Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

domingo, 20 de diciembre de 2020

MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA - DÍA VIGÉSIMO

Tomado de la obra publicada por el P. Luis Ángel Torcelli OP, traducida y publicada por don Leocadio López en Madrid, año 1861, con aprobación eclesiástica.
 
MES DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA
   
         
ORACIONES INICIALES
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
℣. Abrid, Señor, mis labios.
℞. Desatad mi lengua para anunciar las grandezas de la Virgen Inmaculada, y cantaré las alabanzas de vuestra misericordia.
   
℣. Venid en mi auxilio, oh Reina inmaculada
℞. Y defendedme de los enemigos de mi alma.
    
Gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María por los siglos de los siglos. Amén.
   
HIMNO
    
Coro: Oh Madre dulce y tierna
Oye la triste voz,
La triste voz del mundo,
Que te demanda amor.
   
I
Salve, salve, Inmaculada,
Clara estrella matutina,
Que los cielos ilumina
Y este valle de dolor;
Tú, con fuerza misteriosa
Por salvar la humana gente,
Quebrantaste la serpiente
Que el infierno suscitó.
    
II
Salve, salve, Madre mía,
Tú bendita por Dios eres
Entre todas las mujeres
Y sin culpa original.
Salve, ¡oh Virgen! esperanza
Y remedio apetecido
Del enfermo y desvalido,
Y del huérfano sin pan.
    
III
Tú del nuevo eterno pacto
Eres arca y eres sello;
Luz espléndida, iris bello
De la humana redención.
Tú llevaste en tus entrañas
El que dio a la pobre tierra
Paz y amor, en vez de guerra,
Y a sus crímenes perdón.
    
IV
Eres bella entre las bellas,
Eres santa entre las santas,
Alabándote a tus plantas
Coros de ángeles están.
Resplandece tu pureza
Más que el campo de la nieve,
Y de ti la gracia llueve
Sobre el mísero mortal.
    
V
Virgen cándida, cual lirio,
Eres fuente cristalina
Donde el triste que camina
Va a calmar la ardiente sed.
Gentil palma del desierto,
Que da sombra protectora
Al que su piedad implora
Consagrándole su fe.
   
VI
¡Gloria al Padre, Gloria al Hijo,
En la tierra y en el cielo!
¡Gloria al que es nuestro consuelo,
Al Espíritu de Amor!
Y la Virgen sin mancilla
Siempre viva en la memoria,
Y en su honor repita Gloria
Nuestro amante corazón.
    
DÍA VIGÉSIMO - LA CUSTODIA DEL PARAÍSO
Et adhærebit uxóri suæ. (Génesis II, 24).
          
Si Adán debía guardar el paraíso de la tierra para que aquel lugar de delicias no perdiese la hermosura y amenidad de que había sabido colmarle un Dios, y si en él debía guardarse a sí mismo, como observa el Doctor angélico (Suma Teológica, parte I, cuestión 102, art. 3), para que no perdiésemos la bella dote de la inocencia, no menos obligado se hallaba a guardar a aquella inmaculada compañera, que más débil que él, había sido sacada de su costado, para denotar que él era naturalmente su cabeza, su jefe, su guardador (Ibíd, cuestión 92, art. 3). Pero descuidó un instante su autoridad, y aquel instante fue bastante funesto para destrozar el velo de su inocencia, y para formar la semilla que produjo la pérdida de todo el género humano. No sucedió así con el segundo Adán, Jesucristo. Se hallaba establecido en los decretos de la divina Providencia el embellecer otra vez la tierra con una Virgen más hermosa, más pura, más inmaculada que la primera, y que Jesús la guardase antes del principio de los siglos en el misterioso secreto de los designios del cielo. El, para quien todo se halla presente, vio desde el día de la eternidad los tristes efectos del pecado de Adán propagarse en la vida de las generaciones sucesivas, y desde entonces preparó los méritos de su reparación por medio de esa Virgen libertada del abismo de la culpa. La hizo nacer entre nosotros a manera de flor, cual cándida azucena, brillante como la aurora, colmada de delicias como una nueva esposa, como una esposa que siempre se apoya en su amado (Cánticos VIII, 5). La eligió por madre; pero concebido fuera de toda ley de la naturaleza por obra del Espíritu Santo, quiso seguir después la ley de esta misma naturaleza, cuando se trató de prolongar su mansión en el purísimo seno de aquella en donde había entrado, para confirmar en la gracia (Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, parte III, cuestión 27, art. 5, respuesta a la objeción 2ª) un corazón que ya formaba su contento; no quiso abandonar tan pronto una custodia la más íntima, la más grata, la más suave para la Virgen, Madre de Dios. Nació al cumplirse los tiempos de esa Virgen privilegiada; pero a diferencia de los demás hijos que nacen en la tierra, en vez de ofuscar la belleza de la madre, guardó (Ibíd., cuestión 28, art. 2) su virginidad. Venido al mundo para salvar al género humano, empleó tres años en la vida pública de sus predicaciones, de sus milagros y de su pasión, y treinta en una vida privada y desconocida, dedicada casi exclusivamente a la custodia de María. ¡Ah! María es su delicia, María su esposa amada, de quien en los sagrados cánticos (Cánticos IV, 9) con una expresión tierna a la par que sublime, se dice que le había herido el corazón. María es la que sin sombra de mancha aparece hermosísima entre todas las vírgenes, su esposa inmaculada, su hermana, y su Madre purísima. La guardó toda bella en una prodigiosa concepción, la guardó toda santa en un nacimiento adornado con los más preciosos dones de la gracia; la guardó toda perfecta en una vida de continuas virtudes, sin permitir que la maligna y antigua serpiente se la aproximase para contaminarla y empañar su esplendor. Y cuando llegó el tiempo establecido para invitarla a participar de su gloria, nos conserva incorrupta la salvación, y sin hacerla experimentar el horror de la tumba, la condujo en las alas de los serafines, no al seno de Abrahán, sino al del mismo Dios. Sólo allí terminó la custodia de la inmaculada María, pues que allí comenzaba la bienaventuranza eterna por los siglos de los siglos.
    
