Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 19 de agosto de 2019

NOVENA A SAN JOSÉ DE CALASANZ

Novena compuesta por el padre Cayetano Ramo Parrilla de San Juan Bautista Sch. P., y publicada en Madrid por la Imprenta de las Escuelas Pías en 1863, con aprobación eclesiástica.
   
ADVERTENCIAS PARA HACER LA NOVENA CON FRUTO
Esta novena no es otra cosa que un obsequio, oración o súplica, que hacemos a Dios, para obtener de su Majestad algún beneficio por intercesión de San José de Calasanz, continuada por el espacio de nueve dias.
 
Digo a Dios, porque como solo Dios es autor de la gracia, de la gloria, y de los demás beneficios que podemos pedir, y Dios solo los puede otorgar; debemos dirigir a su Majestad principalmente nuestra oración y nuestros obsequios, implorando la intercesion de San José de Calasanz, como tan llegado y amigo suyo, para impetrar por sus ruegos lo que no merecemos alcanzar por nosotros mismos. A la manera que para alcanzar del Rey alguna gracia, nos valemos de alguno de sus validos y llegados a su persona, para que le presente nuestro memorial y nos facilite el favor.
  
Debe ser la oración devota; esto es, hecha con espíritu contrito y humillado; no vano, curioso y ostentoso: porque ni Dios, ni los Santos gustan de adoradores, puramente políticos y ceremoniosos, que postrándose en el cuerpo y alabándole solamente con los labios, tienen muy lejos de su Majestad el corazón.
  
De aquí nace que muchas personas sacan poco o ningún fruto de las novenas. Las hacen por política o ceremonia, porque ven que otros las hacen  o por curiosidad de oír la delicadeza de los discursos del orador, o por hacer ostentación de sus personas y bizarría. Todas estas personas fuera mejor se estuvieran en sus casas: pues faltándoles una recta intención y fin cristiano y religioso, es forzoso trabajen sin provecho. Dios solamente oye la oración de los humildes: ¿qué fruto, pues, puede tener la oración que se funda, o en ostentación, o en vana curiosidad?
  
Jesucristo nos dice: «Pedid, y recibiréis». Sus promesas son infalibles, y antes faltarán el cielo y la tierra, que falte a su palabra. De aquí se deduce que si no conseguímos lo que pedimos es porque pedimos mal, o porque no acertamos el modo de pedir.
  
Regularmente se piden en las novenas cosas temporales, sin hacer cuenta con lo principal que es lo que conduce a nuestra salvación; y esto ya se ve que es desorden. Hállanse personas prontísimas a encenderse en ira, y lo menos que piensan es pedir una paciencia cristiana; otras que pagadas de sí mismas, a cada paso se ensoberbecen, y ni aun les ocurre pedir a Dios, por intercesión de los Santos, las haga humildes, y omitiendo esto que más las importa, ponen la mira en unas bagatelasde esta vida, y ésas piden en sus novenas.
  
No negamos que es lícito pedir bienes temporales, pues el mismo Jesucristo nos enseñó a pedir el Pan de cada dia en la oración del Padre Nuestro. Podemos, pues, pedir la salud corporal y otras cosas útiles y decentes; pero con resignación en la divina voluntad, y con la condición de que así convenga para nuestra salvación; esperando de la bondad del Señor y de la intercesión de San José de Calasanz, que, cuando no se nos concedan estos bienes temporales, por no ser convenientes, no por eso será infructuosa nuestra novena: pues seguramente se nos acordarán bienessuperiores a beneficio de nuestra alma.
 
Pero para abrir el paso a la súplica es importantísimo esté en gracia de Dios el que hace la novena; porque aunque Dios no deja de oír a los pecadores reconocidos y humildes, pero sin duda son de mayor peso las súplicas de sus amigos, y es mas consiguiente el efecto. Convendrá, pues, confesar y comulgar dignamente en el principio de la novena, o para recobrar la gracia perdida, o para aumentar la conservada.
  
