Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

domingo, 5 de enero de 2020

BENDICIONES EN EL DÍA DE LA EPIFANÍA


El 6 de Enero, la Iglesia celebra la fiesta de la Epifanía (en griego “manifestación”), conmemorando tres hechos importantísimos:
  • La adoración de los Reyes Magos (la Epifanía ante las naciones), año 2 d.C.
  • El bautismo en el Jordán (la Epifanía ante los judíos), año 30 d.C.
  • El milagro en las Bodas de Caná (la Epifanía ante los discípulos), año 31 d.C.
Se acostumbra en algunos lugares (especialmente en Alemania, Austria, y los países eslavos) que los párrocos bendigan el “agua de los Tres Reyes” en la Víspera de la Epifanía, con la cual bendecirán las casas al día siguiente. Esta práctica, proveniente de la Iglesia Oriental, nació en Egipto, y San Juan Crisóstomo refiere que la gente acudía hacia la media noche para tomar del agua que se bendecía en recuerdo de la santificación de las aguas obrada por Jesucristo al bajar al Jordán para ser bautizado por Juan. Esa misma agua se reservaba en las casas para hacer uso de ella durante todo el año como un sacramental eficaz. Hacia los siglos XI-XII, la costumbre llegó a los países germánicos a través de los relatos de los cruzados, desarrollándose un ritual que quedó fijado en una ceremonia muy solemne, simbólica y elaborada, que tras alguna resistencia (en el ritual griego, la cruz para bendecir el agua era cargada por un niño flanqueado por un diácono y un subdiácono), fue aprobada por la Sagrada Congregación de Ritos (decreto del 6 de diciembre de 1890), entrando así en el Rituale Romanum (tit. IX, cap. IX) como una bendición reservada para el obispo (o un sacerdote delegado por él).

BENEDÍCTIO ÁQUÆ QUÆ FIT IN VIGÍLIA EPIPHANÍÆ DÓMINI.
A la hora establecida, el Sacerdote celebrante (si es Obispo, llevará la mitra, pero la removerá durante las oraciones), con el Diácono y el Subdiácono, él revestido con capa pluvial, estos con dalmática y tunicela blanca, precedido por los Acólitos con los ciriales encendidos y la cruz (que son puestos en su lugar), y por los demás clérigos, irán al lugar cerca del altar mayor, donde se dispondrá un recipiente con agua y un contenedor de sal.

Primero, estando todos de rodillas, dirán con canto la Letanía de los Santos:
℣. Kýrie, eléison.
℟. Kýrie, eléison.
℣. Christe, eléison.
℟. Christe, eléison.
℣. Kýrie, eléison.
℟. Kýrie, eléison.
 
℣. Christe, áudi nos.
℟. Christe, exáudi nos.
  
℣. Pater de cœlis, Deus.
℟. Miserére nobis.
℣. Fili, Redémptor mundi, Deus.
℟. Miserére nobis.
℣. Spíritus Sancte, Deus.
℟. Miserére nobis.
℣. Sancta Trínitas, unus Deus.
℟. Miserére nobis.
  
℣. Sancta María.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancta Dei Génetrix.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancta Virgo vírginum.
℟. Ora pro nobis.
  
℣. Sancte Míchaël.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Gábriel.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Ráphaël.
℟. Ora pro nobis.
℣. Omnes sancti Ángeli et Archángeli.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Omnes sancti beatórum Spírituum órdines.
℟. Oráte pro nobis.
  
℣. Sancte Joánnes Baptísta.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Joseph.
℟. Ora pro nobis.
℣. Omnes sancti Patriárchæ et Prophétæ.
℟. Oráte pro nobis.
  
℣. Sancte Petre.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Paule.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Andréa.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Jacóbe.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Joánnes.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Thoma.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Jacóbe.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Philíppe.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Bartholomǽe.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Matthǽe.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Simon.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Thaddǽe.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Matthía.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Bárnaba.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Luca.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Marce.
℟. Ora pro nobis.
℣. Omnes sancti Apóstoli et Evangelístæ.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Omnes sancti Discípuli Dómini.
℟. Oráte pro nobis.
   
℣. Omnes sancti Innocéntes.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Sancte Stepháne.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Laurénti.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Vincénti.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancti Fabiáne et Sebastiáne.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Sancti Joánnes et Paule.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Sancti Cosma et Damiáne.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Sancti Gervási et Protási.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Omnes sancti Mártyres.
℟. Oráte pro nobis.
  
℣. Sancte Sylvéster.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Gregóri.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Ambrósi.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Augustíne.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Hierónyme.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Martíne.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Nicólaë.
℟. Ora pro nobis.
℣. Omnes sancti Pontífices et Confessóres.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Omnes sancti Dóctores.
℟. Oráte pro nobis.
  
℣. Sancte Antóni.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Benedícte.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Bernárde.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Domínice.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancte Francísce.
℟. Ora pro nobis.
℣. Omnes sancti Sacerdótes et Levítæ.
℟. Oráte pro nobis.
℣. Omnes sancti Mónachi et Eremítæ.
℟. Oráte pro nobis.
  
℣. Sancta María Magdaléna.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancta Ágatha.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancta Lucía.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancta Agnes.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancta Cæcília.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancta Catharína.
℟. Ora pro nobis.
℣. Sancta Anastásia.
℟. Ora pro nobis.
℣. Omnes sanctæ Vírgines et Víduæ.
℟. Oráte pro nobis.
  
℣. Omnes Sancti et Sanctæ Dei.
℟. Intercédite pro nobis.
  
℣. Propítius esto.
℟. Parce nobis, Dómine.
℣. Propítius esto.
℟. Exáudi nos, Dómine.
  
