Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

viernes, 30 de octubre de 2020

EL DISCURSO (INTERRUMPIDO) DEL CARDENAL OTTAVIANI EN DEFENSA DE LA MISA TRADICIONAL

El 30 de Octubre de 1962 es un día que se debe marcar con una gruesa cruz negra en la historia de la Iglesia, como quiera que desde allí comienza la persecución por el modernismo entronizado por Ángelo Giuseppe Roncalli Marzolla “Juan XXIII bis” y su Concilio Vaticano II contra todo lo que fuera (o tuviese imagen de) tradicional en la Catolicidad.
   
Ese día se había tenido la X Congregación General de tal asamblea, y era la intervención de un cardenal Alfredo Ottaviani que, cual Secretario de la Suprema y Sagrada Congregación del Santo Oficio (fue el último, porque Montini lo abolió el 7 de Enero de 1965), era el más alto representante de la ortodoxia y ortopraxis católica. Su intervención había excedido el tiempo establecido de 15 minutos (en parte por la vejez y la casi total pérdida de la visión) y causado la ira del cardenal holandés Bernardus Johannes Alfrink, que era el presidente de la reunión y caporal del ala progresista –y que antecedió a Ottaviani–, quien tras sonarle la campanilla y sin consideración alguna, le apagó el micrófono, entre un humillado «¡Yo ya terminé, ya terminé, ya terminé!» de Ottaviani y el obsceno “aplauso” de muchos Padres Conciliares.
  
Por primera vez, traemos el discurso del cardenal Ottaviani (y la memoria escrita):
  
LATÍN
Venerábiles Patres,
   
In art. 37 hujus cápitis légitur: Ordo Missæ sive in sua dispositióne generáli, sive in síngulis pártibus, esset recognoscéndus. Quid sibi volunt hæc verba? Nunc, num revolútio quǽdam fíeri vult de tota Missa? Quia si ordo Missæ reformándus est tum in sua dispositióne generáli, tum in suis síngulis pártibus, quid manébit? Quǽnam sunt hæc verba quæ sunt ita ampla, ita larga, ut possint quam libénter reformatiónem autorizáre? Mihi vidéntur esse omníno expungénda hæc verba, aut saltem clarificánda. Ordo Missæ est in possessióne a plúribus sǽculis, Missa est centrum tótius cultus litúrgici; res sanctíssima, bene cógnita a síngulis fidélibus qui cognóscunt, nunc præsértim ob pastorálem labórem litúrgicum, bene cognóscunt síngulas partes, et perículum est ne áliqua admirátio, si non scándalum, habeátur ex nímia immutatióne. Ágitur de re sanctíssima, quæ non ad líbitum potest in síngulis generatiónibus mutári: res sanctíssima quæ tractánda est sancte et veneránde, et nonnísi difficúlter tangénda. Véniunt nunc in mentem verba Dei facta ad Móysen, appropinquántem rubo ardénti: «Solve calceaméntum de pédibus tuis, nam locus in quo stas terra sancta est». Ígitur simus cauti in proponéndis reformatiónibus Missæ. 
    
In art. 42, póstea, sermo est de communióne sub utráque spécie. Miror hanc propositiónem factam esse póstquam in commissióne centráli, mihi vidétur, si bene memíniscor, hanc propositiónem prorsus quasi unanímiter rejéctam esse. Miror quia, dum omíssæ sunt quǽdam quæ propósita bene fúerant approbáta, et approbáta a commissióne centráli, dum omíssa sunt quǽdam ita approbáta, nunc insístitur in re quæ non tulit suffrágium ipsíus commissiónis centrális, saltem máximæ majoritátis. Verbi grátia fúerat propósitum ab em.mo card. Decáno Tisserant, verbis paucis et lapidáriis: «Martyrológium reformétur», et omnes Patres qui erant præséntes in commissióne centráli approbavérunt. De hac re ab ómnibus approbáta nihil in hac constitutióne. De ália quæ non fuit approbáta, saltem a largíssima majoritáte, est proposítio. Sed prúritus innovatiónum insístit —est verus prúritus innovatiónum, vidétis— prúritus innovatiónum insístit étiam in rebus quæ non sunt non solum necessária, sed nec étiam utilia, immo possunt esse étiam damnósa. 
    
