Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

jueves, 16 de septiembre de 2021

DE LA “BEATIFICACIÓN” DE STEFAN WYSZYŃSKI

Artículos publicados por Michał Mikłaszewski, editor en jefe de TENETE TRADITIONES (Polonia).
   
   
   
El próximo domingo (12 de Septiembre), en la neo-iglesia modernista, la “beatificación” no solo del gran enemigo de la fe católica, un amigo del archihereje Karol Wojtyła (alias Juan Pablo II), responsable con él de la completa destrucción del catolicismo romano, integral en nuestro país, pero también del enemigo polaco (cuyo fundamento es la fe católica, y así removiendo una, destruye a la otra y destruye a la otra) del colaborador del régimen comunista y el gran oponente de los Soldados Malditos (Żołnierze wyklęci). Fue gracias a él que el episcopado polaco los “condenó”.
   
Aquí está su posición (un fragmento del infame acuerdo episcopal con el anti-gobierno comunista de ocupación de 1950):
«La Iglesia Católica, condenando todo crimen según sus supuestos, también luchará contra la actividad criminal de las bandas clandestinas y condenará y castigará con consecuencias canónicas al clero culpable de participar en cualquier acción clandestina y antiestatal».
Habló críticamente sobre las actividades de posguerra de NSZ (Narodowe Siły Zbrojne, Fuerzas Armadas Nacionales) y WiN (Wolność i Niezawisłość, Libertad y Soberanía), diciendo que «Polonia perdió demasiada sangre durante la ocupación nazi como para permitirle continuar su paso». La persona en cuestión es Stefan Wyszyński. Debe recordarse que, según la enseñanza infalible de los Papas (incluidos Pío XI y Pío XII), cualquier persona que coopere con los comunistas incurre en excomunión ipso jure, reservada a la Santa Sede. Por lo tanto, debe reconocerse que Stefan Wyszyński (como la mayoría del episcopado polaco) cayó en excomunión incluso antes del Vaticano II, firmando estos documentos. Así, a partir de ese momento, las sedes episcopales en Polonia (al menos los obispos que firmaron este vergonzoso acuerdo con las autoridades de ocupación) deben considerarse vacantes.
      
El pacto traicionero y vergonzoso, anti-católico y anti-polaco fue firmado directamente, por parte de la Iglesia, por los siguientes clérigos:
  • El secretario del Episcopado, Obispo Zygmunt Choromański
  • Ordinario de la Diócesis de Płock - Obispo Tadeusz Paweł Zakrzewski
  • Ordinario de la Diócesis de Łodz - Obispo Michał Klepacz
Sin embargo, se sabe que la responsabilidad de este acuerdo recae principalmente en el Primado Stefan Wyszyński. En el momento de la firma de este acta, el 14 de abril de 1950 (burlonamente, en el aniversario del Bautismo de Polonia), estos clérigos, encabezados por Stefan Wyszyński, cayeron ipso facto en excomunión por la propia ley (latæ senténtiæ) reservada a los Santa Sede. A partir de ese momento, la sede del primado (entonces Poznań-Gniezno) y las diócesis de Płock y Łódź fueron de facto en un estado vacante. El Papa Pío XII tenía la intención de anunciar públicamente este hecho y privar oficialmente a Stefan Wyszyński de la dignidad del Primado. Solo por la insistencia del Arzobispo de Cracovia, el cardenal Adam Stefan Sapieha (que no firmó el acuerdo y se mostró en contra), el Papa decidió posponer esta decisión. Aparte del cardenal Sapieha, los obispos de Kielce, Opole, Lublin, Białystok y Katowice se opusieron al acuerdo, mientras que el único miembro del episcopado que votó directamente en contra de cualquier acuerdo con el ocupante comunista fue S. E. el obispo de Kielce Czesław Kaczmarek, quien proclamó abiertamente puntos de vista anticomunistas.
   
