Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 20 de enero de 2020

EL SIONISMO NAPOLEÓNICO

Tomado de CUBAENCUENTRO.
   
NAPOLEÓN, LIBERTADOR DE LOS JUDÍOS Y PRECURSOR DEL SIONISMO
Napoleón escribió una proclama, el 20 de abril de 1799, con la que creaba un estado judío independiente
Isis Wirth, Munich | 24/05/2013 10:26 am
  
“Napoleón el Grande rehabilita el culto israelita el 30 de mayo de 1806” (grabado de la época).
  
Si bien la Revolución francesa emancipó a los judíos, haciéndolos ciudadanos, la liberación efectiva del pueblo de David se debió a Napoleón.
   
Tras el decreto de la Asamblea Constituyente del 27 de septiembre de 1791, que les confirió igualdad de derechos, los judíos continuaron viviendo en sus comunidades, con sus propios sistemas de justicia y estado civil.
   
La Convención, debido al ateísmo, cerró las sinagogas y prohibió hablar hebreo, lo cual no era una medida discriminatoria per se sino que formaba parte de la política lingüística centralizadora de los jacobinos. Los revolucionarios, pese a haber dado lugar a su emancipación, les hicieron la vida bastante difícil a los judíos en tanto creyentes.
   
Napoleón se propuso que fuesen ciudadanos por completo, con todos los derechos y deberes que esto implica.
   
Acaso tal decisión se produjo tras la victoria de Austerlitz, cuando en el camino de regreso a París se detuvo en Estrasburgo, donde un asunto contencioso con los judíos locales dispuso su simpatía en favor de éstos.
   
Pero no hay que desestimar que ya había efectuado el Concordato con la Iglesia Católica; quería asentar todos los cultos dentro de determinados valores (es decir, la “laicidad”) porque entendía que la religión no podía desarraigarse. Hizo abrir las iglesias, y le acordó la libertad religiosa a los protestantes. Los judíos debían gozar del mismo derecho que católicos y protestantes.
   
¿Habría que ver en la predisposición favorable de Napoleón hacia los judíos el hecho de que en su Córcega natal el antisemitismo era desconocido porque casi no habían judíos? Sin embargo, Córcega liberó a éstos bastante antes que lo realizado a partir de la Revolución francesa. (¿No había dicho Jean-Jacques Rousseau que esa isla un día asombraría al mundo?) Y, cuando en Ajaccio Napoleón huía de las huestes enfurecidas de su enemigo Paoli, pro-inglés, salvó la vida porque el judío Levy lo escondió.
   
Napoleón, precursor del sionismo
Lo cierto es que en su primera campaña como general en jefe del Directorio, la de Italia entre 1796 y 1797, ya liberó a los judíos de los guetos porque le resultó insoportable el sufrimiento de éstos. Primero fue el de Ancona, el 9 de febrero de 1797. Le siguieron los guetos de Roma, Venecia, Verona y Padua.
   
Su siguiente campaña fue la de Egipto, en 1798. El ejército republicano se adentró en el territorio que llamaron “Siria” y hoy es el estado de Israel. Napoleón, no obstante, sabía muy bien qué suelo estaba pisando. Cuando se aproximaba a los Santos Lugares, llamaba al sabio Gaspard Monge a su tienda para que le leyera en voz alta pasajes de la Biblia. El ejército de ateos parecía sucumbir al fervor religioso. Y el general en jefe hasta buscó inspiración en el cruzado Godofredo de Bouillon cuando éste tomó Jerusalén.
   
El 9 de Av (תִּשְׁעָה בְּאָב, Tisha b’Av) es “el día más triste en la historia judía”, el “día de la calamidad”, que recuerda la destrucción tanto del Primer Templo como del Segundo. Ese día, mientras estaba en “Siria” (¿o fue ya en Italia?), Napoleón pasó por una sinagoga y oyó gritos, llantos y alaridos. Intrigado, entró y preguntó cuál era la causa de tanto dolor. Se le contestó: “Nuestro templo ha sido destruido”. Bonaparte entendió por “templo” una sinagoga. Adujo: “¿Cómo es posible que no supiese nada? ¡Nadie me ha informado que vuestro templo ha sido quemado!”. Se le dijo que ello había sucedido 1700 años atrás. Se detuvo a reflexionar y exclamó: “Un pueblo que recuerda tanto su pasado tiene su futuro asegurado”.
   
