Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 8 de octubre de 2018

NOVENA EN HONOR A SANTA MARGARITA MARÍA DE ALACOQUE

Adaptación de la Novena dispuesta por un sacerdote de la Diócesis de León (Guanajuato), la cual Mons. Tomás Barón y Morales, Obispo de León, aprobó mediante decreto del 4 de Octubre de 1886, y concedió 40 días de Indulgencia por cada oración que la compone.
  
NOVENA EN HONOR A SANTA MARGARITA MARÍA DE ALACOQUE
  
  
Por la señal ✠ de la santa Cruz; de nuestros ✠ enemigos líbranos, Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
ACTO DE CONTRICIÓN (Tomado de diversos escritos de Santa Margarita María)
¡Dios mío! Al considerarme tan pecador, tan mezquino y despreciable, me admiro con frecuencia de que la tierra no se abra bajo de mis pies para tragarme a causa de mis grandes pecados, que no me dejarían esperar más que castigos, si Vos no fueseis tan misericordioso. ¡Tened piedad, tened piedad de mí, Señor! ¿No sois omnipotente para curarme, Vos, que sois el remedio soberano de todos mis males? Yo espero que vuestro divino Corazón sea para mí una fuente inagotable de misericordia. Yo os amo, y quiero amaros sobre todas las cosas, y con todas mis fuerzas y potencias; detestando todo pecado, y esperando que puesto que soy todo vuestro, por haberme dado la vida en la Cruz, a costa de tantos dolores, tendréis piedad de mi flaqueza y miseria, y no permitiréis que me pierda. Bien veis, Señor, que yo no tengo con qué pagaros; consiento en que me arrojéis a una prisión, con tal que ella sea en vuestro Sagrado Corazón; y cuando yo esté allí, tenedme bien cautivo, ligado con las cadenas de vuestro amor, hasta que os haya pagado todo lo que os debo; y como esto no lo podré hacer jamás, así también, deseo no salir nunca de esa prisión. Amén.
   
ORACIÓN INICIAL - PARA TODOS LOS DÍAS DE LA NOVENA
Adorable Trinidad, os damos gracias por todos los favores con que os dignasteis enriquecer a vuestra sierva la Bienaventurada Margarita María, y por intercesión de la misma os pedimos las gracias que deseamos conseguir en esta Novena.
  
Padre Eterno, yo os ofrezco el Corazón de Jesús, vuestro Hijo muy amado, como se os ofrece Él mismo en sacrificio. Recibid por mí esta ofrenda juntamente con todos los afectos y movimientos de ese Corazón Sagrado. Son todos míos, puesto que se inmola por mí, y no deseo tener en adelante más deseos que los suyos. Recibidlos en satisfacción de mis pecados y en acción de gracias por todos vuestros beneficios. Recibidlos para que por sus méritos nos concedáis a todos las gracias que necesitamos durante la vida y especialmente la gracia de la perseverancia final. Recibidlos como otros tantos actos de amor, de adoración y de alabanza que ofrecemos a vuestra divina Majestad, porque sólo por el Corazón de Jesús sois honrado y glorificado dignamente. Amén.
   
Rezar un Credo por la conversión de los pecadores.
  
DÍA PRIMERO - 8 DE OCTUBRE
¡Salve gloriosa Margarita María! Nosotros reverenciamos tu inocente niñez, en que por una disposición admirable de la Providencia Divina, no tuviste otro pensamiento ni otro amor que el de Dios, consagrándote a él con voto de castidad desde la tierna edad de cuatro años, aun sin comprender lo que era voto ni lo que era castidad; pero sintiéndote a ello suavemente impelida por la gracia del Señor. Dígnate, como te lo suplicamos, alcanzar a los niños la conservación de la inocencia, y a nosotros todos el horror al pecado, y el espíritu de penitencia para borrar con nuestras lágrimas todos los que hemos cometido. Amén.
   