Non sunt necessária. Arguméntum bíblicum nunc allátum nimis probat, et ígitur, juxta effátum notum, nihil probat. Secus deberémus semper, quotídie, non solum Missam celebráre sub utráque spécie, sed étiam communiónem ómnibus diébus dare fidélibus sub utráque spécie. Et, céterum, non potest negári quod quándo datur Sanctíssima Eucharistía fidélibus, datur Corpus et Sánguis suméndus. Modus est res accidentális, substántia est illa. 
    
Sed est periculósum. Nam in ipsa constitutióne sic propósita, in art. 42, dícitur «remóto fídei perículo». Quomódo potest propóni res in qua debet hæc cláusula poni: «remóto fídei perículo»? Et intélligo hoc, quia scimus quǽnam factæ sint difficultátes a Joánne Huss, et quǽnam luctæ factæ sunt in Ecclésia. Céterum, in ipsa quæstióne de communióne sub utráque spécie, subest ígitur perículum falsæ interpretatiónis, sed sunt étiam, sicúti jam propósitum est et non insísto, quæstiónes prácticæ, difficultátes prácticæ quæ sunt in Litúrgia pastoráli máxime habénda præ óculis, quæ non debémus facére doctrínam litúrgicam, quæ non sit in praxi deducénda, quæ non possit in praxi dedúci. 
     
Dein, art. 44, proposúeram quǽdam étiam de illo artículo, in quo ágitur de língua vulgári in Missa, sed omítto, obœ́diens commendatióni factæ ne ámplius loquátur de ista re. 
   
Unum tantum volo áddere. Multi adduxérunt auctoritátem Pii Papæ XII, qui vere largus et liberális fuit in admitténdis aptatiónibus Litúrgiæ in língua vulgári. Útique. Sed isti qui adduxérunt auctoritatem Summi Pontíficis Pii XII non memínerunt, vidétur ipsos non memínisse, Summum Pontíficem ipsum, in sua allocutióne anno 1956 facta membris Congréssus internationális litúrgici Assísii habíti, Summum Pontíficem dixísse: «L’Église a de graves motifs de maintenir fermement l’usage inconditionne —notáte verba “fermement” “inconditionne”— de la langue latine dans la Messe célébrée dans le rite latin». Scílicet Ecclésia habet motíva grávia retinéndi fírmiter usum línguæ latínæ in Missa latína, usum línguæ latínæ sine ulla demissióne, remissióne. Hoc debémus habére præ óculis, quia auctóritas Pontíficis non debet addúci pro his quæ favent, et non pro illis quæ non favent. 
   
Demum quod áttinet ad concelebratiónem. Ego intélligo, esse quámdam formam extérnam, ne me accusétis si dico étiam theatrálem, celebratiónis Missæ, sed est étiam ibi perículum quóddam erróris. Jam error qui serpit est hic, quasi in Missa concelebráta detur major glória et habeátur major efficácia supra Missam privátam. Vos scitis Summum Pontíficem Pium XII, in Encýclicis Lítteris Mediátor Dei, reprobásse theoríam eórum, qui exténuant et sunt contrárii Missæ in priváto celebrátæ. Nolo ut isti qui sunt contra Missam privátam velint quodámmodo extóllere concelebratiónem contra usum Missæ privátæ. Céterum, prætérmissis eis quæ jam óptime dicta sunt ab em.mis qui me præcessérunt, prætérmissis illis, ego dico quod est étiam perículum hoc: quia in ipsa constitutióne propósita, dícitur posse omítti quǽdam, quásdam preces posse omítti. Nolim quod étiam indicétur posse omítti a concelebrántibus, dicénte tantummódo illo qui præsídet concelebratióni, verba consecratiónis, áliis tacéntibus; omíttant ipsi. Quia hæc theoría jam probáta est, et a Sancta Sede reprobáta. Útique. Sunt qui sustinúerant posse in concelebratióne solummódo præses concelebratiónis dícere verba consecratiónis, áliis tacéntibus. Sunt quǽdam nóviter dedúcta, quæ secumférunt confusiónem étiam doctrinálem. 
    