El asedio de San Juan de Acre (hoy Akko, en Israel) tuvo lugar entre el 20 de marzo y el 21 de mayo de 1799. Los franceses contaban tomarle la ciudad a los turcos, quienes estaban muy bien sostenidos por los ingleses.
   
En pleno asedio, Napoleón escribió una proclama, el 20 de abril, en la que aparece que fue redactada en el “cuartel general de Jerusalén”. Se titula: Proclama a la nación judía. Con la que creaba un estado judío independiente. Bonaparte pensaba ocupar San Juan de Acre (lo que no logró), para de ahí dirigirse a Jerusalén y hacer realidad su proyecto del estado judío. Los ingleses se le atravesaron.
   
En esa proclama, el “corso vil” (como lo llamó José Martí) denomina a los judíos como “los herederos legítimos de Palestina”. Se leía: “¡Apresuraos! Es el momento que no volverá tal vez de aquí a mil años para reclamar la restauración de vuestros derechos civiles. (…) Tendréis derecho a una existencia política en tanto Nación entre las naciones”.
   
Se ha visto en tal proclamación el origen del sionismo. Curiosamente, el “corso vil” llama a los judíos de Asia y África a que retornen a la nación judía que se va a crear. Pero no convoca ni a los franceses ni a los europeos: ¿tenía ya en mente el plan de integración que luego implementaría con el pueblo de Moisés en territorio europeo?
  
¿Se apoyó sobre textos bíblicos, ya que muchas de sus referencias prácticas provenían de la historia antigua, cuando llamó a la reunión de la nación judía en Tierra Santa? ¿O quiso ponerse al frente de ese Estado? Al parecer, esta probable obsesión no lo abandonó: el 16 de agosto de 1800 escribía que “si yo gobernara una nación judía, restablecería el templo de Salomón”.
  
Lo cierto es que su Proclama a la nación judía fue utilizada por Theodor Herzl, el fundador del sionismo, e incluso se habría presentado en la ONU en 1947, con vistas a la creación del estado de Israel.
   
(Napoleón III, el sobrino del “corso vil” que tanto seguía al tío, se interesó en principio en un proyecto de índole “sionista” que le había propuesto Henri Dunant, el originador de la Cruz Roja).
   
Theodor Herzl, en carta al Kaiser Wilhelm II del 1 de marzo de 1899 escribió: “La idea que yo defiendo (la de un estado judío), ya fue intentada en este siglo por un gran monarca europeo, Napoleón I. La instauración del Gran Sanedrín en París no fue sino el muy débil reflejo de esa idea. (…) Es sobre este mismo signo que conviene situar la cuestión judía. Desde entonces, lo que no fue posible bajo Napoleón I, ¡que lo sea bajo Wilhelm II!”.
   
Exactamente cien años después de la proclama napoleónica, Herzl le dirigía esa carta al Kaiser. Y unos 50 años más tarde, David Ben Gurion declaraba la independencia de Israel.
   
La oportunidad, según Bonaparte, que en mil años no volvería a presentarse, se vio reducida a 150 tras su idea fundadora.
   
El Gran Sanedrín y los rabinos del Emperador
La proclama de 1799 fue reproducida en el Moniteur y en otros periódicos de Europa. Los judíos del Continente reconocieron en el corso al mesías, “aunque comiera tocino”.
   
Fue sin embargo otro acontecimiento el que condujo a una identificación mesiánica con la figura de Bonaparte más acentuada, debido a las implicaciones prácticas que produjo en la vida cotidiana de los judíos, no sólo en Francia sino en los países que pasaron a formar parte del Imperio, en los que Napoleón solía aplicar una organización similar a la de Francia.
   