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Nuestro Señor Jesucristo quiere retirar muchas almas de la perdición eterna, pues este Divino Corazón es como una fortaleza y un asilo seguro para todos los pobres pecadores que quieran refugiarse en él, y por este medio librarse de los golpes de la divina Justicia que, justamente indignada contra los culpables, caería sobre ellos como un torrente impetuoso a causa de los crímenes con que irritan su cólera divina.
  
Una cosa me consuela mucho, y es la esperanza que tengo de que, en compensación de las amarguras que este Divino Corazón sufrió en los palacios de los grandes durante las ignominias de su Pasión, esta devoción será recibida de ellos con magnificencia, andando el tiempo. Y cuando yo le presentaba con este fin mis humildes súplicas, pareciéndome esto muy difícil de obtener, me parecía oír estas palabras: “¿Crees tú que pueda yo hacerlo? Si lo crees, verás el poder de mí Corazón en la magnificencia de mi amor”. Y a medida que veo dichosos progresos: “¿No te he dicho que si puedes creer, verás el efecto de tus deseos cumplidos?”. Yo no sirvo sino de obstáculo por lo cual desearía salir de esta vida, aunque no ceso de aplicar al solo interés de la gloria de este Sagrado Corazón todo el bien que puedo hacer, y cuanto se hace por mí. Me da tales impulsos de reconocimiento por manifestarse así, que quisiera deshacerme en acciones de gracias. Este es un abismo de bienes, donde debemos perdernos para no gustar ya de ninguna cosa de la tierra». (Carta)

CONSEJO PRÁCTICO: «Debéis mirar siempre vuestra alma como un santuario donde Dios habita: ved por qué debéis evitar mancharla con ninguna falta».
      
ORACIÓN A SANTA MARGARITA MARÍA DE ALACOQUE
¡Oh Santa Margarita María, que por una especial predilección fuisteis escogida de Dios para propagar la devoción y culto del Sacratísimo Corazón de su Hijo Santísimo! Por el encendido amor que os infundió el Espíritu Santo hacia el Divino Corazón de Jesús, por las grandes contradicciones y trabajos que sufristeis en llevar a cabo vuestra empresa, por los méritos eminentes y corona inmortal con que os halláis dichosamente adornada en la gloria, os suplico me alcancéis del Señor un amor ardiente, tierno y constante al Sagrado Corazón de Jesús, y que a imitación vuestra se haga mi corazón semejante al suyo; y que recibiendo copiosamente sus influencias, me consagre del todo a su amor y servicio y viva sólo para El, y muera en el seno de su amor, a fin de que mi alma pase a glorificarle eternamente en el cielo en vuestra compañía. Amén. Ahora se hará la petición, alentando la confianza de conseguir lo que se desea por intercesión de esta gloriosísima Santa, a quien su divino esposo Jesús ofreció no negar cosa que ella le pidiese.
  
GOZOS EN HONOR DE LA BIENAVENTURADA SANTA MARGARITA MARÍA DE ALACOQUE
  
Un divino mercader
¡Oh Margarita!, te vio,
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Borgoña te dio la cuna,
De lo que hoy se gloría,
Y aplaude con alegría
Su verdadera fortuna:
Y Jesús desde el primer
Crepúsculo te miró.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Desde tu infancia primera
Te muestras santa futura,
Siempre te conservas pura
Y hermosa cual primavera:
Y Jesús, que quiere ser
Tu esposo, te regaló.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Las hijas de Santa Clara
Cuidan de tu educación,
Recibes la Comunión
Con la devoción más rara:
Y Jesús para crecer
En el fervor te auxilió.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Mundo, demonio y natura
Te declaran guerra fuerte,
Mas la gracia a socorrerte
Acude con gran premura:
Jesús te ha de sostener
Si tu fervor desmayó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Tu buena madre engañada,
Víctima de su candor,
Contigo sufre el rigor
De vivir esclavizada:
Te ve Jesús padecer,
Y tu paciencia le agradó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
    
