constantinopla el 14 de diciembre por el Gobernador de Erzerum, se informa la comprobación de los crímenes cometidos por Behaeddín Shakir en la región, mediante los kurdos traídos de Dersim.

El 16 de diciembre se emite un decreto por el cual serían investigados los ejecutores de crueldades, matanzas y deportaciones contra los armenios.

El 25 de diciembre, el gobierno de Constantinopla promulga una ley por la cual se anuncia el inicio de causas judiciales contra los responsables de las deportaciones cometidas durante los años 1915 - 1918.

Por iniciativa del Gobernador turco de Dörtyol, el 29 de diciembre se realiza una reunión especial con el fin de armar a los irregulares de la región, para perseguir a los armenios retornados a sus hogares en la región de Cilicia.

1919
El 1º de enero Enver y Djemal son expulsados del Ejército otomano y en ausencia, el veredicto es ratificado por el Premier Tevfik y el Ministro de Guerra Djevad.
El 5 de enero, en la gran iglesia griega Santísima Trinidad del Barrio de Pera, en la Capital del Imperio Otomano, se oficia una gran misa de requiem en homenaje a las víctimas de las masacres armenias de los años 1914-1918.

El 2 de febrero el gobierno confisca algunos bienes sin gran valor, de los Jóvenes Turcos. El manejo real de la financiación del Genocidio se había hecho desde cuentas particulares. Un documento demuestra que sólo en un mes de 1921 se habían distribuido, para diez criminales que se encontraban en Alemania, unos 115.000 marcos.

Durante el mes de febrero se reúne una Conferencia Panarmenia en Paris, que cuenta con la presencia de los delegados de las comunidades de Turquía, Persia, Siria, Egipto y Estados Unidos. En dicho encuentro se elabora un memorandum de las reivindicaciones armenias, se evalúan los daños sufridos y se constituye una comisión para la redacción de un status para el nuevo Estado.

Según una orden impartida desde Koniá, los turcos organizan una gran rebelión contra los franceses. Los jefes turcos emiten una declaración el 21 de febrero, en la que proponen saquear a los armenios, mientras esperaban a Enver (quien nunca llegó). "Ayúdenlo y maten a todos los cristianos, sin fljarse en mujeres ni niños".

El 22 de febrero los nacionalistas turcos ocupan la ciudad de Marash, realizando nuevos crímenes.

El 28 de febrero, los kemalistas realizan una matanza de armenios en la ciudad de Alepo.

Según el diario turco "Yenigün", se inician juicios contra 93 dirigentes de los Jóvenes Turcos, acusados de responsabilidad por el Genocidio contra el pueblo armenio.

En Ghalatá (un barrio de Constantinopla) se realiza el día 21 de marzo, una gran reunión panarmenia, en donde hacen uso de la palabra oradores de las comunidades armenias católicas, evangélicas y apostólicas, haciendo hincapié en la necesidad de la realización de un trabajo coordinado y unitario, con el objeto de encarar la solución de las consecuencias derivadas del Genocidio.

El 30 de marzo, desde Karabagh llega un pedido de ayuda, para lograr que las autoridades inglesas de Constantinopla influencien sobre las autoridades inglesas de Bakú, para que abandonaran su acción pro-turca y fueran -por lo menos- imparciales.

El 2 de abril, el Ministerio del Interior turco presenta ante el Tribunal que juzgaba a los criminales del Genocidio, los documentos relativos a los años 1915-1917.

El 6 de abril el Comandante francés de Cilicia Coronel Bremond, publica una declaración por la cual deberían entregarse en un plazo de dos meses los bienes muebles e inmuebles de los armenios que habían sido apropiados por los turcos desde el año 1915.

El 8 de abril, el Tribunal Militar de Yozgad condena a muerte al Gobernador de la ciudad de Boghazlian y a su delegado, por los crímenes cometidos durante las deportaciones a los armenios.

El 12 de abril el Tribunal Militar resuelve en Constantinopla, someter a juicio a la mayoría de los integrantes del gabinete de los Jóvenes Turcos.

El 24 de Abril, en la iglesia de la SantísimaTrinidad del Barrio de Pera, se realiza un funeral en memoria de las victimas del Genocidio, con la "Misa a cuatro voces" del Padre Gomidás. En su homilía, el Patriarca Zavén -quien había retornado del exilio-, dice que "todos los mártires armenios son como los granos de trigo, que desde la tierra van a dar sus brotes y multitud de espigas".

Mapa del Genocidio Armenio

Fotos del Genocidio Armenio: Aquí y GenocidioArmenio.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a toda responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)