℣. Ab omni malo.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Ab omni peccáto.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Ab ira tua.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. A subitánea et improvísa morte.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Ab insídiis diáboli.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Ab ira, et ódio, et omni mala voluntáte.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣.  A spíritu fornicatiónis.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. A fulgúre et tempestáte.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. A flagéllo terræmótus.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. A peste, fame et bello.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. A morte perpétua.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per mystérium sanctæ Incarnatiónis tuæ.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per Advéntum tuum.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per Nativitátem tuam.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per Baptísmum et sanctum Jejúnium tuum.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per Crucem et Passiónem tuam.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per Mortem et Sepultúram tuam.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per sanctam Resurrectiónem tuam.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per admirábilem Ascensiónem tuam.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. Per advéntum Spíritus Sancti Parácliti.
℟. Líbera nos, Dómine.
℣. In die Judícii.
℟. Líbera nos, Dómine.
  
℣. Peccatóres.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut nobis parcas.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut nobis indúlgeas.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut ad veram pœniténtiam nos perdúcere dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut Ecclésiam tuam sanctam régere et conserváre dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut Domnum Apostólicum et omnes Ecclesiásticos órdines in sancta religióne conserváre dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut inimícos sanctæ Ecclésiæ humiliáre dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut régibus et princípibus Christiánis pacem et veram concórdiam donáre dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut cuncto pópulo Christiáno pacem et unitátem largíri dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut omnes errántes ad unitátem Ecclésiæ revocáre, et infidéles univérsos ad Evangélii lumen perdúcere dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut nosmetípsos in tuo sancto servítio confortáre et conserváre dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut mentes nostras ad cæléstia desidéria érigas.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut ómnibus benefactóribus nostris sempitérna bona retríbuas.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut ánimas nostras, fratrum, propinquórum et benefactórum nostrórum ab ætérna damnatióne erípias.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut fructus terræ dare et conserváre dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut ómnibus fidélibus defúnctis réquiem ætérnam donáre dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
   
Ahora el Celebrante, de pie, y elevando gradualmente la voz, canta:
℣. Ut hanc áquam bene dícere dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
℣. Ut hanc áquam bene dícere et sancti ficáre dignéris.
℟. Te rogámus, áudi nos.
  
Los cantores prosiguen:
℣. Ut nos exaudíre dignéris.
℟. Te rogamus, audi nos.
℣. Fili Dei.
℟. Te rogamus, audi nos.
  
℣. Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi.
℟. Parce nobis, Dómine.
℣. Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi.
℟. Exáudi nos, Dómine.
℣. Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi.
℟. Miserére nobis.
  
℣. Christe, áudi nos.
℟. Christe, exáudi nos.
  
℣. Kýrie, eléison.
℟. Kýrie, eléison.
℣. Christe, eléison.
℟. Christe, eléison.
℣. Kýrie, eléison.
℟. Kýrie, eléison.
  
El Celebrante, cantando, dice Pater noster (que proseguirá en voz baja) hasta
℣. Et ne nos indúcas in temptatiónem.
℟. Sed líbera nos a malo.
  
Luego cantará los siguientes salmos
Salmo 28
Afférte Dómino fílii Dei: * afférte Dómino fílios aríetum.
Afférte Dómino glóriam et honórem, afférte Dómino glóriam nómini ejus: * adoráte Dóminum in átrio sancto ejus.
Vox Dómini super aquas, Deus majestátis intónuit : * Dóminus super aquas multas. 
Vox Dómini in virtúte: * vox Dómini in magnificéntia.
Vox Dómini confringéntis cedros: * et confrínget Dóminus cedros Líbani.
Et commínuet eas tamquam vítulum Líbani: * et diléctus quemádmodum fílius unicórnium.
Vox Dómini intercidéntis flammam ignis: * vox Dómini concutiéntis desértum: et commovébit Dóminus desértum Cades.
Vox Dómini præparántis cervos, et revelábit condénsa: * et in templo ejus omnes dicent glóriam.
Dóminus dilúvium inhabitáre facit: * et sedébit Dóminus Rex in ætérnum.
Dóminus virtútem pópulo suo dabit: * Dóminus benedícet pópulo suo in pace.
Glória Patri, et Fílio, * et Spíritui Sancto.
Sicut erat in princípio, et nunc et semper, * et in sǽcula sæculórum. Amen.
   
Salmo 45
Deus noster refúgium et virtus: * adjútor in tri­bulatiónibus, quæ invenérunt nos nimis.
Proptérea non timébimus dum turbábitur terra: * et transferéntur montes in cor maris.
Sonuérunt et turbátæ sunt aquæ eórum: * conturbáti sunt montes in fortitúdine ejus.
Flúminis ímpetus lætíficat civitátem Dei: * san­ctificávit tabernáculum suum Altíssimus.
Deus in medio ejus non commovébitur: * adjuvábit eam Deus mane dilúculo.
Conturbátæ sunt gentes, et inclináta sunt regna: * dedit vocem suam, mota est terra.
Dóminus virtútum nobíscum: * suscéptor noster, Deus Jacob.
Veníte, et vidéte ópera Dómini, * quæ pósuit prodígia super terram, áuferens bella usque ad finem terræ.
Arcum conteret, et confrínget arma: * et scuta combúret igni.
Vacáte, et vidéte, quóniam ego sum Deus: * exaltábor in géntibus, et exaltábor in terra.
Dóminus virtútum nobíscum: * suscéptor noster, Deus Jacob.
Glória Patri, et Fílio, * et Spíritui Sancto.
Sicut erat in princípio, et nunc et semper, * et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Salmo 146
Laudáte Dóminum, quóniam bonus est psalmus: * Deo nostro sit jucúnda, decóraque laudátio.
Ædíficans Jerúsalem Dominus * dispersiónes Israélis congregábit.
Qui sanat contrítos corde: *et álligat contritiónes eórum.
Qui númerat multitúdinem stellárum: * et ómnibus eis nómina vocat.
Magnus Dóminus noster, et magna Virtus ejus: * et sapiéntiæ ejus non est númerus.
Suscípiens mansúetos Dóminus: * humílians autem peccatóres úsque ad terram.
Præcínite Dómino in confessióne: * psállite Deo nostro in Cíthara.
Qui óperit cælum núbibus: * et parat terræ plúviam.
Qui prodúcit in móntibus fœnum: servitúti hóminum.
Qui dat juméntis escam ipsórum: * et pullis corvórum invocántibus eum.
Non in fortitúdine equi voluntátem habébit: * nec in tíbiis viri beneplácitum erit ei.
Beneplácitum est Dómino super timéntes eum: * et in eis, qui sperant super misericórdia ejus.
Glória Patri, et Fílio, * et Spíritui Sancto.
Sicut erat in princípio, et nunc et semper, * et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Luego el celebrante dirá cantando:
  