La Madre del Salvador,
Que es de vírgenes modelo,
Te amó y cuidó con gran celo;
Tú respondiste a su amor,
Y Jesús, que con placer
Tal devoción observó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
La cruel flagelación
A tu vista se presenta,
Y una escena tan sangrienta
Te derrite en contrición:
Viendo a Jesús padecer,
Cruces pides, y te oyó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Te hace el Salvador oir
La divina vocación
Con que a la Visitación
Te llama; quieres partir:
¡Cuánto tienes que vencer!
Mas al fin Jesús triunfó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
La profesión religiosa
Haces, ¡y con qué fervor!
Y las glorias del Tabor
Jesús concede a su Esposa:
Tú prefieres padecer
Porque Jesús padeció.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
 
En oración recogida
Ves al Salvador radiante,
Y su Corazón amante
Te descubre por la herida:
Te sientes desfallecer,
Mas Jesús te confortó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Laméntase el Salvador
De que el hombre fementido,
Ingrato y desconocido
Se muestra a su fino amor:
Tú Víctima quieres ser,
Jesús por tal te aceptó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
En la dilección más pura
Tu corazón se abrasaba,
Del de Jesús imitaba
La humildad y la dulzura:
Desprecios quieres beber,
Y Jesús tu sed sació.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.

El Salvador te destina
A instalar la devoción
De su dulce Corazón,
Pues eres su amante fina:
Tu humildad te hace temer,
Pero Jesús te animó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
 
Con tus novicias empiezas
A plantear tal devoción,
Y Jesús con profusión
Ostenta nuevas finezas.
Satán ruge... estremecer
Hace... mas Jesús llegó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Al Corazón del Amado
Deseas verle reinar,
Y el mundo entero abrasar
En aquel fuego sagrado:
Que Jesús vino a prender
Cuando a la tierra bajó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Para ti es muerte el vivir,
Pues estás de amor herida,
Y para gozar la eternal vida
Solo ansías por morir:
Ves a Jesús descender,
Y de gloria te coronó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
¡Oh rico y precioso don
Que a sus hijas San Francisco de Sales
Predijo!; de amor raudales
Brotan de este Corazón;
Ven de esta fuente a beber,
Grey santa que Dios juntó.
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
   
Un divino mercader
¡Oh Margarita!, te vio,
Y su Corazón te dio
Para el tuyo poseer.
       
℣. Ruega por nosotros, bienaventurada Santa Margarita María.
℟. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
  
ORACIÓN
Oh Señor Jesucristo, que admirablemente revelaste las inescrutables riquezas de tu Corazón a la bienaventurada Virgen Santa Margarita María, concédenos por sus méritos e imitación, amarte en todo y por sobre todas las cosas, para que merezcamos tener nuestra morada en tu mismo Corazón. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
 
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
    
DÍA SEGUNDO - 9 DE OCTUBRE
Por la señal...
Acto de Contrición, Oración inicial y Credo.
     
¡Salve gloriosa Margarita María! Nosotros reverenciamos tu juventud pasada casi de continuo en una fervorosa oración y en la práctica de toda clase de penitencias; soportando las burlas del mundo y las persecuciones de las gentes de tu propia casa, no oponiendo a todo eso más que una dulce sonrisa, una compasión amorosa y un absoluto perdón. Dígnate, como te lo suplicamos, obtener a cuántas personas sufren penas domésticas, la generosidad y dulzura para soportarlas, y a todos nosotros, la gracia necesaria para vivir en la paz y unión cristianas con las personas que nos rodean. Amén.
 
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Creo que nada podéis hacer que gane más la amistad del Sagrado Corazón de nuestro buen Maestro y que os haga más agradable en su presencia que el ser muy dulce y humilde, pero con una dulzura y humildad que os haga estar sumisa a todos y sufrir en silencio, estar alegremente y de buen grado las pequeñas humillaciones y mortificaciones que os vinieren, sin excusaros ni quejaros, pensando siempre que merecéis mucho más, reprimiendo valerosamente los sentimientos de la naturaleza inmortificada.
   
Cuando os vinieren deseos de excusaros, decid interiormente: “Jesús era inocente, y callaba cuando le acusaban, y yo que he sido tantas veces criminal, ¿osaré justificarme?”
  