Tras haberse impresionado negativamente con las coerciones que aún sufrían los judíos, en Estrasburgo de regreso de Austerlitz, emitió un decreto, el 30 de mayo de 1806, que suspendía por un año el pago de deudas contraídas con los judíos por los agricultores de 8 departamentos del este de Francia. Ese mismo día, otro decreto llamaba a una Asamblea de Notables, “para mejorar la suerte de la nación judía”.
   
La dicha asamblea abrió en julio de 1806, y se extendió hasta el 6 de abril de 1807. Los judíos más distinguidos y rabinos, provenientes de toda Francia, debían deliberar sobre 12 preguntas que les sometió el Emperador, cuyo objetivo era que se comprometieran a respetar la ley francesa. Las respuestas tenían que demostrar que la Torah podía estar en conformidad con la legislación en regla.
  
El Gran Sanedrín (Édouard Moyse)
   
La primera pregunta era bastante sorprendente, pues se refería a si los judíos renunciarían a casarse con varias mujeres. Napoleón, quien con certeza no conocía a judíos en su entorno, ¡pensaba en la Biblia y adujo que los hebreos continuaban practicando la poligamia! La segunda, era sobre si aceptaban el divorcio sin que fuese pronunciado por un tribunal rabínico. La tercera, si estaban en contra de los matrimonios mixtos. Entre las restantes, se encontraban: ¿se consideraban franceses?; ¿estaban dispuestos a defender a su patria, Francia?; ¿quién nombraba a los rabinos?; ¿era cierto que una ley judía prohibía a los israelitas practicar la usura con sus correligionarios?
   
Los delegados desconocían previamente las preguntas y ni siquiera sabían para qué el Emperador los había convocado. Comprendieron con presteza, sin embargo, que en dependencia de sus respuestas serían excluidos o mantenidos en la comunidad francesa. Unánimemente, se pronunciaron por “defender a Francia hasta la muerte”. Pero la Asamblea se dividió respecto a los matrimonios mixtos; fueron los rabinos quienes se opusieron: ¿cómo un rabino iba a bendecir la unión de una cristiana con un judío, cómo un cura iba a casar a un cristiano con una judía? No obstante, aceptaron que esos matrimonios tenían todo valor civil, así como que un judío que se casase con una cristiana no dejaba de serlo para sus correligionarios.
   
La repercusión de esta asamblea fue tal que Metternich, embajador austríaco en París, escribió alarmado a su ministro de exteriores: “Todos los judíos consideran a Napoleón su mesías”.
   
En efecto, todos estaban contentos: los hebreos, los colaboradores del Emperador y su ministro del Interior (que en ese momento no era Fouché). Pero Napoleón, no. Quería algo más contundente. Entonces se acordó que, siglos atrás, se reunía un areópago de grandes prestes en Jerusalén que representaban a los judíos ante los romanos, llamado Sanedrín. Supongo que cuando le expresó a sus funcionarios la intención de revivir el Sanedrín, le dijeron: “¿Un qué, Sire?”.
   
El Sanedrín había gobernado a Israel desde 170 antes de J.C hasta 70 después de J.C. Como con Napoleón todo se magnificaba, le añadió el adjetivo “gran”.
   
El 23 de agosto de 1806, en los preparativos del cónclave, le había escrito a su ministro del Interior: “Jamás, desde la toma de Jerusalén por Tito, tantos hombres ilustrados pertenecientes a la religión de Moisés, pudieron reunirse en el mismo lugar”.
   
En realidad, el Sanedrín, en la antigüedad, tuvo lugar en muy contadas excepciones en el Templo. A Napoleón esto le importaba muy poco, menos aun que hacía 18 siglos que no funcionaba. Él decía que “la imaginación gobierna el mundo”: al mismo tiempo satisfacía la suya y hacía que la de los judíos, halagados, volase a lo más alto, “como en los tiempos de Jerusalén”. Su verdadera intención era, en el fondo, más pragmática: las respuestas de los delegados en la previa Asamblea, tendrían que ser santificadas por el Gran Sanedrín y puestas al lado del Talmud como artículos de fe.
   