Puede leerse más sobre la figura del padre Stefan Wyszyński en nuestros textos:
  
¡Salud y gloria a las NSZ, al WiN y al AK (Armia Krajowa, Ejército Nacional)!
¡Vergüenza para los que comulgaron con los enemigos de la Patria!
   
   
Karol Wojtyła y Stefan Wyszyński, Octubre de 1978.
    
Ayer fue la llamada “beatificación” de Stefan Wyszyński. Evocó, como era de esperar, una gran alegría y euforia de los círculos anticatólicos y antipolacos, disfrazados por un lado de “católicos romanos” e incluso de “tradicionalistas”, y por otro lado, de “derecha”, “patriotas” e incluso “nacionalistas”. No nos sorprende especialmente que todo tipo de conservadores del Novus Ordo que reconocen la autoridad de “Su Santidad el Papa Francisco”, indultistas y otros pseudo-tradicionalistas que forman parte de la neo-iglesia modernista, estén excepcionalmente felices con esta “beatificación”, porque Wyszyński era “su hombre”. Era un “conservador” activo en el Vaticano II, e introdujo sus “reformas”, especialmente la “reforma litúrgica”. Por supuesto, de acuerdo con los “conservadores”, introdujo estas reformas con mucha prudencia y calma, frenando el abuso y la distorsión. El problema, sin embargo, es que la “reforma” en sí es incorrecta, no las “malas interpretaciones”. Wyszyński de ninguna manera se opuso a la destrucción de la fe católica y la apostasía que siguió al Vaticano II, al contrario, era un modernista, al igual que el padre Ratzinger y otros “conservadores” de la nueva religión. 
   
Por otro lado, esta “beatificación” unida de manera única en una alegría y euforia comunes en círculos pseudoderechistas, “patrióticos” y “nacionales” completamente diferentes que luchan entre sí a diario, en este caso, sin embargo, que es excepcionalmente significativo, hablando con una sola voz. Partiendo de los círculos del actual partido gobernante (Prawo i Sprawiedliwość, Ley y Justicia), la comunidad de Solidaridad y Unionistas, la ex Oposición anticomunista, pasando por el Movimiento Nacional, varios conservadores e incluso “tradicionalistas” (en sentido político), terminando con los círculos. de varios comics finales u otros “realistas” y “patriotas” (como se definen a sí mismos), reunidos, entre otros alrededor de la revista “Myśl Polska”, “Klub Myśli Polska” o el portal “konsatyzm.pl” (así como otros, incluidos los que se consideran católicos integrales…). Todos elogian a Wyszyński con una sola voz, pero todos ellos por algo completamente diferente. Para todos es el “padre de la nación” y “estadista”, sino el primero en verlo como un feroz anticomunista, que salvó a la Iglesia y a la Nación del régimen de ocupación que no se rompió, dijo el famoso “non póssumus” (y de hecho estas palabras fueron seguidas por hechos específicos…), que no cooperó, que era Interrex, “rey sin corona de Polonia”, etc. Ojalá fuera cierto, pero lamentablemente estos son mitos que no tienen nada que ver con la realidad. El primado Wyszyński no era un “Mindszenty polaco”. Su actitud hacia el régimen comunista no fue heroica ni intransigente, como ahora está tratando de retratar en la propaganda oficial. Ya lo hemos demostrado en muchos textos en nuestros sitios web y más. A pesar de la enorme agresión y la ola de odio que se ha derramado sobre nosotros en los últimos días, nadie ha podido demostrarnos que estamos equivocados, que lo que escribimos no ha sucedido. En los últimos días, nuestros principales oponentes, es decir, la comunidad de endocomunistas [variante nacionalista, xenófoba y “antisemita” del estalinismo creada por Władysław Gomułka, que empleó elementos del movimiento Democracia Nacional para combatir y deslegitimar a los verdaderos nacionalistas, N. del T.], incluso nos han proporcionado más pruebas en los últimos días de que, después de todo, tenemos razón. En un artículo del portal “konsatyzm.pl”, había una “respuesta” a nuestro artículo del 10 de septiembre. Por supuesto, en este artículo no encontraremos una contradicción con los hechos históricos que hemos citado, sino solo una valoración completamente diferente de aquellos hechos que son algo glorioso para el autor. El autor de este artículo no oculta que es un incrédulo, sin embargo, está muy ansioso por expresarse sobre temas relacionados con la Fe Católica y la Iglesia, que, sin embargo, no le conciernen personalmente, y que simplemente desconoce (por eso son “tonterías” para él) . En su texto, el autor no se refiere a la condena de la Santa Sede a la cooperación con los comunistas. Evalúa a la Iglesia solo en el contexto polaco, como si no fuera Universal, y los obispos no estuvieran sujetos a juicios infalibles y a la autoridad indivisible de la Santa Sede. Este es el pensamiento típico de los comunistas que quisieran una “iglesia” nacional, lo más aislada posible de las influencias externas, especialmente la Santa Sede, que no debe “interferir” con los asuntos “interferir” del país y de la Iglesia…
    