Céterum, ratiónibus addúctis jam addo unam: in Missa concelebráta, sacerdótes, qui convéniunt, non celébrant Missam in parœ́ciis, in oratóriis, ubi fidéles exspéctant Missam. Missa concelebráta privat fidéles multis Missis privátis.
    
Quod áttinet, facta est quǽdam allúsio, étiam jam a card. Godfrey, facta est quǽdam allúsio stipéndio. Fuit quídam cardinális valde intélligens, qui in commissióne centráli dixit —quia ibi, in primo schémate, dicebátur posse sacerdótes concelebrántes súmere étiam eleemósynam Missæ. Commissárii commissiónis centrális rogavérunt ut tollerétur ista phrasis, quia dixit cardinális ille intelligentíssimus: «Tollátis hoc, videátis quod non sunt multi sacerdótes qui volunt concelebráre». Ígitur…, sed commíssio quæ præparávit istam constitutiónem…
   
Præses card. Alfrink: Eminéntia Vestra hábeat me excusátum; quindécim moménta præteriérunt. 
    
Orátor: Ego jam finívi, jam finívi, jam finívi! [In Aula fit plausus]. 
    
TEXTUS SCRIPTUS TRADITUS:
1) In artículo 37 Ordo Missæ dícitur esse recognoscéndus «sive in generáli dispositióne sive in síngulis pártibus». Quid sibi volunt hæc verba? nonne vidétur exaggerátio proponére reformatiónem Missæ tum in generáli dispositióne tum in síngulis pártibus? An vólumus plebis christiánæ admiratiónem vel fórsitan scándalum provocáre inducéndo mutatiónes in tam venerándum ritum tantórum sæculórum decúrsu comprobátum et plebi christiánæ jam sic familiárem? 
   
De ritu Sanctæ Missæ non est ita agéndum quasi ágatur de subtíli re pro lúbitu uniuscujúsque generatiónis retractánda et adaptánda. Heic mihi vidéntur applicánda analógice Dei verba ad Móysen dirécta, appropinquántem rubo ardénti: «solve calceaméntum de pédibus tuis: locus enim in quo stas terra sancta est». 
   
2) Sub artículo 41 redit quǽstio de amplióri loco tribuéndo línguæ vulgári in Litúrgia Missæ. 
    
Si id restríngitur ad partem didascálicam Missæ, seu ad lectiónem Epístolæ et Evangélii, posset res commendári, útique judício Sanctæ Sedis submitténda. Ast amplióres concessiónes línguæ vulgári in Missa mihi non vidéntur concedéndæ. Id enim esset in detriméntum dignitátis mystérii, in detriméntum unitátis litúrgicæ, in detriméntum concórdiæ fidélium præsértim in locis mixtæ línguæ, ac demum in detriméntum illíus possibilitátis quæ nunc habétur pro sacerdótibus peregrinántibus cujúsvis natiónis Ásiæ, Áfricæ, Américæ, Európæ, celebrándi úbique Missam cum éodem missáli románo latíne conscrípto. 
     
Neque instándum est plus ǽquo circa necessitátem melióris participatiónis fidélium rítibus sacris, nam in sacraméntis et sacramentálibus administrándis rituália in língua vulgári jam passim concéssa sunt et ulterióres largitiónes fíeri possunt. 
   
Quoad Missam vero adest subsídium parvórum missálium manuálium cum Missa in língua vulgári pro pópulo. Item, adsisténtia Commentatóris (Animateur) qui ritus et verba explícat; qui quídem Commentátor potest étiam esse vir láicus. Ígitur satis próvisum vidétur participatiónem fidélium rítui sacro. 
   