Hizo que se copiara el ceremonial que se usaba en Israel más de 1700 años atrás, y los escogidos, en número de 71, se dispusieron en mesa en semicírculo, como en la época del Segundo Templo.
   
Entre los 71, 45 eran rabinos y el resto, laicos. La solemne carta de invitación había sido escrita en hebreo y en francés; se consignaba que sería un evento que “permanecería en la memoria por los siglos de los siglos”. Se designó presidente del Sanedrín al rabino David Sintzheim, quien había sido uno de los seis delegados judíos a la Asamblea Constituyente que decretó la emancipación en 1791 (Posteriormente, en 1808, Sintzheim fue nombrado gran rabino de Francia, el primero entre ellos).
  
Yosef David Sintzheim (יוסף דוד זינצהיים) Rabino jefe de Estrasburgo y primee Gran Rabino de Francia
   
El Sanedrín se inauguró en la sala San Juan del Hotel de Ville de París, el 9 de febrero de 1807. Se extendió durante un mes; podía haber durado más, pero un jesuita intrigó para que no continuase.
   
Esa “imaginación” que acicateaba a Napoleón hizo que “disfrazase” a sus rabinos con un vestuario especial: una larga funda negra, con suntuosos bordados. A Sinztheim le encasquetó en la cabeza una suerte de sombrero alto con dos cuernos, sobre una base de lujosa piel. Todavía hoy no se sabe si estos diseños tuvieron un origen real, ni siquiera lo conoce el descendiente del gran Sintzheim. Quien hizo malabares para mantener al judaísmo dentro de “la ley” al mismo tiempo que contentase a Napoleón. Éste, de cierto modo, buscaba la obediencia a él. Sintzheim lo entendió enseguida; ¿no había ensalzado al Emperador el día de su aniversario, el 15 de agosto de 1806?
   
El rabino inauguró el Sanedrín con un: “¡Oh Israel, séanle dadas gracias al libertador de su pueblo!”.
   
Luego se le consagró a Napoleón una plegaria, así como un Cántico a Napoleón el Grande.

Con su propensión a lo épico y a lo titánico, ¿Napoleón se creyó un nuevo Moisés? En cualquier caso, una medalla y un grabado de 1807 lo representan dándole las Tablas de la ley ¡al propio Moisés!
  
Medalla conmemorativa del Gran Sanedrín. Napoleón da las Tablas de la Ley a Moisés.
  
Lo cierto es que el Sanedrín estableció al judaísmo como la tercera religión de Francia, junto con el catolicismo y el protestantismo. Organizó toda la vida, civil y religiosa, de los hebreos en el estado francés. Y los hizo entrar en la modernidad. Lo que no pasó inadvertido para un rabino: “Si Bonaparte triunfa, aumentará la grandeza de Israel, pero ellos se marcharán y el corazón de Israel se alejará del Padre celestial”.
   
Los judíos ortodoxos rusos, los hasidim, se opusieron fuertemente a lo que en definitiva era asimilación.
  
La oposición más encarnizada al Sanedrín y sus resultados provino, no obstante, de los estados cristianos de Europa. El zar Alejandro de Rusia se levantó contra la libertad acordada a los judíos, e hizo que la Iglesia Ortodoxa designase al corso como el “Anticristo y enemigo de Dios”. También reaccionaron contra el Sanedrín, Austria, Prusia e Inglaterra. Y hasta el propio tío de Napoleón, el cardenal Fesch, quien sin embargo le debía no poco de su nombramiento eclesiástico a su sobrino: ¿cómo éste se había atrevido a resucitar a una antigua asamblea de la que nadie se acordaba, integrada por los descendientes de quienes habían “matado” a Jesús?

ADENDA: Mientras Napoleón estaba en Acre, pensaba que estaba a un día de conquistar Jerusalén, y preparó una proclamación de independencia del Estado judío, pero la derrota inglesa hizo cambiar sus planes, y la declaración fue archivada. El texto de la misma es el siguiente:
FRANCÉS
Proclamation à la nation Juive
Quartier général Jérusalem, 1er floréal, an VII de la République Française (20 avril 1799)

Bonaparte, commandant en chef des armées de la République Française en Afrique et en Asie, aux héritiers légitimes de la Palestine:

Israélites, nation unique que les conquêtes et la tyrannie ont pu, pendant des milliers d’années, priver de leur terre ancestrale, mais ni de leur nom, ni de leur existence nationale!