EXORCÍSMUM CONTRA SÁTANAM ET ÁNGELOS APOSTÁTICOS
  
Exorcizámus te, omnis immúnde spíritus, omnis satánica potéstas, omnis infernális adversárii, omnis légio, omnis congregátio et secta diabólica, in nómine et virtúte Dómini nostri Jesu Christi, eradicáre et effugáre a Dei Ecclésia, ab animábus ad imáginem Dei cónditis ac pretióso divíni Agni sánguine redémptis . Non ultra áudeas, serpens callidíssime, decípere humánum genus, Dei Ecclésiam pérsequi, ac Dei eléctos excútere et cribráre sicut tríticum . Ímperat tibi Deus altíssimus , cui in magna tua supérbia te símile habéri adhuc præsúmis; qui omnes hómines vult salvos fíeri, et ad agnitiónem veritátis veníre (I Timothéum II, 4). Ímperat tibi Deus Pater ; ímperat tibi Deus Fílius ; ímperat tibi Deus Spíritus Sanctus . Ímperat tibi majéstas Christi, ætérnum Dei Verbum caro factum , qui pro salúte géneris nostri tua invídia pérditi, humiliávit semetípsum factus obœ́diens úsque ad mortem (Philipénsis II, 8); qui Ecclésiam suam ædificávit supra firmam petram, et portas ínferi advérsus eam númquam esse prævalitúras edíxit, cum ea ipse permansúrus ómnibus diébus úsque ad consummatiónem sǽculi (Mathǽum XXVIII, 20). Ímperat tibi sacraméntum Crucis , omniúmque christiánæ fídei Mysteriórum virtus . Ímperat tibi excélsa Dei Génitrix Virgo María , quæ superbíssimum caput tuum a primo instánti immaculátæ suæ conceptiónis in sua humilitáte contrívit. Ímperat tibi fides sanctórum Apostolórum Petri et Pauli, et ceterórum Apostolórum . Ímperat tibi Mártyrum sánguis, ac pia Sanctórum et Sanctárum ómnium intercéssio .
     
Ergo, draco maledícte et omnis légio diabólica, adjurámus te per Deum vivum, per Deum verum, per Deum sanctum, per Deum qui sic diléxit mundum, ut Fílium suum unigénitum daret, ut omnis qui crédit in eum non péreat, sed hábeat vitam ætérnam (Joánnes III, 16): cessa decípere humánas creatúras, eísque ætérnæ perditiónis venénum propináre: désine Ecclésiæ nocére et ejus libertáti láqueros injícere. Vade sátana, invéntor et magíster omnis falláciæ hostis humánæ salútis. Da locum Christo, in quo nihil invenísti de opéribus tuis; da locum Ecclésia Uni, Sanctæ, Cathólicæ, et Apostólicæ, quam Christus ipse acquisívit sánguine suo. Humiliáre sub poténti manu Dei; contremísce et éffuge, invocáto a nobis sancto et terríbili nómine Jesu, quem ínferi tremunt, cui Virtútes cælórum et Potestátes et Dominatiónes subjéctæ sunt, quem Chérubim et Séraphim indeféssis vócibus láudant, dicéntes: Sanctus, Sanctus, Sanctus Dóminus Deus Sábaoth.

Después los cantores cantarán:
Antiphonam: Hódie * cælésti sponso juncta est Ecclésia, quónuam in Jordáne lavit Christus ejus crímina: currunt cum munéribus Magi ad regáles núptias, et ex áqua facto vino lætántur convívæ, allelúja [Hoy * la Iglesia es unida on su celestial Esposo, porque Cristo lavó sus pecados en el Jordán; los Magos corren con sus regalos a las nupcias reales; y los invitados son alegrados con el agua hecha vino, aleluya].
  
Cántico de Zacarías (Luc. 1, 68-79)
Benedíctus Dóminus Deus Ísraël * Quia visitávit et fecit redemptiónem plebis suæ.
Et eréxit cornu salútis nobis * in domo David púeri sui:
Sicut locútus est per os sanctórum, * qui a sæculo sunt prophetárum ejus.
Salútem ex inimícis nóstris, * et de mánu ómnium qui odérunt nos.
Ad faciéndam misericórdiam cum pátribus nostris: * et memorári testaménti sui sancti.
Jusjurándum, quod jurávit ad Ábraham, patrem nostrum, * datúrum se nobis.
Ut sine timóre de manu inimicórum nostrórum liberáti * serviámus illi.
In sanctitáte et justítia coram ipso, * ómnibus diébus nostris.
Et tu puer prophéta Altíssimi vocáberis: * præíbis enim ante fáciem Dómini paráre vias ejus.
Ad dandam sciéntiam salútis plebi ejus: * in remissiónem peccatórum eórum:
Per víscera misericórdiæ Dei nostri: * in quibus visitávit nos óriens ex alto:
Illumináre his, qui in ténebris, et in umbra mortis sedent: * ad dirigéndos pedes nostros in viam pacis.
Glória Patri, et Fílio, * et Spíritui Sancto.
Sicut erat in princípio, et nunc et semper, * et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
O el Cántico de Santa María Virgen (Luc. 1, 46-55)
Magníficat: * ánima mea Dóminum.
Et exsultávit spíritus meus: * in Deo, salutári meo.
Quia respéxit humilitátem ancíllæ suæ: * ecce enim ex hoc beátam me dicent omnes generatiónes.
Quia fecit mihi magna, qui potens est: * et sanctum nomen ejus.
Et misericórdia ejus, a progenie in progenies: * timentibus eum.
Fecit poténtiam in bráchio suo: * dispérsit supérbos mente cordis sui.
Depósuit poténtes de sede: * et exaltávit húmiles.
Esuriéntes implévit bonis: * et dívites dimísit inánes.
Suscépit Ísraël púerum suum: * recordátus misericórdiæ suæ.
Sicut locútus est ad patres nostros: * Ábraham, et sémini ejus in sǽcula.
Glória Patri, et Fílio, * et Spíritui Sancto.
Sicut erat in princípio, et nunc et semper, * et in sǽcula sæculórum. Amen.