Wyszyński encaja exactamente en su visión, por lo tanto, su alegría está plenamente justificada y no nos sorprende en absoluto. Lo sorprendente es la falta de comprensión de este hecho por parte de verdaderos patriotas, nacionalistas, nacionalistas, monárquicos, tradicionalistas y conservadores que no conocen o no quieren conocer estos hechos, o que intentan desmentirlos desde la conciencia, o oscurecer y justificar “extrema necesidad”. Ellos tienen en cuenta esta imagen de “primado interrex” y “anticomunista”, mientras que Wyszyński, de haber vivido, probablemente no estaría satisfecho con estos términos y los habría reprendido por ello, al igual que la comunidad polaca en la República Federal Alemana por rezar “Polonia libre” y “Polonia que sería Polonia” y no una tiranía comunista bajo el protectorado ruso. Era un socialista ideológico, apoyando el sistema socialista del estado, incluida la llamada reforma agraria, es decir, el despojo ordinario y repugnante de la propiedad nacional, principalmente propiedad de la Iglesia, pero también de la nobleza y los campesinos, brutalmente desposeídos y expulsados ​​de sus eternas residencias familiares, conduciendo a la ruina de los logros de siglos, la destrucción del verdadero espíritu de lo polaco, que siempre fue el pilar de la noble mansión. En la República Popular de Polonia, la gente fue perseguida y asesinada por la fe católica, por el patriotismo, por la lucha por la libertad y la soberanía y, al mismo tiempo, por la propaganda liberal y desmoralizante. Todo esto no molestó a Wyszyński, al contrario. Solo se opuso a la ateización sistémica. Por tanto, podemos estar seguros de que en el caso de Wyszyński no se trató solo de una política realista y de sentido común, como la perseguía, por ejemplo, su antecesor en la capital de los primados card. August Hlond, o el Arzobispo de Cracovia, el Príncipe card. Adam Stefan Sapieha, sino que Wyszyński realmente aceptó y apoyó el sistema de socialismo impío, condenado infaliblemente por la Iglesia, por los Papas en muchos documentos oficiales y finales (se lo menciona y condena, entre otros, en el Sýllabus de Errores y muchas Encíclicas de los Papas León XIII, Pío XI y Pío XII). Los ejemplos podrían multiplicarse, así que tomemos algunos desde el comienzo: 