Amad y honrad a los que os humillan o mortifiquen, mirándolos como vuestros mayores bienhechores. El Sagrado Corazón tendrá para vosotros un particular cuidado y amor si os mantenéis dentro de vosotros mismos, haciéndoos dulces y humildes en sufrir con constancia las contradicciones y humillaciones que son tanto más sensibles cuando más pequeñas sean en apariencias.

Vuestro empeño debe ser decir con resolución: “He aquí la hora de humillarme y de manifestar a Dios mi amor”». (Avisos particulares)
 
CONSEJO PRÁCTICO: «No conservéis jamás frialdad alguna con el prójimo, porque el Sagrado Corazón la tendrá con vosotros si lo hacéis así».

Pedir la gracia que se desea. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA TERCERO - 10 DE OCTUBRE
Por la señal...
Acto de Contrición, Oración inicial y Credo.
     
¡Salve gloriosa Margarita María! Nosotros te reverenciamos llamada de un modo extraordinario por el Señor, al Monasterio de la Visitación, para acabar allí tu educación y consumar tu sacrificio en la dulce y fuerte escuela de San Francisco de Sales, dando allí los mas admirables ejemplos de humildad, de obediencia, de dulzura y del más completo y generoso sacrificio. Dígnate, como te lo suplicamos, alcanzarnos a todos la práctica de esas mismas virtudes, en el grado que a cada uno nos son necesarias para cumplir los deberes de nuestra respectiva vocación. Amén.
    
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Encomendándoos al Señor, –escribía a un alma probada-, me ha venido este pensamiento: “Que sea fiel en su camino, sufriéndolo todo sin quejarse, puesto que no puede ser el número de las perfectas amigas de mi Corazón sin ser antes probadas y purificadas en el crisol del sufrimiento”. Sufrid, pues, y contentaos con el agrado divino, al cual debéis estar siempre inmolada y sacrificada, con una firme esperanza y confianza de que el Sagrado Corazón no os abandonará, porque está más cerca de vos cuando sufrís que cuando gozáis.
  
Se nos ha dado la vida para sufrir, y se nos dará la eternidad para gozar. La cruz es la herencia de los elegidos en esta vida. Aunque Dios quiera salvarnos, es preciso que contribuyamos de nuestra parte, de otro modo no hará nada sin nosotros. Este es el tiempo de sembrar con fruto, para recoger una cosecha abundante en la eternidad. No os desaniméis; vuestras penas, padecidas con paciencia, valen mil veces más que toda otra austeridad». (Instrucciones).
 
CONSEJO PRÁCTICO: «Sufrir o gozar, todo debe sernos indiferente, con tal que se cumpla lo que agrada al Divino Corazón. Amar y sufrir en silencio es el secreto de los amantes de Jesucristo».

Pedir la gracia que se desea. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA CUARTO - 11 DE OCTUBRE
Por la señal...
Acto de Contrición, Oración inicial y Credo.
     
¡Salve gloriosa Margarita María! Nosotros te reverenciamos como modelo acabado de la perfección monástica, admirando a la vez tu heróico desprendimiento en el Tabor de las santas visiones y místicas comunicaciones con que el Señor te recrea, y tu generosa fortaleza en el Calvario de los terribles sufrimientos y penas interiores con que Él mismo te prueba. Dígnate, como te lo suplicamos, alcanzarnos la gracia de recibir con igualdad de ánimo los acontecimientos prósperos o adversos que la Providencia nos enviare, y que besemos con el mismo amor su bendita mano, sea que nos acaricie o nos castigue. Amén.
 
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Hablando de obediencia, dice así: En el interior, obedeceréis fielmente a los movimientos de la gracia por los actos de las virtudes, y en el exterior, obedeceréis amorosamente a aquellos que tienen poder de mandaros, pensando en estas palabras: “Jesucristo fue obediente hasta la muerte de Cruz”; quiero pues, obedecer hasta el último instante de mí vida.
  
