Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

miércoles, 24 de julio de 2019

EXCOMULGAN AL PATRIARCA ORTODOXO DE ERITREA (Por orden del gobierno)

Nota previa: El Estado de Eritrea es un país situado en el Cuerno de África, independizado de Etiopía en 1993, y gobernado desde entonces por el partido Frente Popular por la Democracia y la Justicia -heredero del marxista Frente Popular para la Liberación de Eritrea- del presidente Isaías Afeworki. Su población (escasamente de 5 millones de personas) está dividida principalmente entre cristianos (la mayoría miembros de la Iglesia Ortodoxa de Eritrea -miafisista-, la Iglesia Católica Eritrea -metrópoli sui juris creada en 2015, perteneciente a la tradición litúrgica alejandrina- y la Iglesia Evangélica Luterana de Eritrea, totalizando el 62,9 % de la población) y musulmanes suníes (el 36,2 %).
  
Traducción del artículo publicado por Anne-Bénédicte Hoffner, corresponsal de LA CROIX en Eritrea
 
PATRIARCA DE IGLESIA “ACUSADO DE HEREJÍA” Y EXPULSADO
Abune Antonio, de 90 años, es la más reciente víctima del gobieron autoritario de Eritrea
24 de Julio de 2019

El anterior patriarca Antonio III, Abune Antonios Gebremedin Debretsion.
  
Las relaciones entre el gobierno de Eritrea y las iglesias cristianas continúan deteriorándose. Esta vez, es el mismo Patriarca ortodoxo, el nonagenario Abune Antonio I Gebremedin Debretsion, quien ha pagado el precio.
 
El sitio web de la Iglesia Ortodoxa OCP (Orthodox Cognate Page) Media Network informó que ha sido “ciegamente acusado de herejía” por "un grupo de obispos” e incluso “excluido de la Iglesia”.
  
“Esta iniciativa es parte de los programas autoritarios de propaganda del gobierno eritreo”, dice la agencia ortodoxa de noticias, que señala que el Patriarca Antonio ha estado “bajo arresto domiciliario desde 2007” después de ser “despedido por el gobierno mientras tomaba una firme posición contra su inferferencia en los asuntos eclesiales”.
  
De acuerdo con la BBC, la decisión fue tomada por “cinco de los seis obispos más poderosos del país” incluyendo al obispo Lucas Gebrehiwet de Gash Barka, el Secretario del Santo Sínodo [N. del T. Los demás firmantes son Juan de Senhit, Sahel – Keren y Nakfa; Pedro Asfehe Araya de Assab; Salama Tesfagaber de Semhar y Danakil – Massawa y Assab; y Mateo Abraham Semereab de Debarwa]. “No sabemos por qué falta una firma” [la del obispo Cirilo Tesfasilassie de Akele Guzay-Adi Keyh, N. del T.] resaltó la cadena británica.
  
UN RÉGIMEN AUTORITARÍSIMO
Desde su indendencia, ganada en una feroz lucha contra Etiopía en 1991, Eritrea ha estado bajo el control del presidente Issayas Afeworki, un ex ingeniero de 68 años conocido por haber apresado sin juicio incluso a sus amigos más cercanos.
  
El patriarca Antonio es una de las incontavles víctimas de esteis autoritarísimo régimen en el mundo, a menudo comparado con Corea del Norte.
  
Su Iglesia (la Iglesia Ortodoxa de Eritrea -en tigriña ቤተ ክርስትያን ተዋህዶ ኤርትራ, Tewahədo Bet’ə K’rstian Ertra) es una iglesia oriental autocéfala, que se separó de la Iglesia de Etiopía cuando la independencia de Eritrea fue proclamada en 1993.
  
Antonios, su tercer patriarca (y el primer obispo que antes no lo fue de Etiopía), fue consagrado obispo por el Patriarca Copto Ortodoxo Shenouda III de Alejandría en 1994 (y como Patriarca en 2004), antes de ser depuesto en 2006, bajo presión del gobierno. La sede permaneció vacante por casi dos años.
  