Pensamientos de Stefan Wyszyński sobre la “realista” y “patriota” República Popular Polaca:
«Hoy elevamos esta sangre roja de nuestros hermanos al Padre de toda sangre, para que él quiera recibirla y mostrar el corazón de su Padre sobre una nación atormentada (…) desde el principio la Iglesia oró por los insurgentes, independientemente de su visión del mundo y orientación política. Después de todo, todos derramaron sangre roja: los del Ejército Nacional, los de los Batallones de Campesinos y los del Ejército Popular». (Notas de prisión), París 1982.
Acerca de las propiedades de la iglesia…
«No estamos exigiendo la devolución de la propiedad de la iglesia, su pérdida es una bendición. Los sacerdotes dejan de ser latifundistas, están más cerca del pueblo [¡sic!, el principal postulado de modernistas y comunistas] (Entrevista con Janusz Zabłocki, “Znak”, 1965).
Durante la misa de la diáspora polaca en Alemania Occidental (1978), cuando sus participantes cantaron “Boże, coś Polskę” (Dios, salva a Polonia) con las palabras “Ojczyznę wolną racz nam wrócić Panie” (Señor, regrésanos por favor nuestra Patria) [es decir, como debemos cantar hasta el día de hoy], Wyszyński dijo a los reunidos:
«Estáis cantando esta canción incorrectamente. Recomendamos cantar en nuestras iglesias en la redacción original: “Ojczyznę wolną pobłogosław Panie” (Señor, bendice la patria libre). Él explicó el sentido: “Aunque no nos guste todo en esta patria, es nuestra patria” (…)».
Marzo de 1981, entrevista con el “general” Wojciech Jaruzelski en Anin.
«No tengo ninguna razón para adorar al partido. Pero en este sistema, en este bloque, es una realidad, simplemente tiene que existir. Para que esto suceda, el partido debe estar a nivel, debe ser saludable, debe ser fuerte. De lo contrario desaparecerá y el bloque nos dará otro. Gierek no hizo nada al respecto. Sin embargo, hubo muchos puntos conflictivos que podrían haberse evitado. El descontento social podría haberse evitado (…)»
Agosto de 1980, sobre Solidaridad…
«Las demandas pueden ser correctas, y en general lo son, pero hoy en día nunca se pueden satisfacer de inmediato. Su implementación debe dividirse en cuotas. Entonces tenemos que hablar: en la primera ola hacemos demandas que son de fundamental importancia, en la segunda, las siguientes. Esta es la ley de la vida cotidiana… Debemos tener prudencia gerencial… Defendamos cumpliendo con nuestros deberes. Cuando los cumplamos, tendremos el mayor título para postular nuestros derechos…
   
Recordad, somos una nación en progreso. Llegamos a la libertad a través de los escombros. Cuando todavía era el recién nombrado obispo de Varsovia, fui a mi catedral, la pre-catedral, sobre los montones de escombros. Polonia, renacida gracias a la paciencia y el trabajo, reconstruyó eficazmente Varsovia, Gdańsk, Wrocław, Poznań y tantas otras ciudades arrasadas. Pero no sucedió de inmediato. Queda mucho por hacer. Es necesario multiplicar constantemente el esfuerzo del trabajo, profundizar su nivel moral, sentido de responsabilidad profesional, para que se produzca el orden y el orden adecuados».
  
Agosto de 1980, sobre la Alianza Nacional [Movimiento nacional católico en oposición al régimen comunista, N. del T.]
“Los acuerdos alcanzados, respaldados por las garantías adecuadas, deben poner fin a las huelgas para que el normal funcionamiento de la economía nacional y la vida social en paz sea ​​posible. Los acuerdos deben ser respetados por ambas partes según el principio Pacta sunt servánda.
    
Incluso en la situación en la que se encuentra la nación, debemos evitar cualquier cosa que pueda llevarnos a un sangriento ajuste de cuentas interno y una intervención extranjera. Prefiero sostener que la intervención de fuerzas extranjeras –los tanques soviéticos– es posible, aunque me equivoque, que arriesgarme a dejar morir al menos a un niño polaco, emocionado por la certeza de que los moscovitas no invadirán las fronteras de Polonia.
    
