Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 4 de octubre de 2021

CUÁNDO Y CÓMO APLICA BÍBLICAMENTE LA DESOBEDIENCIA CIVIL

Por Daniel Mann para MANN’S WORD.  Traducción e imagen propia. Versos bíblicos tomados de la versión de Mons. Félix Torres Amat.
    
   
¿Cuándo es permitida bíblicamente la desobediencia civil? ¿Cuándo es requerida bíblicamente? ¿Qué forma debería tener? La Escritura ofrece distintos consejos sobre estas cuestiones. Por un lado, tenemos que obedecer a nuestras autoridades gobernantes:
«Estad, pues, sumisos a toda humana criatura que se halle constituida sobre vosotros, y esto por respeto a Dios, ya sea el rey, como que está sobre todos; ya a los gobernadores, como puestos por él para castigo de los malhechores, y alabanza y premio de los buenos; pues ésta es la voluntad de Dios, que obrando bien tapéis la boca a la ignorancia de los hombres necios e insensatos» (1.ª de Pedro 2, 13-15)
Con todo, claramente hay excepciones a esta regla. Si sus mandatos contradicen los de Dios, debemos obedecer a Dios antes que al gobierno. Cuando los Apóstoles fueron puestos en custodia, el Sanedrín les prohibió hablar de Jesús. Sin embargo, Pedro y Juan replicaron firmemente:
«Juzgad vosotros si en la presencia de Dios es justo el obedeceros a vosotros antes que a Dios; porque nosotros no podemos menos de hablar lo que hemos visto y oído» (Hechos 4, 19-20; 5, 29)
Obedecer a Dios antes que al hombre es un principio con apoyo bíblico firme y consistente. Fúa y Séfora, parteras hebreas, fueron compiladas por sus amos egipcios para que mataran a todos los bebés varones hebreos, pero ellas no lo hicieron y mintieron a los egipcios al no hacerlo. Consecuentemente, Dios las recompensó por su desobediencia (Éxodo 1, 15-21).
  
Entonces, ¿se justifica mentir? Tal vez como evitar un pecado mayor, como no decirle a los nacionalsocialistas que no se están escondiendo judíos, lo que llevaría a su asesinato.
   
Tal vez contrarrestar los pecados mayores, por ejemplo, el asesinato, justificaría actos mayores de desobediencia civil:
«Procura salvar a los justos que son condenados a muerte, y haz lo posible por librar a los inocentes que van a ser arrastrados al suplicio. Si dijeres: “no alcanza a ello mis fuerzas”, sábete que aquel que ve los corazones, lo conoce bien; y nada se le pasa por alto al salvador de tu alma, el cual ha de remunerar al hombre según sus obras» (Proverbios 24, 11-12).
Estos versos nos llevan a un paso más allá. La desobediencia civil no solo es permisible, sino que a veces es obligatoria. Un feligrés dijo escuchar el llanto de los judíos mientras los vagones de ganado seguían su camino a los campos de concentración. La iglesia simplemente cantó más fuerte. ¿Dios les pediría cuenta por su “silencio”? Los versos arriba nos darían un “Sí” enfático.
   
¿Qué dirá esto sobre nuestro silencio relativo ante la clínica de abortos del vecindario? ¿Qué diremos a las feministas y políticos que incluso celebran el asesinato de los no nacidos?
  
¿Cuán lejos nos llevará la desobediencia civil? ¿Encontraremos un entendimiento escritural tras el cual la Iglesia puede marchar? Ahora estoy orando sobre moderar esta discusión con un pánel de cristianos. ¡Por favor uníos a mí en oración sobre este asunto difícil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)