Y repetir la antífona.

Luego el Sacerdote canta lo que sigue:
℣. Dóminus vobiscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
  
Orémus.
   
ORATIO
Deus, qui hodiérna die Unigénitum tuum géntibus stella duce revelásti: concéde propítius, ut qui jam Te ex fide cognóvimus, usque ad contemplándam spéciem tuæ celsitúdinis perducámur. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum, Fílium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritu Sancti, Deus, per ómnia sǽcula sæculórum [Oh Dios, que en el día de hoy revelaste a las naciones a tu Unigénito por la estrella conductora, concédenos propicio que ya que te hemos conocido por la fe, seamos llevados a la contemplación de la belleza de tu excelsitud. Por el mismo Jesucristo tu Hijo nuestro Señor, que contigo vive y reina en unidad con el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos]. ℟. Amen.

Después bendice el agua (Rituále Románum, título IX, cap. II):
℣. Adjutórium nostrum in nómine Dómini.
℟. Qui fecit cœlum et terram.

Exorcísmum salis
Exorcízo te te, creatúra salis, per Deum vivum, per Deum verum, per Deum sanctum, per Deum qui te per Eliséum prophétam in áquam mitti jussit, ut sanarétur sterílitas aquæ: ut efficiáris sal exorcizátum, in salútem credéntium, et sis ómnibus suméntibus te sánitas ánimæ et córporis; effúgiat, atque discédat a loco, in quo aspérsum fúeris, ómnis phantásia, et nequítia, vel versútia diabólicæ fráudis, omnísque spíritus immúndus, adjurátus per eum, qui ventúrus est judicáre vivos et mórtuos et sǽculum per ignem [Exorcízote, criatura sal, por el Dios vivo, por el Dios verdadero, por el Dios santo, por el Dios que, por el profeta Eliseo te puso en las aguas, para sanar la esterilidad de las aguas, para que puedas actuar, sal exorcizada, como medio de salvación para los creyentes, y seas medicina de alma y cuerpo para todos los que te usen; que pongas en fuga y destierres del lugar, en el que seas asperjada, de toda fantacía y acechanza, y astucia del diabólico fraude y de todos los espíritus inmundos, adjurados por Aquel que vendrá a juzgar a vivos y muertos y al mundo por fuego]. ℟. Amen.

Imménsam cleméntiam tuam, omnípotens ætérne Deus, humíliter implorámus, ut hanc creatúram salis, quam in usum géneris humáni tribuísti, bene dícere, et sancti ficáre tua pietáte dignéris: ut sit ómnibus suméntibus salus mentis et córporis: et quídquid ex eo tactum vel respérsum fúerit, cáreat omni immundítia, omníque impugnatióne spiritális nequítiæ. Per Dóminum nostrum Jesum Christum, Fílium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti, Deus, per ómnia sǽcula sæculórum [Dios Omnipotente y eterno, humildemente imploramos de tu inmensa clemencia para que te dignes por tu piedad ben decir y santi ficar esta criatura sal, que has dado para uso del género humano. Que sea para todos los que la usen salud de alma y cuerpo, y que todo lo que sea tocado o asperjado por ella, sea liberado de toda inmundicia y de toda impugnación del espíritu maligno. Por Jesucristo nuestro Señor].
 
Exorcísmum aquæ
Exorcízo te, creatúra aquæ, in nómine Dei Patris omnipotentis, et in nómine Jesu Christi, Fílii ejus, Dómini nostri, et in virtúte Spíritus Sancti: ut fias aqua exorcizáta ad effugándam omnem potestátem inimíci, et ipsum inimícum eradicáre et explantáre váleas cum ángelis suis apostáticis, per virtútem ejúsdem Dómini nostri Jesu Christi: qui ventúrus est judicáre vivos et mortuos, et sǽculum per ignem [Exorcízote, criatura agua, en nombre de Dios Padre omnipotente, y en nombre de Jesu Cristo, su Hijo, nuestro Señor, y en virtud del Espíritu Santo: para que seas agua exorcizad para poner en fuga a toda potestad enemiga, y puedas erradicar y explantar a ese mismo enemigo con sus ángeles apóstatas, por virtud del mismo Jesucristo nuestro Señor, que vendrá para juzgar a vivos y muertos, y al mundo por fuego]. ℟. Amen.
 
Orémus.
    