CÁNTICO
El Dios de los dioses, el Señor, habló: llamo a la tierra desde el Oriente hasta el Ocaso.
Temblaron los cielos al oír su voz omnipotente, y los elementos de lo criado estuvieron prontos para volver a la nada.
Pero delante de él se hallaba el iris de la paz, y a su lado la misericordia y el amor; y la tierra escuchó con un silencio de júbilo.
Y dijo el Eterno: ¡Paz!, he preparado la salvación en el seno de una virgen; la he enaltecido, la he elegido en medio de mi pueblo.
Mi sierva procede de la estirpe de David, y la he ungido con el bálsamo de mi espíritu.
La asistiré con mi mano, la haré fuerte con mi brazo, y el hijo de iniquidad no podrá aproximarse á ella.
Con ella estarán de continuo mi verdad y mi misericordia; en mi nombre crecerá en poder.
Extenderé su mano sobre los mares, y su diestra sobre los ríos; su sombra cubrirá la tierra con mis bendiciones.
Ella me dirá en alta voz: Tú eres mi Padre, mi Hijo, el principio de mi salvación y el fruto de mis entrañas,
Y yo la constituiré primogénita sobre todas las reinas de la tierra, reina de mi eterna alianza.
Y haré que la generación de sus hijos reine por los siglos de los siglos; su trono será semejante al día de los cielos.
Entonces se oyó en el cielo un rumor como de grande alegría, y los coros de todos los coros de los ángeles cantaron: Aleluya.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, que preservó inmaculada a María, por los siglos de los siglos. Amén.
    
ORACIÓN
Oh dulcísima Virgen María: Vos, a quien un Dios de infinita bondad guardó inmaculada para formar el trono de su misericordia, guardadme a la sombra de vuestra protección de los embates que las pasiones suscitan de continuo en mi corazón. Guardadme, oh Virgen inmaculada, en esa paz que no pueden darme el mundo y sus vanidades, en esa paz que procura siempre turbarme el enemigo de mi alma. Guardadme en esa dichosa paz, que consiste en el total abandono de las vías del pecado, en la completa sumisión a vuestros inmaculados deseos, y en la perfecta reconciliación con mi Salvador Jesús. Entonces, oh María, entonces me será dado el poder dignamente alabar, bendecir y adorar a ese Dios piadoso, que os ha guardado inmaculada, y que ha tomado sobre si el peso de mis innumerables culpas para darme la salud en esa mansión de paz eterna, en donde, cesando todo peligro y también la custodia, comienza la bienaventuranza de los siglos de los siglos. Amén. Tres Ave Marías.
   
CONCLUSIÓN PARA CADA UNO DE LOS DÍAS
 
Después de la Letanía Lauretana, se concluirá así: 
  
LATÍN
Tota pulchra es, María,
Et mácula originális non est in Te.
 
Tu glória Jerúsalem,
Tu lætítia Ísraël,
Tu honorificéntia pópuli nostri,
Tu advocáta peccatórum.
  
O María, Virgo prudentíssima,
Mater clementíssima,
Ora pro nobis,
Intercéde pro nobis ad Dóminum Jesum Christum.
  
℣. In Conceptióne tua, Virgo, immaculáta fuísti;
℞. Ora pro nobis, Patrem, cujus Fílium peperísti.
    
ORATIO
Deus, qui per immaculátam Vírginis conceptiónem dignum Fílio tuo habitáculum præparásti: † quǽsumus; ut, qui ex morte ejúsdem Fílii tui prævísa, eam ab omni labe præservásti, nos quoque mundos ejus intercessióne ad te perveníre concédas. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
 
TRADUCCIÓN 
Sois toda hermosa, María,
Y no hay en vos mancha original.
 
Sois la gloria de Jerusalén,
Sois la alegría de Israel,
Sois la honra de los pueblos,
Sois la abogada de los pecadores.
   
Oh María, Virgen prudentísima,
Madre de toda clemencia,
Rogad por nosotros,
Interceded por nosotros con Jesucristo, nuestro Señor.
   
℣. En vuestra concepción, Virgen Santísima, fuisteis inmaculada.
℞. Rogad por nosotros al Padre, cuyo hijo disteis a luz. 
   
ORACIÓN
Dios mío, que por medio de la inmaculada concepción de la Virgen preparasteis una habitación digna para vuestro Hijo, concedednos por su intercesión que conservemos fielmente inmaculado nuestro corazón y nuestro cuerpo para vos, que le preservasteis de toda mancha. Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro. Amén.
   
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los administradores se reservan el derecho de publicación, y renuncian a TODA responsabilidad por el contenido de los comentarios que no sean de su autoría. La blasfemia está estrictamente prohibida.

+Jorge de la Compasión (Autor del blog)

Jorge Rondón Santos (Editor colaborador)