Possem multa ália arguménta áddere sed quia jam nímium de hac re disputátum est, parco vobis auditóribus et do exémplum discretiónis.
   
Juvat autem memínisse verbórum Pii XII in oratióne diéi 22 septémbris A. D. 1956: «L’Église a de graves motifs de maintenir fermement dans le rite latin l’obligation inconditionnée pour le prêtre célébrant d’employer la langue latine».
   
3) Artículo 42 statúitur concédi posse communiónem sub utráque spécie. Miror hanc propositiónem esse insértam in constitutióne postquam in commissióne centráli præparatória Concílii fere unanímiter rejécta fúerit. Sed prúritus innovatórum liturgicórum talis est ut insístat in innovatiónibus quæ neque necessáriæ neque útiles sunt immo étiam periculósæ, quemadmódum innúitur verbis «subláto fídei perículo» quæ in mentem revócant Hussitárum erróres. Omítto, autem, lóqui de ratiónibus hygiénicis deque perículis irreveréntiæ erga Sanctíssimam Eucharistíam secutúris. Quáre proposúerim ut hic artículus prorsus omíttatur. 
    
4) In artículis 44, 45, 46 concelebratióni aperiúntur novæ portæ. Id autem mínime mihi vidétur probándum: 
1. Ne corroborétur idéa jam passim serpens unam Missam concelebrátam majórem glóriam Deo dare quam multæ Missaæ privátæ. Vos, «Patres», scitis quómodo in Encýclicis Lítteris Mediátor Dei reprobátur tendéntia illórum qui contra Missas privátas sunt. 
   
2. Quia jam de ipsa concelebratióne peregrínæ idéæ circumferúntur, v. gr., quod suffíciat ut solus Præses concelebratiónis proférat verba consecratiónis, áliis presbýteris tacéntibus, ídque contrárium est praxi Ecclésiæ in concelebratióne Sacrárum Ordinatiónum et jam a Sancta Sede reprobátum est. 
    
3. Quia per concelebratiónem multi fidéles in váriis parœ́ciis vel ecclésiis privántur benefício audiéndi Missam et Sanctíssimam Eucharistíam duránte ipsa Missa recípere. 
    
Rátio práctica quæ addúcitur in favórem concelebratiónis est ob multitúdinem sacerdótum qui possunt simul in áliquem locum conveníre. Sed remédium potest esse «antiménsium» et Sancta Sedes ipsa dedit exémplum in actuáli concessióne facta Pátribus Conciliáriis. 
   
Item, áliud remédium jam a S. Sede adhíbitum est étiam illud quo permíttitur, v. gr. occasióne peregrinatiónum cum magna frequéntia sacerdótum, celebrátio Missárum per íntegras 24 horas díei.
     
TRADUCCIÓN
«Venerables Padres,
    
En el artículo 37 de este capítulo [se discutía el esquema sobre la liturgia presentado por el perítus Ferdinando Giuseppe Antonelli Angiolini OFM, que luego se adoptó como la Constitución “Sacrosánctum Concílium”, N. del T] se lee “Está por reformar el Ordo Missæ en su disposición general como en sus partes individuales”. ¿Qué quieren decir estas palabras? ¿Se quiere tal vez hacer alguna revolución de toda la Misa? Si el Ordo Missæ se va a reformar en su disposición general como en sus partes individuales, ¿qué quedará? ¿Qué son estas palabras tan grandes y tan largas para poder deliberadamente autorizar una reforma? Me parece que se deben expurgar del todo estas palabras, o al menos aclararlas. El Ordo Missæ lo poseemos por muchos siglos, la Misa es ciertamente el centro de todo el culto litúrgico; realidad santísima, bien conocida por todos los fieles que ahora, sobre todo, gracias al trabajo de la pastoral litúrgica, bien conocen sus partes individuales: existe el peligro que los cambios excesivos provoquen cierto estupor, si no escándalo. Se trata de algo santísimo que no se puede cambiar a capricho en las generaciones singulares; algo santísimo que se trata santamente y con veneración, difícil de tocar. Me vienen a la mente las palabras dirigidas por Dios a Moisés que se acercaba a la zarza ardiente: “Quítate el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es sagrado”. Por tanto, seamos cautos al proponer la reforma de la Misa.
   