El tiempo propio para dar principio a esta novena es el día 27 de agosto, en que se celebra la fiesta del Santo Patriarca, confesando y comulgando, para ganar tambien la indulgencia plenaria concedida por nuestro Santísimo Padre Clemente XIII a los que confesados y comulgados visitaren en ese día, o en el antecedente desde las vísperas, las iglesias de las Escuelas Pías, e hicieren devota oración según las intenciones de Su Santidad. También se podrá empezar nueve días antes, y terminarla en la fiesta del Santo. Entre año será bien elegir el tiempo de menos ocupaciones, para poderse emplear el devoto más fácilmente en la imitación de sus virtudes.
  
NOVENA AL PRODIGIOSÍSIMO PATRIARCA SAN JOSÉ DE CALASANZ DE LA MADRE DE DIOS, FUNDADOR DE LAS ESCUELAS PÍAS, ESPECIAL PROTECTOR Y ABOGADO DE LOS PERSEGUIDOS.

   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Criador y Redentor mio, por ser Vos quien sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido: propongo firmemente de nunca más pecar, y de apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, y de confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta, y de restituir y satisfacer si algo debiere: ofrézcoos mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados; y así como os lo suplico, así confío en vuestra bondad y misericordia infinita me los perdonaréis, por los merecimientos de vuestra preciosísima Sangre, Pasión y Muerte, y me daréis gracia para enmendarme y para perseverar en vuestro santo servicio hasta la muerte. Amén.
  
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
«Nisi efficiámini sicut párvuli, non intrábitis in regnum cœlórum». San Mateo, cap. 18.
Omnipotente y eterno Dios, que habiendo enviado a todas horas obreros a vuestra viña para crédito de vuestra Providencia, destinásteis finalmente en la última hora a San José de Calasanz, encargando principalmente a su cuidado las tiernas plantas de los niños, para que criadas rectas desde los primeros años, ni los torbellinos de las pasiones, ni todo el poder del abismo las desviase de su primera rectitud y camino del Cielo: Yo os adoro, Señor, os alabo, os bendigo, y os doy las más rendidas gracias por este especial efecto de vuestra amorosa Providencia, bastante a renovar las repúblicas y la Iglesia por medio de una santa educación de la niñez y de la juventud, y por habernos dado en San José de Calasanz un nuevo maestro y doctor de los párvulos, y un poderoso protector de nuestro reino. Y pues vuestro unigénito Hijo, que es la eterna e infalible Verdad, nos asegura en su Evangelio que no entraremos en el Cielo si no nos hacemos como niños; desde luego, Señor, me humillo y reconozco mi pequeñez: solicito la inocencia de la infancia, su pureza, el candor de su ánimo y tranquilidad de su espíritu: esperando, que colocado por este medio bajo la especial proteccion de tan ilustre Patriarca, daréis por su intercesión gratos oídos a mi súplica, y me concederéis el favor que solicito en esta novena (si conviene para bien de mi alma y gloria vuestra) por los méritos de mi Señor Jesucristo, que con Vos, y con el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

DÍA PRIMERO - 18 DE AGOSTO
FE: «Postúlet autem in fide, nihil hǽsitans». Santiago, cap. 1, v. 6.
   
ORACIÓN
Oh Verbo eterno, Sabiduría del Padre, que os dignasteis ilustrar tan particularmente el entendimiento de San José de Calasanz, que de edad de cinco años no solo entendía distintamente los misterios de nuestra fe, sí que los explicaba a los demás niños con palabras tan claras y perceptibles, que era la admiración de los mayores: y siendo ya patriarca, le comunicásteis un don de fe tan firme y excelente, que en virtud de ella mandaba a los furiosos vientos y calmaban; a las encrespadas olas y se deshacían; a las dolencias y dejaban a los enfermos; a los demonios y quedaban libres los endemoniados; y aun a la misma muerte, restituyendo a vida los difuntos: Concededme, Señor, por intercesión de tan favorecido Patriarca vuestro y protector mio, un distinto conocimiento de Vos y de vuestros misterios, y una fe no solamente viva, sino tan firme, que no me quede duda de que he de conseguir el favor que pido en esta novena: una fe en fin, que podais decir de mí lo que de la Cananea: «Grande es tu fe; hágase como tú lo quieres»: o lo del Centurión: «No he hallado tan excelente fe en Israel; anda, y hágase como lo creíste». Sea así, Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
 
Aquí se rezarán tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir.
 
ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA PARA TODOS LOS DÍAS
Oh dulcísima esperanza de los hombres, reina de los Ángeles, María, Madre de Dios, que en tantas ocasiones habeis manifestado cuánto os complacéis y agradáis en vuestro devoto siervo y tierno capellán San José de Calasanz; yo os doy las más afectuosas gracias, por haberlo sublimado el Señor por vuestros ruegos a la gloria que goza en la divina presencia, y al honor de Patriarca de una nueva religión en la Iglesia católica, que se gloría de teneros por titular y protectora. Y pues sois madre de pecadores y consuelo de los que en vos confían, encaminad mis súplicas para que siendo agradables en el divino acatamiento, tengan feliz y favorable despacho por vuestra intercesión y méritos de San José, ruego por las almas del Purgatorio, especialmente por las que en esta vida hicieron profesión de ser vuestras devotas: por el aumento de la fe católica, extirpación de las herejías, conversión de los pecadores, paz entre los Príncipes cristianos, salud de los enfermos, libertad de los cautivos, consuelo de los encarcelados y de todos los afligidos; generalmente por todas aquellas necesidades que por cualquiera título de justicia o caridad debo tener presentes; y si es del agrado de vuestro precioso Hijo, alcanzadme la gracia que pido en esta novena, por la dignidad de Madre de Dios, que os eleva sobre todas las criaturas. Todas os alaben, todas os bendigan. Glorificados sean los bellísimos privilegios de María. Viva María, única esperanza mía. Amén.
   
GOZOS
 
Pues nuestro Dios y Señor
Os hizo tan prodigioso,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
En Peralta de la Sal
Os dio el Cielo claro oriente,
Y cual astro refulgente,
Vos le dais gloria inmortal:
Pues se une con lazo igual
De Hijo y Padre vuestro amor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
     
Fue de vuestro nacimiento
Una estrella precursora,
Que a la más brillante aurora
Despojó de lucimiento:
Ya que quiso el firmamento
Señalar vuestro candor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
El primer paso asombroso
De vuestra vida en la tierra
Fue declararos en guerra
Con satanás orgulloso:
Si por triunfo tan glorioso
Os aclaman vencedor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
Varias universidades
Admiraron vuestra ciencia,
Y premiaron su eminencia
Los reyes con dignidades:
Si tantas felicidades
Renunciasteis con valor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
   
Penetrasteis los horrores
De los montes Pirineos,
Con eficaces deseos
De convertir pecadores:
Si de Apóstol los honores
Logró allí vuestro fervor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
Por inspiración divina
De España a Roma pasasteis,
Donde obediente entablasteis
La obra a que el Cielo os destina
Pues de piedad y doctrina
Fuisteis sabio director,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
Fundasteis la Escuela Pía,
Cuyo Instituto sagrado
Quisisteis fuera sellado
Con el nombre de María:
Y pues el Cielo quería
Fuérais su propagador:
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
Mitras, capelos y honores
A vuestros pies se rindieron,
Y a vuestra cabeza dieron
Luminosos esplendores:
Pues de otras glorias mayores
Fuisteis tan merecedor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
Visteis florecer piadosa
Vuestra religión querida,
Mas en breve destruida
Con persecución furiosa:
Y pues luego más gloriosa
Recibió nuevo esplendor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
De la más violenta audacia
Vuestra paciencia triunfó,
Y un Padre Santo os llamó
El Job de la Ley de Gracia:
Pues con ésta y su eficacia
Disteis más fuerza al valor:
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
A infinitos inocentes
Dais de la doctrina el pan,
Siendo, cual otro Abrahán,
El padre de muchas gentes:
Pues os dan cultos fervientes,
Como a Santo Fundador,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
Por vuestra muerte preciosa
Gloria el Cielo os asegura,
Donde goza la hermosura
De Dios vuestra alma dichosa:
Pues vuestra vida asombrosa
Mereció el premio mayor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
 