Les observateurs attentifs et impartiaux du destin des nations, même s’ils n’ont pas les dons prophétiques d’Israël et de Joël, se sont rendu compte de la justesse des prédictions des grands prophètes qui, à la veille de la destruction de Sion, ont prédit que les enfants du Seigneur reviendraient dans leur patrie avec des chansons et dans la joie et que la tristesse et que les soupirs s’enfuiraient à jamais. (Isaie 35.10)

Debout dans la joie, les exilés! Cette guerre sans exemple dans toute l’histoire, a été engagée pour sa propre défense par une nation, de qui les terres héréditaires étaient considérées par ses ennemis comme une proie offerte à dépecer. Maintenant cette nation se venge de deux mille ans d’ignominie. Bien que l’époque et les circonstances semblent peu favorables à l’affirmation ou même à l’expression de vos demandes, cette guerre vous offre aujourd’hui, contrairement à toute attente, le patrimoine israélite.

La Providence m’a envoyé ici avec une jeune armée, guidée par la justice et accompagnée par la victoire. Mon quartier général est à Jérusalem et dans quelques jours je serais à Damas, dont la proximité n’est plus à craindre pour la ville de David.

Héritiers légitimes de la Palestine!

La Grande Nation qui ne trafique pas les hommes et les pays selon la façon de ceux qui ont vendu vos ancêtres à tous les peuples (Joël 4.6) ne vous appelle pas à conquérir votre patrimoine. Non, elle vous demande de prendre seulement ce qu’elle a déjà conquis avec son appui et son autorisation de rester maître de cette terre et de la garder malgré tous les adversaires.

Levez-vous! Montrez que toute la puissance de vos oppresseurs n’a pu anéantir le courage des descendants de ces héros qui auraient fait honneur à Sparte et à Rome (1 Maccabée 12.15). Montrez que deux mille ans d’esclavage n’ont pas réussi à étouffer ce courage.

Hâtez-vous! C’est le moment qui ne reviendra peut-être pas d’ici mille ans, de réclamer la restauration de vos droits civils, de votre place parmi les peuples du monde. Vous avez le droit à une existence politique en tant que nation parmi les autres nations. Vous avez le droit d’adorer librement le Seigneur Jehovah selon votre religion (Joël 4.20) et faites-le en public et faites-le pour toujours.

Bonaparte.
 
HEBREO (Traducción de Ziona Budansky).
הכרזה אל האומה היהודית, המטה הכללי ירושלים, ה-20 באפריל 1799, השנה ה-VII לרפובליקה הצרפתית.
    
מאת: נפוליאון בונפארטה, המפקד הראשי של הצבאות הצרפתים באפריקה ובאסיה.
   
אל: היורשים החוקיים של פלסטינה –בני ישראל, בני אומה ייחודית אשר במשך אלפי שנים הצליחו הכיבושים והעריצות לגזול מהם את אדמתם, אבל לא את שמם ולא את קיומם הלאומי. (ישעיהו 35.10)
    
הבוחנים בקפידה וללא משוא פנים את גורל האומות, אפילו אם הם חסרים את היכולת הנבואית של ישראל ושל הנביא יואל, מסיקים את האמת שבדברי הנבואות של הנביאים הגדולים, אשר ערב חורבן ציון ניבאו כי ילדיו של האל יחזרו למולדתם בשירה וברינה וכי העצב והאנחות ייעלמו לעד..
    
קומו ברינה, הגולים!
מלחמה זו שאין לה אח ורע בהיסטוריה כולה, נערכה כמלחמת הגנה עצמית על ידי אומה שאויביה ראו באדמותיה המוּרָשות שלל שיש לחלוק אותו. כעת, מתנקמת אומה זו על אלפיים שנות ביזיון. אף על פי שנדמה כאילו התקופה והנסיבות אינן הולמות את ההצהרה ואפילו את עצם הביטוי של דרישותיכם, מלחמה זו מציעה לכם כיום, בניגוד לכל צפי, את מורשתכם הישראלית.
   