Vuestra obediencia serán para honrar las de Jesucristo en el Santísimo Sacramento; si sois fiel en hacer la voluntad de Dios en el tiempo, la vuestra se cumplirá por toda la eternidad. En verdad, me parece que toda la dicha de un alma consiste en hacer la voluntad de Dios: en esto encuentra nuestro corazón su paz, nuestro espíritu con Él; y yo creo que es el verdadero medio de hacer nuestra voluntad, porque su amorosa bondad se complace en contentar al alma, en la cual no halla resistencia». (Carta).
 
CONSEJO PRÁCTICO: «Sometámonos con alegría a las órdenes de nuestro Soberano y confesemos que, por más que sus pruebas nos parezcan duras, Él es bueno y justo en todo lo que hace, y merece en todo tiempo alabanza, amor y gloria».

Pedir la gracia que se desea. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA QUINTO - 12 DE OCTUBRE
Por la señal...
Acto de Contrición, Oración inicial y Credo.
     
¡Salve, gloriosa Margarita María! Nosotros te reverenciamos como el dulce instrumento preparado durante veintitrés años con inefables gracias, por la Providencia Divina, para la grande misión que iba a confiarte, de ser la confidente de los secretos del amante corazón de Jesús, y la encargada de revelarlos al mundo. Dígnate, como te lo suplicamos, alcanzarnos una completa docilidad a la voluntad divina, para que dejándonos conducir por sus determinaciones, cumplamos fielmente la misión que a cada uno nos tuviere encomendada. Amén.
 
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Pidamos sin cesar a este amable Corazón que se haga conocer y amar, y que derrame sus misericordias sobre todos aquellos que recurran a Él, encomendándole las necesidades públicas. ¡Cuán poderoso es este Sagrado Corazón para apaciguar la cólera de la justicia divina que la multitud de nuestros pecados ha irritado, atrayendo sobre nosotros todas las calamidades que nos afligen!
  
Las oraciones comunes tienen gran poder cerca de este Divino Corazón, el cual contiene y aparta los rigores de la justicia divina, poniéndose entre ella y los pecadores para obtener misericordia.
“Me parece que el gran deseo que tiene Nuestro Señor de que su Sagrado Corazón sea honrado con algún homenaje particular, es con el fin de renovar en las almas los efectos de su Redención, haciendo de este divino Corazón un segundo Mediador entre Dios y los hombres, cuyos pecados se han multiplicado de tal manera, que es necesaria toda la extensión de su poder para obtenerles misericordias y las gracias de salvación y santificación que tanto deseo tiene de derramar con abundancia”». (Carta).

CONSEJO PRÁCTICO: «Aprended a dejaros y olvidaros con un pleno abandono en manos de la Providencia, y estad en el Corazón de Jesús como una estatua en manos de su escultor, la cual deja que la labren cortando y quitando de ella cuanto quiere al artista que la perfecciona».

Pedir la gracia que se desea. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA SEXTO - 13 DE OCTUBRE
Por la señal...
Acto de Contrición, Oración inicial y Credo.
     
¡Salve, gloriosa Margarita María! Nosotros te reverenciamos en aquellos instantes solemnes, en que por primera vez el Señor se te aparece mostrándote su divino Corazón todo radiante y brillando más que el sol, visible allí la llaga del costado, rodeado de una corona de espinas y ostentando sobre él una cruz, y diciéndote lo apasionado de amor que está por los hombres y el deseo que lo consume de difundir en el mundo, por tu medio, las ardientes llamas de su caridad. Dígnate, como te lo suplicamos, obtenernos una verdadera devoción hacia el Corazón divino, para alcanzar aquellas gracias que te prometió dar en esta vida a sus devotos; a los pecadores el dolor y el perdón, a las almas tibias el fervor, y a las almas fervorosas grandes adelantos en la perfección. Amén.
 
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Podéis considerar al Sagrado Corazón de Jesús como un divino conducto por donde sale sin cesar el manantial de aguas vivas para regar el jardín de vuestra alma, donde las flores de las virtudes están tan ajadas, que sólo con este riego cobrarán su natural belleza, para que vuestra alma sea el jardín de sus delicias. Suplicadle que después de ser un manantial de aguas vivas, sea también un sol divino, siempre brillante y abrasador que, calentándose, os haga crecer en virtudes y disipe las nueves y tinieblas de vuestra alma.
  