En 2007, las autoridades (a la cabeza del laico Yoftahe Dimetros) impusieron un sucesor sobre el Santo Sínodo, el Abune Dióscoro Hagos Mendefera, causando serias dificultades: él no fue reconocido por algunos de sus fieles, ni por las otras Iglesias.
  
En 2017, el décimo año del arresto del Abune Antonio, la presión diplomática de Francia, la Unión Europea, Canadá, Reino Unido y Estados Unidos se combinaron para lograr su libertad. Para sorpresa de todos, apareció públicamente el domingo 16 de julio de 2017 y ante más de cien fieles, participó en una Misa en la Catedral de Santa María en Asmara.
  
Una declaración tranquilizadora fue leida durante la Misa y publicada en la página de la Iglesia Ortodoxa de Eritrea. Muy brevemente, se declaraba que “después de muchos esfuerzos emprendidos por la Unión de Monasterios y Estudiosos de la Iglesia Ortodoxa de Eritrea, el problema del Patriarca Abune Antonio I ha sido resuelto”, y que el Santo Sìnodo unido ha concluido con él una reconciliación plena y completa.
 
OPERACIÓN COMUNICACIÓN
En realidad, sólo era propaganda de parte del régimen. El Patriarca, que estaba rodeado por guardias durante la Misa, fue nuevamente puesto bajo arresto domiciliario inmediatamente después de su furtiva aparición pública.
  
Y la presión sobre la Iglesia Ortodoxa ha continuado. Según Christian Solidarity Worldwide, que monitorea de cerca y regularmente la situación en Eritrea, el patriarca, quien es seriamente diabético y sufre de presión alta, describió -en un vídeo sacado clandestinamente del país en Abril- sus condiciones de vida, sin asistencia en la “casa de sirvientes” de una villa habitada por el obispo Lucas.
  
En su carta anunciando su expulsión, los cinco obispos afirmaron que “sus recientes actividades” los habían llevado a concluir que “su arrepentimiento no fue auténtico”.
  
“Su nombre nunca debe ser mencionado o recordado nuevamente, y aquellos que lo hagan serán severamente castigados”, agregó su carta.
 
Para la página OCP Media Network, todo esto es un signo de control político sobre la Iglesia de Eritrea. Sus líderes han por eso escogido mantener su confianza en Abune Antonio, quien “todavía es el patriarca canónico de Eritrea, reconocido por los Ortodoxos y por el resto del mundo cristiano.
 
LA IGLESIA CATÓLICA TAMBIÉN BAJO PRESIÓN
La evangélica eritrea Helen Berhane (de la iglesia Rhema) es una de 27 personas “que sufrieron por su fe” y fue recibida el 21 de Julio por el presidente Donald Trump como parte de su II Conferencia por la Libertad Religiosa.
  
Actualmente refugiada en Dinamarca, la joven mujer trajo la atención sobre “el destino trágico del patriarca, al cual nombró, y otros líderes eclesiásticos apresados sin cargos”, reporta CSW.
  
En su discurso, el vicepresidente estadounidense Mike Pence llamó por la liberación del Abune Antonio, “quien ha estado bajo arresto por doce años, porque se rehúsa a excomulgar a miembros de su iglesia que critican al gobierno”.
  
La pequeña Iglesia Católica del país ha estado también en la mira de las autoridades desde la publicación, en 2015, de una valiente carta pastoral titulada “¿Qué has hecho con tu hermano?”, que advirtió contra la continuada emigración de la población del país.
  
En Junio, “personal enviado por el Estado -de los sectores del ejército, la policía y la salud- vinieron a demandar la entrega de la infraestructura de salud de la Iglesia Católica”, se quejaron los obispos ante la Ministra de Salud, Amna Nurhusein.
  
Cuando el hospital católico y los funcionarios de la clínica rechazaron firmar los documentos de rendición presentados, los funcionarios del gobierno cerraron el centro y evacuaron a sus pacientes.