ההשגחה העליונה שלחה אותי לכאן עם צבא צעיר, המודרך על ידי הצדק והמלווה בניצחון. המטה הכללי שלי הוא בירושלים, ובעוד כמה ימים אהיה בדמשק, שקירבתה שוב אינה מהווה סכנה לעיר דוד.
   
היורשים החוקיים של פלסטינה!
האומה הגדולה אינה עוסקת במקח וממכר של בני אדם ושל ארצות כדוגמת אלה שמכרו את אבותיכם לכל האומות, (יואל 4.6) והיא אינה קוראת לכם לכבוש את ירושתכם. לא, כל שהיא מבקשת הוא ליטול ממנה את מה שהיא כבר כבשה, כשהיא תומכת בכם ומתירה לכם להמשיך ולהיות הבעלים על הארץ הזו ולשמור עליה למרות כל היריבים.
   
קומו!
הוכיחו כי כל העוצמה של מדכאיכם לא הצליחה לקטול את אומץ ליבם של צאצאי הגיבורים שהיו מביאים כבוד לספרטה ולרומא (המכבי 12.15) .
הוכיחו כי אלפיים שנות עבדות לא הצליחו לחנוק את האומץ הזה.

הזדרזו!
זהו הרגע, שייתכן כי לא יחזור שוב במשך אלף שנה, כדי לדרוש את החזרת זכויות האזרח שלכם, את השבת מקומכם בקרב עמי העולם. יש לכם מלוא הזכות לקיום פוליטי כאומה בקרב האומות האחרות. יש לכם הזכות לעבוד את אלוהיכם, יהוה, בהתאם לדתכם, (ג'ואל 4.20) ולעשות זאת בציבור ועשו את זה לנצח.

 בונפרטה.
ÁRABE (Traducción de la Enciclopedia de Jerusalén):
، إعلان للأمة اليهودية
مقر القدس، الأزهار الأولى، السنة السابعة للجمهورية الفرنسية (20 أبريل 1799).
  

من نابليون بونابرت القائد الأعلى للقوات المسلحة للجمهورية الفرنسية في أفريقيا وآسيا إلى ورثة فلسطين الشرعيين.

      
أيها الإسرائيليون، أيها الشعب الفريد، الذي لم تستطع قوى الفتح والطغيان أن تسلبه نسبه ووجوده القومي، وإن كانت قد سلبته أرض الأجداد فقط.
     
إن مراقبي مصائر الشعوب الواعين المحايدين ـ وإن لم تكن لهم مقدرة الأنبياء مثل إشعياء ويوئيل ـ قد أدركوا ما تنبأ به هؤلاء بإيمانهم الرفيع أن عبيد الله سيعودون إلى صهيون وهم ينشدون، وسوف تعمهم السعادة حين يستعيدون مملكتهم دون خوف. (أشعيا 35.10)
     
انهضوا بقوة أيها المشردون في التيه. إن أمامكم حربا مهولة يخوضها شعبكم بعد أن اعتبر أعداؤه أن أرضه التي ورثها عن الأجداد غنيمة تقسم بينهم حسب أهوائهم.. لا بد من نسيان ذلك العار الذي أوقعكم تحت نير العبودية، وذلك الخزي الذي شل إرادتكم لألفي سنة. إن الظروف لم تكن تسمح بإعلان مطالبكم أو التعبير عنها، بل إن هذه الظروف أرغمتكم بالقسر على التخلي عن حقكم، ولهذا فإن فرنسا تقدم لكم يدها الآن حاملة إرث إسرائيل، وهي تفعل ذلك في هذا الوقت بالذات، وبالرغم من شواهد اليأس والعجز.
     
إن الجيش الذي أرسلتني العناية الإلهية به، ويمشي بالنصر أمامه وبالعدل وراءه، قد اختار القدس مقرا لقيادته، وخلال بضعة أيام سينتقل إلى دمشق المجاورة التي استهانت طويلا بمدينة داود وأذلتها.
  
