Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 27 de marzo de 2020

PROTESTANTISMO CONTRA LA DEVOCIÓN A MARÍA SANTÍSIMA

Traducción del artículo publicado en RADIO SPADA.
  
La señal más infalible y segura para distinguir a un hereje, a un hombre de perversa doctrina, a un réprobo, de un predestinado, es que el hereje y réprobo no tienen sino desprecio o indiferencia para con la Santísima Virgen, cuyo culto y amor procuran disminuir con sus palabras y ejemplos, abierta u ocultamente y, a veces, con pretextos aparentemente válidos. (San Luis María Grignon de Montfort)
   
El protestantismo, sin duda, es uno de los fracasos más patéticos de la historia. Una contradicción que ha durado siglos, caído sobre sí misma, hecha añicos y reconstruida bajo nuevas e impensables formas.
  
Se ha perdido la cuenta de los riachuelos pendencieros que se alternan y atacan de vez en cuando en este espectáculo que nació mal –incluso: malísimo– por pequeños hombres de un pasado lejano (los distintos Lutero, Calvino y demás heretizantes), hombres sobre los cuales se puede ejercer la caridad callando y la justicia hablando. A propósito de esto os invitamos a visitar RS-Encyclopædia en sus distintas secciones: errores y desaciertos filosóficos, teológicos, históricos y políticos de los herejes son puestos ampliamente al descubierto.
  
Hoy lo que resta de este mundo llega a dar signos de vida imitando algunos aspectos de la buena doctrina Católica y teniendo algunos espacios precisamente a causa del hecho que en el Catolicismo hay quien imita lo peor del protestantismo, siguiendo los errores y abriendo pastizales a los mismos protestantes.
  
Uno de los signos evidentes de la adhesión a esta herejía –signo por el cual es fácil reconocerla– es el odio más o menos explícito hacia María Santísima, Madre de Dios. Haz decir el Rosario a un prostestante y, si tiene una máscara, se le caerá en manera miserable.
  
Algo similar sucedió algunas semanas ha en el denominado Christian Day (réctius: anti-Christian Day, 25 de enero de 2020). Ni bien –en el contexto de un penoso ecumenismo– un participante ha propuesto, desplegando el Rosario, de recitar el Ave María se escuchó: “¡el Ave María No!”. La conductora ha decidido intervenir y bloquear todo: el Ave María allí no se recita colectivamente, “cada uno tiene su credo”, “cada uno tiene una doctrina”, ¿no?. Aquí el vídeo y otros detalles.
   
¿Pero qué sucede ahora? En plena emergencia coronavirus, los católicos han hecho votos a los Santos y a Santa María, incluso los modernistas (que, como relojes rotos, dos veces al día dan la hora exacta) han desgranado Rosarios, hecho actos de confianza, invocado consagraciones.
  
Ante ello, la Alianza Evangélica Italiana reaccionó con el artículo “Rosari, umanesimo, indulgenze: che messaggio sta dando il cattolicesimo romano?” (Rosarios, humanismo, indulgencias: ¿qué emnsaje está dando el catolicismo romano?):
En estas semanas ha habido todo un florecer de dedicaciones a María […] mostrando en qué consisten las piedras angulares del catolicismo cuando todo tiembla: la Virgen y los santos.
   
[…] El rosario transmitido por televisión y dirigido por el Papa (18/3/2020) nuevamente ha reforzado la mezcla de marianismo y humanismo típica del catolicismo romano. La cereza sobre el pastel es la oferta de indulgencia a enfermos y médicos por el tesoro de los santos administrado por la iglesia. En vez de hablar de Cristo y de su salvación, la iglesia de Roma lanza las áncoras de las indulgencias medievales.
Si el texto nel suo compesso hace apenas sonreir por las necedades que contiene, abónesele que presta un buen servicio. Muestra, sin las torpes máscaras de un ecumenismo condenado por la Iglesia (también ver aquí RS-Encyclopædia, sección: Concilio Vaticano II y crisis en la Iglesia postconciliar, subsección: El error ecumenista – orígenes, desarrollos y pruebas contrarias), cuáles son las ideas que tenemos delante.
  
Al menos estos protestantes no son ecumenistas hipócritas, pero para salvar el alma, no basta con no ser ecumenistas hipócritas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)