Luego, en el artículo 42 se habla sobre la comunión bajo las dos especies. Me sorprende que esta propuesta se ha hecha poco después que en la comisión central, me parece, si bien recuerdo, fue rechazada casi unánimemente. Me sorprendo porque mientras se omiten coas que fueron propuestas y aprobadas, y aprobadas en la comisión central, mientras, digo son omitidas las propuestas aprobadas, se insiste ahora sobre una cosa que no tuvo el sufragio de la misma comisión central o de la mayoría. Por ejemplo, fue propuesto por el Eminentísimo Cardenal Decano Tisserant, con pocas y lapidarias palabras, “Sea reformado el Martirologio”, y todos los Padres que estaban presentes en la comisión central aprobaran. Del asunto, si bien aprobado, no hay traza en la constitución. Por otra, que no fue aprobada por la mayoría, esta es la proposición. Pero el prurito de las innovaciones tomadas –mirad, es un verdadero prurito de las innovaciones– el prurito de las innovaciones alcanza también por cosas que no solo no son necesarias, ni mucho menos útiles, sino que pueden incluso ser peligrosas.
   
No son necesarias. El argumento bíblico ahora adoptado [a favor de la comunión bajo las dos especies, traído a colación por el cardenal Bernardus Alfrink, N. del T.] prueba a ultranza, y por tanto, según el conocido dicho, no prueba nada. Si así fuese, deberíamos siempre, cada día, no sólo celebrar la Misa bajo las dos especies, sino también dar la comunión cada día a los fieles bajo ambas especies. Y, de resto, no se puede negar que cuando se suministra la Santísima Eucaristía, se les suministra el Cuerpo y la Sangre. Accidental es la modalidad, aquella es la sustancia.
   
Pero son peligrosas. De hecho, en la misma constitución así propuesta, en el artículo 42 se dice “alejado el peligro de la fe”. ¿Cómo se puede proponer una cosa con la clausula “alejado el peligro de la fe”? Y lo entiendo: porque conocemos cuáles fueron las dificultades causadas por Juan Hus y las luchas causadas a la Iglesia. Del resto, en la misma cuestión de la comunión bajo las dos especies subyace el peligro de una falsa interpretación, y hay también, como ya fue propuesto y no insisto, cuestiones prácticas, dificultades prácticas que deben tenerse en cuenta en la pastoral litúrgica. O sea, no debemos hacer una doctrina litúrgica que no puede ponerse en práctica, que no pueda ser puesta en práctica.
   
Había propuesto [en el texto escrito, disponible al final] algo también respecto del artículo 44 en el cual se trata de la lengua vulgar en la Misa, pero lo omito, obediente a la recomendación hecha de no hablar más allá del argumento.
   
Solo quiero decir una cosa. Muchos han adoptado la autoridad del Papa Pío XII, que verdaderamente fue largo y liberal en admitir adaptaciones de la liturgia en lengua vulgar. Sin duda. Pero estos que han tomado la autoridad del Sumo Pontífice Pío XII no han recordado, me parece que ellos no lo recuerdan, que el mismo Sumo Pontífice dijo en su alocución a los miembros del Congreso Litúrgico Internacional de 1956 en Asís: “La Iglesia tiene graves motivos para mantener firmemente el uso incondicionado –nótense las palabras “firmemente” e “incondicionado”– de la lengua latina en la Misa celebrada según el rito latino”. Estas palabras deben tenerlas presentes ante los ojos, puesto que la autoridad de un Pontífice no se debe aducir solo por las cosas que favorece, sino también por las que no favorece.
   