يا ورثة فلسطين الشرعيين..
  
إن الأمة الفرنسية التي لا تتاجر بالرجال والأوطان كما فعل غيرها، (جويل 4.6) تدعوكم إلى إرثكم بضمانها وتأييدها ضد كل الدخلاء.

انهضوا وأظهروا أن قوة الطغاة القاهرة لم تخمد شجاعة أحفاد هؤلاء الأبطال الذين كان تحالفهم الأخوي شرفا لأسبرطة وروما، وأن معاملة العبيد التي طالت ألفي سنة لم تفلح في قتل (مكابي 12.15) هذه الشجاعة.
  
سارعوا، إن هذه هي اللحظة المناسبة ـ التي قد لا تتكرر لآلاف السنين ـ للمطالبة باستعادة حقوقكم ومكانتكم بين شعوب العالم، تلك الحقوق التي سلبت منكم لآلاف السنين وهي وجودكم السياسي كأمة بين الأمم، وحقكم الطبيعي المطلق في عبادة إلهكم يهواه، طبقا لعقيدتكم، (جويل 4.20) وافعلوا ذلك في العلن وافعلوه إلى الأبد.
   
بونابرت.
   
ESPAÑOL (Traducción de Annie Abbas):
Anuncio de ratificación de la nación judía, desde nuestra sede en Jerusalén, fechado el 20 de abril de 1799, VII año de la República Francesa (20 de abril de 1799).

Por: Napoleón Bonaparte, comandante en jefe de los ejércitos franceses en África y Asia.

A: los herederos legales de Palestina – los hijos de Israel, la única nación a la que durante miles de años, la conquista y la tiranía fueron capaces de robarle sus tierras, pero no su nombre y su existencia nacional.

Los que examinen con cuidado y sin prejuicios el destino de las naciones, incluso si carecen de la capacidad de profecía de Israel y del profeta Joel, podrán llegar a reconocer la verdad según la palabra de los grandes profetas, que predijeron en la víspera de la destrucción de Sión, que el regreso de los hijos de Dios a su tierra natal se llevaría a cabo entre cantares, mientras que el dolor desaparecería para siempre (Isaías 53, 10).
 
¡Levantaos, vosotros los exiliados! Esta guerra no tiene precedentes en la historia, fue la guerra de autodefensa de una nación cuyos enemigos vieron en sus tierras un botín que se sintieron autorizados a repartir entre ellos. Ahora, ha llegado el momento de la venganza de este país por dos mil años de desgracia.

A pesar de que pareciese que ni el tiempo ni las circunstancias fuesen adecuados a esta declaración, ni aun al mismo expresar de sus necesidades, esta guerra ofrece hoy, contra todo pronóstico, la resurrección de la tradición israelita.

La Providencia me ha enviado aquí con un ejército de jóvenes, guiados por la justicia y acompañados por la victoria.

Mi sede está en Jerusalén, y en unos días voy a estar en Damasco, donde la proximidad ya no será una amenaza para la ciudad de David.

¡Legales herederos de la Tierra Santa..!

La gran nación francesa no se dedica al comercio de personas y países, tales como los que vendieran a sus antepasados a todas las naciones (Joel 4, 6), y no desea conquistar vuestra heredad.

No, lo único que quiere es retener lo que ha sido capturado, mientras ella les apoya y les permite seguir siendo los dueños de esta tierra, y conservarla a pesar de todos sus opositores.

Levantaos! Poned en evidencia que la fuerza de vuestros de opresores no pudo matar a la valentía de los descendientes de los héroes que dieron honor a Esparta y a Roma (1 Macabeos 12, 15). Demostrad que dos mil años de esclavitud no han podido estrangular el coraje.

¡Daos prisa! Este es el momento, que puede no volver durante otros mil años, para exigir la devolución de vuestros derechos civiles, y vuestro lugar entre las naciones del mundo. Tenéis todo el derecho a la existencia política como una nación entre otras naciones. Tenéis derecho a adorar a vuestro Dios Jehová de acuerdo a vuestra religión (Joel 4, 20), hacerlo públicamente y para siempre.