Lengua y corazón unidos,
Por un siglo sepultados,
Se admiran tan conservados
Como frescos y encendidos:
Pues milagros repetidos
Por ellos obra el Señor,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
Consolais los afligidos,
Dais al ciego claros ojos;
Mano a mancos, pies a cojos,
Y a los muertos los sentidos:
Pues sois de los perseguidos
El especial defensor:
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
Pues nuestro Dios y Señor
Os hizo tan prodigioso,
José Calasanz piadoso,
Sednos con Él protector.
  
℣. Ruega por nosotros, San José de Calasanz.
℞. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que te dignaste por medio de tu Confesor San José proveer a tu Iglesia un nuevo subsidio para ilustrar el espíritu de inteligencia y piedad de la juventud, te suplicamos nos concedas que por su ejemplo e intercesión hagamos y enseñemos también, para conseguir los premios eternos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
    
Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar, y la Virgen concebida sin pecado original.

En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

DÍA SEGUNDO - 19 DE AGOSTO
Por la señal de la Santa Cruz, ...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
 
ESPERANZA: «Sperántem in Dómino misericórdia circúmdabit». Salmo 31, v. 10.
ORACIÓN
¡Oh eterna Verdad, infalible en vuestras palabras y promesas! Yo os bendigo y alabo porque infundísteis en el gran corazón de San José de Calasanz una esperanza incontrastable, en que no hicieron impresion los más terribles contratiempos. Levantáronse contra José y su Instituto muchos poderosos del mundo, y las furias todas del infierno. Combatiéronle con tanta violencia, que se arruinaron muchas de sus casas religiosas, se cerraron sus escuelas; y entre tanta caída, sola no caía su esperanza: entre tanta turbacion y atropellamientos, solo no se turbó su espíritu, ni se anubló la serenidad de su rostro. «Las Escuelas Pías, decía José, no son obra mía, son obra de Dios. Combatan los poderosos del mundo, arruine el infierno: de sus mismas cenizas resucitarán más florecientes y más gloriosas. Mientras me durare la vida, no perderé la esperanza: esperaré en la esperanza contra la esperanza misma». ¡Oh heroica Esperanza de José! Pero, ¡oh Divina Bondad, que así dilató los senos de su inocente corazon! Hacedme, Jesus mío, imitador de estos ejemplos. Comunicadme por intercesión de vuestro amado Patriarca y protector mío, esta viva y firme esperanza, a quien, en sentir de vuestro Profeta rodea como una valla vuestra divina misericordia. Sed misericordioso conmigo, pues espero en Vos, Jesús mío, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
   
DÍA TERCERO - 20 DE AGOSTO
Por la señal de la Santa Cruz, ...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
 
CARIDAD: «Non diligámus verbo, neque lingua: sed ópere, et veritáte». I de Juan, cap. 3.
ORACIÓN
¡Oh Amor infinito! ¡Oh fuego inestinguible, que habiendo venido a meter fuego en la tierra, lograsteis cumplidamente vuestro fin en el pecho de San José de Calasanz! Ardía su corazón en tan vivas llamas de amor divino, que no pudiendo encerrarlas en su pecho, brotaban muchas veces en resplandores al rostro. Levantaban su cuerpo de la tierra cuando oraba: cuando predicaba salían sus palabras tan encendidas, que bastaran a calentar y ablandar corazones más fríos y más duros que las mismas piedras. «Hijos, decía, el tiempo es breve: amad a Dios y ganaréis el Cielo. No amemos de palabra y con sola la lengua, sino con obras y en verdad. El que ama a Dios, no busca sus conveniencias». Encended, Señor, por intercesión de mi protector San José de Calasanz, encended en mi pecho el fuego de vuestro santo amor. Ámeos yo, Amor eterno, en efecto y en verdad. No me busque yo, Señor, a mí mismo: busque en todas las cosas a Vos: a Vos, Dios mío, que sois el sumo bien y la sola suma bondad digna de ser amada sobre todas las cosas. Sea así, Señor y Dios mío: sea así. No haga yo otra cosa, que amaros por todos los siglos. Amén.

Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

DÍA CUARTO - 21 DE AGOSTO
Por la señal de la Santa Cruz, ...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
 
DEVOCIÓN A NUESTRA SEÑORA: «María teniénte non córruis... ipsa propítia pervénis». San Bernardo, homilía 2, sobre Missus est.
ORACIÓN
¡Oh eterna Sabiduría, que queriendo darnos en San José de Calasanz un héroe de santidad asombroso, desde niño le inspirásteis el más poderoso medio de conseguirla en la tierna devoción a vuestra amabilísima Madre María Santísima, nuestra Señora! Desde niño empezó a rezar su santo rosario, devoción que continuó todos los días de su vida con tanto fervor, que, cuando le rezaba paseando, advertían andaba por el aire sin tocar los pies en tierra. Desde que supo leer rezó el Oficio Parvo de nuestra Señora: ayunaba con sumo rigor las vísperas de todas sus fiestas. Exortaba frecuentemente a la devocion de esta Reina soberana. «Nosotros, decía, somos hijos de María Santísima, y como tales, debemos reverenciarla y amarla, porque es nuestra Madre». De aquí es que María Santísima le favoreció como a hijo, con especiales demostraciones de amor. Orando en presencia de su imagen, restituyó a un niño un ojo y resucitó un muerto. Aparecióle estando en oración con sus niños, y el Niño Jesús dio a todos su bendición, a ruegos de su benditísima Madre. ¡Oh dulcísimo Jesús!, hacedme imitador de mi glorioso protector San José de Calasanz en la tierna devocion a vuestra Madre Santísima. Ámela yo cordialmente como a Madre mía: venérela como a Madre vuestra: sírvala como a mi Señora, y ríndala el homenaje de mis obsequios como a mi Reina; para que mereciendo por este medio, y por la intercesión de San José de Calasanz su patrocinio, logre adoraros a Vos, Dios mío, por eternidades en el Cielo. Amén.

Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

DÍA QUINTO - 22 DE AGOSTO
Por la señal de la Santa Cruz, ...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
 
CASTIDAD: «Virginitátem, quam Deo vovévat, inoffénsam, insígni victória servávit». Divino Oficio, Lección IV.
ORACIÓN
¡Oh dulcísimo Jesús, amador de la Castidad, que enseñasteis a vuestro siervo San José de Calasanz medios para conservar intacta su virginidad por todo el curso de su larga vida! Hicísteisle desde niño tan casto, que no permitía su tierno cuerpecito al registro de su misma Madre, ni aun de sus mismos ojos. Pusísteis una centinela a su boca, para que no se desmandase ni aun en una palabra equívoca; y cercasteis de espinas sus oidos, para rebatir las de los menos circunspectos. Le hicisteis domar su inocente cuerpo con ayunos continuos, con disciplinas sangrientas, y con cilicios asperísimos con que, sujeta la carne, triunfó su espíritu en campal batalla, que presentó a su juventud, no tanto la fragilidad de una mujer, cuanto la astucia de satanás, envidioso de verle hacer una vida más de ángel que de hombre. Dadme, Señor, vuestra gracia para que aprovechando, a imitación de San José de Calasanz, estos mismos medios, conserve la castidad propia de mi estado, y triunfando de los halagos de este implacable doméstico enemigo, apetezca únicamente los puros gozos que eternamente poseen los limpios de corazón, viéndoos a Vos, Jesús mío, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