Para algunos parecía que el Primado no hablaba lo suficiente con el gobierno, para otros que no hablaba lo suficiente con los trabajadores del astillero. El Primado no habla con el gobierno o con los trabajadores del astillero, solo a los hijos sabios de la nación. En esta etapa, basta con hablarle a la nación y sin hacerse ilusiones».
  
Enero de 1980, “Pro memoria”
«No es necesario reducir la vigilancia de la Nación y no armarla con una disposición aventurera a las ráfagas para evitar el derramamiento de sangre. Los moscovitas, para defender el Bloque y una línea estratégica conveniente, están dispuestos a hacer cualquier cosa e incluso a sacrificar Polonia. Hay un atavismo histórico que tiene su fuerza y ​​no se puede contener. En una palabra, no se debe arriesgar la vida de los jóvenes polacos en una lucha desesperada con la potencia oriental, y ciertamente no se debe hacer nada que pueda conducir a tal situación».
Marzo de 1980, entrevista con el “general” Jaruzelski…
«Si un hombre está de pie en una habitación, no puede apoyarse contra dos paredes opuestas al mismo tiempo. Nuestro país está situado entre dos murallas: la germánica y la eslava. En esta situación, Polonia debería apoyarse en el muro eslavo [es decir, Soviético]».
   
Estas pocas citas muestran bastante bien las opiniones que realmente tenía Stefan Wyszyński. Son completamente incompatibles tanto con la fe católica como con el saludable nacionalismo o conservadurismo polaco, con una idea tradicionalista que rechaza categóricamente cualquier alianza con el comunismo y el socialismo, o con el liberalismo y el capitalismo. Estas ideas son completamente contrarias al orden mundial tradicional. No se puede luchar contra una plaga con otra. Wyszyński escribió bonitos textos basados ​​en la doctrina social católica, sobre la condena del capitalismo sanguinario por parte de la Iglesia, pero olvidó (o más bien omitió deliberadamente) que la Santa Iglesia con la misma fuerza condenó el socialismo impío (no hay “socialismo piadoso” [así como no hay “capitalismo católico”], porque tal persona siempre estará en contradicción con el Magisterio de la Iglesia, y en el mejor de los casos podrá vestirse con ropas “piadosas” y limpiarse la boca con el Evangelio). La actitud de Wyszyński es también un ejemplo de traición y rechazo nacional, cooperación con el enemigo y ocupante de nuestra patria, que fue la llamada República Popular de Polonia en los años 1945-1989 (y ahora su sucesora y heredera, la llamada Tercera República de Polonia). Por supuesto, hay que adaptarse a la realidad imperante y, si no es posible continuar la lucha armada, intentar recuperar la independencia de otra manera. Puedes vivir, trabajar, estudiar, pagar impuestos, realizar el servicio militar, actuar políticamente, etc. en un estado de ocupación o partición, y esto no es una traición en sí mismo. Sin embargo, es una traición comunicarse con el ocupante y apoyarlo activamente, condenando y criticando a los que luchan por la independencia.
    
Wyszyński claramente (aunque quizás no directamente) se opuso al Papa Pío XII, quien siguió una política inequívocamente anticomunista. Como se sabe, la Santa Sede, durante el pontificado de Pío XII, no estableció relaciones diplomáticas con la República Popular de Polonia, sino que mantuvo relaciones diplomáticas con el gobierno legítimo de la República de Polonia en el exilio. El Vaticano, como uno de los pocos países (incluida la España católica y anticomunista del general Franco), no retiró su apoyo al gobierno de “Londres” y no se lo concedió a los comunistas. Hasta el final, el Papa no reconoció sistemáticamente el saqueo ilegal, posterior a Yalta, de tierras polacas en las Tierras del Este, por lo que la afiliación formal de Vilna y Leópolis a Polonia fue reconocida todo el tiempo, sin cambiar las fronteras de las Archidiócesis de Leópolis y Vilna, y solo estableciendo administraciones apostólicas temporales en Białystok y Lubaczów. En consecuencia, una situación similar ocurrió en la frontera occidental, donde el Papa tampoco reconoció el saqueo posterior a Yalta de los territorios alemanes con Szczecin y Wrocław por parte de los soviéticos. En última instancia, el Papa podría reconocer la incorporación de estas tierras a Polonia, si se llevara a cabo de manera legal y legítima, de acuerdo con los tratados internacionales y con el consentimiento de los estados nacionales, y no a través de un ataque brutal del ejército rojo, toma hostil y expulsión de la población. El Papa vio enormes daños a los polacos expulsados ​​de sus antiguos territorios en el este de Polonia Menor, la región de Grodno y la región de Vilna, así como a los alemanes [y silesios] expulsados ​​de Pomerania o la Alta y la Baja Silesia. 
   