BONAPARTE

1 comentario:

  1. Muy interesante el artículo, se lo agradezco mucho, caros hermanos en Cristo. Sin embargo es muy común toparse con la reiterada leyenda negra sobe Napoleón el Grande ya sea para ponerle como un jacobino furibundo, un anticristo redomado y sionista o un terrible y sanguinario dictador y conquistador de paises. Sin embargo la realidad tiene sus matices y no debemos beber de fuentes sionistas si queremos acercarnos más a auténtica figura del Emperador. Les dejo aquí unos enlaces muy interesantes.

    Por otro lado no olvidemos la lucha como arquetípica que sostuvo el Imperio francés y con el toda la Europa contra el Emporio bursatil libio-fenicio JUDAICO británico, que finalmente terminó por vencer gracias a su oro y engaños.

    Lo del Senedrín y lo de Palestina lo veo más como una táctica de realpolitik para granjearse apoyos financieros o en el caso palestino para debilitar a los otomanos allá y contar con aliados en la zona.

    No olvidemos que en base a esto de querer instalar a los judios en Palestina, el mismo Hitler podría ser considerado un sionista.
    https://www.hispantv.com/noticias/opinion/72725/sionismo-netanyahu-hitler-holocausto-palestina

    Con la derrota de Waterloo y apostando a juego visto en Londres fue tambien donde el primer Rotchild se hizo inmensamente rico

    NAPOLEÓN Y LOS JUDÍOS:
    https://www.stormfront.org/forum/t724214/

    Napoleón Bonaparte acerca de los Judios, dijo en una carta a su hermano Jérôme, "¿Son orugas, langostas azota Francia."

    "... Los Judios deben ser tratados como personas especiales. Ellos son un Estado dentro del Estado. Es desalentador al pueblo francés para poner fin a la influencia de las más bajas del pueblo. Los Judios son los ladrones maestro de la edad moderna, que son las aves carroñeras de la humanidad ... deben ser tratados con justicia política, no con la justicia civil. Ciertamente no son verdaderos ciudadanos ".

    "Nada más despreciable se podría hacer que la acogida de los Judios para usted. Me decidí a mejorar los Judios. Pero yo no los quiero en mi reino. Todo lo hecho, lo he hecho para demostrar desprecio a mi de la nación más vil del mundo." (Carta a su hermano Jerónimo, rey de Westfalia, 06 de marzo 1808.)

    "Los Judios practican la usura desde la época de Moisés, y otros pueblos oprimidos. Sin embargo, los cristianos rara vez eran usureros, cayendo en desgracia cuando lo hicieron. Deberíamos desterrar a los Judios, desde el comercio ... Los males de Judios no procedan de individuos, sino de la naturaleza fundamental de la gente. "(De Reflexiones de Napoleón, y los discursos ante el Consejo de Estado el 30 de abril y 07 de mayo 1806).


    NAPOLEÓN Y NUESTRA SANTA FÉ:

    http://inmf.org/evidarelinap.htm
    Vida religiosa de Napoleón

    http://inmf.org/emeritospapa.htm
    Méritos de Napoleón para con el Papa y el clero.

    http://inmf.org/ereligion.htm
    Napoleón y la Religión

    http://inmf.org/emeritosreli.htm
    Los méritos de Napoleón para con la Religión y la Iglesia.

    http://inmf.org/eideasnapreli.htm
    Las ideas religiosas de Napoleón


    Se me olvidaba comentar que si bién el Concordato de 1801 que restablecía los Culto(s) es bién conocido, así como los decretos de anexión de los Estados Papales y Roma al Imperio (1809 y 1810) es más desconocido el Concordato de 19 enero de 1813 que puso paz finalmente entre S.S. Pio VII y l´Empereur.
    //www.historia.uchile.cl/CDA/fh_article/0,1389,SCID%253D1940%2526ISID%253D162%2526JNID%253D9,00.html

    Un fuerte abrazo y ¡VIVA CRISTO REY!

    ResponderEliminar

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)