Finalmente la concelebración. Entiendo que sea una cierta forma externa –no me acuséis si dicen también teatral– de la celebración de la misa, pero en ella también hay peligro de error. El error que serpea es este, que casi en la Misa concelebrada se dé mayor gloria [a Dios, N. del T.] y se reciba mayor eficacia que en la misa privada. Sabéis cómo el Sumo Pontífice Pío XII, en la Encíclica Mediátor Dei, había reprobado la teoría de aquellos que disminuyen y son contrarios a la Misa celebrada en privado. No quisiera que estos que están contra la Misa privada quieran en modo alguno extender la concelebración contra el uso de la Misa privada. De resto, omitiendo todas las cosas que ya fueron dichas excelentemente por los Eminentísimos que me han precedido, omitidas aquellas, digo que también existe este peligro: puesto que en la constitución propuesta se dice que se puede omitir algo, que se pueden omitir algunas oraciones, no quisiera que se infiriese que se puedan omitir por los concelebrantes las palabras de la consagración, pronunciándolas solo quien preside en la concelebración mientras los otros están en silencio. De hecho esta teoría ya fue examinada y fue rechazada por la Santa Sede. También hay aquellos que han sostenido que en la concelebración, solamente el presidente de la concelebración pueda decir las palabras de la consagración, mientras los otros callan. Son novedades que llevan consigo confusión también en la doctrina.
   
A las razones adoptadas en precedencia agrego una: en las Misas concelebradas los sacerdotes que convienen no celebran la misa en las parroquias, en los oratorios donde los fieles esperan en la Misa. La Misa concelebrada priva a los fieles de muchas Misas privadas.
  
Atinente a esto, sea hecha una alusión sobre el estipendio, como también hizo cierta alusión el cardenal [William] Godfrey. Fue este cardenal muy inteligente, que dijo en la Comisión central –porque se dijo aquí, en el primer esquema, que los sacerdotes concelebrantes podían tomar de las limosnas de la Misa–. Los comisarios de la Comisión rogaron que se quitara esta frase, porque el cardenal dijo inteligentísimo: “Quitad esto, ved que no son muchos los sacerdotes que quieran concelebrar”. Por eso…, pero la Comisión que preparó esta constitución…».
   
Presidente card. [Bernardus] Alfrink: Su Eminencia tendrá que excusarme; pasaron los quince minutos.
    
Ponente: ¡Ya terminé, ya terminé, ya terminé! [Aplausos en el Aula]. 
   
TEXTO ESCRITO ENTREGADO
1) En el artículo 37 se dice que el Ordo Missæ sea reformado «tanto en su disposición general como en sus partes individuales». ¿Qué quieren decir estas palabras? ¿No se ve una exageración en proponer la reforma de la Misa tanto en su disposición general como en sus partes individuales? ¿O queremos provocar en el pueblo cristiano estupor o incluso escándalo induciendo cambios en tan venerable rito comprobado por el decurso de los siglos y ya tan familiar al pueblo cristiano? 
   
Sobre el rito de la Santa Misa, no se puede en esto proceder como yendo a retractar y adaptar cosas sutiles en favor de cada generación. He aquí que me veo aplicando la analogía dela palabra que Dios le dirigió a Moisés cuando se acercaba a la zarza ardiente: «quítate el calzado de tus pies: el lugar en el que estás es tierra santa».
   
2) Sobre el artículo 41 surge la cuestión de dar un lugar más amplio a las lenguas vulgares en la Liturgia de la Misa
    
Si se restringe a la parte de instrucción de la Misa, o a la lección de la Epístola y el Evangelio, puede recomendarse el particular, sometido también el uso al juicio de la Santa Sede. No veo que se deban otorgar concesiones más extensas a las lenguas vulgares en la Misa. Porque esto mismo estaría en detrimento de la dignidad del misterio, en detrimento de la unidad litúrgica, en detrimento de la concordia entre los fieles principalmente en lugares con varias lenguas, como también en detrimento de la posibilidad que ahora hay para los sacerdotes fuera de sus naciones en Asia, África, América y Europa, de celebrar Misa en cualquier lugar con el mismo misal romano escrito en latín.
     