ORATIO
Deus, qui, ad salutem humáni géneris, máxima quæque sacraménta in aquárum substántia condidísti: adésto propítius invocatiónibus nostris et cleménte huic, multímodis purificatiónibus præparáto, virtútem tuæ bene dictiónis infúnde: ut creatúra tua, mystériis tuis sérviens, ad abigéndos dǽmones morbósque pelléndos, divínæ grátiæ sumat efféctum; ut, quidquid in dómibus vel in locis fidélium hæc unda respérserit, cáreat omni immundítia, liberétur a noxa: non illic resídeat spíritus péstilens, non aura corrúmpens; discédant omnes insídiæ laténtis inimíci: et si quid est, quod aut incolumitáti habitántium ínvidet aut quiéti, aspersióne hujus aquæ effúgiat; ut salúbritas, per invocatiónem sancti tui nóminis expetíta, ab ómnibus sit impugnatiónibus defénsa. Per Dóminum [Oh Dios, que para salud del género humano creasteis este máximo sacramento en la sustancia del agua, atended propicio y clemente a nuestras invocaciones, y derramad la virtud de vuestra ben dición sobre este elemento que hemos preparado con muchas purificaciones, para que esta vuestra criatura, sirviendo en vuestros misterios, aleje a los demonios, sane las enfermedades y asuma el efecto de la divina gracia, para que todo el que la asperje en las casas y en los lugares de los fieles sea liberado de toda inmundicia y de todo mal; que no resida allí un espíritu pestilente, que no se corrompa el ambiente, se alejen todas las insidias ocultas del Enemigo y, si hay algo que perjudique a los que habiten en ella o a su tranquilidad, por la aspersión de esta agua huyan, para que la salud que pedimos por invocación de vuestro Nombre santísimo sea defendida de toda impugnación del Maligno, por Jesucristo nuestro Señor]. ℟. Amen.
 
Aquí pone tres veces la sal en el agua en forma de cruz, diciendo, sin canto: Commíxtio salis et aquæ páriter fiat in nómine Pa tris, et Fí lii, et Spíritus Sancti [Mézclense igualmente esta sal y agua en el nombre del Pa dre, y del Hi jo, y del Espíritu Santo]. ℟. Amen.

Luego canta
℣. Dóminus vobiscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
  
Orémus.
   
ORATIO
Deus, invíctæ virtútis auctor et insuperábilis impérii rex ac semper magníficus triumphátor: qui advérsæ dominatiónis vires réprimis, qui inimíci rugiéntis sævítiam súperas, qui hostíles nequítias poténter expúgnas: te, Dómine, treméntes et súpplices deprecámur ac pétimus: ut hanc creatúram salis et aquæ dignánter aspícias, benígnus illústres, pietátis tuæ rore sanctífices; ut, ubicúmque fúerit aspérsa, per invocatiónem sancti nóminis tui, omnis infestátio immúndi spíritus abigátur, terrórque venenósi serpéntis procul pellátur: et præséntia Sancti Spíritus nobis, misericórdiam tuam poscéntibus, ubíque adésse dignétur. Per Dóminum Jesum Christum Fílium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitáte ejúsdem Spíritus Sancte, Deus, per ómnia sǽcula sæculórum [Oh Dios, autor de la virtud invicta y rey de un imperio insuperable, y triunfador siempre magnífico, que reprimís las fuerzas de las dominaciones enemigas, que venceis la sevicia del enemigo rugiente, que expugnais potente las asechanzas hostiles, os suplicamos y rogamos temblando y suplicantes, Señor, que miréis benigno  estas criaturas sal y agua, ilustréis benigno y santifiquéis con el rocío de vuestra piedad, para que en todo lugar donde fuere asperjada, por la invocación de vuestro santísimo Nombre, retroceda toda infestación del espíritu inmundo, y sea desterrado todo terror de la serpiente venenosa; y posándose en nosotros vuestra misericordia, que la presencia del Espíritu Santo esté con nosotros doquiera que vayamos. Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del mismo Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos]. ℟. Amen.

Realizada la bendición, el celebrante asperja al pueblo con el agua bendita.

Luego, solemnemente cantan el himno Te Deum Laudámus
Te Deum laudámus:
Te Dóminum confitémur.
Te ætérnum Patrem,
Omnis terra venerátur.
   
Tibi omnes Ángeli, tibi cæli,
Et univérsæ potestátes.
Tibi Chérubim et Séraphim
Incessábili voce proclámant:
     
Sanctus, Sanctus, Sanctus
Dóminus Deus Sábaoth.
Pleni sunt Cœli et terra
Majestátis glóriæ tuæ.
      
Te gloriósus Apostolórum chorus,
Te Prophetárum laudábilis númerus,
Te Mártyrum candidátus laudat exércitus.
   
Te per orbem terrárum
Sancta confitétur Ecclésia:
Patrem imménsæ majestátis,
Venerádum tuum verum et únicum Fílium:
Sanctum quoque Paráclitum Spíritum.
    
Tu rex glóriæ, Christe.
Tu Patris sempitérnus es Fílius.
Tu, ad liberándum susceptúrus hóminem,
Non horruísti Vírginis úterum.
   
Tu, devícto mortis acúleo,
Aperuísti credéntibus regna cœlórum.
Tu ad déxteram Dei
Sedes in glória Patris.
  
Judex créderis esse ventúrus.
Te ergo quǽsumus,
Tuis fámulis súbveni,
Quos pretióso sánguine redemísti.
Ætérna fac cum Sanctis tuis in glória numerári.
   
Salvum fac pópulum tuum, Dómine,
Et bénedic hereditáti tuæ.
Et rege eos,
Et extólle illos usque in ætérnum.
   
Per síngulos dies benedícimus te;
Et laudámus nomen tuum in sǽculum,
Et in sǽculum sǽculi.
   
Dignáre, Dómine, die isto
Sine peccáto nos custodíre.
Miserére nostri, Dómine,
Miserére nostri.
   
Fiat misericórdia tua, Dómine, super nos,
Quemádmodum sperávimus in te.
In te, Dómine, sperávi:
Non confúndar in ætérnum.

Parce, Dómine, parce pópulo tuo,
Et ne des in obpróbrium hereditátem tuam.
  