Otras veces, miráos como un árbol plantado en la corriente de las aguas que da el fruto a su tiempo, el cual cuanto más combatido es por los vientos, más introduce sus raíces en la tierra; de la misma suerte, cuanto más combatida seáis por el viento de las tentaciones, más debéis introducir las raíces de una profunda humildad en el Corazón, exige de sus amigos la pureza de intención, la humildad en las obras, y la unidad en las pretensiones; la pureza de intención y de corazón hará que seáis objeto de sus complacencias, la humildad le hará reinar en su amistad; y la caridad os hará reinar a vos en este Corazón adorable». (Avisos particulares).
 
CONSEJO PRÁCTICO: «Es preciso obrar de tal suerte, que vuestra virtud se adelante como la resplandeciente aurora, hasta la perfección del día».

Pedir la gracia que se desea. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA SÉPTIMO - 14 DE OCTUBRE
Por la señal...
Acto de Contrición, Oración inicial y Credo.
     
¡Salve, gloriosa Margarita María! Nosotros te reverenciamos en aquellos instantes solemnes, en que por segunda vez el Señor se te aparece, con sus cinco llagas brillantes como cinco soles, todo rodeado de llamas, dejándote ver su muy amante y amable Corazón, que era la viva fuente de esas llamas. Dígnate, como te lo suplicamos, obtenernos una ferviente devoción hácia el Corazón divino, para alcanzar aquellas gracias que te prometió dar a la hora de la muerte a sus devotos; ser su refugio seguro contra el demonio que en aquellos momentos redobla sus esfuerzos, y una garantía para los rigores del juicio de Dios. Amén.
 
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Nuestro Señor me hizo conocer que no podía hacer oración que más agradable le fuese en aquel santo tiempo del Jubileo, que pedir en su nombre tres cosas:
  • La primera, ofrecer a su Eterno Padre las satisfacciones que Él dio a su Justicia, clavado en la Cruz en favor de los pecadores rogándole hiciese eficaz el mérito de su Preciosísima Sangre para todas las almas criminales a quienes el pecado ha dado la muerte, y que, resucitándolas a la gracia, puedan ellas glorificarle eternamente.
  • La segunda, ofrecerle los amorosos incendios de su Divino Corazón para satisfacer por la tibieza y flojedad de su pueblo escogido, pidiéndole que por el encendido amor que le hizo sufrir la muerte, se digne calentar los corazones tibios en su servicio y abrasarlos en su amor, para que puedan glorificarle eternamente.
  • La tercera, ofrecer la sumisión de su voluntad a su Eterno Padre, pidiéndole por sus infinitos merecimientos las consumación de todas sus gracias y el cumplimiento de su divina voluntad y de todos sus deseos». (Vida, por los contemporáneos)

CONSEJO PRÁCTICO: «Cuidad mucho de no juzgar ligeramente a nadie, ni acusar o desaprobar cosa alguna que no os incumba, a fin de que vuestra lengua, destinada únicamente a bendecir y alabar al Señor, sea como el medio para que Él penetre con frecuencia en vuestro corazón, y no sea jamás instrumento de Satanás, para envenenar vuestra alma».

Pedir la gracia que se desea. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
   
DÍA OCTAVO - 15 DE OCTUBRE
Por la señal...
Acto de Contrición, Oración inicial y Credo.

¡Salve, gloriosa Margarita María! Nosotros te reverenciamos en aquellos instantes solemnes, en que por tercera vez el Señor se te aparece, y descubriéndote su Corazón te dice: «He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, y en cambio no recibe de la mayor parte de ellos más que ingratitudes». Dígnate, como te lo suplicamos, obtenernos el que no seamos del número de los ingratos al amor de Jesús, sino antes al contrario, encendidos en su caridad, alcancemos aquella gracia que te prometió dar para la vida eterna a sus devotos: el escribir el nombre de ellos en su Santísimo Corazón, y no borrarlo nunca de allí. Amén.
 