La razón de ser polaca y el interés nacional no nos permiten olvidar nuestras tierras y nuestro patrimonio en el este, saqueado ilegalmente y ocupado primero por los comunistas, y ahora por los estados creados como resultado del colapso de la URSS. Al mismo tiempo, no se trata de “devolver” nada a los alemanes, porque fueron los agresores durante la Segunda Guerra Mundial (junto con la URSS). Por tanto, nosotros, los polacos, la parte atacada y agraviada, según las reglas resultantes de los tratados internacionales, no perdemos nada, y lo ganamos todo (por eso nos merecemos tanto los territorios occidentales como los orientales). Alternativamente, se podría considerar un “intercambio” con los alemanes, si decidieran finalmente pagarnos, también legalmente adeudadas y aún no pagadas, las reparaciones de guerra, incluidos los intereses… Quizás entonces deberíamos considerar el regreso de Szczecin y Wrocław, que en la historia (tal vez excepto el período temprano de Piast) nunca fueron ciudades verdaderamente polacas. Sin embargo, nunca debe renunciar a la Alta Silesia con Opole, Warmia y Gdańsk o Pomerania. Según el llamado de la línea Dmowski, debían pertenecer a Polonia, porque son tierras nativas de Polonia, al igual que el este de la Pequeña Polonia con Leópolis, Stanisławów y Tarnopol, Grodno y Vilna. 
   
Sin embargo, el pensamiento y la política de Wyszyński eran completamente diferentes. Quería que la Santa Sede reconociera la partición de Polonia en Yalta y el nuevo “orden” estalinista. Quería que la Iglesia, como la mayor parte del mundo de la posguerra, reconociera esta nueva “Polonia” comunista, en la que estaba atrapado el ejército soviético, en el que se luchaba la fe católica y el patriotismo polaco, y los polacos que luchaban contra el nuevo ocupante eran brutalmente asesinados, al igual que antes por los alemanes (si no peor, por ejemplo en Katyn, o antes durante la Operación Polaca, en Siberia, en las deportaciones soviéticas y los campos de trabajo). Los soviéticos, como los alemanes, querían la eliminación gradual de la nación polaca, especialmente su élite, y tenían la intención de convertir a los campesinos y trabajadores polacos en mano de obra barata, pero querían hacerlo con métodos ligeramente diferentes. Al final, los alemanes no tuvieron éxito, pero los soviéticos hicieron de Polonia su propia colonia, y los trabajadores polacos, asesinaron a la mayor parte de nuestra élite nacional y nos hicieron sus esclavos durante casi 50 años, enterrando cualquier esperanza de nuestra nación por el verdadero renacimiento de nuestra amada patria y recuperar la libertad después de la Segunda Guerra Mundial. Wyszyński implementó su plan muy rápidamente, después de la muerte del último Papa católico, Pío XII. Ya en diciembre de 1958, poco después de la muerte del Papa, condujo a la reducción del rango de representante diplomático oficial del Gobierno polaco en el exilio ante la Santa Sede. Luego, poco después de su “elección”, el Antipapa Juan XXIII (Ángelo Roncalli), a petición de Wyszyński, estableció nuevas fronteras diocesanas en la Polonia ocupada, ajustándolas a las nuevas “fronteras” posteriores a Yalta, y oficialmente independizó la archidiócesis de Breslavia de Alemania, por lo cual los comunistas erigieron un espantoso monumento para él en Wrocław cerca de la catedral, en Ostrów Tumski. El monumento fue financiado por el Comité Provincial del Partido Unido de los Trabajadores Polacos [¡sic!] Y debía ser «un homenaje de la sociedad polaca para el primer líder de la Iglesia Católica que reconocía los derechos de Polonia sobre Breslavia y todos los territorios occidentales recuperados a lo largo de los siglos».
   