℣. Benedíctus es, Dómine, Deus patrum nostrórum.
℟. Et laudábilis, et gloriósus in sǽcula.
  
℣. Benedicámus Patrem et Fílium cum Sancto Spíritu.
℟. Laudémus et su­per­exal­témus eum in sǽcula.
  
℣. Benedíctus es, Dómine, in firmaménto cæli.
℟. Et laudábilis, et gloriósus, et su­per­exal­tátus in sǽcula.
  
℣. Bénedic, ánima mea, Dómino.
℟. Et noli oblivísci omnes re­tri­bu­tiónes ejus.
  
℣. Dómine, exáudi oratiónem meam.
℟. Et clamor meus ad te véniat.
   
℣. Dóminus vobiscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
  
Orémus.

ORATIO
Deus, cujus misericórdiæ non est númerus, et bonitátis infinítus est thesáurus: piíssimæ Majestáti tuæ pro collátis donis grátias ágimus, tuam semper cleméntiam exorántes; ut, qui peténtibus postuláta concédis, eósdem non déserens, ad prǽmia futúra dispónas.
  
Deus, qui corda fidélium Sancti Spíritus il­lus­tra­tióne docuísti, da nobis in eódem Spíritu recta sápere, et de ejus semper con­so­latióne gaudére.

Deus, qui néminem in te sperántem nímium afflígi permíttis, sed pium précibus præstas audítum: pro pos­tu­la­tiónibus nostris, votísque suscéptis grátias ágimus, te piíssime deprecántes; ut a cunctis semper muniámur advérsis. Per Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.

℣. Dóminus vobiscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
  
Orémus.
   
ORATIO
Deus, cujus misericórdiæ non est númerus, et bonitátis infinítus est thesáurus: piísime Majestáti tuæ pro collátis donis grátias ágimus, tuam semper cleméntiam exorántes; ut qui peténtibus postuláta concédis, eósdem non déserens, ad præmia futúra dispónas. Per Christum Dóminum nostrum.

Tandum el Celebrante, si es Obispo, imparte la Bendición al pueblo: la cual completa, todos regresarán como vinieron.
  
El agua bendita, como está arriba, se dispensará  a los fieles, para que ellos devotamente la usen en sus casas, y también por los enfermos.
 
En la fiesta de la Epifanía, tienen lugar la bendición del oro, incienso y mirra; y la bendición la tiza para cada familia a fin que puedan marcar los nombres de los Reyes Magos en sus puertas en el marco de la bendición de las casas, como testimonio de la Fe, para suplicar beneficios salvíficos, y protección contra el mal.

La bendición del oro, incienso y mirra se encuentran también en el Ritual Romano tradicional:

BENEDICTIO AURUM, THUS ET MYRRHÆ IN FESTO EPIPHANÍÆ DÓMINI.
℣. Adjutórium nostrum in nómine Dómini.
℟. Qui fecit cœlum et terram.
℣. Dóminus vobíscum.
℟. Et cum spiritu tuo.
  
Súscipe, sancte Pater, a me indígno fámulo tuo hæc múnera, quæ in honórem nóminis tui sancti, et in títulum omnipoténtiæ tuæ majestátis, humíliter tibi óffero: sicut suscepísti sacrifícium Abel justus, et sicut eádem múnera a tribus Magis tibi quóndam offeréntibus suscepísti. [Recibid, oh Padre santo, de mí, indigno siervo vuestro, estos dones que humildemente os ofrezco en honor de vuestros Santos y a título de la omnipontencia de vuestra majestad, como recibísteis el sacrificio del justo Abel, y como los mismos dones que os ofrecieron los tres Magos].
  
Exorcízo te, creatúra áuri, thuris et myrrhæ, per Patrem omnipoténtem, per Jesum Christum Fílium ejus unigénitum, et per Spíritum Sanctum Paráclitum: ut a te discédat omnis fraus, dolus, et nequítia diáboli, et sis remédium salutáre humáno géneri contra insídias inimíci: et quicúmque divíno freti auxílio te in suis lóculis, dómibus, aut circa se habúerint, per virtútem et mérita Dómini et Salvatóris nostri, ac intercessiónem ejus sanctíssimmæ Genetrícis et Vírginis Maríæ, ac eórum, qui hódie simílibus munéribus Christum Dóminum veneráti sunt, omniúmque Sanctórum, ab ómnibus perículis ánimæ et córporis liberéntur, et bonis ómnibus pérfrui mereántur. [Exorcízoos, criaturas oro, incienso, y mirra, por el Padre omnipotente, por Jesu Cristo, su Hijo Unigénito, y por el Espíritu Santo Paráclito, para que, desterrados de vosotros todo fraude, dolo y acechanza del diablo seáis remedio salutífero al género humano contra las insidias del enemigo, y que todos los que con confianza os usen en sus lugares, casas o cerca de sí los tengan, por las virtudes y méritos de nuestro Señor y Salvador, con la intercesión de su santísima Madre la Virgen María, y la de los que hoy veneraron a Cristo el Señor con similares regalos, y de todos los Santos, sean librados de todo peligro de alma y cuerpo, y merezcan gozar de todo bien]. Amen.

Deus invisíbilis et interminábilis, pietátem tuam per sanctum et treméndum Fílii tui nomen, supplíciter deprecámur: ut in hanc creatúram áuri, thus, myrrhæ bene dictiónem ac operatiónem tuæ virtútis infúndas: ut, qui ea pænes se habúerint, ab omni ægreditúdinis et læsiónis incúrsu tuti sint; et omnes morbos córporis et ánimæ effúgiant, nullum dominétur eis perículum et, læti, ac incólumes tibi in Ecclésia tua desérviant: Qui in Trinitáte perfécta vivis et regnas Deus per ómnia sǽcula sæculórum [Oh Dios, invisible e interminable, en el Nombre santo y tremendo de vuestro Hijo, humildemente suplicamos de vuestra piedad que infundáis vuestra ben dición y la operación de vuestra virtud a estas criaturas oro, incienso y mirra, para que los que las tengan en su posesión, sean protegidos de incurrir en toda enfermedad y lesión, y huya toda enfermedad de cuerpo y alma, no los domine ningún peligro y, alegres e incólumes, merezcan servirte en tu Iglesia. Tú que en perfecta Trinidad vives y reinas, Dios, por todos los siglos de los siglos]. Amen.
   