DÍA SEXTO - 23 DE AGOSTO
Por la señal de la Santa Cruz, ...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
 
PACIENCIA: «Patiéntia vobis necessária est, ut reportétis promissiónem». Hebreos, cap. 10.
ORACIÓN
¡Oh pacientísimo Redentor mio, que tomando sobre vuestros hombros la cruz, y muriendo en ella por nuestro amor, mostrasteis a San José de Calasanz el camino de agradaros en esta vida, haciéndole asombroso en la Paciencia! Confederáronse el mundo y el infierno, los domésticos y los extraños para dar copiosa materia a su tolerancia en tanto grado que se puede decir con verdad, que se vio harto de oprobios y desprecios. Llevado afrentosamente a los tribunales por las calles públicas, al sol de medio día: un suceso tan sensible, ni anubló la serenidad de su rostro, ni turbó la tranquilidad de su ánimo. Arruinada a sus ojos su religión, y sacrificada, más efectivamente que Isaac a los de su padre, no dio más muestras de sentimiento que levantar al cielo los ojos, y decir con el santo Job: «El Señor la dio, el Señor la quitó; sea el nombre del Señor bendito». ¡Asombrosa paciencia, que le mereció el renombre de Job de la Ley de Gracia! ¡Oh Redentor mío, y qué mal sigo vuestros pasos! ¡Oh Patriarca mío, y qué lejos estoy de tus ejemplos!, pues una descortesía me enfada, una ingratitud me enoja, un desprecio me encoleriza. Dadme gracia, Señor, por la intercesión de mi protector glorioso San José de Calasanz, para seguir vuestros pasos, para imitar sus ejemplos de suerte que llevando con cristiana paciencia la cruz de los trabajos, desprecios y molestias de esta vida, pueda gozaros por eternos siglos en la gloria. Amén.

Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

DÍA SÉPTIMO - 24 DE AGOSTO
Por la señal de la Santa Cruz, ...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
 
HUMILDAD: «Díscite a me, quia mitis sum, et húmilis corde». San Mateo, cap. 11, v. 29.
ORACIÓN
¡Oh dulcísimo Jesús, que humillado hasta morir en una cruz, ganasteis en San José de Calasanz un ilustre imitador vuestro, que supo conservarse humilde hasla la muerte!. Seguíanle en España las honras, y huyó de España. Quiso vivir en Roma desconocido, y aunque no pudo lograrlo, pero no le faltó humildad para renunciar muchas mitras, y repetidas veces la púrpura, derramando mas lágrimas para eximirse de tan decorosos empleos, que otros malogran diligencias para conseguirlos. Abrazóse con sus niños, e hízose niño como ellos, abriendo escuelas para su enseñanza. Ellos eran sus delicias: cortábales arrodillado las plumas: barría por sí mismo las escuelas; y es, que habia aprendido en el Evangelio: «Que lo que se hace a uno de los pequeñuelos, se hace a Jesús. Y así en cada uno de los párvulos encontraba a Jesucristo Calasanz. En este humilde, y a los ojos del mundo despreciable ejercicio, se escondió José cincuenta y dos años; pero no se escondió su humildad a Lucifer, que confesaba no tenía en el mundo mayor enemigo que Calasanz; ni tampoco al Cielo, que derramaba en Calasanz más abundantes las celestiales delicias, cuando le miraba más humilde entre los niños de sus escuelas. Alcanzadme, protector mío, con vuestro ejemplo e intercesión, esta humildad de mi humildísimo Jesús. ¿Hasta cuándo ha de durar mi altanería? ¿Hasta cuándo mi soberbia? ¿Puede darse mayor monstruosidad que gloriarme de discípulo de Jesús humilde, cuando sigo los pasos de Lucifer soberbio? No, Jesús mío, no. Ya desde hoy me abrazo con la humildad: quiero aprender de Vos a ser humilde, y humilde de corazón. Dadme gracia, por intercesión de mi humildísimo protector, para que humilde hasta la muerte, goce por eternos siglos el premio prometido a los humildes por Vos, mi Jesús, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
    
Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

DÍA OCTAVO - 25 DE AGOSTO
Por la señal de la Santa Cruz, ...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
 
ORACIÓN: «Desolatióne desoláta est omnis térra, quia nullus est, qui recógitet corde». Jeremías, cap. 12, v. 11.
ORACIÓN
¡Oh eterna Sabiduría, que imprimiendo fuertemente en el tierno corazon de San José de Calasanz aquella sentencia de vuestro Profeta: «La causa de la ruina general de los hombres no es otra que la falta de consideración de las eternas verdades», de tal suerte le inclinasteis al ejercicio de la santa oración, que ella era como su ocupación continua de día y de noche, casi a toda hora! Su conversación era en el Cielo: allí tenía fijo su corazón, donde estaba su tesoro: el mismo ejercicio de sus escuelas era incentivo con que se elevaba su alma, llegando por este medio a heroicidad tan alta y a tal perfección de vida, que era la admiración de toda Roma. Iluminadme, Dios mío, para que vea cuán lejos estoy de tan santos pensamientos, y cuán poco reflexiono en aquellas eternas verdades que son el seminario de la virtud y santidad. Esta falta de oración y consideración es el origen de mi tibieza, y quizá de mi ruina. Pienso yo que con ciertas oraciones vocales hechas fríamente, sin espíritu, y tal vez con distraimiento, está acabado todo el negocio de la perfección de vida, propia de mi estado a que debo aspirar; sin conocer que, aunque esto es bueno, es poco, y que si me falta la consideración de las verdades eternas, es inevitable mi imperfección o mi ruina. ¡Oh Patriarca mío, y mi protector! alcanzadme del Señor esta gracia: enseñadme el modo de tener una consideración fructuosa, con que enmiende mis yerros pasados, y de tal suerte me aplique al cultivo de las virtudes cristianas en esta vida, que me haga digno de los premios de la eterna. Así lo espero, protector mío, por vuestra intercesión y por los méritos de mi Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.
     
DÍA NOVENO - 26 DE AGOSTO
Por la señal de la Santa Cruz, ...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
 
PERSEVERANCIA: «Qui perseverávcrit usque in finem, hic salvus erit». San Mateo 10, v. 22.
ORACIÓN
¡Oh eterno Salvador de las almas, que prometiendo la corona al que persevera hasta el fin, y fijando la verdad de esta promesa en el corazón de San José de Calasanz, lo hicísteis tan diligente en la práctica de las cristianas virtudes, que (según se tiene por cierto) no perdió la gracia en noventa y dos años de su larga vida! Desde niño empezó a correr hacia Vos con pasos de gigante: así como iba creciendo en años, aumentaba sus devotos ejercicios, sin que en los últimos de su cansada edad remitiese un punto, ni en las vigilias, ni en las asperezas, ni en el fervor, disponiéndose por este medio al logro del gratuito don de la perseverancia, y a la corona. ¡Oh Dios y Señor mío! Bien conozco que por mis muchos pecados me he desviado infructuosamente de sus admirables ejemplos. Yo, Padre y Salvador mío, los detesto, los aborrezco, los lloro, y quisiera llorarlos con tan eficaces y sentidas lágrimas, que no quedase en mi alma la menor mácula de mis anteriores culpas. Restituidme, Dios mío, por la intercesión de mi verdadero protector San José de Calasanz, los candores de aquella primera gracia, y fortaleced de manera mi corazon que no la pierda jamás; antes bien caminando de virtud en virtud, a imitación de mi amado protector, toda mi vida, logre en fin la prometida corona de la gloria. Así lo espero, por la intercesión de mi glorioso abogado y por vuestros merecimientos, Salvador mío, que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Rezar tres Padre nuestros, Ave Marías y Glorias. Luego se hará la petición particular de la gracia que se desea conseguir. La Oración y los Gozos se dirán todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)