En última instancia, después del Vaticano II, la neo-Iglesia neomodernista y neomarxista –ocupada por el modernista Giovanni Montini (llamado Pablo VI)–, la Santa Sede retiró su reconocimiento al Gobierno polaco en el exilio el 19 de octubre de 1972. Así terminó la misión de Kazimierz Papée, aunque el presidente de la República de Polonia Stanisław Ostrowski lo retiró del cargo de embajador recién el 24 de mayo de 1976. Fue la victoria final de las actividades anticatólicas y antipolacas de Stefan Wyszyński y sus facciones (incluido Karol Wojtyła), ya que el deutero-Vaticano fue reconocido oficialmente y se acercó a las autoridades de la República Popular de Polonia. En julio de 1974, el obispo Agostino Casaroli, secretario de Estado de la Santa Sede se reunió con el viceministro de Relaciones Exteriores de la República Popular de Polonia, Józef Czyrek. Como resultado, se estableció el Equipo de Contactos de Trabajo Permanentes entre la República Popular de Polonia y la Santa Sede. Desde el otoño de 1974, el gobierno de la República Popular Polaca envió a sus representantes al Vaticano, quienes residían en la Embajada de la República Popular Polaca en la República Italiana.
    
Da miedo que hoy, más de 30 años después de la supuesta “caída” del comunismo y el fin de la República Popular Polaca (o más bien de su transformación en la llamada Tercera República Polaca y el sistema capitalista al servicio de un igualmente desmoralizado “Occidente”), todavía hay gente en Polonia que cree en la propaganda de ese sistema correctamente aprobado y repite tonterías similares, falsificando la historia de Polonia (repitiendo mentiras comunistas, ¡incluso la negación de la masacre de Katyn!), haciendo que los criminales héroes, y verdaderos héroes y mártires de criminales…

¿Podemos, como polacos, vivir en una esquizofrenia tan ambigua, considerando por un lado a nuestros Héroes Nacionales Inka, Łupaszka, Zagończyk, Warszyc, Bury, Ognia y otros Soldados inquebrantables (“malditos” por el comunismo y Wyszyński), que lucharon por una Polonia libre, católica y decente, y por otro lado, poner el mismo Wyszyński en nuestro panteón nacional? ¿El mismo Wyszyński, que no tuvo ningún problema en sentarse con los comunistas en la misma mesa, hablar con ellos, comunicarse y dirigir la misma retórica que ellos? El mismo Wyszyński, que no se preocupó por el bien genuino de la Iglesia y Polonia, sino por las buenas relaciones con el partido gobernante, el partido comunista, un partido impuesto y controlado por los ocupantes soviéticos, para la cooperación con la que, de acuerdo con con la enseñanza infalible de los Papas, amenazado con la excomunión? Wyszyński, en lugar de condenar a los “sacerdotes patriotas” que cooperaron activamente con los comunistas, en lugar de condenar a los milicianos que dispararon contra los trabajadores de los astilleros, o que la UB asesinara a los hijos más fieles del suelo polaco en los centros de tortura, prefirió condenar a los indomables polacos que luchan por la Fe de los Padres y la libertad de la Patria… ¡condenados por él mismo!
    
Que Dios tenga piedad de su alma y que la historia juzgue con justicia…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)