1 comentario:

  1. Según se sabe, los problemas de la ortodoxia eritrea se deben al movimiento Escuela Bíblica Dominical “Medhane Alem” (Salvador del Mundo) fue fundado en torno a la década de 1970 en la iglesia homónima sita en el barrio Geza Banda de Asmara, y en el año 2004 fue clausurada por el gobierno eritreo al considerar que éstos en sus creencias y prácticas eran similares al pentecostalismo (que está prohibido, junto con los adventistas, testejehovistas y otras iglesias protestantes en ese país desde mayo de 2002 -las únicas religiones reconocidas en Eritrea son la Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Eritrea, la Iglesia Católica sui juris Eritrea, la Iglesia Evangélica Luterana y el Islam sunní-; de hecho, el pentecostalismo -o P’ent’ai ጴንጤ, como es llamado en Etiopía y Eritrea- ha crecido en ese país principalmente por Medhane Alem), y en noviembre puso bajo arresto a los sacerdotes ortodoxos Tekle-Ab Menghiste-Ab (médico), Fitsum Gebrenegus (siquiatra) y Ghebremedhin Ghebre-Giorgis (teólogo), sentenciándolos administrativamente a cinco años de prisión. Ante estos arrestos, el Abune (Patriarca) Antonio I (quien fuera obispo de Hamasien-Asmara) protestó y se negó a excomulgar a más de 3000 miembros del movimiento, y el 7 de agosto del 2005 el gobierno lo depuso en sus funciones administrativas nombrando como remplazo al laico Yoftahe Dimetros Gebremariam (hijo del keshi -sacerdote- y diputado pro-Etiopía Dimetros Gebremariam; embajador de Etiopía funcionario del Ministerio de Asuntos Religiosos, nombrado secretario del Santo Sínodo) y al sacerdote Habtom Russom Habte (vicesecretario); y el 13 de enero del 2006 fue oficialmente depuesto como Patriarca, permaneciendo en arresto domiciliario en su palacio patriarcal. El 27 de mayo de 2007, Antonio fue trasladado por las fuerzas gubernamentales a un lugar desconocido, y el obispo Dióscoro Hagos Mendefera fue nombrado Patriarca (nombramiento supervisado por el mismo Dimetros y no reconocido ni por la diáspora eritrea ni por los patriarcas de Alejandría y Etiopía. Dióscoro murió el 31 de diciembre de 2015, y desde entonces la sede está vacante, administrada por el obispo Lucas Gebrehiwet Netsere de -excomulgado por el Patriarca Antonio-, Secretario del Santo Sínodo).

    El 24 de Noviembre de 2014, mediante un comunicado, la Unión de Monasterios Ortodoxos de Eritrea excomulgó al laico Yoftahe Dimetros Gebremariam y al sacerdote Habtom Russom Habte por usurpación de autoridad y debilitar la fe. En respuesta, el gobierno acusó a los monjes de rebelión, por lo que muchos de ellos tuvieron que refugiarse en Etiopía.

    Antonio apareció en público por primera vez desde su arresto el 16 de julio de 2017 en una liturgia celebrada en la catedral patriarcal de Santa María (un acto orquestado por el gobierno para lograr el levantamiento de la excomunión al obispo Lucas), volviendo nuevamente al arresto pocas horas después, en una “casa de sirvientes” de la villa del obispo Lucas, donde le niegan atención médica y lo vigilan las 24 horas. La Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Eritrea está totalmente plegada al règimen de Afeworki: los clérigos ahora reciben salario como funcionarios del gobierno, y el 17 de mayo de 2019, el Sínodo (dirigido por el obispo Lucas) “excomulgó” a Antonio por “herejía al dejar de creer en Santa María, Madre de Cristo” y liderar la Iglesia Tehadeso (ተሃድሶ, un híbrido entre la ortodoxia etiópica y el pentecostalismo).

    Fuentes:
    https://www.refworld.org/docid/55a6179b4.html
    https://www.ife-ch.org/news/francais-retour-en-detention-du-patriarche-abune-antonios/
    http://www.mdrebahri.com/the-patriarch-of-the-eritrean-orthodox-church-remains-a-prisoner-of-the-criminal-pfdj-regime/
    http://britishorthodox.org/6483/renewed-attempt-to-dethrone-abune-antonios-of-eritrea/

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)