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Un viernes, durante la Santa Misa, sentí un gran deseo de honrar los sufrimientos de mí Divino Esposo crucificado. Entonces me respondió con mucho amor que deseaba que todos los viernes le adorase treinta y tres veces en el árbol de la Cruz, que es el trono de su misericordia, postrándose humildemente a sus pies y procurando mantenerme en las mismas disposiciones en que se encontraba la Santísima Virgen en el tiempo de su Pasión; ofreciendo todo esto al Padre Eterno, junto con los padecimientos de su Divino Hijo, para pedirle la conversación de los corazones endurecidos. A todos aquellos que fueren fieles a esta práctica les será favorable en la hora de su muerte.

Otra vez, me enseñó tres disposiciones que convendría llevásemos a los tres ejercicios más importantes que tenemos.
  • El primero, la Santa Misa, que debería oír en las disposiciones en que se hallaba la Santísima Virgen al pie de la Cruz.
  • El segundo, la Sagrada Comunión, que debía ofrecerle en las disposiciones en que estaba esta Señora en el momento de la Encarnación, procurando penetrar en ellos lo más que me fuese posible, pidiéndolas por su intercesión, y diciendo con ella: “He aquí la esclava del Señor”.
  • El tercero, la Oración; debía ofrecer las disposiciones de la Santísima Virgen cuando fue presentada en el Templo».
(Vida, escrita por los contemporáneos)
 
CONSEJO PRÁCTICO: «Cuando sintáis turbado vuestro corazón por alguna contrariedad o humillación decid con frecuencia: “Dulzura del Corazón de Jesús, pacificad mi corazón”».

Pedir la gracia que se desea. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.
  
DÍA NOVENO - 16 DE OCTUBRE
Por la señal...
Acto de Contrición, Oración inicial y Credo.
     
¡Salve, gloriosa Margarita María! Nosotros te reverenciamos cuando después de haber cumplido tu misión de hacer que el Sagrado Corazón de Jesús, fuente de toda caridad, recibiera de los hombres toda la honra y adoraciones que de tu celo dependían, consumida, no tanto por la enfermedad, cuanto por el fuego de la caridad, rompiste las ligaduras terrenales, para volar a las bodas celestiales del Cordero inmaculado. Dígnate, como te lo suplicamos, obtenernos el que practiquemos la devoción al Sacratísimo Corazón de Jesús, de una manera exterior, interior y pública: reverenciando sus imágenes, uniendo nuestro corazón al suyo, y procurando difundir su culto y la confianza en su poder, para hacernos dignos de que derrame con abundancia sobre nosotros las riquezas de su amor, conforme a la promesa solemne que te hizo. Amén.
 
Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
MEDITACIÓN DE LOS ESCRITOS DE LA SANTA
«Jesucristo es el solo y verdadero Amigo de nuestros corazones, que han sido creados para solo Él; por esto no pueden hallar alegría, reposo ni hartura sino en Él.

Este divino Amor, que reposa sobre nuestros altares, no nos predica más que amor, a fin de que, por Él mismo, podamos tributarle todo el amor que espera de nosotros. Amor fuerte, que no se deja abatir; amor puro, que ama sin mezcla alguna de interés; amor crucificado, que no goza más que en el sufrimiento para conformarse con su Bien Amado; amor de preferencia, de olvido, de abandono de sí mismo, para dejar obrar a Él, para dejarle cortar, abrasar, anonadar en nosotros cuanto le desagrade, siguiéndole a ciegas, sin detenernos a mirar y reflexionar sobre nosotros mismos, para ver lo que hacemos». (Cartas).
  
CONSEJO PRÁCTICO: «Haréis treinta y tres comuniones espirituales y una Sacramental para reparación de honor al Sagrado Corazón de Jesús, implorando el perdón por todas las comuniones mal hechas, tanto por vos como por los malos cristianos».

Pedir la gracia que se desea. La Oración y los Gozos se rezarán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)