Ni es más equitativo insistir sobre la necesidad de una mejor participación de los fieles en los ritos sagrados, porque ya se han concedido rituales para la administración de sacramentos y sacramentales en lengua vulgar, y pueden otorgarse concesiones posteriores.
   
Porque hay como subsidio para la Misa pequeños misales manuales con la Misa en lengua vulgar para el pueblo. Además, la asistencia del Comentador (Animador) que explica el rito y las palabras; que por eso el Comentador puede ser también un hombre laico. Por eso se ve suficiente esta provisión para la participación de los fieles en el rito sacro.
   
Pueden añadirse muchos otros argumentos, pero porque ya es nimio disputar sobre este particular, doy ejemplo de parco y discreción al auditorio
   
Conviene también recordar las palabras de Pío XII en su discurso del 22 de septiembre del Año del Señor 1956: «La Iglesia tiene graves motivos para mantener firmemente en el rito latino la obligación incondicional para el sacerdote celebrante de emplear la lengua latina».
   
3) El artículo 42 establece que se puede conceder la comunión bajo las dos especies. Me admiro que esta proposición sea insertada en la constitución luego que en la comisión central preparatoria del Concilio fuera rechazada unánimemente. Pero el prurito de los innovadores litúrgicos es tal que insisten en innovaciones que no son necesarias ni útiles, sino hasta peligrosas, por tal razón se agregan las palabras «alejado el peligro de la fe», que evocan en la mente los errores de los husitas. Omito, también, hablar de las razones de higiene y del peligro de irreverencia que necesariamente se sigue a la Sagrada Eucaristía. Por eso propongo que tal artículo sea omitido.
    
4) En los artículos 44, 45 y 46 se abren nuevas puertas a la concelebración. Veo que esto tampoco debe aprobarse en absoluto:
1. No se confirme la idea ya serpeante que una Misa concelebrada da mayor gloria a Dios que muchas Misas privadas. Vosotros, «Padres», sabéis cómo en la Carta Encíclica Mediátor Dei es reprobada la tendencia de aquellos que están contra las Misas privadas.
   
2. Porque ya ronda sobre la misma idea peregrina de la concelebración, v. gr., que basta que sólo el presidente de la concelebración pronuncie las palabras de la consagración, estando los demás sacerdotes callados, lo que es contrario a la práctica de la Iglesia en la concelebración en las Ordenaciones Sagradas, y ya fue reprobado por la Santa Sede.
    
3. Porque por la concelebración muchos fieles en varias parroquias o iglesias se privan del beneficio de oír Misa y de recibir la Sagrada Eucaristía durante esta Misa.
     
La razón práctica que aducen en favor de la concelebración es por la multitud de sacerdotes que pueden reunirse al mismo tiempo en cualquier lugar. Pero el remedio puede ser el «Antimension» [corporal de lino que contiene reliquias consagradas con el santo crisma, usado por los sacerdotes de rito oriental. Equivalente al «Altar portátil», cuyo uso según el derecho canónico era privilegio de los obispos y cardenales, N. del T.], y la Santa Sede dio ejemplo en la concesión actual hecha a los Padres Conciliares [Según el canon 823 2 del Código Pío-Benedictino de Derecho Canónico, a falta de altar del rito propio, los sacerdotes pueden celebrar según su rito en un altar de otro rito católico, pero no sobre los antimensios de los griegos].
   
Ítem, otro remedio ya dado por la Santa Sede es también el que permite, por ejemplo, en ocasión de peregrinaciones con gran frecuencia de sacerdotes, la celebración de Misas durante las 24 horas del día.
    
Acta Synodália Sacrosáncti Concílii Œcuménici Vaticáni II, vol. I, parte 2ª (sesiones 10ª a 18ª). Roma, Tipografía Políglota Vaticana, 1971. págs. 18-21. Traducción propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)