Los asperja con agua bendita.
  
Et benedíctio Dei omnipoténtis, Pa tris, et Fí lii, et Spíritus Sancti, descéndat super hanc creatúram auri, thuris et myrrhæ, et máneat semper [Y la bendición de Dios omnipotente,  Pa dre, Hi jo, y Espíritu Santo, descienda sobre estas criaturas oro, incienso y mirra, y permanezca para siempre] Amén.
 
La bendición de las casas está muy relacionada con el significado de la triple conmemoración de la Epifanía. Los Reyes llegados de Oriente entran en la casa indicada por la estrella y, encontrando en ella al Niño Jesús con la Virgen María, su Madre, postrándose le adoran y le ofrecen sus dones. De modo semejante, la Iglesia, en honor de la Sagrada Familia, santifica las casas de sus hijos y les dispensa los dones de sus tesoros espirituales, con los cuales también pueden obtener prosperidad material. Jesucristo es bautizado en el Jordán y se anuncia con ello la nueva regeneración; el agua se convierte en signo de purificación y de vida. Las casas son, pues, purificadas de toda asechanza del enemigo maligno y los que en ellas moran están llamados a vivir la nueva vida divina de la gracia. El episodio de las bodas de Caná nos muestra que Jesús santifica a la familia, la familia basada en el matrimonio cristiano, imagen del sagrado consorcio que une a Cristo y a su Iglesia. El milagro de la conversión del agua en vino significa, además, que Dios no sólo concede bienes materiales, sino sobre todo bienes espirituales para la vida eterna. Y eso es lo que quiere la Iglesia para las casas de las familias cristianas al otorgarles esta bendición del día de Reyes. Resumiendo, hoy bendecimos nuestras casas porque “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, la del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (San Juan I, 14).
  
BENEDICTIO CRETÆ IN FESTO EPIPHANÍÆ DÓMINI.
℣. Adjutórium nostrum in nómine Dómini.
℟. Qui fecit cœlum et terram.
℣. Dóminus vobíscum.
℟. Et cum spiritu tuo.

Béne dic, Dómine Deus, creatúram istam cretæ: ut sit salutáris humáno géneri; et præsta, per invocatiónem nóminis tui sanctíssimi, ut, quicúmque ex ea súmpserint, vel in domus suæ portis scrípserint nómina sanctórum tuórum Gaspáris, Melchióris et Baltássar, per eórum intercessiónem et mérita, córporis sanitátem, et almæ tutélam percípiant. Per Christum Dóminum nostrum. [Ben decid, oh Señor Dios, esta criatura tiza, para que sea salutífera al género humano; y conceded, por la invocación de vuestro Nombre santísimo, que todos los que la usen con fe, y con ella escribirán en las puertas de sus casas los nombres de tus santos Gaspar, Melchor y Baltasar, puedan, por sus méritos e intercesión, recibir salud en sus cuerpos y protección para sus almas. Por Jesucristo Nuestro Señor] ℟. Amen.

La asperja con agua bendita.
  
BENEDICTIO DOMÓRUM IN FESTO EPIPHANÍÆ DÓMINI.
Al ingresar: ℣. Pax huic dómui [Paz a esta casa].
℟. Et ómnibus habitántibus in ea [Y todos los que habitan en ella].

Antiphona: Ab Oriénte venérunt Magi in Béthlehem, adoráre Dóminum: et apértis thesáuris suis pretiósa múnera obtulérunt, áurum Regi magno, thus Deo vero, myrrham sepultúræ ejus, allelúja [De Oriente vinieron los Magos a Belén para adorar al Señor, y abriendo sus cofres le ofrecieron preciosos regalos: oro al Rey magno, incienso al Dios verdadero, y mirra para su sepultura, aleluya].

Cánticum Beátæ Maríæ Vírginis (Luc. 1, 46-55)
Magníficat: * ánima mea Dóminum.
Et exsultávit spíritus meus: * in Deo, salutári meo.
Quia respéxit humilitátem ancíllæ suæ: * ecce enim ex hoc beátam me dicent omnes generatiónes.
Quia fecit mihi magna, qui potens est: * et sanctum nomen ejus.
Et misericórdia ejus, a progenie in progenies: * timentibus eum.
Fecit poténtiam in bráchio suo: * dispérsit supérbos mente cordis sui.
Depósuit poténtes de sede: * et exaltávit húmiles.
Esuriéntes implévit bonis: * et dívites dimísit inánes.
Suscépit Ísraël púerum suum: * recordátus misericórdiæ suæ.
Sicut locútus est ad patres nostros: * Ábraham, et sémini ejus in sǽcula.
Glória Patri, et Fílio, * et Spíritui Sancto.
Sicut erat in princípio, et nunc et semper, * et in sǽcula sæculórum. Amen.
  
Durante el cántico, asperjará e incensará la casa, y acabado éste, repetirá la Antífona: Ab Oriénte venérunt Magi in Béthlehem, adoráre Dóminum: et apértis thesáuris suis pretiósa múnera obtulérunt, áurum Regi magno, thus Deo vero, myrrham sepultúræ ejus, allelúja.

Dirá el Pater noster en voz baja hasta:
℣. Et ne nos indúcas in tentatiónem.
℟. Sed líbera nos a malo.
℣. Omnes de Saba vénient.
℟. Áurum et thus deferéntes.
℣. Dómine, exáudi oratiónem meam.
℟. Et clamor meus ad te véniat.
℣. Dóminus vobiscum.
℟. Et cum spíritu tuo.
  
Orémus.
   
ORATIO
Deus, qui hodiérna die Unigénitum tuum géntibus stella duce revelásti: concéde propítius, ut qui jam Te ex fide cognóvimus, usque ad contemplándam spéciem tuæ celsitúdinis perducámur. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum, Fílium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritu Sancti, Deus, per ómnia sǽcula sæculórum [Oh Dios, que en el día de hoy revelaste a las naciones a tu Unigénito por la estrella conductora, concédenos propicio que ya que te hemos conocido por la fe, seamos llevados a la contemplación de la belleza de tu excelsitud. Por el mismo Jesucristo tu Hijo nuestro Señor, que contigo vive y reina en unidad con el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos]. ℟. Amen.

Responsorium. Illumináre, illumináre, Jerúsalem, quia venit lux tua: * et glória Dómini super te orta est, Jesus Christus ex María Vírgine [Ilumínate, ilumínate, oh Jerusalén, que llegó tu luz, * y la gloria del Señor ha aparecido sobre ti: Jesucristo, nacido de la Virgen María].
℣. Et ambulábunt Gentes in lúmine tuo: et reges in splendóre ortus tui [Caminarán las naciones bajo tu luz, y los reyes en el esplendor de tu amanecer].
℟. Et glória Dómini super te orta est, Jesus Christus ex María Vírgine [Y la gloria del Señor ha aparecido sobre ti: Jesucristo, nacido de la Virgen María].

Orémus.
   
ORATIO
Béne dic, Dómine, Deus omnípotens, locum istum (vel domum istam): ut sit in eo (ea) sánitas, cástitas, victóriæ virtus, humílitas, bónitas et mansuetúdo, plenitúdo legis et gratiárum áctio Deo Patri, et Fílio, et Spíritui Sancto; et hæc benedíctio máneat super hunc locum (vel hanc domum), et super habitántes in eo (ea). Per Christum Dóminum nostrum [Ben decid, oh Señor, Dios todopoderoso, este lugar (o esta casa): para que haya en él (ella) salud, castidad, la fuerza de la victoria, humildad, bondad y mansedumbre, la plenitud de la ley y acción de gracias a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; y que esta bendición permanezca sobre este lugar (o esta casa) y sobre sus moradores. Por Jesucristo nuestro Señor]. ℟. Amen.
    
Las letras tienen dos significados. Son las iniciales latinas de los nombres tradicionales de los Tres Magos: Caspar, Melchior y Balthasar. Ellas también abrevian las palabras latinas “Christus mansiónem benedícat” (Cristo bendiga esta casa). Las letras recuerdan el día en que se hace la inscripción, como también el propósito de la bendición.
 
Las cruces represental la protección de la Preciosa Sangre de Cristo (la cual invocamos) y la santidad de los Tres Reyes Magos santificados por su adoración al Niño Jesús. La inscripción se hace sobre la puerta principal, para que todos lo que entren y salgan durante este año puedan disfrutar la bendición de Dios. La inscripción está hecha con tiza, un producto de arcilla, que recuerda la naturaleza humana tomada por el Adorable y Eterno Verbo de Dios en el seno de la Virgen María por obra del Espíritu Santo.

Para bendecir tu casa esta Epifanía, lee San Juan I, 1-14 (el Último Evangelio leído en la mayoría de las Misas), seguido por el Padre Nuestro y la Oración Colecta de la Epifanía; luego escribe la inscripción para este año sobre la puerta frontal con la tiza bendita en la forma siguiente:
   
20 + C + M + B + XX
  
Mientras dices la siguiente oración:
Los tres Reyes magos:
Gaspar [escribe la letra ‘C’]
Melchor [escribe la letra ‘M’]
y Baltasar [escribe la letra ‘B’]
siguieron la estrella del Hijo de Dios, Que se hizo hombre
hace dos mil [escribe el número ‘20’ a la izquierda]
[Inserta el número] años [escribe el número correspondiente a la derecha].
Cristo bendiga nuestra casa [traza la cruz después del número ‘20’]
Y permanezca con nosotros durante el nuevo año [traza la cruz después de la ‘C’],
y nos conceda que nuestras entradas y salidas [traza la cruz después de la ‘M’] +
sean en busca de la Verdad [traza la cruz después de la ‘B’].
Todos: Amén. 
  
Si otros están presentes, puedes continuar:

ORATIO
Exáudi nos, Dómine sancte, Pater omnípotens, ætérne Deus; et míttere dignéris sanctum Ángelum tuum de cœlis, qui custódiat, fóveat, prótegat, vísitet, atque deféndat omnes habitántes in hoc habitáculo. Per Christum Dóminum nostrum [Escuchadnos, Señor Santo, Padre todopoderoso y Dios eterno, y dignaos enviar desde los cielos a vuestro Santo Ángel, para que custodie, apoye, protejam visite y defienda a todos los que habitan en este lugar. Por Jesucristo nuestro Señor]. ℟.Amen
  
«Vi en el futuro la religión caída muy bajo y conservándose únicamente en algunos lugares, en algunos hogares y en algunas familias que Dios ha protegido también de los desastres de la guerra» (Profecía de la bienaventurada Ana Catalina Emmerick, tomo III, 557).

Hoy mas que nunca que la familia cristiana está siendo atacada, tanto desde afuera como desde adentro, por los masones que se han infiltrado en la Iglesia, debemos utilizar todos las herramientas que Dios nos ha dado para sellar nuestros hogares, mientras pasa esta gran oscuridad que ha cubierto el mundo entero. Roguemos a Dios para que nuestros hogares sean sellados como propiedad suya y sea Dios mismo quien nos proteja de la apostasía de la secta modernista que busca llevar a muchos a la rebelión contra las leyes de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)